images1- ¿Qué representa también el campo de la parábola? Sal.92:12-14.

“”El campo -dijo Jesús- es el mundo”.  Pero debemos entender que esto significa la iglesia de Cristo en el mundo. La parábola es una descripción de lo que pertenece al reino de Dios, su obra por la salvación de los hombres; y esta obra se realiza por medio de la iglesia.  En verdad, el Espíritu Santo ha salido a todo el mundo; por todas partes obra en los corazones de los hombres; pero es en la iglesia donde hemos de crecer y madurar para el alfolí de Dios.” P.V.G.M., 49:2.

2- ¿Qué lo que ha asombrado a los siervos de la parábola? Mat.13:27.

“Algunas personas parecen pensar que al entrar en la iglesia serán cumplidas sus expectativas, y hallarán solamente personas puras y perfectas.  Son celosas en su fe, y cuando ven faltas en los miembros de la iglesia, dicen: “Nosotros abandonamos el mundo para no tener ninguna asociación con individuos malos, pero el mal se halla aquí también”; y preguntan, como los siervos de la parábola: “¿De dónde, pues, tiene cizaña?” Pero no necesitamos chasquearnos así, pues el Señor no nos autoriza a sacar la conclusión de que la iglesia es perfecta; y todo nuestro celo no nos permitirá tener éxito en lograr que la iglesia militante sea tan pura como la iglesia triunfante.” T.M., 47 (1893).

3- ¿Cómo son formados el trigo y la cizaña, los verdaderos y los falsos cristianos? Mat.13:19,23.

“La buena simiente representa a aquellos que son nacidos de la palabra de Dios, de la verdad.  La cizaña representa a una clase que constituye los frutos o la personificación del error o los falsos principios.” P.V.G.M., 49:3.

4- ¿En qué ocasión el enemigo ha podido sembrar la cizaña entre el trigo, llenar la iglesia de falsos hermanos? Mat.13:25.

“Satanás no se posesiona de la mente humana por la fuerza. Mientras los hombres duermen, el enemigo siembra la cizaña en la iglesia. Mientras los hombres duermen espiritualmente, el espíritu lleva a cabo su obra de iniquidad. Cuando una persona “no… entiende” (Mat.13: 19), él arrebata la buena semilla que fue sembrada en el corazón. Cuando los seres humanos están en esta condición, cuando su vida espiritual no está siendo alimentada constantemente por el Espíritu de Dios, Satanás puede infundirle su espíritu, y hacerle llevar a cabo sus obras.” 2 M.S., 405:1.

“Si se hubiese ejercido fidelidad y vigilancia, si nadie se hubiese dormido y manifestado negligencia, el enemigo no habría tenido una oportunidad tan favorable para sembrar la cizaña entre el trigo. Satanás no duerme nunca. Siempre vela y aprovecha toda oportunidad de mandar sus agentes a diseminar el error, pues halla suelo propicio en muchos corazones no santificados.” 1 J.T., 310:1.

5- ¿Qué peligro hay en querer arrancar la cizaña antes del tiempo, usando un celo y un espíritu equivocado? Mat.13:28-30.

“Los que creen sinceramente en la verdad son entristecidos y ven sus pruebas y pesares muy acrecentadas por causa de los elementos que están entre ellos y los molestan, desalientan y descorazonan en sus esfuerzos. Pero el Señor quiere enseñarles a sus siervos una lección de gran cuidado en todos sus movimientos. “Dejad crecer juntamente  lo uno y lo otro.” No arranquéis por fuerza la cizaña, no sea que al desarraigarla, se desarraiguen también las preciosas plantas. Tanto los ministros como los miembros de la iglesia deben ser cautelosos, no sea que manifiesten un celo que no esté de acuerdo con el conocimiento.  Hay Peligro de hacer demasiado para curar en la iglesia dificultades que, si se las dejara en paz, con frecuencia se solucionarían solas.  Es una conducta equivocada intervenir prematuramente en cualquier iglesia.  Debemos ejercer el mayor cuidado, paciencia y dominio propio para soportar estas cosas, y no dedicarnos a ponerlas en orden, trabajando con nuestro propio espíritu.” 1 J.T., 310-311.

“La iglesia de Cristo en la tierra será imperfecta, pero Dios no la destruye a causa de su imperfección. Ha habido -y habrá­ personas llenas de celo no conforme a ciencia, que quieren purificar la iglesia y desarraigar la cizaña de en medio del trigo. Pero Cristo nos ha dado luz especial sobre como tratar con los que yerran y con los que están en la iglesia, pero no son convertidos. Ninguna resolución espasmódica, celosa y apresurada ha de ser tomada por los miembros de la iglesia, para separar de ella a los que consideran que tienen defectos de carácter. La cizaña aparecerá en medio del trigo; pero haría más daño arrancarla (a menos que sea de la manera señalada por Dios), que dejarla.” Iglesia Remanente, 64:1.

“Así como la cizaña tiene sus raíces estrechamente entrelazadas con las del buen grano, los falsos cristianos en la iglesia pueden estar estrechamente unidos con los verdaderos discípulos.  El verdadero carácter de estos fingidos creyentes no es plenamente manifiesto.  Si se los separase de la iglesia, se haría tropezar a otros que, de no mediar esto, habrían permanecido firme.

“La enseñanza de esta parábola queda ilustrada en el propio trato de Dios con los hombres y los ángeles.  Satanás es un engañador.  Cuando él pecó en el cielo, aun los ángeles leales no discernieron plenamente su carácter.  Esta es la razón por la cual Dios no destruyó en el acto a Satanás.  Si lo hubiese hecho, los santos ángeles no hubieran percibido la justicia y el amor de Dios.  Una duda acerca de la bondad de Dios habría sido una mala semilla productora de amargos frutos de pecado y dolor.  Por lo tanto, el autor del mal fue dejado con vida hasta que desarrollase plenamente su carácter.  A través de las largas edades, Dios ha soportado la angustia de contemplar la obra del mal, y otorgó el infinito Don del Calvario antes de permitir que alguien fuese engañado por las falsas interpretaciones del maligno; pues la cizaña no podía ser extirpada sin peligro de desarraigar también el grano precioso. ¿Y no seremos nosotros tan tolerantes para con nuestros semejantes como el Señor del cielo y de la tierra lo es con Satanás?” P.V.G.M., 51:1.

6- ¿Podemos determinar con toda seguridad quién es trigo y quién es cizaña?

“Si tratásemos de extirpar de la iglesia a aquellos que suponemos cristianos falsos, cometeríamos seguramente errores.  A menudo consideramos sin esperanza a los mismos a quienes Cristo está atrayendo hacia sí.  Si tuviéramos nosotros que tratar con estas almas de acuerdo con nuestro juicio imperfecto tal vez ello extinguiría su última esperanza.  Muchos que se creen cristianos serán hallados faltos al fin.  En el cielo habrá muchos de quienes sus prójimos suponían que nunca entrarían allí.  El hombre juzga por la apariencia, pero Dios juzga el corazón.” P.V.G.M., 50:2.

“El hombre finito está propenso a juzgar mal el carácter, pero Dios no confía la obra de juzgar y hacer un pronunciamiento sobre el carácter a aquellos que no están capacitados para ello.  Nosotros no hemos de decir qué constituye el trigo, y qué constituye la cizaña.  El tiempo de la siega determinará plenamente el carácter de las dos clases especificadas bajo el símbolo de la cizaña y el trigo.  La obra de separación es dada a los ángeles de Dios; no se la encomienda a las manos de algún hombre.” T.M., 44 (ed. 1961).

“Dios tiene hijos preciosos en su iglesia; hay también hombres y mujeres que son como cizaña entre el trigo.  Pero el Señor no le da a Ud. ni a ninguna otra persona el cargo de decir quiénes son cizaña y quiénes son trigo.  Tal vez veamos y condenemos las faltas ajenas, mientras que nosotros mismos tenemos defectos mayores aún, de los que nunca nos hemos percatado, pero que los demás ven distintamente.” 2 J.T., 256:1.

 7- ¿En qué consiste entonces la base de la dificultad de diferenciar entre el trigo y la cizaña en la iglesia? ¿Cuándo se verá claramente la diferencia entre ellos?

“Es verdad que el pecado abierto excluye a los culpables.  Esto lo enseña claramente el Espíritu Santo. Pero, fuera de esto, nadie ha de pronunciar juicio.  Dios no ha dejado a los hombres el decir quiénes se han de presentar en estas ocasiones.  Porque ¿quién puede leer el corazón? ¿Quién puede distinguir la cizaña del trigo?” D.T.G., 612:3.

“No todos los que dicen trabajar por Cristo son discípulos verdaderos.  Entre los que llevan su nombre y se llaman sus obreros, hay quienes no le representan por su carácter. . . Hasta la consumación de los siglos habrá cizaña entre el trigo.” Conflicto y Valor, 318:1.

Nota: La dificultad para diferenciar el trigo de la cizaña no está en la práctica abierta del pecado, sino en la apariencia de piedad y el carácter. Los verdaderos y los falsos cristianos tienen todos defectos de carácter que remediar. El problema es que no se sabe quiénes están luchando con sinceridad para vencer. Por tanto nadie debe pronunciar juicio.

Mal.3:18.

“La cizaña era muy parecida al trigo mientras estaba verde; pero cuando el campo se ponía blanco para la siega, las hierbas sin valor no tenían ninguna semejanza con el trigo que se doblaba bajo el peso de sus llenas y maduras espigas.  Los pecadores que hacen alarde de piedad se mezclan por un tiempo con los verdaderos seguidores de Cristo, y su apariencia de cristianismo tiene por fin engañar a muchos; pero en la cosecha del mundo no habrá ninguna semejanza entre lo bueno y lo malo.  Entonces aquellos que se han unido a la iglesia, pero que no se han unido a Cristo, serán manifestados.” P.V.G.M., 52:3.

8- ¿Es lo mismo con el pecado manifiesto? ¿Cuál debe ser la actitud de la iglesia con los que pecan abiertamente? Mat.18:15-17.

“A la iglesia ha sido conferido el poder de actuar en lugar de Cristo.  Es instrumento de Dios para la conservación del orden y la disciplina entre su pueblo.  En ella ha delegado el Señor el poder para arreglar todas las cuestiones relativas a su prosperidad, pureza y orden.  A ella le incumbe la responsabilidad de excluir de su comunión a los que no son dignos de ella, a los que por su conducta anticristiana deshonrarían la verdad.  Cuanto haga la iglesia que esté de acuerdo con las indicaciones dadas en la Palabra de Dios será ratificado en el cielo.” 3 J.T., 203:2.

“El pecado y los pecadores que hay en la iglesia deben ser eliminados prestamente, a fin de que no contaminen a otros.  La verdad y la pureza requieren que hagamos una obra más cabal para limpiar de Acanes el campamento.  No toleren el pecado en un hermano los que tienen cargos de responsabilidad.  Muéstrenle que debe dejar sus pecados o ser separado de la iglesia.” 2 J.T., 38:0.

“Limpiad el campo de esta corrupción moral, si ella aqueja a los hombres más encumbrados en las más altas posiciones.  Dios no jugará con ellos.  La fornicación está en nuestras filas.  Lo sé, porque me fue mostrado que está fortaleciendo y extendiendo su contaminación.  Hay mucho que jamás sabremos; pero aquello que es revelado hace a la iglesia responsable y culpable a menos que se muestre esfuerzo determinado para erradicar el mal.  Limpiad el campamento, porque hay algo maldito en él.” T.M., 427-428 (435 ed. 1961).

Nota: No se puede calificar de cizañas a los que están pecando abiertamente. Éstos son “espinos y malezas” en el jardín (2Sam.23:6; Miq.7:2-4), deben ser arrancados.

9- ¿A quiénes culpa Dios y hace responsable cuando se tolera al pecador? Núm.16:22; Jos.7:11; 22:20.

“La instrucción de Cristo en cuanto al trato con los que yerran repite en forma más específica la enseñanza dada a Israel por Moisés: “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón: ingenuamente reprenderás a tu prójimo, y no consentirás sobre él pecado.”  Es decir, que si uno descuida el deber que Cristo ordenó en cuanto a restaurar a quienes están en error y pecado, se hace partícipe del pecado. Somos tan responsables de los males que podríamos haber detenido como si los hubiésemos cometido nosotros mismos.” D.T.G., 409:1.

“Si los que ocupan puestos de responsabilidad pasan por alto los pecados del pueblo, su desagrado pesará sobre ellos, y el pueblo de Dios será tenido en conjunto por responsable de esos pecados.  En su trato con su pueblo en lo pasado, el Señor reveló la necesidad de purificar la iglesia del mal.  Un pecador puede difundir tinieblas que privarán de la luz de Dios a toda la congregación.” 1 J.T., 334:2.

10- ¿Qué declaración en la parábola indica que la separación entre el trigo y la cizaña en la iglesia se hace antes de la venida de Cristo? Mat.13:41.

Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad”

11- ¿Desde cuándo se está efectuando esta obra de separación?

“Quien observa puede no discernir ninguna diferencia; pero hay Uno que dijo que la cizaña no había de ser arrancada por manos humanas para que no fuera desarraigado también el trigo.  Permitid que crezcan juntas hasta la cosecha.  Entonces el Señor envía a sus segadores a juntar la cizaña y atarla en manojos para quemar, mientras el trigo es juntado en el alfolí celestial.  El tiempo del juicio es un periodo muy solemne, cuando el Señor reúne a los suyos de entre la cizaña.  Los que han sido miembros de la misma familia  están separados… Los que han sido obedientes a los mandamientos de Dios se unirán con el grupo de los santos en luz; ellos entrarán por las puertas en la ciudad, y tendrán derecho al árbol de la vida.  El uno será tomado.  Su nombre estará en el libro de la vida, mientras otros con los cuales él se asoció tendrán la señal de la eterna separación de Dios.” T.M., 234 (237 ed. 1961).

12- ¿Qué ángel hace la separación entre el trigo y la cizaña en la iglesia? Amos 9:9.

“Vi luego el tercer ángel.  Dijo mi ángel acompañante: “Su obra es terrible.  Su misión es tremenda.  Es el ángel que ha de separar el trigo de la cizaña, y sellar o atar el trigo para el granero celestial.  Estas cosas debieran absorber completamente la mente y la atención.”” P.E., 118:1.