DIOS RECLAMA A TODA LA CREACIÓN

COMO SUYA

  • Salmo 24:1. La tierra le pertenece.
  • Salmo 50:10, 11. Los animales son suyos.
  • Hageo 2:8. El oro y la plata le pertenecen.
  • Salmo 79:13. Nosotros le pertenecemos.

¿CON QUÉ AUTORIDAD?

  • Génesis 1:1. Dios creó todas las cosas – el cielo y la tierra.
  • Éxodo 20:11. Él hizo todo.
  • Salmo 100:3. Él hizo al hombre.

DIOS SOSTIENE TODO

  • Hebreos 1:3. Dios sostiene todas las cosas.
  • Hechos 17:28. En Él vivimos y nos movemos.
  • 1 Pedro 1:8, 9. Cristo también pagó el precio para redimirnos.
  • Deuteronomio 8:18. Nos da poder para obtener riquezas.

LA RELACIÓN DEL HOMBRE CON LOS BIENES DE DIOS

  • Lucas 12:42; 1 Corintios 4:1. El hombre es el mayordomo.
  • 1 Corintios 4:2. Debe ser un mayordomo fiel.
  • Mateo 25:19. Hay una manera de arreglar cuentas.
  • Salmo 116:12. ¿Qué le daré a Dios por sus beneficios?
  • Mateo 6:33 Buscad primero el reino de los cielos.
  • Proverbios 3:9. Debemos honrar a Dios con nuestros bienes y con las primicias de todos nuestros frutos.

EL ALMACÉN TERRENAL DE DIOS

  • Malaquías 3:10. Dios pide todos los diezmos y prometes lluvias de gracia.
  • Salmo 96:8. También pide ofrendas.
  • Génesis 14:18-20. Abraham pagó el diezmo.

«El sistema del diezmo se remonta hasta más allá del tiempo de Moisés. Ya en los días de Adán, se requería de los hombres que ofreciesen a Dios donativos de índole religiosa, es decir, antes que el sistema fuese dado a Moisés en forma definida. Al cumplir lo requerido por Dios, debían manifestar, mediante sus ofrendas, aprecio por las misericordias y las bendiciones de Dios para con ellos. Esto continuó durante las generaciones sucesivas y fue practicado por Abrahán, quien dio diezmos a Melquisedec, sacerdote del Altísimo.» Consejos sobe Mayordomía Cristiana, pág. 75.

  • Génesis 28:20-22. Jacob prometió a Dios el diezmo, es decir el 10%.
  • Números 18:21. Dar el diezmo, o la décima parte es el plan instituido por Dios para su servicio –para mantener a los ministros y obreros que sirven con la palabra de Dios.
  • 1 Corintios 9:11-14. Los que predican el evangelio deben vivir del evangelio.
  • Hebreos 7:8. Se considera que el diezmo se paga a Cristo. Es dinero sagrado.
  • Números. También los ministros y obreros pagan el diezmo.
  • Proverbios 3:9. El hombre debe honrar al Señor con los primeros frutos.
  • Levítico 27:30-33. Todos los diezmos son del Señor.

RICOS Y POBRES, DIOS DEBE SER HONRADO ANTE TODO

  • Mateo 23:23. Jesús aprobó el diezmo aún de las cosas más pequeñas.
  • Salmo 96:8. No hay especificación para el monto de las ofrendas; son dadas para el mantenimiento de la iglesia, la literatura, los pobres, etc.
  • 1 Corintios 16:2. Las ofrendas están basadas en la prosperidad que Dios nos ha concedido.
  • Malaquías 3:8, 9. Hay una maldición sobre los que retienen los diezmos y las ofrendas; son llamados ladrones.
  • Mateo 25:30. Si somos siervos infieles de los bienes de Dios, seremos desechados.

SE PROMETEN GRANDES BENDICIONES

  • Malaquías 3:10, 11. Las ventanas del cielo se abrirán para dar bendiciones.
  • Hechos 20:35. Es más bendecido dar que recibir.
  • Lucas 6:38. Dad bendiciones en la misma medida que las recibís.
  • 2 Corintios 9:6, 7. Dios ama a un dador alegre.
  • Mateo 25:21. Entraremos en el gozo del Señor a su segunda venida.

«Si todos los que pretenden ser hijos e hijas de Dios, cumplieran concienzudamente con su obligación hacia Dios y sus semejantes en materia de diezmos y ofrendas, una abundancia de recursos afluiría a la tesorería para sostener la obra de Dios en sus diferentes ramos por todo nuestro mundo. Mientras ellos impartieran de sus dones, el Señor abriría caminos por los cuales podrían seguir dando continuamente ya que están recibiendo continuamente.» Consejos sobre la Obra de Escuela Sabática, pág. 156.