Etiqueta: veganismo (Página 1 de 3)

El conflicto y la temperancia

Texto de meditación: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” – I Corintios 10:31

EL APETITO Y LA CAÍDA

¿En qué se ha convertido el vientre para muchos? Filipenses 3:18,19; Romanos 16:18

¿Le importa a Dios lo que comamos? Génesis 1: 29 ¿Qué se adicionó a la alimentación edénica, después del pecado? Génesis 3:18

“Para saber cuáles son los mejores comestibles tenemos que estudiar el plan original de Dios para la alimentación del hombre. El que creó al hombre y comprende sus necesidades indicó a Adán cuál era su alimento. ‘He aquí, –dijo–, que os he dado toda hierba que da simiente, . . . y todo árbol en que hay fruto de árbol que da simiente; seros ha para comer’ (Génesis 1:29). Al salir del Edén para ganarse el sustento labrando la tierra bajo el peso de la maldición del pecado, el hombre recibió permiso para comer también ‘hierba del campo’ (Génesis 3:18).

“Los cereales, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante.”–Ministerio de curación, págs. 227, 228.

¿Qué advertencia se dio a los primeros padres, si comían lo que Dios no había permitido? Génesis 2:16-17; 3:1-3

¿Qué consecuencia trajo la complacencia del apetito? Génesis 3:6-7,11-17,19

“Desde la caída de Eva en Edén movida por el intemperante deseo de gratificar el apetito, éste ha sido el pecado que ha predominado en la familia humana. Eva, luego de la transgresión, invitó a su esposo para que también comiera. Adán no fue engañado como Eva, pero sí influido por ella para actuar del mismo modo: comer el fruto y arriesgarse a correr las consecuencias pues ningún daño, arguyó ella, le había sobrevenido. Adán cedió a la tentación de su esposa. No pudo soportar verse separado de ella. Y así comió y perdió su integridad. A partir de aquel lamentable episodio, que introdujo el pecado en el mundo, la intemperancia, el apetito pervertido y el poder de la influencia que una persona equivocada ejerce sobre otra, han producido un grado de miseria que el lenguaje no alcanza a describir. No ha habido un instrumento más exitoso que Satanás haya utilizado para tentar al género humano como el apetito.” – El Cristo triunfante, pág. 113

“Eva tenía todo lo que podía hacerla feliz. Estaba rodeada de frutas de toda variedad. Sin embargo, el fruto del árbol prohibido apareció más deseable a sus ojos que el fruto de todos los otros árboles del huerto de los cuales podía comer libremente. Fue intemperante en sus deseos. Comió, y por su influencia, su esposo también comió, y una maldición descansó sobre ambos.”– Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 171

“Los deseos intemperantes produjeron a nuestros primeros padres la pérdida del Edén. Encontramos en general, incluso entre los adventistas del séptimo día, que la inclinación, el hábito, la preparación complicada y no saludable de los alimentos y los hábitos malsanos en el vestir están debilitando la eficiencia física, mental y moral, y haciendo imposible la victoria sobre la tentación. Ahora, ¿qué haremos? Este tema ha sido lamentablemente descuidado…” –  El otro poder, pág. 125

¿Por qué se permitió el consumo de carne después del diluvio? Génesis 9:3

“Más tarde se permitió la ingestión de carne como una de las consecuencias de la caída. Antes del diluvio no se hizo provisión para el consumo de alimentos de origen animal.”– Cada Día con Dios, pág. 210.

“Dios proveyó frutas en su estado natural para nuestros primeros padres. Encargó a Adán el jardín, para adornarlo y cuidarlo, diciendo: ‘Os serán para comer’. Un animal no debía destruir a otro animal para alimentarse. Después de la caída, fue tolerado comer carne para acortar el período de existencia de la longeva raza. Fue consentido debido a la dureza de corazón de los hombres.”– Testimony Studies on Diet and Foods, pág. 68.

RÉGIMEN Y RESTAURACIÓN

¿Cómo enfrentó Cristo la tentación del apetito? Mateo 4:1-4

“Satanás fue derrotado en su propósito de vencer a Cristo en cuanto al apetito, y allí, en el desierto, Cristo logró una victoria a favor de la raza humana en cuanto al apetito, haciendo posible que el hombre, en toda ocasión futura, venciera en el nombre de Cristo la fuerza del apetito por sus propios medios. Satanás no estuvo dispuesto a cesar en sus esfuerzos hasta que, por todos los medios, hubiera intentado lograr la victoria sobre el Redentor del mundo. Sabía que todo estaba en juego en lo que atañía a él: él o Cristo sería el vencedor en la contienda. Y, a fin de abrumar a Cristo con su fuerza superior, lo llevó a Jerusalén y lo colocó en las almenas del templo y continuó acosándolo con sus tentaciones.” – Mensajes selectos, tomo 1, pág. 330

¿Qué está haciendo Dios con su pueblo? Jeremías 6:16

“Una y otra vez se me mostró que Dios está tratando de guiarnos de vuelta, paso a paso, a su plan original: que el hombre subsista a base de productos naturales de la tierra. Los que esperan la venida del Señor con el tiempo eliminarán el consumo de carne; la carne dejará de formar parte de su régimen. Siempre debiéramos tener este fin en cuenta, y esforzarnos para avanzar firmemente hacia él. No puedo pensar que en la práctica del consumo de carne nos hallemos en armonía con la luz que a Dios le ha agradado darnos. Todos los que están relacionados con nuestras instituciones de salud debieran estar educándose especialmente para subsistir a base de frutas, cereales, legumbres y hortalizas. Si obramos guiados por principios en cuanto a estas cosas, si como reformadores cristianos educamos nuestro propio gusto, y colocamos nuestro régimen en armonía con el plan de Dios, podremos influir en otras personas, en esta materia, lo cual será agradable para Dios.”– Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, págs. 453, 454.

Dado que Dios desea nuestra salud III Juan 2 ¿Cuáles métodos de sanar debemos usar? Lucas 10:34; Juan 9:6-7; Isaías 38:21

“Hay muchas maneras de practicar el arte de sanar; pero hay una sola que el cielo aprueba. Los remedios de Dios son los simples agentes de la naturaleza, que no recargarán ni debilitarán el organismo por la fuerza de sus propiedades.” – Testimonios para la iglesia, tomo 5, pág. 418

“Los remedios de Dios son los simples agentes de la naturaleza, que no recargarán ni debilitarán el organismo por la fuerza de sus propiedades. El aire puro y el agua, el aseo y la debida alimentación, la pureza en la vida y una firme confianza en Dios, son remedios por cuya falta millares están muriendo; sin embargo, estos remedios están pasando de moda porque su uso hábil requiere trabajo que la gente no aprecia. El aire puro, el ejercicio, el agua pura y un ambiente limpio y amable, están al alcance de todos con poco costo; mientras que las drogas son costosas, tanto en recursos como en el efecto que producen sobre el organismo.”– Joyas de los Testimonios, tomo 2, págs. 142, 143.

¿Qué “alimentos” debemos evitar completamente? Proverbios 23:29-35; Romanos 14:21 ¿Qué se nos dice de las drogas y los estimulantes? Romanos 6:16

“Las hortalizas, las legumbres, las frutas y los cereales deben constituir nuestro régimen alimenticio. Ni un gramo de carne debiera entrar en nuestro estómago. El consumo de carne es antinatural. Hemos de regresar al propósito original que Dios tenía en la creación del hombre”. – Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 454.

“Los que han recibido instrucciones acerca de los peligros del consumo de carne, té, café y alimentos demasiado condimentados o malsanos, y quieran hacer un pacto con Dios por sacrificio, no continuarán satisfaciendo sus apetitos con alimentos que saben son malsanos. Dios pide que los apetitos sean purificados y que se renuncie a las cosas que no son buenas. Esta obra debe ser hecha antes que su pueblo pueda estar delante de él como un pueblo perfecto.” – Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 42

¿Qué pasará con los adventistas que sigan consumiendo carne?

“Deben verse mayores reformas entre nuestros hermanos que pretenden estar esperando la pronta venida de Cristo. La reforma pro salud ha de hacer entre nuestros hermanos una obra que todavía no se ha hecho. Hay personas que debieran estar despiertas ante el peligro de comer carne, pero que continúan consumiendo carne de animales, poniendo así en peligro la salud física, mental y espiritual. Muchos que están hoy solamente medio convertidos con respecto al consumo de carne abandonarán el pueblo de Dios para no andar más con él.” –  Consejos sobre el régimen alimenticio, pág. 456

El pueblo que se está preparando para ser santo, puro y refinado, y ser introducido en la compañía de los ángeles celestiales, ¿habrá de continuar quitando la vida de los seres creados por Dios para sustentarse con su carne y considerarla como un lujo? Por lo que el Señor me ha mostrado, habrá que cambiar este orden de cosas, y el pueblo de Dios ejercerá templanza en todas las cosas.” – Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 233

¿Habrá consumo de carne en el cielo? Apocalipsis 21:4; Isaías 11:6-9 ¿Cuál será el alimento de los redimidos? Isaías 65:21; Apocalipsis 22:2

“Existe una clase numerosa que rechazará cualquier movimiento de reforma, por razonable que sea, si es que impone restricciones al apetito. Consultan el gusto, en vez de la razón y las leyes de la salud. Esta clase se opondrá a todos los que dejan la senda trillada del hábito y prefieren defender la reforma, y los tildará de radicales si ellos insisten en llevar tal conducta consecuente. Pero nadie debe permitir que la oposición ni el ridículo lo desvíen de la obra de reforma, ni que se la hagan considerar con ligereza…” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 229

LA REFORMA PRO SALUD Y LA OBRA MÉDICO MISIONERA

¿Qué doble misión nos es dada? Lucas 9:2

“¡Siga adelante la obra del Señor y progrese la obra médico misionera y la obra de educación! Estoy cierta de que lo que más necesitamos son obreros celosos, abnegados, inteligentes y capaces.” – Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 367.

“Yo aconsejaría a los jóvenes, tanto hombres como mujeres, que pusieran atención al [asunto de la obra médico misionera]. Tiempos peligrosos están delante de nosotros. El mundo entero está envuelto en perplejidad y angustia. Enfermedades de toda clase sobrevendrán a la familia humana, e ignorancia semejante a la que ahora prevalece acerca de las leyes de la salud, producirá gran sufrimiento y pérdida de muchas vidas que podrían salvarse.” – Healthful Living, pág. 254.

¿Qué acompaña la obra médico misionera? Lucas 10:9

“Esta obra [médico misionera], debidamente realizada, salvará a muchos pobres pecadores que han sido descuidados por las iglesias. Muchos que no pertenecen a nuestra fe están anhelando la ayuda que los cristianos tienen el deber de darles. Si el pueblo de Dios quisiera manifestar verdadero interés en sus vecinos, muchos serían alcanzados por las verdades especiales para este tiempo. Nada puede dar tanto carácter a la obra como el ayudar a la gente donde está. Miles podrían estar regocijándose hoy en el mensaje, si los que aseveran amar a Dios y guardar sus mandamientos hubiesen querido trabajar como Cristo trabajó.

“Cuando la obra misionera médica conduzca así a hombres y mujeres a un conocimiento salvador de Cristo y su verdad, se podrá invertir sin peligro dinero y fervientes labores en ella; porque será una obra perdurable.” – Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 518.

¿Qué otra labor es parte de la obra médico misionera? Proverbios 23:2-4

“Deben darse cursos sobre arte culinario. Se ha de enseñar a la gente cómo preparar alimentos sanos. Se le debe mostrar la necesidad de descartar los alimentos perjudiciales. Pero nunca debemos propiciar un régimen de hambre. Es posible tener una alimentación sana y nutritiva sin el uso de té, café y carne. La tarea de enseñar a la gente cómo preparar un régimen que sea a la vez sano y apetitoso, es de la mayor importancia.” –Servicio Cristiano, pág. 174.

Consumo de carne

El pueblo que se está preparando para ser santo, puro y refinado, y ser introducido en la compañía de los ángeles celestiales, ¿habrá de continuar quitando la vida de los seres creados por Dios para sustentarse con su carne y considerarla como un lujo? Por lo que el Señor me ha mostrado, habrá que cambiar este orden de cosas, y el pueblo de Dios ejercerá templanza en todas las cosas.Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 233

“Las hortalizas, las legumbres, las frutas y los cereales deben constituir nuestro régimen alimenticio. Ni un gramo de carne debiera entrar en nuestro estómago. El consumo de carne es antinatural. Hemos de regresar al propósito original que Dios tenía en la creación del hombre”. Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 454.

“Con respecto a la carne todos nosotros podemos decir: déjesela”. Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 517.

“Los que han recibido instrucciones acerca de los peligros del consumo de carne, té, café y alimentos demasiado condimentados o malsanos, y quieran hacer un pacto con Dios por sacrificio, no continuarán satisfaciendo sus apetitos con alimentos que saben son malsanos. Dios pide que los apetitos sean purificados y que se renuncie a las cosas que no son buenas. Esta obra debe ser hecha antes que su pueblo pueda estar delante de él como un pueblo perfecto.” Consejos Sobre el Régimen Alimenticio pag 42

“Una y otra vez se me ha mostrado que Dios está tratando de guiarnos de vuelta, paso a paso, a Su plan original: que el hombre subsista a base de los productos naturales de la tierra. Entre aquellos que esperan la segunda venida del Señor, el comer carne será dejado atrás; la carne dejará de formar parte de su dieta. Nosotros debemos mantener esto en mente y empeñarnos en trabajar firmemente hacia ese fin”. Counsels on Health, pág. 450.

“Si pudiese beneficiarnos el satisfacer nuestro deseo de comer carne, no os dirigiría esta súplica; pero sé que ello es imposible. Los alimentos preparados a base de carne perjudican a la salud física, y debemos aprender a vivir sin ellos. Los que están en situación de poder seguir un régimen vegetariano, pero prefieren seguir sus propias inclinaciones en este asunto, comiendo y bebiendo como quieren, irán descuidando gradualmente la instrucción que el Señor ha dado tocante a otras fases de la verdad presente, perderán su percepción de lo que es verdad y segarán con toda seguridad lo que hayan sembrado”. Joyas de los Testimonios, vol. 3, pág. 357.

“¿No es tiempo ya de que todos prescindan de consumir carne? ¿Cómo pueden seguir haciendo uso de un alimento cuyo efecto es tan pernicioso para el alma y el cuerpo los que se esfuerzan por llevar una vida pura, refinada y santa, para gozar de la compañía de los ángeles celestiales? ¿Cómo pueden quitar la vida a seres creados por Dios y consumir su carne con deleite? Vuelvan más bien al alimento sano y delicioso que fue dado al hombre en el principio, y tengan ellos mismos y enseñen a sus hijos a tener misericordia de los seres irracionales que Dios creó y puso bajo nuestro dominio”. Ministerio de Curación, pág. 244.

“Se me ha mostrado reiteradamente que Dios está trayendo a su pueblo de vuelta a su plan original, esto es, el de no subsistir a base de carne de animales muertos. El quiere que enseñemos a la gente un método mejor. Si se descarta la carne, si el gusto no es educado en esa dirección, y si se estimula el apetito por las frutas y los cereales, pronto ocurrirá lo que Dios quiso que fuera en el principio. Su pueblo no usará nada de carne”. Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 96.

Algunos piensan que no pueden vivir sin comer carne; pero si quisieran ponerse de parte del Señor, decididos a andar resueltamente en la senda en que él nos ha guiado, recibirían fuerza y sabiduría como Daniel y sus compañeros. Dios les daría entendimiento sano. Muchos se sorprenderían al ver cuánto podrían economizar para la causa de Dios mediante actos de renunciamiento. Las sumitas ahorradas por actos de sacrificio contribuirán más para edificar la causa de Dios que las donaciones cuantiosas que no son el fruto de la abnegación.” Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 358

“Dios ha escrito su ley sobre todo nervio y músculo, sobre toda fibra y función del cuerpo humano. La complacencia del apetito antinatural, ya sea por el té, el café, el tabaco o el alcohol, es intemperancia, y se halla en guerra contra las leyes de la vida y la salud. Usando estos artículos prohibidos, se crea una condición en el sistema, que el Creador nunca se propuso que hubiera. Esta indulgencia en cualquiera de los miembros de la familia humana es pecado. El comer carne que no produce buena sangre, es obrar en contra de las leyes de nuestro organismo físico, y en violación la ley de Dios. La causa produce el efecto. El sufrimiento, la enfermedad y la muerte, son la penalidad segura de la indulgencia.” El evangelismo, pág. 198 Antigua edición.

«El que es cuidadosamente convertido abandonará todo hábito y apetito corruptor. Por medio de una abstinencia total vencerá sus deseos de las complacencias que destruyen su salud. En esta época de la historia de la tierra, el comer carne deshonra a Dios. Es el comer carne y beber alcohol lo que está haciendo al mundo lo que era en los días de Noé. Estas cosas están fortaleciendo las pasiones más bajas de los seres humanos y están animalizando a la raza.” Colección de Kress. (E. G. White) 

El dejar de cuidar la maquinaria viviente es un insulto infligido al Creador. Existen reglas divinamente establecidas que, si se observan, guardarán a los seres humanos de la enfermedad y la muerte prematura.—Carta 120, 1901. Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 17

“10. … Debido a que el hombre ha pecado contra su cuerpo, y ha corrompido sus costumbres, Dios resulta deshonrado….” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 19

“653. Los que han recibido instrucciones acerca de los peligros del consumo de carne, té, café y alimentos demasiado condimentados o malsanos, y quieran hacer un pacto con Dios por sacrificio, no continuarán satisfaciendo sus apetitos con alimentos que saben son malsanos. Dios pide que los apetitos sean purificados y que se renuncie a las cosas que no son buenas. Esta obra debe ser hecha antes que su pueblo pueda estar delante de él como un pueblo perfecto.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 455

Una fuente de enfermedad

“668. El peligro de contraer una enfermedad aumenta diez veces al comer carne.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág.  461

“669. Los médicos mundanos no pueden explicar el rápido aumento de las enfermedades en la familia humana. Pero nosotros sabemos que mucho de este sufrimiento está causado por el consumo de carne.—Carta 83, 1901.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 462

“670. Los animales están enfermos, y al participar de su carne, implantamos la semilla de la enfermedad en nuestros propios tejidos y en nuestra sangre. Luego, cuando estamos expuestos a cambios en una atmósfera palúdica somos más sensibles a los mismos; también cuando estamos expuestos a epidemias y a enfermedades contagiosas, el organismo no se halla en buena condición para resistir la enfermedad.—(1896) E. from U.T. 8” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 462

“672. He sido instada por el Espíritu de Dios a presentar delante de varias personas el hecho de que sus sufrimientos y escasa salud tienen como causa el no haber prestado atención a la luz que les fue dada sobre la reforma pro salud. Les he mostrado que su régimen a base de carne, que creían que era esencial, no era necesario, y que puesto que ellos estaban formados de lo que comían, el cerebro, los huesos y los músculos se hallaban en una condición enferma, porque vivían a base de carne de animales muertos; que su sangre se estaba corrompiendo por este régimen impropio; que la carne que consumían era enferma, y su organismo entero se estaba tornando pesado y corrompido.—(1896) E. from U.T. 4” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 462-463

“674. El cáncer, los tumores y todas las enfermedades inflamatorias son producidos mayormente por el consumo de carne. Por la luz que Dios me ha dado sé que la prevalencia de cáncer y tumores se debe mayormente a un sistema de vida vulgar a base de carne.—(1896) E. from U.T. 7” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 463

“675. El régimen a base de carne es un asunto serio. ¿Vivirán los seres humanos a base de carne de animales muertos? La respuesta, por la luz que Dios me ha dado es: “No, decididamente no”.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 463-464

“676. Los que comen carne y sus derivados no saben lo que ingieren. Muchas veces si hubieran visto los animales vivos y conocieran la calidad de su carne, la rechazarían con repugnancia. Continuamente sucede que la gente come carne llena de gérmenes de tuberculosis y cáncer. Así se propagan estas enfermedades y otras también graves.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág.464

“A menudo se llevan al mercado y se venden para servir de alimento animales que están ya tan enfermos que sus dueños temen guardarlos más tiempo. Algunos de los procedimientos seguidos para cebarlos ocasionan enfermedades. Encerrados sin luz y sin aire puro, respiran el ambiente de establos sucios, se engordan tal vez con cosas averiadas y su cuerpo entero resulta contaminado de inmundicias…

“En muchos puntos los peces se contaminan con las inmundicias de que se alimentan y llegan a ser causa de enfermedades. Tal es en especial el caso de los peces que tienen acceso a las aguas de albañal de las grandes ciudades. Los peces que se alimentan de lo que arrojan las alcantarillas pueden trasladarse a aguas distantes, y ser pescados donde el agua es pura y fresca. Al servir de alimento llevan la enfermedad y la muerte a quienes ni siquiera sospechan el peligro.

“Los efectos de una alimentación con carne no se advierten tal vez inmediatamente; pero esto no prueba que esa alimentación carezca de peligro. Pocos se dejan convencer de que la carne que han comido es lo que envenenó su sangre y causó sus dolencias. Muchos mueren de enfermedades debidas únicamente al uso de la carne, sin que nadie sospeche la verdadera causa de su muerte.” El Ministerio de curación, pág. 242

Efectos sobre el alma

Los males morales derivados del consumo de la carne no son menos patentes que los males físicos. La carne daña la salud; y todo lo que afecta al cuerpo ejerce también sobre la mente y el alma un efecto correspondiente… Si la carne hubiera sido de uso indispensable para dar salud y fuerza, se la habría incluído en la alimentación indicada al hombre desde el principio.” Ministerio de Curación, pág. 242, 243

“679. Dios quiere que las facultades perceptivas de sus hijos sean claras y capaces de arduo trabajo. Pero si estáis viviendo a base de un régimen de carne, no necesitáis esperar que vuestra mente sea fructífera. Los pensamientos deben ser limpiados; entonces la bendición de Dios descansará sobre su pueblo.—Boletín de la Asociación General, abril 12 de 1901” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 465

“680. Es imposible que quienes hacen copioso consumo de carne tengan un cerebro despejado y un intelecto activo.—Joyas de los Testimonios 1:193 (1868).” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 465

“681. Existe un letargo alarmante sobre el tema del sensualismo inconsciente. Es costumbre comer carne de animales muertos. Esto estimula las bajas pasiones del organismo humano.—(1896) E. from U.T. 4” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 465

“682. Un régimen a base de carne cambia la disposición y fortalece la animalidad. Nos componemos de lo que comemos, y el comer mucha carne disminuirá la actividad intelectual. Los estudiantes lograrían mucho más en sus estudios si nunca probaran la carne. Cuando la parte animal del agente humano es fortalecida por el consumo de carne, las facultades intelectuales disminuyen proporcionalmente. Una vida religiosa puede obtenerse y mantenerse con mayor éxito si se descarta la carne, porque este régimen estimula las tendencias sensuales a una actividad intensa, y debilita la naturaleza moral y espiritual. “El deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne”. Gálatas 5:17.—E. from U.T. 7” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 465

“683. Si alguna vez hubo un tiempo cuando el régimen debería ser más sencillo, es ahora. No debemos colocar carne delante de nuestros hijos. Esta excita y fortalece las pasiones bajas, y tiende a amortiguar las facultades morales.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 466

“684. Se me ha instruido en el sentido de que el uso de carne tiende a animalizar la naturaleza, y a despojar a los hombres y mujeres del amor y la simpatía que deben sentir por cada uno. Estamos hechos de lo que comemos, y aquellos cuyo régimen se compone mayormente de carne llegan a una condición en la que ellos permiten que las bajas pasiones dominen por encima de las facultades superiores del ser…” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 466

“688. Las facultades intelectuales, morales y físicas son rebajadas por el uso habitual de la carne. El uso de carne trastorna el organismo, anubla el intelecto y entorpece las sensibilidades morales. Os decimos, querido hermano y hermana, que vuestra conducta más segura es dejar la carne.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 467

Los ministros

“782… Ningún hombre debe ser consagrado como maestro del pueblo mientras su propia enseñanza o ejemplo contradiga el testimonio que Dios ha dado a sus siervos para que presenten con respecto al régimen, porque esto traerá confusión. Su falta de consideración por la reforma pro salud los descalifica para presentarse como mensajeros del Señor.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 545

“716. Como mensajeros de Dios, ¿no presentaremos un testimonio decidido en contra de la complacencia de un apetito pervertido?… Dios ha provisto abundancia de frutas y cereales, los cuales pueden ser saludablemente preparados y empleados en cantidades debidas. ¿Por qué, entonces, continúan los hombres eligiendo carne? ¿Podemos tener confianza en ministros que, sentados en mesas donde se sirve carne, se unen con los demás para comerla?…” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 481

No daremos un testimonio decidido contra la complacencia del apetito pervertido? ¿Quiere cualquiera de los que son ministros del Evangelio y que proclaman la verdad más solemne que haya sido dada a los mortales, dar el ejemplo de volver a las ollas de Egipto? ¿Quieren los que son sostenidos por el diezmo de la tesorería de Dios permitir que la gula envenene la corriente vital que fluye por sus venas? ¿Harán caso omiso de la luz y las amonestaciones que Dios les ha dado? La salud del cuerpo debe considerarse como esencial para el crecimiento en la gracia y la adquisición de un carácter templado. Si no se cuida debidamente el estómago, será trabada la formación de un carácter moral íntegro. El cerebro y los nervios están en relación íntima con el estómago. De los errores practicados en el comer y beber resultan pensamientos y hechos erróneos.” Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág.360

“803… Por encima de todas las cosas no debemos defender con la pluma posiciones que no practicamos en nuestras propias familias, en nuestras propias mesas. Hacerlo sería incurrir en una simulación, en una especie de hipocresía.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 563

“711…  Nuestros ministros, que conocen la verdad, deben despertar al pueblo de su condición paralizada, e inducir a nuestros hermanos a dejar las cosas que crean apetito por la carne. Si descuidan la reforma, perderán poder espiritual, y llegarán a estar cada vez más degradados por la complacencia pecaminosa. En muchos hogares se practican hábitos que disgustan al universo celestial, hábitos que degradan a los seres humanos y los colocan en un nivel más bajo que las bestias. Digan todos los que conocen la verdad: “Os ruego… que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”.

Que ninguno de nuestros ministros presente un ejemplo malo en el consumo de carne. Vivan ellos y sus familias a la altura de la reforma pro salud. No animalicen nuestros pastores su propia naturaleza y la naturaleza de sus hijos.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 478

“Los hombres que se dedican a dar el último mensaje de amonestación al mundo, un mensaje que ha de decidir el destino de las almas, deben hacer en su propia vida una aplicación práctica de las verdades que predican a los demás. Deben ser para la gente ejemplos en su manera de comer y beber y en su casta conversación y comportamiento. En todas partes del mundo, la glotonería, la complacencia de las pasiones viles y los pecados graves son ocultados bajo el manto de la santidad por muchos que profesan representar a Cristo. Hay hombres de excelente capacidad natural, cuya labor no alcanza a la mitad de lo que podría ser si ellos fuesen templados en todas las cosas. La satisfacción del apetito y la pasión embota la mente, disminuye la fuerza física y debilita el poder moral. Sus pensamientos no son claros. No pronuncian sus palabras con poder; éstas no son vivificadas por el Espíritu de Dios para alcanzar los corazones de los oyentes.” Joyas de los Testimonios, tomo 1, pag. 421-422

Excusas

No como carne, como pescado que es diferente

 “En muchos puntos los peces se contaminan con las inmundicias de que se alimentan y llegan a ser causa de enfermedades. Tal es en especial el caso de los peces que tienen acceso a las aguas de albañal de las grandes ciudades. Los peces que se alimentan de lo que arrojan las alcantarillas pueden trasladarse a aguas distantes, y ser pescados donde el agua es pura y fresca. Al servir de alimento llevan la enfermedad y la muerte a quienes ni siquiera sospechan el peligro” Ministerio de Curación, pág. 242.

“722. La maldición del Señor está sobre la tierra, sobre el hombre, sobre las bestias y sobre los peces del mar; y a medida que la transgresión llega a ser casi universal, se permitirá que la maldición se haga tan amplia y tan profunda como la transgresión. Se contraen enfermedades por el uso de la carne. La carne enferma de estos cadáveres se vende en los mercados, y el seguro resultado es enfermedad entre los hombresConsejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 493.

Si rehúso comer carne de animales limpios que un amigo me ofrece, puedo ofenderlo y perder su amistad y así perdería una valiosa oportunidad para ganarlo a la verdad.

“716. ¿Podemos tener confianza en ministros que, sentados en mesas donde se sirve carne, se unen con los demás para comerla?…” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 481

“717. Alístense nuestros ministros y colportores bajo el estandarte de la estricta temperancia. Nunca se avergüencen de decir: ‘No gracias, no como carne. Tengo escrúpulos de conciencia contra el comer carne de animales muertos‘” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág 482

“74 …los ministros son tentados a comer demasiado, y alimentos que son perjudiciales… El ministro debe declinar está bien intencionada pero imprudente hospitalidad, aún a riesgo de una aparente falta de cortesía. Y el pueblo debe tener un grado suficiente de verdadera bondad como para no obligarlo a una alternativa semejante. Los hermanos yerran cuando tientan al pastor con alimentos malsanos. De esta manera se han perdido talentos preciosos para la causa de Dios” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 64

Sólo Usamos Carne cuando Salimos o Cuando Viajamos

“710. Los que no han sido convertidos a la reforma pro salud y nunca la han adoptado, no pueden ser jueces de sus beneficios. Los que se apartan ocasionalmente para gratificar su gusto y comer un pavo engordado y otras carnes, pervierten su apetito, y no son las personas indicadas para juzgar los beneficios del sistema de la reforma pro salud. Están gobernadas por el gusto, y no por los principiosConsejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 478

Uso un poco de carne ocasionalmente para que mis miembros no me llamen fanático o extremista

“780 Nuestros ministros deben familiarizarse con esta cuestión. No deben ignorarla, ni tampoco debe ser puesta a un lado por quienes se llaman extremistas. Descubran ellos qué es lo que constituye la verdadera reforma pro salud, y enséñese sus principios, tanto por precepto como por un ejemplo silencioso y consecuente” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 542- 543

Seguramente Dios no considera como un pecado el hecho de que un obrero use carne

“43. El Señor ha dado a su pueblo un mensaje con respecto a la reforma pro salud… El se desagrada cuando sus siervos actúan en oposición al mensaje referente a este punto, que él les ha dado para que den a los demás… Esto se considera como un pecado a la vista de Dios” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 43-44

Cuando Dejo de Usar Carne me Siento muy Débil

“434. Cuando una persona cambia de un régimen carnívoro estimulante a un régimen de frutas y verduras, siempre tendrá al principio una sensación de debilidad y falta de vitalidad, y muchos insisten en que esto es un argumento en favor de la necesidad de consumir carne. Pero este resultado es precisamente el argumento que debe usarse para descartar un régimen a base de carne” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 344

“434. La debilidad resultante del abandono de un régimen a base de carne pronto será vencida, y los métodos deben entender que no deben convertir el estímulo producido por el consumo de carne en algo esencial para la salud y la fuerza. Todos los que la abandonen inteligentemente, después que se acostumbren al cambio, tendrán salud en sus tendones y en sus músculos” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 345

“Es un error suponer que la fuerza muscular depende de consumir alimento animal, pues sin él las necesidades del organismo pueden satisfacerse mejor y es posible gozar de salud más robusta… Si la carne hubiera sido de uso indispensable para dar salud y fuerza, se la habría incluido en la alimentación indicada al hombre desde el principio” Ministerio de Curación, pág. 243

“A menudo, al dejar de consumir carne, se experimenta una sensación de debilidad y falta de vigor. Muchos insisten en que esto prueba que la carne es esencial, pero se la echa de menos porque es un alimento estimulante que enardece la sangre y excita los nervios. A algunos les es tan difícil dejar de comer carne como a los borrachos renunciar al trago; y sin embargo se beneficiarían con el cambio” Ministerio de Curación, pág. 243

Estudie también el testimonio personal de la Sra. White que se registra en Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, págs. 578, 579

Como carne porque mi médico, que de paso es adventista, me lo recetó

“438. No se emplea a los médicos para que prescriban a los pacientes un régimen a base de carne, porque ésta es la clase de alimentación que los ha enfermado” Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 347

“774. Especialmente si el médico no ha sido correcto en sus prácticas dietéticas, si no ha restringido su apetito a un menú sencillo y sano, descartando en gran medida el uso de la carne de animales muertos – si le gusta la carne- ha educado y cultivado un gusto por el alimento malsano. Como sus ideas son estrechas, él educará y disciplinará con mucha facilidad el gusto y el apetito de sus pacientes para que amen las cosas que él ama, en lugar de darles los sanos principios de la reforma pro salud. prescribirá para los pacientes carne, cuando es el peor régimen que puedan tener; estimula, pero no da fuerza” Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág.  538

“433. Se me ha instruido que los médicos que usan carne y la prescriben, no deben ser empleados en nuestras instituciones, porque decididamente dejan de enseñar a los enfermos a descartar lo que los enferma. el médico que usa carne y la prescribe no razona de causa a efecto, y en lugar de actuar como un restaurador, induce al paciente por su propio ejemplo a complacer el apetito pervertido” Consejos Sobre el Régimen Alimenticio, pág. 342

¿Son extremistas los reformistas por no comer carne?

“647. Nuestros hábitos de comer y beber muestran si somos del mundo o si pertenecemos al número de personas a quienes el Señor ha cortado del mundo por medio de su poderosa hacha de la verdad. Estos constituyen su pueblo peculiar, celoso de buenas obras. Dios ha hablado en su Palabra. Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 453

“315…Existe una clase numerosa que rechazará cualquier movimiento de reforma, por razonable que sea, si es que impone restricciones al apetito. Consultan el gusto, en vez de la razón y las leyes de la salud. Esta clase se opondrá a todos los que dejan la senda trillada del hábito y prefieren defender la reforma, y los tildará de radicales si ellos insisten en llevar tal conducta consecuente. Pero nadie debe permitir que la oposición ni el ridículo lo desvíen de la obra de reforma, ni que se la hagan considerar con ligereza… “Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 229

“34. Hay muchos, entre los profesos cristianos modernos, que podrían concluir que Daniel fue demasiado escrupuloso, y que podrían considerarlo estrecho y fanático. Creen que el asunto de comer y beber tiene demasiado poca consecuencia para exigir una posición tan decidida: una posición que comporta el probable sacrificio de toda ventaja terrena. Pero los que razonan de esta suerte hallarán, en el día del juicio, que ellos se han desviado de los expresos requerimientos de Dios, y han establecido su propia opinión como norma de lo que es correcto o incorrecto. Encontrarán que lo que les parecía sin importancia no es considerado así por Dios. Sus requerimientos deben ser obedecidos en forma inflexible. Los que aceptan y obedecen uno de sus preceptos porque resulta conveniente hacerlo, en tanto que rechazan otro porque su observancia requeriría un sacrificio, rebajan la norma de la justicia, y por su ejemplo inducen a otros a considerar livianamente la santa ley de Dios. “Así dice el Señor” ha de ser nuestra regla en todas las cosas…” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 34

Queso mozarella vegano

mozarella

Ingredientes:
2 ½ tazas de agua o leche vegetal.
2/3 taza de levadura de nutricional en copos.
½ taza de avena instantánea.
¼ taza de tahini (pasta que se elabora con semillas de ajonjolí).
¼ taza de maicena.
3 o 4 cucharadas de jugo de limón.
1 cucharada de cebolla o ajo en polvo.
1 cucharadita de sal.

Preparación:

  1. Untar un molde de aproximadamente 800 ml de capacidad con aceite o ponerle papel encerado.
  2. Licuar todos los ingredientes durante 3 minutos.
  3. Colocar la mezcla en una olla pequeña a fuego medio y mezclar constantemente para que no se queme hasta que quede muy espeso y uniforme.
  4. Verter la mezcla en el molde y dejar enfriar sin tapar en el refrigerador.
  5. Una vez frío, cubrir y dejar enfriar durante toda la noche para que solidifique.
  6. Para servir cortar con un cuchillo humedecido en agua o aceite para evitar que se pegue.
  7. No se olvide de agradecerle a Dios y de compartir con los demás, las comidas saludables que ÉL nos regala.

Notas:
Este queso derrite muy bien y se conserva durante aproximadamente una semana.
Para que tenga un sabor menos agrio y más suave al paladar, poner menos levadura de cerveza.

Helados y galletas veganas

Desde nuestra organización en España, aprenda a preparar helados de fresa y melocotón junto con galletas veganas.

Sopa de frijoles con tomate y proteína de soya

sopa de frijoles con tomate reformistaINGREDIENTES

  • 3 tazas de frijoles rojos grandes (usamos tipo cubaces) cocinados.
  • 1 taza de proteína de soya hidratada para desmechar, remojada en salsa de soya por dos días en refrigeración.
  • 1 cucharadita de aceite vegetal.
  • 1/2 taza de cebolla picada.
  • 1/2 taza de chile dulce picado.
  • 1/2 taza de apio.
  • 4 dientes de ajos, picados finamente.
  • 1 rama de tomillo
  • 1/4 de cucharadita de romero fresco.
  • 1/4 de cucharadita de comino en semilla.
  • 1 cucharada de orégano fresco picado finamente.
  • 1 1/2 tazas de tomates hervidos, picados en cuadritos.
  • Sal marina al gusto.
  • 1/2 taza de culantro fresco.
  • 3 tazas de agua.

PREPARACIÓN

  1. Ponga en una olla el aceite, la cebolla, el apio, el chile dulce, el ajo, el tomillo y el romero.
  2. Agregue la proteína de soya y revuelva por unos minutos, junto con el tomate.
  3. Añada los frijoles, el orégano y el comino. Revuelva y tape para que sude.
  4. Agregue el agua, la sal y deje reducir a fuego lento.
  5. Pique el culantro añádalo y sirva agradeciendo a Dios. Un aguacate es un excelente acompañamiento

 

 

Hamburguesas de pulpa de soya con zanahoria

tortas soya reformistasINGREDIENTES

  • 1 taza de pulpa de estopa de soya (lo que queda después de sacar la leche)
  • 1 taza de zanahoria rallada
  • 1 taza de garbanzos en puré
  • ½ taza de masa de maíz en polvo
  • ½ taza de cebolla picada finamente
  • ½ taza de chile dulce picado finamente
  • 2 dientes de ajos picados
  • 2 cucharadas de salsa de soya
  • 1 cucharada de paprika (chile dulce en polvo) o de achiote en polvo para dar color.
  • Hiervas y sal marina al gusto
  • Aceite de oliva

PREPARACIÓN

  1. Mezcle la pulpa de soya, la zanahoria, la cebolla, el ajo y el chile dulce.
  2. Agregue los garbanzos, las hierbas y la paprika.
  3. Finalmente agregue la masa de maíz y la salsa de soya para amarrar.
  4. Rectifique la sal.
  5. Forme las tortas y llévelas a una plancha o sartén bien caliente.
  6. Como consejo, cuando use papa o garbanzo para amarra NO HAGA FRITA la preparación porque absorbe mucho aceite. En su lugar con una brocha, cubra las tortas con una fina capa de aceite y deje que el calor vaya haciendo la cocción. Después de unos dos minutos por cada lado, baje la temperatura y esté volviendo hasta que alcancen la textura correcta.
  7. Disfrute y alabe a Dios por los alimentos.

Ensalada de zuquinis crudos

ensalada-de-zuquinis-reformistas

INGREDIENTES

  • 2 tazas de zuquinis crudos bien lavados y cortados muy finamente
  • 1 rábanos pequeños cortados finamente
  • 2 tazas de pepino cortado finamente
  • 1 taza de chile dulce en rodajas muy finas
  • 3 tazas de tomate en gajos
  • 1 taza de maíz dulce
  • 1 taza de culantro
  • 1/2 taza de jugo de limón
  • Sal marina al gusto

PREPARACIÓN

  1. Mezcle en un tazón todos los ingredientes.
  2. Agregue el limón y la sal marina al gusto.
  3. Puede acompañar con aguacate.
  4. Comparta y dele gracias a Dios.

Ceviche de soya

ceviche de soya

INGREDIENTES

  • 2 paquetes de soya texturizada en crotonoes.
  • el jugo de limones bien jugosos.
  • 1 cucharada de sal marina.
  • 2 tazas de culantro picado.
  • 2 tazas de cebolla picada.
  • 1 taza de chile dulce picado.
  • sal marina al gusto.

PREPARACIÓN

  1. En una olla ponga a hervir la soya con agua hasta que se ponga suave.
  2. Escurra la soya y lávela bien hasta que deje de soltar espuma.
  3. En un recipiente amplio, mezcle la soya con la cebolla, el culantro y el chile dulce.
  4. Agregue el limón y la sal marina.
  5. Llévelo a refrigeración por al menos un día, pero lo recomendable son de dos a tres días para que la soya se impregne bien de sabor.
  6. Sirva dando gracias a Dios y disfrute en compañía de sus seres queridos.

Veganesa de ajo y gengibre

INGREDIENTES:

  • 1 taza de aceite vegetal (preferible de oliva)
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 trozo pequeño de jengibre (unos tres centímetros de largo por dos de ancho)
  • 1 rollo de culantro
  • 3 limones (jugo)
  • sal marina al gusto
  • aceitunas para decorar.

PREPARACIÓN:

  1. Ponga en una licuadora o procesador todos los ingredientes y procese hasta conseguir la textura de mayonesa.
  2. Sirva ojalá inmediatamente con ensaladas, tortas o lo que desee. Debe conservarse en refrigeración lo que no se utilice.

Pasta con remolacha

pasta-con-remolachapasta-con-remolacha

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de 250 gramos de pasta (integral preferiblemente)
  • 1 cebolla mediana cortada en juliana (tiritas)
  • 2 dientes de ajo picados finamente
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 tazas de remolachas crudas ralladas
  • 1 tomate licuado
  • tomillo, romero y cualquier otra hierba aromática  al gusto
  • sal marina y salsa de soya baja en sodio al gusto
  • trozos de gluten o carne vegetal

PREPARACIÓN:

  1. Hierva agua en una olla y cocine la pasta al dente (no debe quedar muy suave)
  2. Una vez que que la pasta esté en su punto retírela, escúrrala pero no la pase por agua fría.
  3. En un sartén sofría en el aceite de oliva a fuego lento, la cebolla, el ajo y las hierbas aromáticas, hasta que la cebolla se caramelice (cambie de color)
  4. En ese punto, agregue el tomate licuado, hasta que hierva, agregue la remolacha y el gluten, si es que desea ponerlo, revuelva rápidamente. Apague el fuego.
  5. Agregue la pasta, mezcle, añada la salsa de soya y rectifique el sabor con la sal marina.
  6. Disfrute y que Dios bendiga sus alimentos.

Página 1 de 3

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén