Etiqueta: 144 000 (Página 1 de 2)

El sellamiento de los 144000

Creemos que la Biblia describe dos clases de redimidos, es decir, la gran multitud que comienza con Adán y llega hasta el fin del fuerte pregón y un grupo de 144.000 literal en número desde 1844 hasta el fin de la gracia. Esta es una verdad de suma importancia para las almas.

“El Señor me ha mostrado que preciosas almas están hambrientas, y muriendo por falta de la presente verdad del sellamiento, el alimento a su tiempo, y que los veloces mensajeros deben ir rápido por sus caminos, y alimentar el rebaño con la verdad presente. Yo escuché un ángel decir, ‘rápido veloces mensajeros, rápido veloces mensajeros; porque el caso de toda alma pronto será decidido, sea para vida, o para muerte’ ”. The Present Truth, Vol. 1, Nº 4.

La obra del sellamiento de los 144.000 comenzó con el anuncio del tercer mensaje angélico en 1844. Los sellados prueban su fidelidad por su obediencia a los Diez Mandamientos. Se distinguen por la observancia del sábado, el cual constituye el sello de Dios. Creemos que el sellamiento durará hasta la conclusión del tiempo de gracia y el Israel espiritual será reunido de todos los pueblos, tribus y lenguas. Apocalipsis 7:2-8; 14:1-5.

“Vi una compañía pequeña que viajaba por una senda angosta. Todos parecían estar firmemente unidos, vinculados por la verdad, en agrupaciones o compañías. Dijo el ángel: ‘El tercer ángel está atándolos o sellándolos en gavillas para el granero celestial’ ”. Primeros Escritos, págs. 88-89.

Es nuestro privilegio, ser parte de los 144000 si queremos ser salvos.

“Esforcémonos con todo el poder que Dios nos ha dado para hallarnos entre los ciento cuarenta y cuatro mil. Únicamente los que reciban el sello de Dios vivo obtendrán el salvoconducto para entrar por las puertas de la Santa Ciudad”. Maranatha el Seños Viene, pág. 239.

El sello de Dios es una señal de la redención. Todos aquellos que eligen a Jesucristo como su Salvador y se someten a su dirección experimentarán un cambio en su carácter. Recibirán su justicia y bajo la influencia del
Espíritu Santo serán cada vez más semejantes a Cristo y llevarán los frutos de la obediencia. Uno de los frutos es la observancia del santo sábado, el cual es denominado sello o señal de vinculación entre Dios y los creyentes. Ezequiel 20:12, 20.

“Tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado en la frente (no se trata de un sello o marca visible, sino de una afirmación intelectual y espiritual en la verdad, de la cual será imposible desviarlos), tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado y preparado para el zarandeo, éste se producirá”. Maranatha el Seños Viene, pág. 198

Los sellados que han muerto serán resucitados mediante una resurrección especial poco antes del regreso de Cristo, y se unirán con los sellados vivos. Juntos oirán la voz de Dios proclamar el pacto de paz con su pueblo.
Como “primicias” de la redención atestiguarán la segunda venida de Cristo y verán resucitar la gran multitud junto con quienes ascenderán para ser recibidos por Cristo. Daniel 12:1, 2; Apocalipsis 1:7.

“La señal o sello de Dios se revela en la observancia del séptimo día, monumento recordativo de la creación por el Señor. … La marca de la bestia es lo opuesto a esto: la observancia del primer día de la semana. … De los diez mandamientos, sólo el cuarto contiene el sello del gran Legislador, Creador del cielo y de la tierra.” –Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 232, 17.

Creemos que únicamente los vencedores, recibirán el sello.

“Ninguno de nosotros recibirá jamás el sello de Dios mientras nuestros caracteres tengan una mancha. Nos toca a nosotros remediar los defectos de nuestro carácter, limpiar el templo del alma de toda contaminación”. Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 69.

“El sello de Dios no será nunca puesto en la frente de un hombre o una mujer que sean impuros. Nunca será puesto sobre la frente de seres humanos ambiciosos y amadores del mundo. Nunca será puesto sobre la frente de hombres y mujeres de corazón falso o engañoso”. Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 71.

“La clase que no siente pesar por su propia decadencia espiritual ni llora por los pecados ajenos quedarán sin el sello de Dios”. Testimonios para la iglesia, tomo 5, pág. 211

El lavamiento de los pies y la santa cena

Creemos que el Señor Jesucristo, nos dio un ejemplo de humildad que debe ser practicado en la iglesia de Dios: el lavamiento de los pies. (Juan 13:1-17.) El mismo, debe ser practicado entre los miembros bautizados y en plena comunión con nuestro ministerio, de la siguiente manera: hombres con hombres y mujeres con mujeres, en recintos separados, para evitar toda apariencia de maldad (1 Tesalonicenses 5:22).

“Estas palabras significaban más que la limpieza corporal. Cristo estaba hablando todavía de la purificación superior ilustrada por la inferior. … Cuando Jesús se ciñó con una toalla para lavar el polvo de sus pies, deseó por este mismo acto lavar el enajenamiento, los celos y el orgullo de sus corazones. Esto era mucho más importante que lavar sus polvorientos pies. Con el espíritu que entonces manifestaban, ninguno de ellos estaba preparado para tener comunión con Cristo. Hasta que fuesen puestos en un estado de humildad y amor, no estaban preparados para participar en la cena pascual o del servicio recordativo que Cristo estaba por instituir.” –El Deseado de Todas las Gentes, págs. 602, 603.

La Santa Cena
Creemos que además, el Hijo de Dios, dejó la ordenanza a su iglesia, de recordar sus sufrimientos y su muerte, mediante la Santa Cena. El pan simboliza el cuerpo de Jesucristo, y el vino sin fermentar es símbolo de su sangre derramada. (Mateo 26:26-28; 1 Corintios 10:16, 17; 11:23-26.)

“Mientras comía la pascua con sus discípulos, instituyó en su lugar el rito que había de conmemorar su gran sacrificio. … Delante de él estaban los panes sin levadura que se usaban en ocasión de la Pascua. El vino de la Pascua, exento de toda fermentación, estaba sobre la mesa. Estos emblemas empleó Cristo para representar su propio sacrificio sin mácula. Nada que fuese corrompido por la fermentación, símbolo de pecado y muerte, podía representar al ‘Cordero sin mancha y sin contaminación’. “ –El Deseado de Todas las Gentes, págs. 608, 609.

“Los ritos del bautismo y de la cena del Señor son dos columnas monumentales, una fuera de la iglesia y la otra dentro de ella. Sobre estos ritos, Cristo ha inscrito el nombre del verdadero Dios.” –Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 389.

Solo puede participar quien ha hecho el pacto con Dios por medio del bautismo y ha llegado a ser miembro de iglesia. “Y Jehová dijo a Moisés y Aarón: Esta es la ordenanza de la pascua; ningún extraño comerá de ella” (Éxodo 12:43).

Antes de participar, debe existir una obra de reconciliación entre los hermanos, si hubiere problemas y un escrutinio personal, de sí mismo, para no tomar indignamente parte de este memorial (1 Corintios 11:17-34)

Conforme a la Escritura, creemos que se debe usar una sola copa para todos los hermanos. En caso, de que exista un miembro enfermo, por su condición, se le dará la santa cena, de manera privada.

El ósculo santo

Creemos que después de la santa cena y cuando han pasado largos periodos sin que los hermanos se vean, se deben saludar con el ósculo santo. (Romanos 16.16; 1 Tesalonicenses 5.26; 1 Pedro 5.14).

“El saludo santo mencionado en el Evangelio de Jesucristo por el apóstol Pablo debe considerarse siempre en su verdadero carácter. Es un beso santo. Debe ser tenido por señal de compañerismo con amigos cristianos cuando ellos se separan, y cuando se vuelven a encontrar después de una separación de semanas o meses. En (1 Tesalonicenses 5:26) Pablo dice: “Saludad a todos los hermanos con ósculo santo.” En el mismo capítulo nos recomienda que nos abstengamos de toda apariencia de mal. No puede haber apariencia de mal cuando el “ósculo santo” se da en el momento y el lugar apropiados.” Primeros Escritos, pág. 117

Este saludo, es una característica de la verdadera iglesia remanente.

“Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos. En su frente llevaban escritas las palabras: “Dios, nueva Jerusalén”, y además una brillante estrella con el nuevo nombre de Jesús. Los impíos se enfurecieron al vernos en aquel santo y feliz estado, y querían apoderarse de nosotros para encarcelarnos, cuando extendimos la mano en el nombre del Señor y cayeron rendidos al suelo. Entonces conoció la sinagoga de Satanás que Dios nos había amado, a nosotros que podíamos lavarnos los pies unos a otros y saludarnos fraternalmente con ósculo santo, y ellos adoraron a nuestras plantas.” Consejos para la Iglesia, pág. 59

¿Un número simbólico o literal?

literalosimbolicoVersículo de memoria

“Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel” Apocalipsis 7:4.

Un Número Bien Definido

1. ¿Qué importante hecho oyó y vio Juan en visión? Apocalipsis 7:4; 14:1. 

“Juan vio un Cordero sobre el monte de Sión, y con Él 144.000 que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 988).

“Y ese residuo no sólo es perdonado y aceptado, sino honrado. Una ‘mitra limpia’ es puesta sobre su cabeza. Han de ser reyes y sacerdotes para Dios. Mientras Satanás estaba insistiendo en sus acusaciones y tratando de destruir esta hueste, los ángeles santos, invisibles, iban de un lado a otro poniendo sobre ellos el sello del Dios viviente. Ellos han de estar sobre el monte de Sión con el Cordero, teniendo el nombre del Padre escrito en sus frentes” (Hijos e Hijas de Dios, pág. 371).

2. ¿Qué declaración en las Escrituras nos ayuda a entender que los 144.000 son un número literal? ¿Qué declaran los escritos inspirados en cuanto a los 144.000? Apocalipsis 14:3.

“En el mar de vidrio, los 144.000 formaban un cuadrado perfecto” (Primeros Escritos, pág. 16).

“Con el Cordero en el monte de Sión, ‘teniendo las arpas de Dios,’ están en pie los ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los hombres; se oye una voz, como el estruendo de muchas aguas y como el estruendo de un gran trueno, ‘una voz de tañedores de arpas que tañían con sus arpas.’ Cantan ‘un cántico nuevo’ delante del trono, un cántico que nadie podía aprender sino aquellos ciento cuarenta y cuatro mil. Es el cántico de Moisés y del Cordero, un canto de liberación. Ninguno sino los ciento cuarenta y cuatro mil pueden aprender aquel cántico, pues es el cántico de su experiencia -una experiencia que ninguna otra compañía ha conocido jamás” (El Conflicto de los Siglos, pág. 707).

Otra Evidencia Inspirada

3. ¿Qué labor de Jesús concluirá cuando se complete el número de los 144.000? Apocalipsis 22:11. 

“Vi ángeles que iban y venían de uno a otro lado del cielo. Un ángel con tintero de escribano en la cintura regresó de la tierra y comunicó a Jesús que había cumplido su encargo, quedando sellados y numerados los santos. Vi entonces que Jesús, quien había estado oficiando ante el arca de los Diez Mandamientos, dejó caer el incensario, y alzando las manos exclamó en alta voz: ‘Consumado es’…

“En aquel terrible momento, después de cesar la mediación de Jesús, a los santos les toca vivir sin intercesor en presencia del Dios santo” (Primeros Escritos, págs. 279, 280).

“Cada caso ha sido fallado para vida o para muerte. Cristo ha hecho propiciación por su pueblo y borrado sus pecados. El número de sus súbditos está completo” (El Conflicto de los Siglos, pág. 671).

4. Si únicamente 144.000 personas son selladas bajo el tercer mensaje angélico, ¿no es un número muy limitado? ¿Qué declaran los Testimonios al respecto? Mateo 24:37; 1 Pedro 3:20. 

“El pueblo de Dios, simbolizado por una mujer pura y sus hijos, fueron presentados como una ínfima minoría. En los últimos días sólo existirá un remanente. De los que lo forman Juan habla como de aquellos que ‘guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo’” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 983).

“Todo el cielo se había unido a Jesús al oír las terribles palabras: ‘Hecho está. Con­sumado es.’ El plan de salvación estaba cumplido, pero pocos habían querido aceptarlo. Y al callar la dulce voz de la misericordia, el miedo y el horror invadieron a los malvados. Con terrible claridad oyeron estas palabras: ‘¡Demasiado tarde! ¡Demasiado tarde!’” (Primeros Escritos, pág. 281).

Esfuérzate por Entrar

5. ¿Por qué muchos observadores del sábado que conocieron el triple mensaje angélico no reciben el sello de Dios? Efesios 2:5, 8; Romanos 3:24; Apocalipsis 3:15, 16.

“La gran masa de llamados cristianos sufrirán un amargo desengaño en el día de Dios. No tienen sobre sus frentes el sello del Dios viviente. Tibios e irresolutos, deshonran a Dios mucho más que los incrédulos declarados. Van a tientas en las tinieblas, cuando podrían estar caminando en la luz meridiana de la Palabra bajo la conducción de Aquel que nunca yerra” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981).

“O juntamos por Cristo, o dispersamos contra Él. Somos cristianos decididos y de todo corazón, o no lo somos en absoluto. Dice Cristo: ‘¡Ojalá fueses frío, o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca’” (Testimonios Selectos, tomo 3, pág. 21).

6. ¿Cuál sería nuestra actitud si estuviéramos numerados con los 144.000? Lucas 13:24; Mateo 11:12; Salmo 119:58; Jeremías 29:13.

“‘El reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan’. Esa violencia implica todo el corazón. Ser indeciso es ser inestable. Se requieren resolución, abnegación y esfuerzo consagrado para efectuar la obra de preparación. Pueden unirse la comprensión y la conciencia; pero fracasaremos si la voluntad no se pone en acción. Cada facultad y cada sentimiento deben emplearse. El ardor y la oración ferviente deben ocupar el lugar del descuido y de la indiferencia. Tan sólo mediante fervientes y determinados esfuerzos y fe en los méritos de Cristo podemos vencer y ganar el reino del cielo. Nuestro tiempo para trabajar es corto. Pronto Cristo vendrá por segunda vez” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 1, pág. 1110).

Privilegios
7. ¿Cuán profundamente serán probados y purificados los 144.000? ¿Qué privilegios serán suyos en la nueva Jerusalén? Malaquías 3:1, 2; Apocalipsis 7:15. 

“Los que vivan en la tierra cuando cese la intercesión de Cristo en el santuario celestial deberán estar en pie en la presencia del Dios santo sin mediador. Sus vestiduras deberán estar sin mácula; sus caracteres, purificados de todo pecado por la sangre de la aspersión. Por la gracia de Dios y sus propios y diligentes esfuerzos deberán ser vencedores en la lucha con el mal. Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra” (El Conflicto de los Siglos, pág. 478).

8. ¿Qué preparación es necesaria para poder estar en el Monte de Sión con el Cordero y entonar el nuevo himno? Apocalipsis 14:3-5.

“Aquellos a quienes el Cordero guiará a las fuentes de aguas vivas y de cuyos ojos borre toda lágrima, serán los que ahora reciban el conocimiento y la comprensión que se revelan en la Biblia, la Palabra de Dios… No debemos imitar a ningún ser humano. No hay ningún ser humano suficientemente sabio para ser nuestro modelo. Debemos contemplar al Hombre Cristo Jesús, que es completo en la perfección de justicia y santidad. Él es el Autor y Consumador de nuestra fe. Es el Hombre modelo. Su vida es la medida de la vida que debemos alcanzar. Su carácter es nuestro modelo, por lo tanto, despejemos nuestra mente de perplejidades y de las dificultades de esta vida y fijémosla en Él, para que con­templándolo podamos ser cambiados a su semejanza. Podemos contemplar a Cristo con un buen propósito. Podemos estar seguros mirándolo porque es omnisapiente. Al contem­plarlo y al pensar en Él, Él se formará en nuestro interior, la esperanza de gloria.

“Esforcémonos con todo el poder que Dios nos ha dado para estar entre los ciento cuarenta y cuatro mil” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981).

Repaso y Meditación

  • ¿Qué evidencia inspirada revela que los 144,000 son un número literal?
  • ¿Qué sucederá cuando se complete el número de aquellos que están sellados?
  • ¿Cuál será la actitud de aquellos que reciben el sello celestial?

La resurrección especial

resurrecciónVersículo de memoria

“…Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” Apocalipsis 14:13.

La Resurrección Especial

1. ¿Qué resurrección menciona Daniel? Daniel 12:1, 2.

“Los sepulcros se abren y ‘muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.’ (Daniel 12: 2.) Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley” (El Conflicto de los Siglos, pág. 694).

2. ¿Cuándo resucitarán los que atravesaron a Jesús? Apocalipsis 1:7. ¿Cuándo resucitarán el resto de los impíos? Apocalipsis 20:7, 13, 14.

“‘Los que le traspasaron’ (Apocalipsis 1: 7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucita­dos para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes” (El Conflicto de los Siglos, pág. 694).

“Cristo volverá en su gloria, en la gloria de su Padre y en la gloria de los santos ángeles. Miríadas y miríadas, y miles de miles de ángeles, hermosos y triunfantes hijos de Dios que poseen una belleza y gloria superiores a todo lo que conocemos, le escoltarán en su regreso. Entonces se sentará sobre el trono de su gloria y delante de Él se congregarán todas las naciones. Entonces todo ojo le verá y también los que le traspasaron” (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 688, 689).

“Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del ‘juicio decretado.’ Así el escri­tor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: ‘Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años.’ (Apocalipsis 20: 5.)” (El Conflicto de los Siglos, pág. 719).

 

Los que Mueren en el Señor de Aquí en Adelante

3. Considerando el hecho que la obra del sellamiento del tercer ángel ya se ha iniciado, ¿hay personas que mueren después de haber recibido el sello del Dios vivo? Apocalipsis 14:13.

“Viven en nuestra tierra quienes han pasado de los noventa años de edad. En su debi­lidad se ve el resultado natural de la vejez; pero creen en Dios, y Dios los ama. El sello de Dios está sobre ellos, y estarán en el número de quienes ha dicho el Señor: ‘Bienaventu­rados… los muertos que mueren en el Señor’” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 992).

“Me resulta difícil saber qué decirle. Quedé abrumada con la noticia de la muerte de su esposa. Me resultaba difícil creerlo… El sábado pasado por la noche, Dios me dio una visión que ahora se la transmito. . . . Vi que ella estaba sellada, que se levantaría y se pondría en pie sobre la tierra, y estaría con los ciento cuarenta y cuatro mil” (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 301).

4. ¿Cómo sabemos que aquellos que resucitan en la resurrección especial no sólo están con los 144,000 pero también están incluidos con ellos? Apocalip­sis 7:4.

Consideremos dos referencias:

El número de los sellados es 144.000; y en la carta citada de 1850 refiriéndose a la her­mana Hastings se declara que “estaba sellada,” así pues tiene que ser una de los 144.000–una de las que “se levantarán a la voz de Dios” (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 263) en la resurrección especial, pues la primera resurrección tendrá lugar a la voz de Cristo. (Veáse Juan 5:25; El Conflicto de los Siglos, pág. 644).

En 1899, había personas de más de 90 años, y se testificó “el sello de Dios está sobre ellos” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 982). Ya que sólo los 144.000 tienen el sello del Dios vivo, deben ser parte de ellos.

Privilegio de Aquellos que Duermen

5. ¿Cuál es el tiempo “de aquí en adelante,” y cuáles son las bendiciones pro­metidas a aquellos que mueren durante ese tiempo? Apocalipsis 14:13.

“Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Apoc. 14: 13). Maravillosas son estas palabras y especialmente cuando se las considera a la luz del marco en que están colocadas, al final de la profecía concerniente al triple mensaje que ha de resonar en preparación para el fin del mundo y la segunda venida de Cristo” (Notas Biográficas de Elena G. de White, pág. 522).

“Las evidencias son claras y conclusivas acerca de los 144,000 como aquellos que son reunidos de la última generación antes de la venida de Cristo; que han sido llamados por el tercer mensaje angélico; pues aún aquellos que pertenecen a éstos que murieron en el mensaje son bendecidos, siendo añadidos al número por resurrección antes de la aparición de Cristo; y que todos al fin son coronados con el privilegio peculiar de componer el gabinete del Rey de reyes y Señor de señores y seguir al Cordero a donde Él va (Apocalipsis 14:4), felices en su constante presencia y sostenidos por su gracia imperecedera. (Apocalipsis 7:15,17)” (Urías Smith, A Study of the 144.000, pág. 8).

6. ¿Cuándo ocurrirá la resurrección especial? ¿Qué acontecimientos le seguirán? Apocalipsis 16:17; Daniel 12:1, 2.

a) Resurrección Especial

“Nubes negras y pesadas se levantan y chocan unas con otras. En medio de los cielos conmovidos hay un claro de gloria indescriptible, de donde baja la voz de Dios semejante al ruido de muchas aguas, diciendo: ‘Hecho es.’ (Apocalipsis 16: 17.)…

“Los sepulcros se abren y ‘muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.’ (Daniel 12: 2.) Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley” (El Conflicto de los Siglos, pág. 694).

b) Aparición de las dos tablas de la ley de Dios

“Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra…

“Reconocen demasiado tarde que el día de reposo del cuarto mandamiento es el sello del Dios vivo” (El Conflicto de los Siglos, págs. 696, 698).

c) Anuncio del día y hora de la venida de Jesús

“Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús…” (El Conflicto de los Siglos, pág. 698).

d) Venida de Jesús

“Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos…” (El Conflicto de los Siglos, pág. 698).

 

7. ¿Qué esperanza tenía la hermana Elena G. de White desde que durmió en Jesús? Apocalipsis 14:13. 

“En estos últimos días, se ha dado luz abundante a nuestro pueblo. Ya sea que mi vida sea preservada o no, mis escritos hablarán constantemente, y su obra irá adelante mientras dure el tiempo. Mis escritos son guardados en los archivos en la oficina y aunque yo no viviera, esas palabras que me han sido dadas por el Señor todavía tendrán vida y hablarán a la gente. Pero mi vigor todavía está preservado, y espero continuar para hacer mucha obra útil. Quizá viva hasta la venida del Señor, pero si no fuera así, confío en que se diga de mí: ‘Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen’ (Apoc. 14: 13). …” (Mensajes Selectos, tomo 1, págs. 63, 64).

“Supliqué a mi ángel acompañante que me dejara permanecer allí. No podía sufrir el pensamiento de volver a este tenebroso mundo. El ángel me dijo entonces: ‘Debes volver, y si eres fiel, tendrás, con los 144.000, el privilegio de visitar todos los mundos y ver la obra de las manos de Dios’” (Primeros Escritos, págs. 39, 40).

Repaso y Meditación

  • ¿Si la obra del sellamiento se inició con el tercer mensaje angélico, en qué grupo estarán incluidos aquellos que murieron creyendo en el día santo del Señor?
  • ¿Se cancela el sello del Dios vivo por la muerte?
  • ¿Quién resucitará de los muertos en la resurrección especial?
  • Se encuentran a disposición para estudio dos panfletos: Urías Smith, Un Estudio de los 144.000, publicado en 1897, y Preguntas sobre el Mensaje del Sellamiento, John N. Loughborough, publicado en 1916.

La gran multitud y los 144000

144000Versículo de memoria

“Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” Apocalipsis 7:13, 14.

Dos Grupos de Redimidos

1. Después de escuchar el número 144.000 como aquellos que reciben el sello del Dios vivo, ¿qué grupo vio Juan en visión vestido con ropas blancas? Apocalipsis 7:1-4, 9. 

 

2. Después que Juan vio la gran multitud con ropas blancas, ¿qué pegunta le dirigió uno de los ancianos? Apocalipsis 7:13.

“Una vez terminado el sellamiento, Juan contempla una incontable multitud que, arrobada, adora a Dios ante su trono. Esta vasta muchedumbre está constituida indudable­mente por los salvados de toda nación, tribu y lengua que han sido resucitados al venir Cristo por segunda vez, lo cual demuestra que el sellamiento es la última obra realizada en favor del pueblo de Dios antes de la traslación…

“Las preguntas dirigidas por uno de los ancianos a Juan: ‘Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?’ consideradas en relación con la respuesta de Juan: ‘Señor, tú lo sabes,’ implican que Juan no lo sabía, y parecerían ilógi­cas si se refiriesen a toda la gran multitud que tenía delante de sí” (Urías Smith, Daniel y Apocalipsis, tomo 2, pág. 122).

La Experiencia de los 144.000

3. ¿A través de qué experiencia pasará el grupo con ropas blancas de Apocalipsis 7:13? Compárese con la experiencia de los 144.000. Apocalipsis 7:14-16.

“Delante del trono, sobre el mar de cristal, -ese mar de vidrio que parece revuelto con fuego por lo mucho que resplandece con la gloria de Dios- hállase reunida la compañía de los que salieron victoriosos ‘de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del número de su nombre.’ Con el Cordero en el monte de Sión, ‘teniendo las arpas de Dios,’ están en pie los ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los hombres… ‘Estos son los que han venido de grande tribulación;’ han pasado por el tiempo de angustia cual nunca ha sido desde que ha habido nación; han sentido la angustia del tiempo de la aflicción de Jacob; han estado sin intercesor durante el derramamiento final de los juicios de Dios. Pero han sido librados, pues ‘han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero.’ ‘En sus bocas no ha sido hallado engaño; están sin mácula’ delante de Dios.

“‘Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono tenderá su pabellón sobre ellos.’ (Apocalipsis 7: 14, 15.) Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor, y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed. Pero ‘no tendrán más hambre, ni sed, y el sol no caerá sobre ellos, ni otro ningún calor. Porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes vivas de aguas: y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.’ (Apocalipsis 7: 14-17.)” (El Conflicto de los Siglos, pág. 707).

Características de los dos grupos

4. ¿De dónde y de qué periodo de tiempo procede la gran multitud? Apocalipsis 7:9.

“Mirando a través de los siglos, al tiempo de esta restauración de Israel en la tierra hecha nueva, el vidente de Patmos testificó:

“‘Miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos; y clamaban en alta voz, diciendo: Sal­vación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero’” (Profetas y Reyes, pág. 532).

5. Describe las diferencias en las características entre la gran multitud y los 144.000. Apocalipsis 7:4-9.

Los 144.000

La Gran Multitud

Origen

De las doce tribus de Israel, indicando a todos los que fielmente siguen el triple mensaje angélico. De cada nación, tribu, lengua y pueblo; son los redimidos desde el principio a través de los siglos.
Tiempo El tiempo del sellamiento de los 144.000 comenzó en 1844, cuando se inició la obra del sellamiento. El tiempo se extiende desde el principio a través de los siglos, hasta el tiempo del fin.
Sello Los 144.000 reciben el don del Espíritu Santo y tienen el sello del Dios vivo. Los redimidos tienen el sello del Espíritu Santo.
“Los que quieran tener el sello de Dios en sus frentes deben guardar el día de reposo del cuarto mandamiento. Esto es lo que los distingue de los desleales, que han aceptado una institución humana en lugar del verdadero día de reposo. La observancia del día de reposo de Dios es la marca de distinción entre aquel que sirve a Dios y el que no le sirve” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981). “Y más allá está la ‘grande muchedumbre, que nadie podía contar, de entre todas las naciones, y las tribus, y los pueblos, y las lenguas… de pie ante el trono y delante del Cordero, revestidos de ropas blancas, y teniendo palmas en sus manos.’ (Apocalipsis 7: 9, V.M.) Su lucha terminó; ganaron la victoria” (El Conflicto de los Siglos, pág. 723).

“Por un sermón en el día de Pentecostés se convirtieron más que los que se habían convertido durante todos los años de ministerio de Cristo. De esta prodigiosa manera obrará Dios cuando los hombres se entreguen al dominio del Espíritu” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, pág. 1055).

El Israel Espiritual

6. ¿Quiénes son el pueblo de Israel espiritual de hoy? ¿Envío el apóstol San­tiago su epístola a las doce tribus literales de Israel o a la iglesia de Dios? Santiago 1:1.

“Lo que Dios quiso hacer en favor del mundo por Israel, la nación escogida, lo realizará finalmente mediante su iglesia que está en la tierra hoy…

“… pues el mensaje de Dios por medio de su profeta a aquellos que se entregasen a Él y observasen su ley era que se contarían desde entonces entre los israelitas espirituales, o sea su iglesia en la tierra” (Profetas y Reyes, págs. 526, 276).

“Las diez tribus del reino del norte habían sido llevadas cautivas por los asirios en el año 722 a. C. (2 Rey. 17:6, 23), y sólo unos pocos de sus descendientes regresaron a Palestina (cf. com. Esd. 6:17; 8:35). Sin embargo, hay algunas indicaciones de que en los días del Nuevo Testamento aún eran reconocidas por lo menos algunas de esas tribus. Por ejemplo, Ana era de la tribu de Aser (Luc. 2:36; ver com. Hech. 26:7). Pero Santiago podría haber usado la frase ‘doce tribus’ para referirse en forma general y colectiva a los judíos, sin tener en cuenta su procedencia tribal” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 519).

7. Resuma la personalidad de los doce hijos (tribus) de Jacob, y compare con las características del Israel moderno. Génesis 49:1-27.

“‘Juntaos y oíd, hijos de Jacob; y escuchad a vuestro padre Israel.’ ‘Y os declararé lo que os ha de acontecer en los postreros días’. A menudo había pensado ansiosamente en el futuro de sus hijos, y había tratado de concebir un cuadro de la historia de las dife­rentes tribus. Ahora, mientras sus hijos esperaban su última bendición, el Espíritu de la inspiración se posó sobre él; y se presentó ante él en profética visión el futuro de sus descendientes…

“Durante los años en que José había estado separado de sus hermanos, estos hijos de Jacob habían cambiado de carácter. Habían sido envidiosos, turbulentos, engañosos, crueles y vengativos; pero ahora, al ser probados por la adversidad, se mostraron desinte­resados, fieles el uno al otro, consagrados a su padre y sujetos a su autoridad, aunque ya tenían bastante edad” (Patriarcas y Profetas, págs. 238, 239, 227).

Repaso y Meditación

§  ¿Cómo podemos explicar que la Gran Multitud y los 144,000 no son el mismo grupo?

§  ¿Se compone la Gran Multitud de sólo un pueblo o nación?

§  ¿Cuál es la relación de los 144,000 con el mensaje del tercer ángel?

Victoria perfecta

los-tres-angelesVersículo de memoria

“Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hom­bres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios” Apocalipsis 14:4, 5.

Carácter de los 144.000

1. ¿Cómo se prepararán los caracteres de los 144.000? Apocalipsis 14:4, 5.

“Ninguno de nosotros recibirá jamás el sello de Dios mientras nuestros caracteres tengan una mancha. Nos toca a nosotros remediar los defectos de nuestro carácter, limpiar el templo del alma de toda contaminación. Entonces la lluvia tardía caerá sobre nosotros como cayó la lluvia temprana sobre los discípulos en el día de Pentecostés” (Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 69).

“Juan vio un Cordero sobre el monte de Sión, y con Él 144.000 que tenían el nombre de su Padre escrito en sus frentes. Llevaban el sello del cielo. Reflejaban la imagen de Dios. Estaban llenos de la luz y de la gloria del que es Santo. Si queremos tener la imagen y la inscripción de Dios en nosotros, debemos apartarnos de toda iniquidad. Debemos abandonar cada mala práctica, y entonces colocar nuestro caso en las manos de Cristo. Mientras estemos ocupados en nuestra salvación con temor y temblor, Dios producirá en nosotros así el querer como el hacer por su buena voluntad” (Comentario Bíblico Adven­tista, tomo 7, pág. 988).

2. ¿Cómo es posible, solamente, para los seres humanos obtener un carácter igual al de Cristo? 2 Corintios 1:20; 5:17; 1 Tesalonicenses 5:23; Gálatas 2:20; Filipenses 2:13; Romanos 8:37; Hebreos 9:12-14.

“Alejad la sospecha de que las promesas de Dios no son para vosotros. Son para todo pecador arrepentido. Cristo ha provisto fuerza y gracia para que los ángeles ministradores las lleven a toda alma creyente. Ninguno hay tan malvado que no encuentre fuerza, pureza y justicia en Jesús, que murió por los pecadores. Él está esperándolos para cambiarles los vestidos sucios y corrompidos del pecado por las vestiduras blancas de la justicia; les da vida y no perecerán” (El Camino a Cristo, pág. 53).

 

 

El Tiempo de la Angustia de Jacob

3. ¿A través de que angustia especial pasarán los 144.000? ¿Cuál es la seguri­dad de Dios? Jeremías 30:5-7. 

“La experiencia de Jacob durante aquella noche de lucha y angustia representa la prueba que habrá de soportar el pueblo de Dios inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo. El profeta Jeremías, contemplando en santa visión nuestros días, dijo: ‘Hemos oído voz de temblor: espanto, y no paz,… hanse tornado pálidos todos los rostros. ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él: tiempo de angustia para Jacob; mas de ella será librado’ (Jer. 30: 5-7)” (Patriarcas y Profetas, pág.199).

4. Considerando la dificultad que tendrán que pasar, ¿con quiénes comparan las Escrituras su experiencia? Ezequiel 14:14.

“Cuando Cristo acabe su obra mediadora en favor del hombre, entonces empezará ese tiempo de aflicción. Entonces la suerte de cada alma habrá sido decidida, y ya no habrá sangre expiatoria para limpiarnos del pecado. Cuando Cristo deje su posición de intercesor ante Dios, se anunciará solemnemente: ‘El que es injusto, sea injusto todavía: y el que es sucio, ensúciese todavía: y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía.’ (Apoc. 22: 11.) Entonces el Espíritu que reprime el mal se retirará de la tierra. Como Jacob estuvo bajo la amenaza de muerte de su airado hermano, así tam­bién el pueblo de Dios estará en peligro de los impíos que tratarán de destruirlo. Y como el patriarca luchó toda la noche pidiendo ser librado de la mano de Esaú, así clamarán los justos a Dios día y noche que los libre de los enemigos que los rodean” (Patriarcas y Profetas, pág. 199).

5. ¿Qué causará la mayor aflicción a los 144.000 durante el tiempo de la angus­tia de Jacob? Génesis 32:22-24. 

“Satanás había acusado a Jacob ante los ángeles de Dios y pretendía tener derecho a destruirle por causa de su pecado; había inducido a Esaú a que marchase contra él, y durante la larga noche de lucha del patriarca, Satanás procuró embargarle con el sentimiento de su culpabilidad para desanimarlo y apartarlo de Dios…

“Si Jacob no se hubiese arrepentido previamente del pecado que cometió al adue­ñarse fraudulentamente del derecho de primogenitura, Dios no habría escuchado su oración ni le hubiese salvado la vida misericordiosamente. Así, en el tiempo de angustia, si el pueblo de Dios conservase pecados aún inconfesos cuando lo ator­menten el temor y la angustia, sería aniquilado; la desesperación acabaría con su fe y no podría tener confianza para rogar a Dios que le librase. Pero por muy profundo que sea el sentimiento que tiene de su indignidad, no tiene culpas escondidas que revelar. Sus pecados han sido examinados y borrados en el juicio; y no puede recor­darlos” (El Conflicto de los Siglos, págs. 676, 678).

Como la Tribulación de Job

6. ¿Por qué permitió Dios que Satanás probara a Job? ¿Por qué permitirá Dios que los 144.000 pasen por la angustia de Jacob? Job 1:8-10. 

“Mientras Satanás acusa al pueblo de Dios haciendo hincapié en sus pecados, el Señor le permite probarlos hasta el extremo. La confianza de ellos en Dios, su fe y su firmeza serán rigurosamente probadas” (El Conflicto de los Siglos, pág. 676).

“Tal será la experiencia del pueblo de Dios en su lucha final con los poderes del mal. Dios probará la fe de sus seguidores, su constancia, y su confianza en el poder de Él para librarlos. Satanás se esforzará por aterrarlos con el pensamiento de que su situación no tiene esperanza; que sus pecados han sido demasiado grandes para alcanzar el perdón. Tendrán un profundo sentimiento de sus faltas, y al examinar su vida, verán desvanecerse sus esperanzas. Pero recordando la grandeza de la misericordia de Dios, y su propio arrepentimiento sincero, pedirán el cumplimiento de las promesas hechas por Cristo a los pecadores desamparados y arrepentidos. Su fe no faltará porque sus oraciones no sean contestadas en seguida. Se asirán del poder de Dios, como Jacob se asió del Ángel, y el lenguaje de su alma será: ‘No te dejaré, si no me bendices’” (Patriarcas y Profetas, pág. 200).

“El cuidado de Dios por su herencia es constante. No tolera que venga aflicción alguna sobre sus hijos, a no ser aquellas que son esenciales para su bienestar presente y eterno. Purificará a su iglesia, como Cristo purificó el templo durante su ministerio terrenal. Todo lo que el Señor trae sobre su pueblo en forma de prueba y aflicción es para que puedan adquirir una piedad más profunda y mayor fortaleza para llevar adelante los triunfos de la cruz” (La Historia de la Redención, pág. 418).

7. ¿Qué demostrará la victoria de los 144.000? ¿Qué le ocurrirá a Satanás y a su engaño? Apocalipsis 12:10; Mateo 7:20. 

“Satanás representa la divina ley de amor como una ley de egoísmo. Declara que nos es imposible obedecer sus preceptos” (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 15).

“Desde el principio de la gran controversia, se propuso Satanás desfigurar el carácter de Dios, y despertar rebelión contra su ley; y esta obra parece coronada de éxito. Las mul­titudes prestan atención a los engaños de Satanás y se vuelven contra Dios. Pero en medio de la obra del mal, los propósitos de Dios progresan con firmeza hacia su realización. Él manifiesta su justicia y benevolencia hacia todos los seres inteligentes creados por Él. A causa de las tentaciones de Satanás, todos los miembros de la raza humana se han conver­tido en transgresores de la ley divina; pero en virtud del sacrificio de su Hijo se abre un camino por el cual pueden regresar a Dios. Por medio de la gracia de Cristo pueden llegar a ser capaces de obedecer la ley del Padre. Así en todos los tiempos, de entre la apostasía y la rebelión Dios saca a un pueblo que le es fiel un pueblo ‘en cuyo corazón está’ su ‘ley.’ (Isa. 51: 7).

“Satanás sedujo a los ángeles mediante el engaño; así también fue como en todo tiempo realizó su obra entre los hombres, y seguirá usando este procedimiento hasta el fin… Pero se acerca el día en que su triunfo terminará para siempre” (Patriarcas y Pro­fetas, pág. 351).

Fruto de Redención

8. ¿Qué quedará claro por la victoria de los 144.000 por medio de la fe en Cristo? Apocalipsis 14:4.

“El proceder de Dios respecto a la rebelión desenmascarara completamente la obra que durante tanto tiempo se ha hecho en forma oculta. Los resultados del dominio de Satanás y del rechazamiento de los estatutos divinos quedarán revelados a la vista de todos los seres racionales. La ley de Dios está plenamente vindicada. Se verá que todos los actos de Dios tuvieron por fin el bien eterno de su pueblo y de todos los mundos creados. Satanás mismo, en presencia del universo, confesará la justicia del gobierno de Dios y la rectitud de su ley” (Patriarcas y Profetas, págs. 351, 352).

Repaso y Meditación

  • ¿Qué carácter poseerán los 144,000?
  • ¿Por qué es necesario para ellos pasar por una experiencia similar a la del patriarca Jacob en su momento de mayor tribulación?
  • ¿Qué demostrará su victoria?

Los 144000 en defensa de la ley

leyVersículo de memoria

“Vi también como un mar de vidrio mezclado con fuego; y a los que habían alcanzado la victoria sobre la bestia y su imagen, y su marca y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cordero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todo­poderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos” Apocalipsis 15:2, 3.

Victoria sobre la Bestia y su Imagen

1. ¿A quién vio Juan en visión entonando el himno de victoria en el río de cris­tal mezclado con fuego? Apocalipsis 15:2, 3; 14:1-3. 

 

2. ¿Qué tipo de guerra iniciarán la bestia y su imagen contra los 144.000? Apocalipsis 13:5, 15. 

“La guerra contra la ley de Dios, que empezó en el cielo, continuará hasta el fin del tiempo. Cada hombre será probado. El mundo entero ha de decidir si quiere obedecer o desobedecer. Todos serán llamados a elegir entre la ley de Dios y las leyes de los hombres. En esto se trazará la línea divisoria. Habrá solamente dos clases. Todo carácter quedará plenamente definido; y todos demostrarán si han elegido el lado de la lealtad o el de la rebelión” (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 712).

“Sólo los que, mediante la fe en Cristo, obedecen todos los mandamientos de Dios, alcanzarán la condición de impecabilidad en que vivía Adán antes de su transgresión. Testifican de su amor a Cristo obedeciendo todos sus preceptos” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, pág. 1118).

El Desafío de Satanás a la Ley de Dios

3. Queriendo ser igual a Dios, ¿cómo desafió Satanás la autoridad del Creador? ¿Cómo sedujo Satanás al hombre para rebelarse contra Dios? Isaías14:12-14; Proverbios 28:4. 

“Desde el principio, el gran conflicto giró en derredor de la ley de Dios. Satanás había procurado probar que Dios era injusto, que su ley era defectuosa, y que el bien del uni­verso, requería que fuese cambiada. Al atacar la ley, procuró derribar la autoridad de su Autor” (Patriarcas y Profetas, pág. 55).

“Una vez suprimido lo que descubría el error, Satanás hizo lo que quiso. La profecía había declarado que el papado pensaría ‘mudar los tiempos y la ley.’ (Daniel 7: 25.) No tardó en iniciar esta obra…

“Sólo adulterando la ley de Dios podía el papado elevarse sobre Dios…” (El Conflicto de los Siglos, págs. 55, 56, 499).

4. Aunque está escrito que la ley de Dios no es gravosa, ¿cuál es el constante engaño de Satanás? Salmo 119:92; 1 Juan 5:3; Mateo 11:30; Proverbios 28:4.

“Satanás había aseverado que era imposible para el hombre obedecer los mandamientos de Dios; y es cierto que con nuestra propia fuerza no podemos obedecerlos. Pero Cristo vino en forma humana, y por su perfecta obediencia probó que la humanidad y la divinidad combinadas pueden obedecer cada uno de los preceptos de Dios” (Palabras de Vida del Gran Maestro, pág. 225).

“Al principio de la gran controversia, Satanás había declarado que la ley de Dios no podía ser obedecida, que la justicia no concordaba con la misericordia y que, si la ley había sido violada, era imposible que el pecador fuese perdonado” (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 709, 710).

5. ¿Quién desmintió el engaño a través de su vida y enseñanza? Juan 14:30; 15:10. 

“‘Viene el príncipe de este mundo-dice Jesús;-mas no tiene nada en mí.’ No había en Él nada que respondiera a los sofismas de Satanás. Él no consintió en pecar. Ni siquiera por un pensamiento cedió a la tentación. Así también podemos hacer nosotros. La humani­dad de Cristo estaba unida con la divinidad. Fue hecho idóneo para el conflicto mediante la permanencia del Espíritu Santo en Él. Y Él vino para hacernos participantes de la natu­raleza divina. Mientras estemos unidos con Él por la fe, el pecado no tendrá dominio sobre nosotros. Dios extiende su mano para alcanzar la mano de nuestra fe y dirigirla a asirse de la divinidad de Cristo, a fin de que nuestro carácter pueda alcanzar la perfección” (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 98, 99).

“Este manto, tejido en el telar del cielo, no tiene un solo hilo de invención humana. Cristo, en su humanidad, desarrolló un carácter perfecto, y ofrece impartirnos a nosotros este carácter. ‘Como trapos asquerosos son todas nuestras justicias’. Todo cuanto podamos hacer por nosotros mismos está manchado por el pecado. Pero el Hijo de Dios ‘apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en Él’. Se define el pecado como ‘la trans­gresión de la ley’. Pero Cristo fue obediente a todo requerimiento de la ley. Él dijo de sí mismo: ‘Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón’. Cuando estaba en la tierra dijo a sus discípulos: ‘He guardado los mandamientos de mi Padre’. Por su perfecta obediencia ha hecho posible que cada ser humano obedezca los mandamientos de Dios. Cuando nos sometemos a Cristo, el corazón se une con su corazón, la voluntad se fusiona con su voluntad, la mente llega a ser una con su mente, los pensamientos se sujetan a Él; vivimos su vida” (Palabras de Vida del Gran Maestro, pág. 253).

La Encarnación de Cristo

6. ¿Qué naturaleza tomó Cristo cuando vino a esta tierra para salvar a los seres humanos? ¿Cómo demostró que el ser humano también puede guar­dar la ley? Juan 1:14, primera parte; Romanos 8:3; Hebreos 2:14, primera parte. 

“Satanás había señalado el pecado de Adán como prueba de que la ley de Dios era injusta, y que no podía ser acatada. En nuestra humanidad, Cristo había de resarcir el fracaso de Adán. Pero cuando Adán fue asaltado por el tentador, no pesaba sobre Él ninguno de los efectos del pecado. Gozaba de una plenitud de fuerza y virilidad, así como del per­fecto vigor de la mente y el cuerpo. Estaba rodeado por las glorias del Edén, y se hallaba en comunión diaria con los seres celestiales. No sucedía lo mismo con Jesús cuando entró en el desierto para luchar con Satanás. Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada…

“Muchos sostienen que era imposible para Cristo ser vencido por la tentación. En tal caso, no podría haberse hallado en la posición de Adán; no podría haber obtenido la victo­ria que Adán dejó de ganar. Si en algún sentido tuviésemos que soportar nosotros un con­flicto más duro que el que Cristo tuvo que soportar, Él no podría socorrernos. Pero nuestro Salvador tomó la humanidad con todo su pasivo. Se vistió de la naturaleza humana, con la posibilidad de ceder a la tentación” (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 91, 92).

7. ¿Por qué era necesario que Cristo se hiciera hombre? Hebreos 2:14, última parte, 17. 

“Satanás representa la divina ley de amor como una ley de egoísmo. Declara que nos es imposible obedecer sus preceptos. Imputa al Creador la caída de nuestros primeros padres, con toda la miseria que ha provocado, e induce a los hombres a considerar a Dios como autor del pecado, del sufrimiento y de la muerte. Jesús había de desenmascarar este engaño. Como uno de nosotros, había de dar un ejemplo de obediencia. Para esto tomó sobre sí nuestra naturaleza, y pasó por nuestras vicisitudes. ‘Por lo cual convenía que en todo fuese semejado a sus hermanos.’ Si tuviésemos que soportar algo que Jesús no soportó, en este detalle Satanás representaría el poder de Dios como insuficiente para nosotros. Por lo tanto, Jesús fue ‘tentado en todo punto, así como nosotros’. Soportó toda prueba a la cual estemos sujetos. Y no ejerció en favor suyo poder alguno que no nos sea ofrecido generosamente. Como hombre, hizo frente a la tentación, y venció en la fuerza que Dios le daba. Él dice: ‘Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu ley está en medio de mi corazón.’ Mientras andaba haciendo bien y sanando a todos los afligidos de Satanás, demostró claramente a los hombres el carácter de la ley de Dios y la naturaleza de su servicio. Su vida testifica que para nosotros también es posible obedecer la ley de Dios” (El Deseado de Todas las Gentes, págs. 15, 16).

Evidencia Perfecta

8. ¿Quién testificará acerca de la victoria de Cristo en la naturaleza humana como evidencia de poder obedecer perfectamente la ley de Dios? Apocalipsis 14:1; 15:2, 3. 

“Pero no sucederá así cuando la gran controversia termine. Entonces, habiendo sido completado el plan de la redención, el carácter de Dios quedará revelado a todos los seres creados. Se verá que los preceptos de su ley son perfectos e inmutables. El pecado habrá manifestado entonces su naturaleza; Satanás, su carácter. Entonces el exterminio del pecado vindicará el amor de Dios y rehabilitará su honor delante de un universo com­puesto de seres que se deleitarán en hacer su voluntad y en cuyo corazón estará su ley” (El Deseado de Todas las Gentes, pág. 713).

“A nadie se le impide alcanzar, en su esfera, la perfección de un carácter cristiano. Por el sacrificio de Cristo se ha provisto para que los creyentes reciban todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad. Dios nos invita a que alcancemos la norma de perfección y pone como ejemplo delante de nosotros el carácter de Cristo. En su humanidad, perfec­cionada por una vida de constante resistencia al mal, el Salvador mostró que cooperando con la Divinidad los seres humanos pueden alcanzar la perfección de carácter en esta vida. Esa es la seguridad que nos da Dios de que nosotros también podemos obtener una victoria completa…

“‘Y vi… los que habían alcanzado la victoria… estar sobre el mar de vidrio, teniendo las arpas de Dios. Y cantan el cántico de Moisés siervo de Dios, y el cántico del Cor­dero, diciendo: Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, Rey de los santos.’ (Apoc. 15:2, 3.)” (Los Hechos de los Apóstoles, págs. 424, 471).

Repaso y Meditación

  • ¿Quién perseguirá a los 144.000?
  • ¿Qué método utilizó Satanás para intentar ser igual a Dios?
  • ¿Qué garantiza la naturaleza humana de Cristo?

El sello del Dios vivo

sabadoVersículo de memoria

“Y le dijo Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente a los hombres que gimen y que claman a causa de todas las abomi­naciones que se hacen en medio de ella” Ezequiel 9:4.

El Sello de Dios

1. ¿Qué promesa se da en la Biblia como certeza para los que aceptan a Cristo como su Salvador personal? Efesios 1:13; 4:30; 2 Corintios 1:22. 

“Podemos hablar de las bendiciones del Espíritu Santo, pero a menos que nos pre­paremos para su recepción, ¿de qué valen nuestras obras? ¿Nos estamos esforzando con todas nuestras fuerzas para alcanzar la estatura de hombres y mujeres en Cristo? ¿Estamos buscando su plenitud, avanzando siempre hacia la meta puesta delante de nosotros: la perfección de su carácter? Cuando el pueblo de Dios alcance esta meta, será sellado en sus frentes. Lleno con el Espíritu, será completo en Cristo, y el ángel anotador declarará: ‘Consumado es’” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, pág. 1117).

La Observancia del Sábado–Señal de Dios

2. ¿Qué mandamiento contiene el sello de Dios? Éxodo 20:8-11; 31:13. 

3. Sí recibimos la señal de Dios de la observancia del sábado y su bendición espiritual, ¿cómo consideraremos los otros mandamientos? Isaías 8:16; Santiago 2:10, 11. 

“De este modo une consigo, por medio de una nueva efusión de su gracia, a todos los que acuden a Él. Pone sobre ellos su sello, su señal de obediencia y lealtad a su santo sábado” (Alza Tus Ojos, pág. 283).

“La señal de obediencia es la observancia del sábado del cuarto mandamiento. Si los hombres guardan el cuarto mandamiento, guardarán todo el resto” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981).

“Mientras la observancia del falso día de reposo (domingo), en obedecimiento a la ley del estado y en oposición al cuarto mandamiento, será una declaración de obediencia a un poder que está en oposición a Dios, la observancia del verdadero día de reposo (sábado), en obediencia a la ley de Dios, será señal evidente de la lealtad al Creador. Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios” (El Conflicto de los Siglos, pág. 663).

El Sello y el Carácter

4. ¿Cuál es la relación entre el sello de Dios y el carácter de una persona? Mateo 5:48. 

“El sello del Dios viviente únicamente será colocado en los que manifiestan seme­janza con el carácter de Cristo.

“Así como la cera toma la impresión del sello, así el alma debe recibir la impresión del Espíritu de Dios y retener la imagen de Cristo” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 970).

“Especialmente en la obra final que se hace en favor de la iglesia, en el tiempo del sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil que han de subsistir sin defecto delante del trono de Dios, sentirán muy profundamente los yerros de los que profesan ser hijos de Dios” (Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 335).

5. ¿Cómo se prepara uno para recibir el sello del Dios vivo? Apocalipsis 14:4, última parte, 5; 2 Corintios 6:17.

“Ahora es el momento de prepararse. El sello de Dios no será nunca puesto en la frente de un hombre o una mujer que sean impuros. Nunca será puesto sobre la frente de seres humanos ambiciosos y amadores del mundo. Nunca será puesto sobre la frente de hombres y mujeres de corazón falso o engañoso. Todos los que reciban el sello deberán estar sin mancha delante de Dios y ser candidatos para el cielo.

“Avanzad, mis hermanos y hermanas. Puedo escribir sólo brevemente acerca de estos puntos en este momento y llamar simplemente vuestra atención a la necesidad de prepararse. Escudriñad las Escrituras por vosotros mismos a fin de comprender la terrible solemnidad de la hora actual” (Testimonios para la Iglesia, tomo 5, pág. 201).

“El trascendental poder del Espíritu Santo realiza una completa transformación en el carácter del ser humano, haciendo de él una nueva criatura en Cristo Jesús. Cuando un hombre está lleno del Espíritu, mientras más duramente es probado y examinado, más claramente demuestra que es representante de Cristo. La paz que mora en el alma se ve en el semblante. Las palabras y acciones expresan el amor del Salvador. No hay una lucha por ocupar los lugares más encumbrados. Se renuncia al yo. El nombre de Jesús está escrito en todo lo que se dice y hace” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, pág. 1117).

 

Los 144.000, los Sellados

6. ¿Cuántos serán sellados entre Israel? ¿Implica el Israel literal o el espiri­tual? Apocalipsis 7:4; Romanos 2:28, 29; 9:6-8. 

 

7. ¿Quién es hoy el pueblo de Israel espiritual? ¿Cuáles son sus característi­cas? Ezequiel 20:12, 20; Éxodo 31:13.

“Vi que el santo sábado es, y será, el muro separador entre el verdadero Israel de Dios y los incrédulos, así como la institución más adecuada para unir los corazones de los que­ridos y esperanzados santos de Dios” (Notas Biográficas de Elena G. de White, pág. 111).

“Oro para que mis hermanos comprendan que el mensaje del tercer ángel significa mucho para nosotros, y que la observancia del verdadero día de reposo será la señal que diferenciará a los que sirven a Dios de los que no lo sirven” (Cada Día con Dios, pág. 196).

8. ¿Cómo se transformarán las vidas de aquellos que observan el santo sábado? ¿Es visible al ojo humano el sello de Dios? Ezequiel 20:12.

“Para aquellos que santifican el sábado es señal de santificación. La verdadera san­tificación es armonía con Dios, unidad con Él en carácter. Se la recibe por medio de la obediencia a esos principios que son el trasunto de su carácter. El sábado es la señal de la obediencia. Aquel que obedece de corazón el cuarto mandamiento obedecerá toda la ley. Es santificado por la obediencia” (La Maravillosa Gracia, pág. 932).

“¿Cuál es el sello del Dios vivo que se pone en la frente de sus hijos? Es una marca que pueden ver los ángeles y no los ojos humanos, puesto que el ángel destructor debe percibir esa señal de redención” (Maranata: El Señor Viene, pág. 241).

Repaso y Meditación

  • ¿Qué relación existe entre el sello del Espíritu Santo y el sello del Dios vivo?
  • ¿Qué evidencia se encuentra a disposición para creer que el sábado es el sello del Dios vivo?
  • ¿Qué preparación hace posible recibir el sello?

El ángel sellador

3 angelVersículo de memoria

“Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo” Apocalipsis 7:2.

El Ángel con el Sello

1. ¿Qué vio el apóstol Juan ascendiendo del oriente? ¿Qué mensaje proclamó el ángel con fuerte clamor? Apocalipsis 7:2, 3.

2. ¿Indica la palabra ‘oriente’ una dirección específica o un lugar? Compáralo con el hecho que todas las aperturas del santuario se orientaban hacia el oriente. Apocalipsis 7:2; Juan 10:9.

“Entonces el ángel que me acompañaba dirigió de nuevo mi atención a la ciudad, donde vi cuatro ángeles que volaban hacia la puerta…

“Vi cuatro ángeles que habían de hacer una labor en la tierra y andaban en vías de realizarla. Jesús vestía ropas sacerdotales. Miró compasivamente al pueblo remanente, y alzando las manos exclamó con voz de profunda compasión: ‘¡Mi sangre, Padre, mi sangre, mi sangre, mi sangre!’ Entonces vi que de Dios, sentado en el gran trono blanco, salía una luz en extremo refulgente que derramaba sus rayos en derredor de Jesús. Después vi un ángel comisionado por Jesús para ir rápidamente a los cuatro ángeles que tenían determinada labor que cumplir en la tierra, y agitando de arriba abajo algo que llevaba en la mano, clamó en alta voz: ‘¡Retened! ¡Retened! ¡Retened! ¡Retened¡ hasta que los siervos de Dios estén sellados en la frente’” (Primeros Escritos, págs. 37, 38).

3. ¿A quién representa el ángel que viene del oriente con el sello del Dios vivo? Apocalipsis 7:2; 14:9. 

“El profeta vio ‘a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol’. Otro ángel, subiendo desde el este, clamó a ellos a gran voz, diciendo: ‘No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que haya­mos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios’. Esto señala el trabajo que ahora debemos hacer, a saber, clamar a Dios para que los ángeles detengan los cuatro vientos hasta que sean enviados misioneros a todas partes del mundo, y hayan proclamado la advertencia contra los que desobedecen la ley de Jehová” (Eventos de los Últimos Días, pág. 128).

“El tercer ángel, que vuela por en medio del cielo, y proclama los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús, representa nuestra obra. El mensaje no pierde fuerza mien­tras el ángel vuela hacia adelante; porque Juan lo ve aumentar en fortaleza y poder hasta que toda la tierra está iluminada con su gloria. El pueblo que guarda los mandamientos de Dios va hacia adelante, siempre hacia adelante. El mensaje de verdad que proclamamos debe ir a toda nación, lengua y pueblo. Pronto se proclamará con fuerte voz, y la tierra será iluminada con su gloria. ¿Nos estamos preparando para este gran derramamiento del Espíritu de Dios?” (Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 169).

“Al tercer ángel se lo presenta volando en medio del cielo, y proclamando en alta voz: ‘Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús’ (Apoc. 14: 12)” (Mensajes Selectos, tomo 2, pág. 134).

Aquellos que tienen el Sello

4. ¿Qué grupo vio el apóstol Juan con el Cordero en el Monte de Sión? ¿Quiénes son? Apocalipsis 14:1. 

“Miré hacia la tierra para buscar al pueblo adventista, pero no lo hallé en parte alguna, y entonces una voz me dijo: ‘Vuelve a mirar un poco más arriba.’ Alcé los ojos y vi un sendero recto y angosto trazado muy por encima del mundo…

“Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús. Los 144.000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz; pero los malvados se figuraron que era fragor de truenos y de terremoto…

“Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos. En su frente llevaban escritas estas palabras: ‘Dios, nueva Jerusalén,’ y además una brillante estrella con el nuevo nombre de Jesús” (Primeros Escritos, págs. 14, 15).

5. Al final, ¿por qué muchas personas se chasquearán? Mateo 7:23; 25:11, 12. 

“La gran masa de llamados cristianos sufrirán un amargo desengaño en el día de Dios. No tienen sobre sus frentes el sello del Dios viviente.

“Sólo los que reciban el sello del Dios viviente tendrán el pasaporte para pasar por los portales de la santa ciudad” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981).

6. ¿Qué intentará hacer el enemigo de la verdad presente durante el tiempo del sellamiento? Mateo 24:4; Isaías 9:16. 

“Los enemigos de la verdad presente han estado tratando de abrir la puerta del lugar santo, que Jesús cerró, y de cerrar la puerta del lugar santísimo, que Él abrió en 1844, donde está el arca que contiene las dos tablas de piedra en las cuales fueron escritos por el dedo de Jehová los diez mandamientos.

“En este tiempo de sellamiento Satanás está valiéndose de todo artificio para desviar de la verdad presente el pensamiento del pueblo de Dios y para hacerlo vacilar. Vi una cubierta que Dios extendía sobre su pueblo para protegerlo en tiempo de aflicción; y toda alma que se hubiese decidido por la verdad y fuese de corazón puro había de ser cobijada por la cubierta del Todopoderoso.

“Satanás sabía esto y obraba con gran poder para mantener vacilantes y perturbados acerca de la verdad a tantos como le fuese posible” (Primeros Escritos, pág. 43).

El Tiempo del Sellamiento

7. La obra del tercer ángel se inició en 1844. ¿Cuál es su misión? ¿Cuándo empezó su obra de sellamiento? Apocalipsis 14:9. 

“Cuando cesó el ministerio de Jesús en el lugar santo y pasó Él al santísimo para estar de pie delante del arca que contenía la ley de Dios, envió otro poderoso ángel con un tercer mensaje para el mundo…

“Vi luego el tercer ángel. Dijo mi ángel acompañante: ‘Su obra es terrible. Su misión es tremenda. Es el ángel que ha de separar el trigo de la cizaña, y sellar o atar el trigo para el granero celestial. Estas cosas debieran absorber completamente la mente y la atención’” (Primeros Escritos, págs. 254, 118).

8. ¿Qué mensaje proclama el ángel sellador a aquellos que retienen los vientos de contiendas? Considerando que la visión del sellamiento (expuesta en las siguientes notas) fue dada en 1849, ¿qué se puede entender acerca de cuándo se inició la obra del sellamiento? Apocalipsis 7:3. 

“Vi cuatro ángeles que habían de hacer una labor en la tierra y andaban en vías de realizarla. Jesús vestía ropas sacerdotales. Miró compasivamente al pueblo remanente, y alzando las manos exclamó con voz de profunda compasión: ‘¡Mi sangre, Padre, mi sangre, mi sangre, mi sangre!’ Entonces vi que de Dios, sentado en el gran trono blanco, salía una luz en extremo refulgente que derramaba sus rayos en derredor de Jesús. Después vi un ángel comisionado por Jesús para ir rápidamente a los cuatro ángeles que tenían determinada labor que cumplir en la tierra, y agitando de arriba abajo algo que llevaba en la mano, clamó en alta voz: ‘¡Retened! ¡Retened! ¡Retened! ¡Retened¡ hasta que los siervos de Dios estén sellados en la frente’.

“Pregunté a mi ángel acompañante qué significaba lo que oía y qué iban a hacer los cuatro ángeles. Me respondió que Dios era quien refrenaba las potestades y que encargaba a sus ángeles de todo lo relativo a la tierra; que los cuatro ángeles tenían poder de Dios para retener los cuatro vientos, y que estaban ya a punto de soltarlos, pero mientras aflojaban las manos y cuando los cuatro vientos iban a soplar, los misericordiosos ojos de Jesús vieron al pueblo remanente todavía sin sellar, y alzando las manos hacia su Padre intercedió con Él, recordándole que había derramado su sangre por ellos. En consecuencia se le mandó a otro ángel que fuera velozmente a decir a los cuatro que retuvieran los vientos hasta que los siervos de Dios fuesen sellados en la frente con el sello de Dios” (Primeros Escritos, págs. 37, 38).

Repaso y Meditación

  • ¿Cuál es la relación entre el tercer ángel y el ángel del sellamiento?
  • ¿Por qué muchas personas se decepcionarán cuando Jesús venga?
  • ¿Se encuentra el inicio de la obra del sellamiento en el futuro o en el pasado?

“Otro ángel, subiendo desde el este, clamó a ellos a gran voz, diciendo: ‘No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios’. Esto señala el trabajo que ahora debemos hacer, a saber, clamar a Dios para que los ángeles detengan los cuatro vientos hasta que sean enviados misioneros a todas partes del mundo, y hayan proclamado la advertencia contra los que desobedecen la ley de Jehová” (Eventos de los Últimos Días, pág. 128).

Apocalipsis 7 : Los 144.000

  • 1 Timoteo 2:3, 4. Dios desea que todos los hombres sean salvos.
  • Lucas 3:6. Toda carne verá (comprenderá) la salvación de Dios.
  • Lucas 13:23, 24. Sin embargo, pocos serán salvos.
  • Mateo 22:14. Muchos (todos) son llamados, pero pocos elegidos.

EL REMANENTE EN ESTAS HORAS FINALES

  • Jeremías 23:1-3. 599 a. C. Israel se hallaba disperso debido a los falsos pastores; se debía reunir un remanente.
  • Ezequiel 6:1-4, 8, 9. Israel caería por la espada, sin embargo un remanente escaparía.
  • Esdras 9:8. 457 a. C. La gracia de Dios deja un remanente.
  • Romanos 11:1-5. 60 a. C. Dios no abandonó a su pueblo; hay un remanente según su gracia.

OBEDIENTES A CRISTO

  • Apocalipsis 12:17. El remanente observa los mandamientos de Dios y tiene el testimonio de Jesucristo.
  • Apocalipsis 19:10. El testimonio de Jesucristo es el Espíritu de profecía.
  • Apocalipsis 12:10, 11. Vencen por la sangre del Cordero y la palabra de si testimonio.

ENGAÑO RELIGIOSO EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

  • 2 Timoteo 3:13. Hombres malos y engañadores presentarán grandes engaños.
  • Mateo 24:24. Si fuera posible, aún los electos de Dios serían engañados por falsos cristos y falsos profetas haciendo grandes señales y prodigios (milagros)
  • Lucas 18:1, 8. Con tales engaños, sólo unos pocos conservarán la fe de Jesús, como está revelado en la parábola.

LOS 144.000 IDENTIFICADOS

  • Apocalipsis 7:1. Los cuatro ángeles están deteniendo la batalla de Armagedón (ver «Daniel 7- El Anticristo» en lo que respecta a «vientos»).
  • Apocalipsis 7:2, 3. Los vientos (todas las guerras donde sea que ocurran) deben ser sujetadas hasta que ángel selle al pueblo de Dios en la frente, con el sello del Dios vivo. El séptimo día – el sábado – es el sello de su autoridad.
  • Apocalipsis 7:4. El número de los sellados es 144.000 (las tribus de Israel representan los vencedores de todas las naciones; ver Romanos 10:12, 13.)
  • Apocalipsis 14:1. Son presentados como victoriosos, de pie en el monte Sión, con el nombre del Padre escrito sobre la frente (en el cuarto mandamiento – el séptimo día, el sábado – es donde está explícitamente dado el nombre de Dios y su autoridad).

Tanto el tercer mensaje angélico como el sellamiento comenzaron en 1844 y desde entonces continúan. El tiempo del sellamiento comenzó exactamente en 1848, cuando la verdad sobre el sábado fue aceptada por los primeros adventistas.

Claro está que no todas las personas llegaron a conocer el sábado inmediatamente después de 1848, por lo tanto hay una gran multitud (Apocalipsis 7:9) que continúa desde 1848 hasta un tiempo no revelado en que el mensaje llegará a toda persona sobre la tierra.

  • Apocalipsis 14:13. Hay una bendición para los que mueren en el Señor a partir del tiempo en que comenzó el mensaje del tercer ángel. Por lo tanto, los que mu rieron en la fe del tercer mensaje angélico serán parte de los 144.000.
  • Daniel 12:2. Los que han muerto en la fe del tercer mensaje angélico resucitarán en la resurrección parcial durante la séptima plaga.

«Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley.» El Conflicto de los Siglos, pág. 696.

  • Apocalipsis 1:7. Resucitarán al mismo tiempo que la clase especial de impíos que verán al Hijo del hombre venir en las nubes. (Marcos 14:62)
  • Apocalipsis 14:2, 3. Los 144.000 cantan un nuevo himno.
  • Apocalipsis 15:3. Se llama el cántico de Moisés y el Cordero (experiencia y liberación)
  • Apocalipsis 14:4.
    • No se han contaminado con mujeres: no tienen conexión con la ramera (la iglesia católica romana) de Apocalip sis 17:5 o con sus hijas, las rameras ( las iglesias protestantes apóstatas ).
  • Son vírgenes: tiene la pura doctrina.
  • Siguen al Cordero (Cristo) dondequiera que va: se cree que los 144.000 ocuparán un lugar muy especial en la eternidad sirviendo a Cristo en el templo y acompañándolo de un mundo a otro.
  • Son redimidos de entre los hombres y son primeros frutos para Dios. Siendo que se trata de santos que viven a la venida de Jesús, serán los primeros en verlo.
  • Apocalipsis 14:5. No hay engaño en sus bocas; no tienen defecto. Acepta plenamente el sacrificio de Cristo y luchan para vencer. (Ver Isaías 53:9)

LOS 144000 PASAN POR LAS PRUEBAS MÁS DURAS

  • Isaías 33:16. A pesar de que viven durante las 7 plagas, serán protegidos y sostenidos.
  • Jeremías 30:5-7. Pasarán por la angustia de Jacob cuando se acabe el tiempo de gracia y Jesús no interceda más por el hombre.

«La noche de la aflicción de Jacob, cuando luchó en oración para ser librado de manos de Esaú (Génesis 32: 24-30), representa la prueba por la que pasará el pueblo de Dios en el tiempo de angustia….

“Aun cuando los hijos de Dios se ven rodeados de enemigos que tratan de destruirlos, la angustia que sufren no procede del temor de ser perseguidos a causa de la verdad; lo que temen es no haberse arrepentido de cada pecado y que debido a alguna falta por ellos cometida no puedan ver realizada en ellos la promesa del Salvador: “Yo también te guardaré de la hora de prueba que ha de venir sobre todo el mundo.” (Apocalipsis 3: 10, V.M.)» El Conflicto de los Siglos, pág. 675, 678.

LA VICTORIA SERÁ SUYA

  • Apocalipsis 14:4. Los 144.000 son los santos vivos redimidos de entre los hombres a la segunda venida de Cristo.
  • 1 Tesalonicenses 4:17. Son los que están vivos y permanecen hasta la venida de Cristo.
  • Apocalipsis 14:1-3. La victoria será suya.

«Pronto oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús.

Los 144,000 santos vivientes reconocieron y entendieron la voz;… Los 144.000 estaban todos sellados y perfectamente unidos.» Primeros Escritos, pág. 16.

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén