¿Tenemos un alma inmortal?

El Antiguo Testamento nos enseña que el alma muere. En Génesis 2:7 leemos acerca de la creación de Adán. Cuando Dios le dio vida, éste fue “un ser viviente”. En otros pasajes de la Escritura se utiliza la misma expresión, “ser viviente”, aun cuando se hace referencia exclusivamente a los animales y no a los seres humanos (Génesis 9:12; Levítico 11:46).

Dios le dijo a Adán y a Eva que si le desobedecían, ciertamente morirían (Génesis 2:17; 3:2-3). Dios también le dijo a Adán que él había sido tomado del polvo de la tierra y que volvería a ella (Génesis 3:19).

En el Antiguo Testamento, la voz hebrea nefesh se utiliza para referirse al hombre en más de 130 ocasiones. También se usa para referirse a las criaturas del mar (Génesis 1:20-21), a las aves (v. 30) y a los animales en general, incluido el ganado y los que se arrastran, como los reptiles (v. 24).

Por lo tanto, si decimos que el hombre es un alma inmortal que habita temporalmente un cuerpo físico, tendremos que decir lo mismo acerca de los animales, porque en la Biblia se utiliza el mismo término para referirse tanto al uno como a los otros. Sin embargo, ningún erudito serio haría semejante pronunciamiento acerca de los animales. La verdad es que el término nefesh, que en algunos pasajes se traduce por “alma”, se aplica a cualquier ser viviente (ya sea hombre o animal), y no a alguna esencia viva e independiente que habita el cuerpo.

Una de las afirmaciones categóricas que hace la Biblia acerca del “alma” es que ésta puede morir. En Ezequiel 18:4 y 18:20 podemos leer claramente que “el alma que pecare, esa morirá”. El contexto de estos versículos nos muestra que el alma se identifica con el ser humano mismo, no con una entidad separada que existe independientemente del huésped físico.

Las Escrituras nos dicen que los muertos no tienen conciencia: “Los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben . . .” (Eclesiastés 9:5). No siguen conscientes en otro estado u otro lugar.

La enseñanza del Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento contiene varias afirmaciones que confirman que los impíos incorregibles van a morir en forma definitiva y permanente.

En Mateo 7:13-14 Jesús exhorta a sus discípulos para que escojan el camino que conduce a la vida: “Entren por la puerta estrecha. Porque es ancha la puerta y espacioso el camino que conduce a la destrucción, y muchos entran por ella” (Nueva Versión Internacional). Luego, hablando del camino de la justicia, dice: “Pero estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y son pocos los que la encuentran”. En estos versículos se establece un contraste directo entre dos conceptos opuestos: la destrucción y la vida.

Jesús dejó muy claro cuál era el propósito de su vida: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10:10). Aunque la obediencia a Jesús y a Dios ciertamente trae bendiciones ahora, es innegable que el aspecto principal de la misión de Jesús era preparar el camino para que los seres humanos puedan heredar la vida eterna, la vida inmortal en el Reino de Dios. Jesús se identificó a sí mismo como “el pan que desciende del cielo, para que el que de él come, no muera” (Juan 6:50). Si el hombre ya tuviera inherente la vida eterna por el hecho de poseer un “alma inmortal”, ¿qué sentido tendría que Jesús se ofreciera para que el hombre no muriera?

El apóstol Pablo también declaró que los inicuos morirán: “¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? . . . Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia. ¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte” (Romanos 6:16, 20-21). Aquellos que sean esclavos del pecado, aquellos que se nieguen a arrepentirse de su desobediencia a Dios,perecerán.

Romanos 6:23 es uno de los versículos que más claramente destaca la realidad del tema que nos ocupa. Sin embargo, muchas personas o hacen caso omiso de lo que dice o lo interpretan de una manera que le cambia totalmente el sentido. Pablo escribió: “La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro”.

En este versículo encontramos dos verdades fundamentales pero no siempre comprendidas. Primero, que el castigo de los impíos es la muerte —la cesación de la vida— no una vida eterna de sufrimiento en algún otro lugar. Y segundo, que nosotros no poseemos vida inmortal, pues ésta es algo que Dios tiene que darnos.De este versículo aprendemos que no poseemos nada de inmortalidad; antes bien, tenemos que recibirla como don de Dios por medio de nuestro Salvador Jesucristo.

El apóstol Pablo dice algo parecido en Gálatas 6:8: “El que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna”. Esto nos muestra que la vida eterna es algo que podemos recibir en el futuro, pero no es algo que ya poseemos.

Y en Filipenses 3:18 Pablo habla acerca de aquellos que son “enemigos de la cruz de Cristo”. El versículo 19 nos dice que su fin es la perdición, no el tormento eterno en otra vida después de la muerte.

La verdad acerca de la mortalidad del hombre está implícita en estas palabras de Jesús: “El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte” (Apocalipsis 2:11). La segunda muerte es la que sobrevendrá como resultado de ser lanzado “en el lago que arde con fuego y azufre” (Apocalipsis 21:8; ver también 20:6, 11-15). La segunda muerte es definitiva e irrevocable, pues de ella no habrá resurrección.

¿Tiene entonces el hombre un alma inmortal, o es el hombre un alma inmortal? La Biblia afirma categóricamente que el hombre es temporal, del polvo de la tierra. Los seres humanos no tenemos inmortalidad inherente.

En las Escrituras se nos revela que los que se salven se vestirán de inmortalidad (1 Corintios 15:53-54); recibirán la vida eterna como dádiva de Dios por medio de la resurrección. Esto ocurrirá en el momento del retorno de Jesucristo, al sonar la última trompeta (vv. 50-52), y no en el momento en que finaliza la vida física. Hasta ese momento, la vida del hombre no es más permanente que la de los animales.

Textos mal aplicados

Algunos creen que hay varios pasajes de la Escritura que respaldan la creencia en un alma inmortal. Analicemos tres de estos pasajes y entendamos lo que dicen realmente.

Mateo 10:28

“No temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” (Mateo 10:28).

¿Acaso Jesús estaba afirmando aquí que el alma es inmortal? Si analizamos detenidamente este versículo veremos que lo que Jesús realmente enseñó era que el alma, lejos de ser inmortal, es susceptible de ser destruida por fuego.

Él estaba advirtiendo acerca del juicio de Dios. Dijo que no hay que temer a aquellos que pueden destruir únicamente el cuerpo físico (del griego soma), sino que debemos temer a Dios porque él es capaz de destruir también el alma (psyjé en griego). En palabras sencillas, Jesús estaba mostrando que cuando un hombre mata a otro, esta muerte es algo temporal. Dios puede resucitarlo, bien sea en esta vida (Mateo 9:23-25; 27:52; Juan 11:43-44; Hechos 9:40-41; 20:9-11) o en el futuro (Juan 5:25-29). Debemos reverenciar a Dios, quien es el único que puede eliminar toda posibilidad de una resurrección posterior. Cuando Dios destruya a alguien en el “infierno”, esa destrucción será definitiva y permanente.

¿De qué “infierno” se está hablando en este versículo? La palabra griega que se utiliza aquí es gehenna, que proviene de la combinación de dos palabras hebreas: ge e hinnom, que quieren decir “valle de Hinom”. Este término se refería originalmente al valle que está al sur de Jerusalén, donde se adoraban deidades paganas.

Por la reputación que tenía este valle de ser un lugar abominable, más adelante se convirtió en un botadero de basura en el cual se quemaba todo tipo de basura y desechos. Gehenna se convirtió en sinónimo de “quemadero”, un sitio en el cual se tiraban y se quemaban los desperdicios.

Sólo Dios puede destruir completamente la existencia humana y además quitar toda esperanza de resurrección. Las Escrituras nos enseñan que Dios va a quemar a los impíos incorregibles y reducirlos a cenizas (Malaquías 4:3; Apocalipsis 21:8).

1 Tesalonicenses 5:23

Muchos se sienten confundidos por la expresión que el apóstol Pablo utilizó en su primera carta a los tesalonicenses: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tesalonicenses 5:23).

¿Qué quiso decir el apóstol con la frase: “todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo”?

Al decir “espíritu” (pneuma en griego), Pablo se estaba refiriendo a la mente humana, la que nos da la capacidad de razonar, crear y analizar nuestra existencia. Por “alma” (psyjé) Pablo estaba hablando de la vida física y su conciencia. Al hablar de “cuerpo” (soma) se refería al organismo humano. Pablo deseaba que la totalidad de la persona —su mente, energía vital y cuerpo físico— estuviera santificada e irreprensible.

Apocalipsis 6:9-11

“Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían. Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?” (Apocalipsis 6:9-10).

Para entender este pasaje debemos tener en cuenta el contexto. El apóstol Juan estaba recibiendo una visión mientras estaba “en el espíritu” (Apocalipsis 4:2). Por inspiración estaba viendo, por medio de símbolos, ciertos eventos que van a ocurrir en el futuro. El quinto sello representa la gran tribulación, un tiempo de conflicto mundial que precede al regreso de Cristo. En esta visión, Juan ve bajo el altar a los creyentes que han sido martirizados por su fe en Dios. Éstos simbólicamente claman: “¡Venga nuestra sangre!” Esto puede ser comparado a “la voz de la sangre” de Abel que clamaba a Dios desde la tierra (Génesis 4:10). Ni las almas ni la sangre pueden hablar literalmente; estas frases demuestran, en lenguaje figurado, que el Dios de justicia no va a olvidar las malas obras que la humanidad ha realizado en contra de sus fieles siervos.

Este versículo no describe almas inmortales que han ido a vivir al cielo. La Biblia confirma que “nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo” (Juan 3:13). Aun el rey David, un hombre conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22), fue descrito por el apóstol Pedro como alguien que “murió y fue sepultado” (Hechos 2:29), en términos generales, la Biblia no enseña que un muerto sigue vivo en el cielo o en algún otro estado o lugar.