Recreación y diversión

1 Corintios 10:31. Lo que sea que hagamos debe ser hecho para honrar a Dios.

RECREACIÓN

  • Gálatas 5:21. El cristiano no debe encontrarse en lugares donde se bebe o se hacen orgías o cosas por el estilo.
  • 1 Pedro 4:3. Una persona convertida no tendrá gozo en participar en placeres pecaminosos.
  • 1 Corintios 9:24, 25. Nuestra competición es por una corona incorruptible, no corruptible.
  • Lucas 12:42, 43; 16:1, 2. Un mayordomo del dinero de Dios no debe usarlo en juegos de azar, sino usarlo sabiamente para que sea una bendición para los demás.
  • Filipenses 4:8. Lo que sea que leamos o veamos debe ser guiado por este criterio- pensar en las cosas verdaderas, puras, honestas.

«Entre los placeres más peligrosos se encuentra el teatro. En vez de ser una escuela de moralidad y virtud como a menudo se dice, es el foco mismo de la inmoralidad. Estos entretenimientos fortalecen y confirman hábitos viciosos y propensiones pecaminosas. Los cantos bajos, las expresiones, las actitudes y los gestos impúdicos, depravan la imaginación y rebajan las costumbres. Todo joven que asista habitualmente a tales exhibiciones se corromperá en sus principios. No hay en nuestro país influencia más poderosa para envenenar la imaginación, para destruir las impresiones religiosas, para embotar el gusto por los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la vida, que las diversiones teatrales.

El amor por estas escenas aumenta con cada participación en ellas así como el deseo de las bebidas intoxicantes se fortalece con su uso. La única conducta segura es evitar el teatro, el circo, y cualquier otro lugar dudoso de diversión….

«En muchas familias religiosas el baile y los naipes son pasatiempos de salón. Se arguye que son diversiones tranquilas, domésticas, de las que se puede disfrutar sin peligro bajo la mirada paterna. Pero se cultiva así el amor por estos placeres excitantes, y pronto dejará de considerarse peligroso fuera del hogar lo que se consideraba inofensivo en él. No se ha probado todavía que estas diversiones proporcionen algún bien. No dan vigor al cuerpo ni descanso a la mente. No implantan en el alma un solo sentimiento virtuoso o santo. Por el contrario, destruyen todo gusto por el pensamiento serio y las reuniones religiosas. Es cierto que hay un gran contraste entre la clase mejor de reuniones selectas y las reuniones promiscuas y degradadas de la baja casa de baile. No obstante, todos son pasos en el camino de la disipación.» Mensajes para los Jóvenes, págs. 379 ,  398.

VACACIONES

  • Jeremías 10:2-4. No debemos aprender los caminos de los paganos y todo lo debemos hacer para la gloria de Dios. (1 Corintios 10:31)

«Vi que no debemos festejar los días feriados como los festeja el mundo, y sin embargo, no debemos pasarlos por alto, sin prestarles atención, porque esto dejaría descontentos a nuestros hijos. En estos tiempos, cuando hay peligro de que nuestros hijos estén expuestos a malas influencias y sean corrompidos por los placeres y la excitación del mundo, procuren los padres preparar algo que reemplace las diversiones más peligrosas. Haced comprender a vuestros hijos que pensáis en su bienestar y felicidad.» El Hogar Cristiano, pág. 430.