Etiqueta: Día de reposo

El sábado del Cuarto Mandamiento

Creemos que después de la creación en seis días de la tierra y de todo lo que en ella hay, Dios escogió un día, al que bendijo y santificó para que se le adorara: el séptimo día o sábado. (Génesis 2:1-3)

El Señor Jesucristo, declaró que el sábado se hizo para la humanidad y no solo, para los judíos (Marcos 2:27-28)

Este día es tan especial que Dios lo incluyó en el corazón de los Diez Mandamientos, y al igual que los otros nueves, el cuarto mandamiento es inmutable, y es válido para todos los seres humanos.

Dios nos ordena santificar este día por medio del descanso del trabajo, empleando su tiempo en la adoración y el servicio religioso. El sábado es al mismo tiempo símbolo de salvación, una señal de santificación, un testimonio de obediencia y una anticipación de lo que será la vida eterna en el reino de Dios. El día de reposo divino es la señal especial de sus hijos obedientes en el tiempo del fin. (Éxodo 20:8-11; 31:15; Levítico 23:3; Lucas 16:17).

El día de preparación
Las Escrituras llaman al día viernes, el día de preparación. En el, deben terminarse todos los preparativos para el séptimo día. A él pertenecen entre otros, la preparación de la comida para el sábado, la limpieza de la vivienda, la preparación de la ropa y bañarse, para que así podamos entrar en el sábado con tranquilidad y recogimiento. Éxodo 16:23.

“Hay otra obra que debe recibir atención en el día de preparación. En ese día deben ponerse a un lado todas las divergencias entre hermanos, ora sea en la familia o en la iglesia. Expúlsese del alma toda amargura, ira y malicia. Con espíritu humilde, ‘confesaos vuestras faltas unos a otros, y rogad los unos por los otros, para que seáis sanos’ (Santiago 5:16).” –Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 22.

“Muchos necesitan instrucción en cuanto a cómo deben presentarse en la asamblea para adorar en sábado. No han de entrar en la presencia de Dios con las ropas que llevan comúnmente durante la semana. Todos deben tener un traje especial para el sábado, para llevarlo cuando asistan al culto en la casa de Dios. Aunque no debemos conformarnos a las modas mundanales, no debemos ser indiferentes acerca de nuestra apariencia exterior. Debemos ser aseados y estar bien arreglados, aunque sin adornos. Los hijos de Dios deben ser limpios en su interior y exterior.

“Termínense el viernes los preparativos para el sábado. Cuidad de que toda la ropa esté lista y que se haya cocinado todo lo que debe cocinarse, que se hayan lustrado los zapatos y tomado los baños. Es posible lograr esto. Si lo establecéis como regla, podéis hacerlo. El sábado no debe destinarse a reparar ropas, a cocinar alimentos, a los placeres, o a otra ocupación mundanal. Antes de que se ponga el sol, debe ponerse a un lado todo trabajo secular, y guardarse fuera de la vista todas las revistas seculares. Padres, explicad a vuestros hijos lo que hacéis y os proponéis, y dejadlos participar en vuestra preparación para guardar el sábado según el mandamiento.
“Debemos cuidar celosamente los extremos del sábado. Recordemos que cada momento del mismo es un tiempo santo y consagrado. Siempre que se pueda los patrones deben dejar en libertad a sus obreros desde el viernes al medio día hasta el principio del sábado. Dadles tiempo para la preparación, a fin de que puedan dar la bienvenida al día del Señor con espíritu tranquilo. Una conducta tal no os infligirá pérdidas, ni aun en las cosas temporales.” Testimonios para la iglesia, tomo 6, págs. 356-357

Conforme a este testimonio, somos contrarios al baño en sábado, aunque creemos que debemos presentarnos lo mejor posible delante de la presencia de Dios, para esto, podemos lavarnos la cara y peinarnos adecuadamente.
Concerniente a los viajes, leemos: “A fin de alcanzar las iglesias que necesitan nuestra ayuda y darles el mensaje que Dios desea que oigan, puede sernos necesario viajar en sábado; pero hasta donde podamos debemos conseguir nuestros pasajes y hacer todos los arreglos necesarios en algún otro día. Cuando emprendemos un viaje, debemos hacer todo esfuerzo para evitar que nuestra llegada a destino sea en sábado.” –Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 26.

En sábado hay que abstenerse de todos los viajes seculares o comerciales, y también de conversaciones y actividades de la misma índole. Los temas de conversación deben tener un carácter espiritual, de manera que sean para la gloria de Dios y la edificación del espíritu. Tampoco compramos ni vendemos. (Isaías 58:13, 14; Nehemías 13:15-22)

“Dios ha mandado que se atienda a los que sufren y a los enfermos; el trabajo necesario para darles bienestar es una obra de misericordia, y no es una violación del sábado; pero todo trabajo innecesario debe evitarse.” –Patriarcas y Profetas, pág. 302.

También requerimos que nuestros hijos sean eximidos de la asistencia a la escuela secular en sábado. Según el orden de la creación el día empieza y concluye a la puesta del sol. Así pues, el sábado se inicia el viernes por la tarde con la puesta del sol y finaliza el sábado por la tarde con la puesta del sol. (Génesis 1:5; Levítico 23:32; Lucas 4:31, 40.)

Declaraciones metodistas sobre el sábado

John Wesley, fundador del metodismo

John Wesley, fundador del metodismo

“Esta “acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,” (Colosenses 2: 14.) Pero la ley moral contenida en los Diez Mandamientos y ejecutadas por los profetas, Él no quitó…. La ley moral se encuentra en una fundación completamente distinta de la ley ceremonial o ritual. … Cada parte de esta ley, debe seguir aplicándose a toda la humanidad y en todas las edades.” John Wesley,” Sermones en varias ocasiones, ” Edición vol. 2, vol. I, páginas 221, 222.


“Ningún cristiano es está exento de la obediencia de los mandamientos que se llaman morales.” “La disciplina de la Iglesia Metodista,” (I904), página 23.


“El sábado fue hecho para el HOMBRE, no para los hebreos, sino para todos los hombres.” E.O. HAVEN, “Los pilares de la verdad”, página 88.


“La razón por la cual observamos el primer día en lugar de la séptimo no es basada en ningún precepto positivo. Uno buscará en las Escrituras en vano la autoridad para la modificación del séptimo día al primero. Los primeros cristianos comenzaron a adorar el primer día de la semana, ya que Jesús resucitó de entre los muertos ese día. En breve tiempo, este día de culto se hizo también un día de descanso, un día feriado. Esto ocurrió en el año 321.


“La razón por la que observamos el primer día en lugar de la séptimo no es basada en ningún precepto positivo. Uno buscará en las Escrituras en vano la autoridad para la modificación del séptimo día… Nuestro primer sábado cristiano, por lo tanto, no es una cuestión de mando positivo. Es un regalo de la iglesia… “Clovis G. Chappell,” Diez Reglas para la Vida “, página 61.


“Sábado en el idioma hebreo significa descanso, y es el séptimo día de la semana… y hay que confesar que no hay ninguna ley en el Nuevo Testamento respecto al primer día.” Buck Charles, un Diccionario Teológico, “Sábado”


“En los días de hace mucho tiempo la gente del mundo empezó a dar nombre a todo, y se volvieron los sonidos de los labios en palabras, de modo que los labios podían hablar un pensamiento. En aquellos días la gente adoraba al sol debido a que para muchos las palabras se hicieron para hablar de muchos pensamientos acerca de muchas cosas. El pueblo se convirtió al cristianismo y fueron gobernados por un emperador que se llamaba Constantino. Este emperador hizo el domingo el día de reposo cristiano, por la bendición de la luz y el calor que provenía del sol. Así nuestro domingo es un día de sol, ¿no es asíi? “ Abogado de Escuela Dominical, 31 de diciembre de 1921.


“La ley moral contenida en los Diez Mandamientos, y ejecutadas por los profetas, Él [Cristo] no la quitó. No fue el diseño de su venida el revocar cualquier parte de esta. Esta es una ley que nunca puede ser quebrantada. .. Cada parte de esta ley debe seguir aplicándose a toda la humanidad y en todas las edades, y no depende del tiempo o del lugar, o de cualquier otra circunstancia que pueda causar el cambio, sino de la naturaleza de Dios y la naturaleza del hombre, y su inmutable relación entre sí. ” John Wesley,” Sermones en varias ocasiones “, vol. I, Sermón XXV.


“Es cierto que no hay un mandato positivo para el bautismo de infantes. Tampoco hay para el mantenimiento del primer día de la semana. Muchos creen que Cristo cambió el Sábado. Pero, a partir de sus propias palabras, vemos que Él no vino con tal propósito. Los que creen que Jesús cambió el Sábado se basan sólo en una suposición.” Amos Binney, “Compendio Teológico”, p. 180-181


“El día de reposo instituido en el principio, y confirmado una y otra vez por Moisés y los profetas, nunca ha sido abrogado. Una parte de la ley moral, no una jota ni una tilde de un su santidad se ha quitado”. El Heraldo de Nueva York, 1874, del Pastorado de los Obispos Metodistas Episcopales, 1874.

Declaraciones bautistas sobre el sábado

bautistas“Había y hay un mandato para santificar el día del sábado, pero ese día sábado no era domingo. Sin embargo, será fácil, dijo, y con muestra de triunfo, que el sábado fue transferido del séptimo al primer día de la semana, con todos sus deberes, privilegios y sanciones. Si desean ansiosamente información sobre este tema, que he estudiado durante muchos años, me pregunto, dónde puede encontrarse el registro de dicha transacción: No en el Nuevo Testamento – en lo absoluto. No hay evidencia bíblica del cambio de la institución del sábado del séptimo al primer día de la semana. “Dr. ET Hiscox, autor del” Manual de Bautista.


“A mí me parece inexplicable que Jesús, durante tres años de discusión con sus discípulos, a menudo conversando con ellos sobre la cuestión del sábado, discutiendo en algunos de sus diversos aspectos, liberándolo de sus falsas [interpretación judía tradicional], nunca aludió a ninguna transferencia del día, también, que durante los cuarenta días de su vida de resurrección, tal cosa se no dio a entender. Tampoco, hasta donde sabemos, el Espíritu, que fue dado para recordar todas las cosas que les había dicho: trata esta cuestión. Ni los apóstoles inspirados, en la predicación del Evangelio, fundando iglesias, aconsejando e instruyendo aquellas ya fundadas, discuten o abordan el tema.

Por supuesto que muy bien que el domingo entró en uso en la historia del cristianismo primitivo como un día religioso como hemos aprendido de los Padres Cristianos y otras fuentes. Pero qué lástima que se trata de la marca con la marca del paganismo, y bautizado con el nombre del dios-sol, luego adoptado y santificado por la apostasía papal, y transmitido como un legado sagrado al protestantismo. “ Dr. ET Hiscox, el informe de su sermón en la Convención Bautista del Ministro, en el ‘New York Examiner, “16 de noviembre 1893


“Las Escrituras en ninguna parte llaman primer día de la semana el sábado <día de reposo>… No hay autoridad bíblica para hacerlo, ni por supuesto, ninguna obligación de las Escrituras.” The Watchman. (El Vigilante)


“Creemos que la ley de Dios es la regla eterna e inmutable de su gobierno moral.” – “Manual de la Iglesia Bautista”, art. 12.


“Nunca hubo ninguna autoridad formal o el cambio del séptimo día- sábado judío por la observancia cristiana del primer día.” -WILLIAM OWEN CARVER, ” The Lord’s Day IN Our Day” (El día del Señor en nuestros días), página 49.


“No hay nada en la escritura que nos obligue a guardar el domingo en lugar del sábado como día santo.” Harold Lindsell (editor), Christianity Today, 5 de noviembre 1976

Declaraciones católicas sobre el sábado

vaticano“Es bueno recordarle a los presbiterianos, bautistas, metodistas y todos los demás cristianos, que la Biblia no los apoya en ningún lugar en su observancia del domingo. El domingo es una institución de la Iglesia Católica Romana, y aquellos que observan el día observan un mandamiento de la Iglesia Católica. “Sacerdote Brady, en un discurso, reportado en el Elizabeth, NJ” Noticias “el 18 de marzo de 1903.


“Protestantes … aceptan el domingo en vez del sábado como el día para el culto público después de que la Iglesia Católica hizo el cambio … Pero la mente protestante no parece darse cuenta de que … en la observación de domingo, están aceptando la autoridad del vocero de la Iglesia, el Papa “. Nuestros visitante Domingo, 5 de febrero de 1950.


“Por supuesto que estas dos citas antiguas son exactamente correctas. La Iglesia Católica designó el domingo como día de adoración y recibe todo el crédito, o la culpa , por el cambio.” Esta Roca, La Revista de Católicos Apologéticos y Evangelización, p. 8, junio de 1997


P. ¿Tiene usted otras pruebas que ellos (los protestantes) no están guiados por la Escritura?

R. Sí, tantas que no podemos admitir más que una mera muestra en esta pequeña obra. Rechazan tanto que está claramente contenido en la Escritura, y profesan más que lo que en ninguna parte es detectable en ese Libro Divino.

P. De algunos ejemplos de ¿ambas cosas?

R.Deberían, si la Escritura es su única regla, se lavan los pies de uno al otro, de acuerdo con el mandato de Cristo, en el capítulo 13 de San Juan, deben guardar, no el domingo, pero el sábado, conforme al mandamiento: “Acuérdate de santificar el día Sábado”, porque este mandamiento , en la Escritura, no ha sido cambiado o abrogado, … Rev. Stephen Keenan, Un catecismo doctrinal; Nueva York en 1857, Página 101 Imprimatuer


P. ¿Tiene usted alguna otra forma de demostrar que la Iglesia tiene poder para instituir fiestas de precepto?

R. De no haber tenido tal poder, no podría haberlo hecho con el cual todos los religiosos modernos están de acuerdo con ella, ella no podría haber sustituido la observancia del domingo el primer día de la semana, por la observancia del Sábado, el séptimo día, un cambio del cual no hay autoridad bíblica. Rev. Stephen Keenan, Un catecismo doctrinal; Nueva York en 1857, Página 174


P. ¿De qué manera podemos mostrarle un protestante que habla sin razón contra los ayunos y abstinencias?

P. Pregúntale por qué guarda el domingo, y no el sábado, como su día de descanso, ya que él no está dispuesto ni a ayunar o abstenerse. Si responde, que la Escritura le ordena guradar al domingo, pero no dice nada sobre el ayuno y la abstinencia, dile que la Escritura habla del sábado o el Sabbath, pero no ordena en ningún lugar con respecto a un domingo o el primer día de la semana. Si, entonces deja de lado el sábado como día de descanso y santidad, y sustituye el domingo en su lugar, y esto es simplemente porque tal era el uso de la Iglesia antigua, ¿no debería, si quiere actuar de manera coherente, observar el ayuno y la abstinencia porque la Iglesia antigua ordenado así? Rev. Stephen Keenan, Un catecismo doctrinal; Nueva York en 1857, Página 181


Pregunta: ¿Cuál es el día de reposo?
Respuesta: El sábado es el día de reposo.

Pregunta: ¿Por qué observamos el domingo en vez del sábado?
Respuesta: Observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica transfirió la solemnidad del sábado al domingo. ” Rev. Peter Geiermann C.Ss.R., El Catecismo del Converso de Doctrina Católica, p. 50


Q. ¿Un protestante sensible no debería dudar seriamente cuando descubre que incluso la Biblia no se sigue como norma por sus correligionarios?

Un. Seguramente, cuando ve que bautizan infantes, anulan el sábado judío, y observan el domingo para el cual [pág. 7] no existe una autoridad de las Escrituras; cuando las encuentra se olvida de lavarse los pies el uno al otro, lo cual está expresamente ordenado, y comer sangre y cosas estranguladas, que están expresamente prohibidas en las Escrituras. Debería dudar, si es que aún piensa. …

Q. ¿No debería dudar el protestante cuando descubre que él mismo tiene la tradición como una guía?

Un. Sí, si él quisiera, pero se da cuenta de que no tiene nada más que la tradición católica al guardar el domingo santo … Catecismo Controversial de Stephen Keenan, Nueva Edición, revisada por el Rev. George Cormack, publicado en Londres por Burns & Oates, Limitada – Nueva York, Cincinnati, Chicago: Hermanos Benzinger, 1896, páginas 6, 7.


“La Iglesia, por el contrario, después de cambiar el día de descanso del Sábado judío, o séptimo día de la semana, al primero, hizo que el tercer mandamiento se refiriera al domingo como el día para ser santificado como el Día del Señor. El Concilio de Trento (Sesión VI, can. xix) condena a aquellos que niegan que los Diez Mandamientos son vinculantes para los cristianos”. La Enciclopedia Católica, Mandamientos de Dios, Tomo IV, © 1908 por Robert Appleton Company, edición cibernética © 1999 por Kevin Knight, Nihil Obstat – Lafort Remy, el Imprimatur Censor .John M. Farley, Arzobispo de Nueva York, página 153.


”La iglesia [Católica Romana] cambió la observancia del sábado al domingo por derecho de la autoridad divina e infalible dada a ella por su fundador, Jesucristo. Los Protestante clamanando que la Biblia debe ser la única guía de fe, no tienen razón para observar el Domingo. En este asunto, los Adventistas del Séptimo Día son los únicos protestantes consistentes.” El Boletín Universo Católico, 14 de agosto de 1942, p. 4.


Todos nosotros creemos muchas cosas en cuanto a la religión que no encontramos en la Biblia. Por ejemplo, en ninguna parte en la Biblia encontramos que Cristo o los Apóstoles hayan ordenado que el día de reposo debiera cambiarse del Sábado al Domingo. Tenemos el mandamiento de Dios dado a Moisés para santificar el día de reposo, que es el séptimo día de la semana, el sábado. Hoy en día la mayoría de los cristianos guardan el domingo porque se ha sido revelado a nosotros por la Iglesia fuera de la Biblia. “El Católico Virginiano, “Al decir verdad”, vol. 22, N ° 49 (3 de octubre 1947).


“… usted puede leer la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis y no encontrará una sola línea que autorice la santificación del domingo. Las Escrituras velan por la observancia religiosa del sábado, un día que nunca santificamos”. La fe de nuestros padres, por el Cardenal James Gibbons, Arzobispo de Baltimore, 88ª edición, página 89. Publicado originalmente en 1876, reeditado y con derecho de Autor en 1980 por Libros TAN y Publishers, Inc., páginas 72-73.


Deniegue la autoridad de la Iglesia y no tiene una explicación adecuada o justificación razonable para la sustitución del domingo para el sábado en el tercer Mandamiento de Dios, cuarto para los protestantes… La Iglesia está por encima de la Biblia y esta transferencia de la observancia del sábado es una prueba de ese hecho.” Record Católico, 1º de septiembre de 1923.


“Pero desde que el sábado, no el domingo, se especifica en la Biblia, ¿no es curioso que los no católicos que profesan tomar su religión directamente de la Biblia y no de la Iglesia, observan el domingo en vez del sábado? Sí, por supuesto, es inconsistente, pero este cambio fue hecho hace quince siglos antes que naciera el protestantismo y para entonces la costumbre era observada universalmente. Ellos han seguido la costumbre, aunque se apoye en la autoridad de la Iglesia Católica y no sobre un texto explícito en la Biblia. Esa observancia permanece como un recordatorio de la Iglesia Madre de la que las sectas no católicas que se separaron como un niño escapa de la casa, pero aún llevaba en su bolsillo una foto de su madre o un mechón de su pelo. ” El La fe de millones.


“Tal vez la cosa más audaz, el cambio más revolucionario de la Iglesia ha hecho, sucedió en el siglo primero. El día santo, el sábado, fue cambiado del sábado al domingo.” El Día del Señor “(” dies dominica “) fue elegido, no por alguna indicación señalada en las Escrituras, sino de sensación de la Iglesia de su propio poder. El día de la resurrección, el día de Pentecostés, cincuenta días más tarde, llegó el primer día de la semana. Así que este sería el nuevo sábado. Personas que piensan que las Escrituras deben ser la única autoridad, lógicamente debería ser Adventistas del Séptimo Día, y observar el Sábado como santo. ” Centinela, en la página del Pastor, Santa Catalina Iglesia Católica, Algonac, Michigan, 21 de mayo de 1995.


“Si los protestantes siguieran la Biblia, ellos adorarían a Dios en el séptimo día. Al guardar el domingo están siguiendo una ley de la Iglesia Católica.” Albert Smith, Canciller de la Arquidiócesis de Baltimore, respondiendo por el Cardenal, en una carta de fecha 10 de febrero de 1920.


“La observancia del domingo por los protestantes es un homenaje que pagan, a pesar de sí mismos, a la autoridad de la Iglesia [Católica].” Monseñor Louis Segur, “Discurso pleno sobre el protestantismo de hoy”, p. 213.


¿Qué pregunta importante hace el Papado a los Protestantes?
Los protestantes han preguntado repetidamente al Papado: “¿Cómo te atreves a cambiar la ley de Dios?” Pero la pregunta planteada a los protestantes por la Iglesia Católica es aún más penetrante.

Aquí esta oficialmente: “Usted me dirá que el sábado era el día de reposo judío, pero que el sábado cristiano ha sido cambiado al domingo. ¡Cambiado! pero ¿por quién? ¿Quién tiene autoridad para cambiar un mandamiento expreso de Dios Todopoderoso? Cuando Dios habló y dijo: Santificarás el séptimo día, que se atreven a decir: No, tú puedes trabajar y hacer toda clase de negocios mundanos en el séptimo día, pero, ¿has de guardar santo el primer día en su lugar?

Esta es la pregunta más importante, la cual no sé cómo puede usted responder. Usted es un protestante que profesa basarse en la Biblia y la Biblia solamente, y sin embargo en un asunto tan importante como la observancia de un día de cada siete como día santo, que va en contra de la carta clara de la Biblia, pone otro día en el lugar de aquel día que la Biblia ha mandado.

La orden para santificar el séptimo día es uno de los diez mandamientos; usted cree que los otros nueve están todavía vigentes; ¿quién te dio autoridad para alterar el cuarto? Si son coherentes con sus propios principios, si realmente siguen la Biblia y la Biblia solamente, usted debería ser capaz de producir una parte del Nuevo Testamento en la que este cuarto mandamiento está expresamente alterado.” Biblioteca de la Doctrina Cristiana: ¿Por qué no guardas el día sábado Santo? (Londres: Burns y Oates, Ltd.), pp. 3, 4.


”He ofrecido repetidamente 1,000 dólares a cualquiera que pueda probarme con la Biblia que yo tengo la obligación de santificar el domingo. No tal ley en la Biblia. Es una ley de la santa Iglesia católica. La Biblia dice: “Acuérdate del sábado para santificarlo.” La Iglesia Católica dice: No. Por mi poder divino yo anulo el día sábado y mando a santificar el primer día de la semana. ¡Y he aquí! El mundo civilizado se inclina reverente en obediencia al mandato de la Santa Iglesia Católica.” Sacerdote Thomas Enright, CSSR, 18 de febrero de 1884, impreso en el Centinela de América, de Nueva York, Revista Católica Romana en junio de 1893, p. 173.


“No hay más que una iglesia en la faz de la tierra que tiene el poder, o clama tener poder, de hacer leyes obligatorias para la conciencia, la unión ante Dios, la unión bajo pena del fuego del infierno. Por ejemplo, la institución del domingo. ¿Qué derecho tiene cualquier otra iglesia de guardar este día? Su respuesta en virtud del tercer mandamiento (el Papado acabó con el segundo en relación con la adoración de ídolos, y nombró al cuarto el tercero), el cual dice: “Acuérdate de santificar el día de reposo. ” Pero el domingo no es día de reposo. Cualquier estudiante sabe que el domingo es el primer día de la semana. En repetidas ocasiones he ofrecido mil dólares para todo el que quiera probar con la Biblia solamente que el domingo es el día en que estamos obligados a guardar, y hasta ahora nadie ha reclamado el dinero. Fue la santa Iglesia Católica, la que cambió el día de descanso del sábado, el séptimo día, al domingo, el primer día de la semana.” T. Enright, CSSR, Lectura pronunciada en 1893.


”Por supuesto que la Iglesia Católica afirma que el cambio fue su acto. Y el cambio es una marca de su poder y la autoridad eclesiástica en asuntos religiosos.” CF Thomas, Canciller del Cardenal Gibbons, en respuesta a una carta sobre el cambio del sábado, 11 de noviembre de 1895.


“La tradición, no la Escritura, es la roca sobre la que se construyó la iglesia de Jesús Cristo.” Adrien Nampon, La doctrina Católica según la definición del Concilio de Trento, p. 157


“El Papa es de tanta autoridad y poder que él puede modificar, explicar o interpretar la ley, incluso la ley divina”. El papa puede modificar la ley divina, ya que su poder no es de hombre, sino de Dios, y él actúa como vicegerente de Dios sobre la tierra.” Lucius Ferraris, Biblioteca Prompta, art. Papa, II, vol. VI, p. 29.


“El líder de la iglesia católica se define por la fe como Vicario de Jesucristo (y es aceptado como tal por los creyentes). El Papa es considerado como el hombre en la tierra que” toma el lugar “de la Segunda Persona del Dios omnipotente de la Trinidad.” Juan Pablo II, Cruzando el umbral de la esperanza, p. 3, 1994


“… La intuición pastoral sugirió a la Iglesia la cristianización de la noción del domingo como” día del sol “, que era el nombre romano para el día y que se conserva en algunas lenguas modernas. (29) Esto fue el fin de sacar a los fieles fuera de la seducción de los cultos que adoraban al sol, y dirigir la celebración del día de Cristo, “sol” verdadero de la humanidad.” Juan Pablo II, Dies Domini, 27. El día de la luz de Cristo, 1998


“El Sol era el dios principal del ateísmo… El sol tiene fieles a esta hora en Persia y otras tierras …. Hay, en verdad, algo real, majestuoso en torno al Sol, por lo que es un emblema de la forma de Jesús, el Sol de Justicia. Por lo tanto la iglesia en estos países parece que se ha dicho, a “Conserven esa viejo nombre pagano [el domingo]. Seguirá consagrado, santificado. ” Y así el domingo pagano, dedicado a Balder, se convirtió en el domingo cristiano, sagrado para Jesús “. William Gildea, Doctor en Divinidad, El mundo católico, marzo de 1894, p. 809


“La retención del nombre pagano antiguo de “Dies Solis” para el domingo se debe, en gran medida, a la unión de los paganos y el sentimiento cristiano con que el que el primer día de la semana fue recomendado por Constantino a sus súbditos, paganos y cristianos, como el venerable “día del sol”. Arthur P. Stanley, Historia de la Iglesia de Oriente, p. 184


“Cuando San Pablo repudió las obras de la ley, él no estaba pensando en los Diez Mandamientos, que son tan inmutables como Dios mismo, los cuales Dios no pudo cambiar y seguir siendo el infinitamente Dios santo.” Nuestro visitante dominical, octubre . 7, 1951.


“Pregunta: ¿Cómo probar que la Iglesia tiene poder para ordenar fiestas y días de fiesta?
Respuesta: En el mismo acto de cambiar el sábado al domingo, el cual los protestantes permiten, y por consiguiente se contradicen cariñosamente, al observar el domingo estrictamente, y quebrantan la mayoría de las fiestas de la misma Iglesia.” Henry Tuberville, Un compendio de la doctrina cristiana (1833 aprobación), p.58 (La misma declaracion en el Manual de la Doctrina Cristiana, ed. por Daniel Ferris [1916 ed.], p.67)


“Algunos teólogos han sostenido que Dios también determina directamente el domingo como día de adoración en la Nueva Ley, que él mismo ha sustituido explícitamente el domingo por el sábado. Sin embargo, esta teoría es completamente abandonada. Ahora se sostiene comúnmente que Dios simplemente dio a su Iglesia el poder de apartar cualquier día o días que se consideren adecuados como los días santos. La iglesia eligió el domingo, el primer día de la semana, y en el transcurso del tiempo añadió otros días como días sagrados.” Kelly J. Vicente, Domingo prohibido y Ocupaciones días de fiesta, Washington, DC, Universidad Católica de Prensa Latina, Estudios de Teología Sagrada, N ° 70., 1943, p. 2.


“Si consultáramos la Biblia solamente, tendríamos que santificar el día de reposo todavía, es decir, el sábado, con los judíos, en vez del domingo.” Un curso de religión para escuelas secundarias católicas y academias, Por el Rev. John Laux MA, Hermanos Benzinger, 1936 edición, parte 1.


“El domingo es una institución católica, y … se puede defender sólo en los principios católicos …. Desde el comienzo hasta el final de las Escrituras no hay un solo pasaje que justifique la transferencia de la adoración pública semanal del último día de la semana al primero.” Prensa Católica, 25 de agosto de 1900.


“El día de reposo era el sábado, no el domingo. La Iglesia alteró la observancia del sábado a la observancia del domingo. Los protestantes deben estar bastante desconcertados por el mantenimiento del domingo cuando Dios claramente dijo: “santificar el día sábado.” La palabra domingo no está en ningún lugar de la Biblia, por lo que, sin saberlo, están obedeciendo a la autoridad de la Iglesia Católica.” Cafferata Canon, El Catecismo Explicado, p. 89.


”La razón y el sentido demandan la aceptación de una u otra de estas alternativas: o el protestantismo y la santificación del sábado, o el Catolicismo y la santificación del domingo. El compromiso es imposible”. Cardenal John Gibbons, El Espejo Católico, 23 de diciembre de 1893.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén