¿Son Miguel y Jesús la misma persona?

Nosotros creemos por la clara evidencia presentada en la Biblia y los Testimonios que evidentemente sí son la misma persona. A continuación, explicamos por qué.

Su nombre

Miguel proviene del hebreo “Mika´el”  y se traduce como “¿Quién como Dios?”. Su mismo nombre nos señala su Identidad. El único que es como Dios es Cristo, puesto que él es Dios.

” Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres” Filipenses 2:5-7

La resurrección de Moisés

“Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.Judas 9

Muchos señalan que Miguel no puede ser Cristo por dos aspectos:

¿Por qué no reprendió Cristo a Satanás?

Muchos señalan que si Miguel fuera Cristo, habría reprendido a Satanás el mismo. A esto, simplemente remitiremos a la misma Biblia para responderles:

“Entonces dijo Jehová al Satán: “¡Jehová te reprenda, Satán! ¡Jehová, que ha escogido a Jerusalén, te reprenda! ¿No es este un tizón arrebatado del incendio?” Zacarías 3:2

Si ese argumento, como presentan los detractores de nuestra fe, fuera válido, entonces, Jehová no sería Dios, porque él mismo se negó a reprender a Satanás.

Al respecto los Testimonios nos indican:

“Moisés pasó por la muerte, pero Miguel (Cristo) bajó y le dió vida antes que su cuerpo viese la corrupción. Satanás trató de retener ese cuerpo, reclamándolo como suyo; pero Miguel resucitó a Moisés y lo llevó al cielo. Satanás protestó acerbamente contra Dios, llamándolo injusto por permitir que se le arrancase su presa; pero Cristo no reprendió a su adversario, aunque si el siervo de Dios había caído era por su tentación. Le remitió a su Padre, diciendo: “Jehová te reprenda.” Testimonios Selectos, tomo 2, pág. 65

” Miguel, o sea Cristo, y los ángeles que sepultaron a Moisés, descendieron del cielo después que permaneció en la tumba por algún tiempo y lo resucitaron para llevarlo al cielo.” La Historia de la Redención, pág. 177

El título “arcángel”

El segundo argumento en contra de nuestra posición es que a Miguel se le llama arcángel. ¿Es eso un argumento válido para descartar nuestro entendimiento?

ARCK es un prefijo griego que quiere decir JEFE; si bien, arcángel puede significar “jefe ángel” o “ángel jefe” también puede significar “Jefe de los ángeles”.

Jesucristo es identificado con voz de arcángel

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.” I Tesalonicenses 4:16

Jesucristo es identificado como cabeza, jefe de los ángeles

“Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad” Mateo 13:41

y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poderII Tesalonicenses   1:7

Ahora, tenemos argumentos extras para afirmar que Jesucristo es Miguel y que en sentido bíblico, se le da a Jesucristo otros títulos similares.

Miguel y su ángeles en el Apocalipsis

“Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles” Apocalipsis 12:7

¿Debemos hacer suposiciones sobre quién es es el que luchó contra Satanás?

“Estando Josué cerca de Jericó, alzó sus ojos y vio un varón que estaba delante de él, el cual tenía una espada desenvainada en su mano. Y Josué, yendo hacia él, le dijo: ¿Eres de los nuestros, o de nuestros enemigos? El respondió: No; mas como Príncipe del ejército de Jehová he venido ahora. Entonces Josué, postrándose sobre su rostro en tierra, le adoró; y le dijo: ¿Qué dice mi Señor a su siervo? Y el Príncipe del ejército de Jehová respondió a Josué: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar donde estás es santo. Y Josué así lo hizo.” Josué 5:13-15

Manoa reconoce que el Ángel de Jehová es Dios mismo, El Ángel de Jehová afirma que su nombre es Admirable.

“Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable? Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer. Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra. Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová. Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto.” Jueces 13:17-22

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9:6

 Es obvio que Miguel es el jefe de un ejército de ángeles fieles. El apóstol Pablo menciona expresamente al “Señor Jesús” y “sus poderosos ángeles” (2 Tesalonicenses 1:7). Así pues, la Biblia habla tanto de Miguel y “sus ángeles” como de Jesús y “sus ángeles” (Mateo 13:41: 16:27; 24:31).

Jesús como el Ángel de Jehová

“Y el ángel de Jehová [Jesús, el Redentor de ellos] estaba en pie. ” Testimonios para los ministros, pág. 40

Jesús en el Antiguo Testamento aparece como un ángel, eso es innegable. Es el Ángel de Jehová y a la vez Dios mismo, porque recibe adoración y toma los atributos de Dios.

Es el Ángel hablando a Moisés desde la zarza ardiente

“Y se le apareció el Ángel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.” Éxodo 3:2-5

Es el Ángel que se le aparece a Agar.

“Además le dijo el ángel de Jehová: He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción. Y él será hombre fiero; su mano será contra todos, y la mano de todos contra él, y delante de todos sus hermanos habitará. Entonces llamó el nombre de Jehová que con ella hablaba: Tú eres Dios que ve; porque dijo: ¿No he visto también aquí al que me ve?” Génesis 16:11-13

Es el Ángel que lucho con Jacob.

“Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Declárame ahora tu nombre. Y el varón respondió: ¿Por qué me preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí.  Y llamó Jacob el nombre de aquel lugar, Peniel; porque dijo: Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma.” Génesis 32:29-30

Miguel en el libro de Daniel

“Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia” Daniel 10:13

“Pero yo te declararé lo que está escrito en el libro de la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino Miguel vuestro príncipe.” Daniel 10:21

“En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro” Daniel 12:1

El primer pasaje de Daniel ha creado mucha controversia, porque afirma “Miguel, uno de los principales príncipes” Los evangélicos nos preguntan ¿eso significa que hay otros príncipes como Miguel?

Jacques B. Doukhan comenta algo muy interesante. El nos dice que la palabra “ahad” que se tradujo como uno también se traduce como primero. La frase resultante es: “Miguel, el primero de los principales príncipes”. Daniel no usa la palabra “rishon” primero para evitar una redundancia el primero de primeros. De esta manera, Miguel resulta ser el príncipe principal y no uno de los principales príncipes.

Esto queda más claro cuando leemos en Daniel 12:1 “Miguel, el gran príncipe”.