Mateo 24:14. El evangelio es universal – debe ser predicado a todas las naciones.

UNA VEZ BAUTIZADOS, TODOS SON UNO EN CRISTO

  • Colosenses 3:10, 11. Cristo es todo.
  • 1 Corintios 12:13. Todos deben beber de un Espíritu.
  • Gálatas 3:27, 28. No hay hombre ni mujer; todos son uno en Jesucristo.
  • Hebreos 11:10, 13-16. Los cristianos esperan una ciudad celestial y confiesan que son extraños y peregrinos en la tierra.
  • Colosenses 1:12, 13. Ya hemos sido hechos ciudadanos del reino de Cristo.

LA ACTITUD DEL CRISTIANO PARA CON LAS NACIONES

  • Daniel 7:1-7. Dios ve los reinos de esta tierra como bestias viciosas.
  • Daniel 3:14-18. Las acciones emprendidas por los gobernantes contra los cristianos son contrarias a las acciones de Cristo.
  • 2 Corintios 4:3, 4. Satanás es llamado el Dios de este mundo.
  • Juan 12:31, 32. También es llamado el príncipe de este mundo.
  • Juan 18:36. El reino de Cristo no es de este mundo. No debemos destruir ni participar de ninguna destrucción.
  • Mateo 26:51-53; Lucas 22:50, 51. Cristo sanó a sus enemigos.
  • Mateo 10:16. Podemos vivir de acuerdo a una profesión de fe tan elevada solamente si somos astutos como serpientes y prudentes como palomas.

LA ACTITUD DEL CRISTIANO ANTE LA GUERRA

  • Marcos 12:17. Dad al césar lo que es del César.
  • Éxodo 20:13. No matarás.
  • Mateo 5:44. Ama a tus enemigos.
  • Lucas 3:14. No ser violento con nadie.
  • Apocalipsis 13:10. El que mata a espada perecerá por la espada.
  • 2 pedro 3:13, 14. Cuando Cristo vuelva por segunda vez debemos estar en paz, no luchando, participando de revoluciones, en el ejército o en la guerra de Armagedón.

«Una teocracia es un gobierno que deriva su poder directamente de Dios. El gobierno de Israel era una verdadera teocracia. Era realmente un gobierno ejercido por Dios…

“Desde que el reino de Israel desapareció, Dios no ha delegado su autoridad a ningún hombre o cuerpo de hombres para ejecutar sus leyes como tales. “Mía es la venganza: yo pagaré, dice el Señor.” (Rom. 12: 19.) Los gobiernos civiles tienen que ver con las relaciones entre un hombre y otro hombre; pero no tienen nada que ver con las obligaciones que nacen de la relación del hombre con Dios.

Con excepción del reino de Israel, jamás ha existido en la tierra gobierno alguno en el cual Dios haya dirigido los asuntos del estado mediante hombres inspirados. Cada vez que los hombres trataron de formar un gobierno semejante al de Israel, tuvieron necesariamente que encargarse de interpretar y ejecutar la ley de Dios. Asumieron el derecho de dominar la conciencia, y así usurparon las prerrogativas de Dios.»Patriarcas y Profetas, apéndice, pág. 830.

«Satanás se deleita en la guerra, que despierta las más viles pasiones del alma, y arroja luego a sus víctimas, sumidas en el vicio y en la sangre, a la eternidad. Su objeto consiste en hostigar a las 458 naciones a hacerse mutuamente la guerra; pues de este modo puede distraer los espíritus de los hombres de la obra de preparación necesaria para subsistir en el día del Señor.» Consejos sobre la Salud, pág. 459.

«Tenemos delante de nosotros la perspectiva de una lucha larga, con riesgo de encarcelamiento, pérdida de bienes y aun de la vida misma, para defender la ley de Dios, que es anulada por las leyes de los hombres. En esta situación, los métodos políticos del mundo recomendarían que se cumplan exteriormente las leyes del país, por amor a la paz y la armonía. Y hasta habrá quienes recomiendan una conducta tal basados en este pasaje: “Toda alma se someta a las potestades superiores;… y las que son, de Dios son ordenadas.» (Rom. 13: 1.) Joyas de los testimonios, tomo 2, pág. 320.

La posición mundial de los Adventistas del Séptimo Día- Movimiento de reforma, es una total objeción de conciencia al servicio armado. En los Estados Unidos están clasificados como I-O.

CLASIFICACIÓN DE SERVICIO SELECTIVO EN LOS ESTADOS UNIDOS

I-A. Registrado como disponible para el servicio militar activo.

IAO- Objetor de conciencia que no hará otros deberes fuera del combate en el servicio militar.

I-O. Objetor de conciencia que no hará ninguna labor en el servicio militar sino que servirá como civil en obras de carácter humanitario contribuyendo al interés nacional.