Una Iglesia organizada

Antecedente de 1893: “Se me mostró que es la obra especial de Satanás inducir a los hombres a creer que Dios les ha ordenado hacer las cosas por su cuenta y escoger su propia forma de obrar independientemente de sus hermanos. Dios está guiando a su pueblo para que salga del mundo con el fin de colocarlo sobre la exaltada plataforma de la verdad eterna, los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Quiere disciplinar y preparar a sus hijos. No estarán en desacuerdo, creyendo uno una cosa, y teniendo otro una fe y opiniones totalmente opuestas, moviéndose cada uno independientemente del cuerpo.” — La Iglesia Remanente, pág. 36

Pregunta de meditación: ¿Por qué es un error pensar que Dios no desea que su iglesia, sea organizada? ¿Para qué es necesaria la organización?

Texto de meditación: “No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” — Hebreos 10:25


DIOS ES UN DIOS DE ORDEN

¿Qué distingue a Dios? 1 Corintios 14:33 ¿Qué espera El de su Iglesia? 1 Corintios 14:40

“Dios no es Dios de disensión, sino de paz; como en todas las iglesias de los santos” (1 Corintios 14:33), y quiere que hoy día se observe orden y sistema en la conducta de la iglesia, lo mismo que en tiempos antiguos. Desea que su obra se lleve adelante con perfección y exactitud, a fin de sellarla con su aprobación. Los cristianos han de estar unidos con los cristianos y las iglesias con las iglesias, de suerte que los instrumentos humanos cooperen con los divinos, subordinándose todo agente al Espíritu Santo y combinándose todos en dar al mundo las buenas nuevas de la gracia de Dios.” —  Hechos de los Apóstoles, pág. 79

“El Señor ha mostrado que el orden evangélico ha sido temido y descuidado en demasía. Debe rehuirse el formalismo; pero al hacerlo, no se debe descuidar el orden. Hay orden en el cielo. Había orden en la iglesia cuando Cristo estaba en la tierra, y después de su partida el orden fue estrictamente observado entre sus apóstoles. Y ahora en estos postreros días, mientras Dios está llevando a sus hijos a la unidad de la fe, hay más necesidad real de orden que nunca antes; porque, a medida que Dios une a sus hijos, Satanás y sus malos ángeles están muy atareados para evitar esta unidad y para destruirla.” —  Primeros Escritos, pág. 97

¿A quién ha puesto Dios por cabeza de la Iglesia? Efesios 5:23; Colosenses 1:18 ¿Con qué se compara entonces, su pueblo? 1 Corintios 12:12,26-27

“Vi cuán grande y santo es Dios. Dijo el ángel: ‘Andad cuidadosamente delante de él, porque es alto y sublime, y la estela de su gloria llena el templo.’ Vi que en el cielo todo estaba en orden perfecto. Dijo el ángel: ‘¡Mirad! ¡Cristo es la cabeza; avanzad en orden! Haya sentido en todo.’ Dijo el ángel: ‘¡Contemplad y conoced cuán perfecto y hermoso es el orden en el cielo! ¡Seguidlo!’” — Manuscrito 11 de 1850

“Que sea visto que Cristo, no el ministro, es la cabeza de la iglesia” — Signs of the Times, 27 de enero de 1890

“Él es la cabeza, desde la cual se extiende cada nervio hacia el más diminuto y más remoto miembro del cuerpo. Cuando sufre un miembro de este cuerpo, con el cual Cristo está tan misteriosamente conectado, la vibración del dolor es sentida por nuestro Salvador.” — El Ministerio de la Bondad, pág. 26

¿Cuál es el deseo de Jesús para su Pueblo? Juan 17: 20-26 ¿Podría un miembro, por ejemplo, un brazo o un pie, vivir separado del cuerpo? 1 Corintios 12:21

“La unión hace la fuerza; la división significa debilidad. Cuando los que creen la verdad presente están unidos, ejercen una influencia poderosa. Satanás lo comprende bien. Nunca estuvo más resuelto que ahora a anular la verdad de Dios causando amargura y disensión entre el pueblo del Señor. El mundo está contra nosotros, y también las iglesias populares; las leyes del país pronto estarán contra nosotros. Si ha habido alguna vez un tiempo en que el pueblo de Dios debía unirse, es ahora.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 218

“El orden mantenido en la primitiva iglesia cristiana, la habilitó para seguir firmemente adelante como disciplinado ejército revestido de la armadura de Dios. Aunque las compañías o grupos de fieles estaban esparcidos en un dilatado territorio, eran todos miembros de un solo cuerpo y actuaban de concierto y en mutua armonía.” —  Hechos de los Apóstoles, pág. 78.

¿Qué propósito tiene Dios, para sus hijos? 1 Corintios 1:10; Filipenses 1:27; Romanos 15:6 ¿Qué estableció Dios, para que lográramos esa unidad? Efesios 4:11-13.

“Cristo está conduciendo a un pueblo y llevándolo a la unidad de la fe, para que sea uno, así como él lo es con su Padre. Hay que abandonar las diferencias de opinión para que todos se unan con el cuerpo, a fin de que estén unánimes y sean todos de un mismo parecer. (1 Corintios 1:10): “Os ruego pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos, una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”. (Romanos 15:5-6): “Pero el Dios de la paciencia y de la consolación os dé entre vosotros un mismo sentir según Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo”. (Filipenses 2:2): “Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.” Testimonios para la Iglesia, Tomo 1, pág. 291

“Dios tiene una iglesia, y ésta tiene un ministerio designado divinamente. “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en Aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.” —  La Iglesia Remanente, pág. 77 

ORGANIZADA PARA SERVIR

¿Cuál fue el primer paso tomado por Jesús para organizar su Iglesia? Marcos 3:13-19

“Al ordenar a los doce, se dio el primer paso en la organización de la iglesia que después de la partida de Cristo habría de continuar su obra en la tierra.  Respecto a esta ordenación, el relato dice: “Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.” (Mar. 3: 13, 14.) … Los discípulos estaban por salir como testigos de Cristo, para declarar al mundo lo que habían visto y oído de él. Su cargo era el más importante al cual los seres humanos habían sido llamados alguna vez, siendo superado únicamente por el de Cristo mismo. Habían de ser colaboradores con Dios para la salvación de los hombres.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 16.         

¿Para qué fue organizada? Efesios 3:10; Mateo 10:7-8

“La Iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de los hombres. Fue organizada para servir, y su misión es la de anunciar el Evangelio al mundo. Desde el principio fue el plan de Dios que su iglesia reflejase al mundo su plenitud y suficiencia. Los miembros de la iglesia, los que han sido llamados de las tinieblas a su luz admirable, han de revelar su gloria. La iglesia es la depositaria de las riquezas de la gracia de Cristo; y mediante la iglesia se manifestará con el tiempo, aun a “los principados y potestades en los cielos” (Efesios 3:10), el despliegue final y pleno del amor de Dios.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 9

“El ministerio evangélico es una organización para la proclamación de la verdad y para promover la obra en favor de los enfermos y los sanos. La obra del ministerio evangélico es el cuerpo; la obra médico-misionera es el brazo, y Cristo es la Cabeza que está, sobre todo. Así me ha sido presentado este asunto a mí.” — Consejos para la Iglesia, pág. 562 

ORGANIZANDO LA IGLESIA LOCAL

¿Qué se nos dice, acerca del orden en la iglesia primitiva? ¿Cuántos miembros se necesitaban, para organizar una iglesia?

 “Como factor importante del crecimiento espiritual de los nuevos conversos, los apóstoles se esforzaron por rodearlos con las salvaguardias del orden evangélico.  Organizaron iglesias en todos los lugares de Licaonia y Pisidia donde había creyentes. En cada iglesia elegían directores y establecían el debido orden y sistema para la conducción de todos los asuntos pertenecientes al bienestar espiritual de los creyentes.

“Esto estaba en armonía con el plan evangélico de unir en un solo cuerpo a todos los creyentes en Cristo, y Pablo tuvo mucho cuidado de seguir este plan en todo su ministerio.  Los que en cualquier lugar eran inducidos por sus labores a aceptar a Cristo como su Salvador, eran, al debido tiempo, organizados en iglesia. Se hacía esto aun cuando los creyentes no fueran sino pocos.  Así se les enseñaba a los cristianos a ayudarse unos a otros, recordando la promesa: “Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy en medio de ellos.” (Mat.18: 20.)” — Hechos de los Apóstoles, págs. 150-151

¿Cuál es la única manera de convertirse en miembro de la Iglesia del Señor? Mateo 28:19; Hechos 2:41-42 ¿Dónde se debe practicar el bautismo? Marcos 1:5

“La comisión evangélica es la magna carta misionera del reino de Cristo. Los discípulos habían de trabajar fervorosamente por las almas, dando a todos, la invitación de misericordia. No debían esperar que la gente viniera a ellos; sino que debían ir ellos a la gente con su mensaje… Habían de bautizar en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. El nombre de Cristo había de ser su consigna, su divisa distintiva, su vínculo de unión, la autoridad para su curso de acción y la fuente de su éxito. Nada que no llevara su nombre y su inscripción había de ser reconocido en su reino. Cuando Cristo dijo a sus discípulos: Salid en mi nombre para traer a la iglesia a todos los que crean, les presentó claramente la necesidad de conservar la sencillez.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 16.              

“Debe ejercerse gran cuidado en aceptar miembros en la iglesia; pues Satanás tiene sus artimañas especiosas por medio de las cuales, se propone atestar la iglesia de falsos hermanos por cuyo medio puede obrar con mayor éxito para debilitar la causa de Dios.” — El Evangelismo, pág. 231.

“Cuandoquiera que sea posible, adminístrese el bautismo en un lago claro o arroyo de agua corriente.  Y désele a la ocasión toda la importancia y solemnidad que se le pueda impartir.  Los ángeles de Dios están siempre presentes en un servicio tal.” — Ibíd.

¿Es válido el bautismo realizado en una iglesia que no tiene toda la luz de la verdad presente? Hechos 19:1-5

“La experiencia de esos conversos judíos tiene todavía otra lección para nosotros.  Cuando fueron bautizados por Juan, no comprendieron bien la misión de Jesús como expiador de los pecados.  Seguían creyendo graves errores, pero cuando recibieron mayor conocimiento, aceptaron alegremente a Cristo como su Redentor; y al dar este paso hacia adelante, cambiaron sus obligaciones.  Cuando recibieron una fe más pura, hubo un cambio correspondiente en su vida.  Como señal de este cambio, y como reconocimiento de su fe en Cristo, fueron bautizados de nuevo, en el nombre de Jesús.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 231.

¿Quién puede bautizar? Hechos 6:6; 13:1-3 ¿Qué cuidado hay que tener al escoger los dirigentes de la Iglesia? 1 Timoteo 5:22 ¿Qué ejemplo tenemos en las Escrituras, de un dirigente reconocido de la Iglesia, distinto a un ministro que realizó un bautismo? Hechos 8:35-39

“Vi que nosotros no estamos más seguros ahora que la iglesia en los tiempos de los apóstoles en lo que respecta a los falsos maestros; y, aun cuando no vayamos más lejos, debemos tomar medidas tan especiales como las que ellos tomaban para asegurar la paz, la armonía y la unión de la grey. Tenemos su ejemplo, y debemos seguirlo. Los hermanos de experiencia y de sano criterio deben reunirse, y siguiendo la Palabra de Dios y la sanción del Espíritu Santo, debieran, con ferviente oración, imponer las manos a aquellos que dieron pruebas claras de que recibieron su mandato de Dios, y ponerlos aparte para que se dediquen por completo a su obra. Este acto revelaría la sanción que la iglesia les da para que salgan como mensajeros a proclamar el mensaje más solemne que fuera dado alguna vez a los hombres.” —Primeros Escritos, pág. 101

“En muchos lugares encontramos hombres que han sido colocados apresuradamente en posiciones de responsabilidad como ancianos de la iglesia, cuando no estaban calificados para ocupar semejante puesto. No saben gobernarse a sí mismos. Su influencia no es buena. La iglesia está continuamente en dificultades como consecuencia del carácter deficiente de los dirigentes. Se les impuso las manos con demasiada ligereza…

 “Los ministros deben ser examinados especialmente para ver si tienen una comprensión inteligente de la verdad para este tiempo, de modo que puedan dar un discurso bien encadenado acerca de las profecías o de cualesquiera temas prácticos. Si no pueden presentar claramente los temas bíblicos, necesitan oír y aprender todavía. A fin de poder enseñar la verdad bíblica, deben escudriñar con fervor y oración las Escrituras, y familiarizarse con ellas. Todas estas cosas deben considerarse con cuidado y oración antes de mandar a estos hombres al campo de labor.” — Obreros Evangélicos, pág. 454

¿De parte de qué iglesia, se debe recibir la imposición de manos? 1 Timoteo 4:14 última parte. Siguiendo el ejemplo de la gran ramera, ¿Qué falsos conceptos han entrado en la mente de las organizaciones adventistas laodicenses sobre la imposición de manos y el ministerio?

“Dios previó las dificultades que sus siervos estarían llamados a afrontar; y a fin de que su trabajo pudiera estar por encima de toda crítica, indicó a la iglesia por revelación que se los apartara públicamente para la obra del ministerio. Su ordenación fue un reconocimiento público de su elección divina para llevar a los gentiles las alegres nuevas del Evangelio.

Tanto Pablo como Bernabé habían recibido ya su comisión de Dios mismo, y la ceremonia de la imposición de las manos no añadía ninguna gracia o cualidad virtual. Era una forma reconocida de designación para un cargo señalado, y un reconocimiento de la autoridad de uno para ese cargo. Por ella se colocaba el sello de la iglesia sobre la obra de Dios… Y cuando los ministros de la iglesia de Antioquía colocaron sus manos sobre Pablo y Bernabé, pidieron a Dios, por ese acto, que concediera su bendición a los apóstoles escogidos, en la devoción de éstos a la obra específica para la cual habían sido designados.

“Ulteriormente, el rito de la ordenación por la imposición de las manos fue grandemente profanado; se le atribuía al acto una importancia infundada, como si sobre aquellos que recibían esa ordenación descendiera un poder que los calificaba inmediatamente para todo trabajo ministerial. Pero en el relato del apartamiento de esos dos apóstoles no hay indicación de que ninguna virtud les fue impartida por el mero acto de imponerles las manos. Se menciona simplemente su ordenación y la relación que ésta tenía con su futura obra.” — Hechos de los Apóstoles, págs. 131-132

“La sucesión apostólica tampoco descansa en la transmisión de la autoridad eclesiástica, sino en la relación espiritual. Una vida movida por el espíritu de los apóstoles, el creer y enseñar las verdades que ellos enseñaron: ésta es la verdadera evidencia de la sucesión apostólica. Es lo que constituye a los hombres sucesores de los primeros maestros del Evangelio.” — El Deseado de Todas las Gentes, pág. 432

¿Qué dirigentes deben ser puestos en cada congregación de la Iglesia de Dios? Hechos 14:23; Tito 1:5; Filipenses 1:1 [Ver también Hechos 11:29-30; 15:4, 22, 23; 20:17; 5:17; Santiago 5:14; 1 Pedro 5:1.]

“La iglesia había sido debidamente organizada, y se habían nombrado dirigentes para que actuaran como ministros y diáconos.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 212.

¿Puede una mujer ejercer el cargo de anciana de iglesia? 1 Timoteo 2:12 ¿Significa eso, que la mujer no pueda enseñar del todo en la congregación? 1 Corintios 11:5-7 ¿Se puede apartar una mujer como diaconiza de la Iglesia? Romanos 16:1

“El Señor quiere que cuidemos de los intereses de nuestros hermanos y hermanas. El apóstol Pablo ha dado una ilustración de esto. Dice a la iglesia de Roma: “Encomiéndoos empero a Febe nuestra hermana, la cual es diaconisa de la iglesia que está en Cencreas: que la recibáis en el Señor, como es digno a los santos, y que la ayudéis en cualquiera cosa en que os hubiere menester: porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo.” Romanos 6:1, 2. Febe había atendido al apóstol, y se destacaba como hospitalaria para los forasteros que necesitaban cuidados. Su ejemplo debe ser seguido por las iglesias de hoy.” — Joyas de los Testimonios, Tomo II, pág. 571

“Maravillosa es la misión de las esposas y las madres y de las obreras más jóvenes. Si ellas lo desean, pueden ejercer una influencia para bien sobre todos los que las rodean. Con la modestia en el vestir y un comportamiento circunspecto ellas pueden, en su sencillez, dar testimonio de la verdad. Pueden permitir que su luz alumbre delante de todos los otros que pueden ver sus buenas obras y glorificar a su Padre que está en el cielo. Una mujer verdaderamente convertida puede ejercer una influencia para el bien, poderosamente transformadora.” — El Ministerio de la Bondad, pág. 164

¿Por qué es importante, estar organizados?

“Ahora en estos postreros días, mientras Dios está llevando a sus hijos a la unidad de la fe, hay más necesidad real de orden que nunca antes; porque, a medida que Dios une a sus hijos, Satanás y sus malos ángeles están muy atareados para evitar esta unidad y para destruirla.” —  Primeros Escritos, pág. 97

¿Qué debe hacerse con la iglesia a nivel mundial, cuando surgen dificultades? Hechos 15:2,6-9,22-23,30-31

“Dios ordenó que tengan autoridad los representantes de su iglesia de todas partes de la tierra, cuando están reunidos en el congreso de la Asociación General. El error que algunos se hallan en el peligro de cometer estriba en dar a la mente y al juicio de un solo hombre o de un pequeño grupo de hombres, la plena medida de autoridad e influencia que Dios ha investido en su iglesia, en el juicio y la voz de la Asociación General congregada para planear la prosperidad y el progreso de su obra.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, págs. 408-409