DESCARGAR PDF            /       VERSIÓN EN INGLÉS

Texto de meditación: “Entonces Jesús le dijo: Vete Satanás porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y al él solo servirás.” – Mateo 4:10 Texto de meditación: “Entonces Jesús le dijo: Vete Satanás porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y al él solo servirás.” – Mateo 4:10

Un orden establecido en el cielo

1. ¿Existe un orden de jerarquía en el cielo? I Corintios 11: 3 última parte

“El gran Creador convocó a las huestes celestiales para conferir honra especial a su Hijo en presencia de todos los ángeles. Este estaba sentado en el trono con el Padre, con la multitud celestial de santos ángeles reunida a su alrededor. Entonces el Padre hizo saber que había ordenado que Cristo, su Hijo, fuera igual a él; de modo que doquiera estuviese su Hijo, estaría él mismo también. La palabra del Hijo debería obedecerse tan prontamente como la del Padre. Este había sido investido de la autoridad de comandar las huestes angélicas…“Cristo era reconocido como Soberano del Cielo, con poder y autoridad iguales a los de Dios.” – Historia de la redención, págs. 14-15

2. ¿Quién recibe adoración desde la eternidad, junto al Padre? Hebreos 1:8,6 ¿Se puede adorar a un ser creado, tal como un ángel? Apocalipsis 22:8-9.

3.¿Quién seguía en jerarquía en el cielo, delante del trono de Dios, antes de la existencia del pecado? Ezequiel 28:14

“Satanás fue una vez un ángel a quien se honraba en el cielo, el que seguía en orden a Cristo.” – Primeros Escritos, pág. 160

“En el cielo, antes de su rebelión, Lucifer era un ángel honrado y excelso, cuyo honor seguía al del amado Hijo de Dios. Su semblante, así como el de los demás ángeles, era apacible y denotaba felicidad.” –  Historia de la redención, pág. 14

Arriba

Inicia el gran conflicto, el pecado de la codicia

4. ¿Qué sentimiento se desarrolló en Lucifer? Isaías 14:13-14; Ezequiel 28:17

“Cristo, el amado Hijo de Dios, tenía la preeminencia sobre todas las huestes angélicas. Era uno con el Padre antes que los ángeles fueran creados. Lucifer tuvo envidia de él y gradualmente asumió la autoridad que le correspondía sólo a Cristo.” –  Historia de la redención, pág. 14

“Poco a poco Lucifer llegó a albergar el deseo de ensalzarse. Las Escrituras dicen: “Enaltecióse tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu resplandor.” Vers. 17. “Tú que decías en tu corazón: … Junto a las estrellas de Dios ensalzaré mi solio,… y seré semejante al Altísimo.” Isaías 14:13, 14. Aunque toda su gloria procedía de Dios, este poderoso ángel llegó a considerarla como perteneciente a sí mismo. Descontento con el puesto que ocupaba, a pesar de ser el ángel que recibía más honores entre las huestes celestiales, se aventuró a codiciar el homenaje que sólo debe darse al Creador… Y codiciando la gloria con que el Padre infinito había investido a su Hijo, este príncipe de los ángeles aspiraba al poder que sólo pertenecía a Cristo.” – Patriarcas y profetas, págs. 13-14

5. ¿Qué obra se hizo en favor de Lucifer? II Pedro 3:9 

“Varias y repetidas veces se le ofreció el perdón con tal de que se arrepintiese y se sometiese. Para convencerle de su error se hicieron esfuerzos de que sólo el amor y la sabiduría infinitos eran capaces.” – Conflicto de los siglos, págs. 549-550

“Los consejos celestiales alegaron con Lucifer. El Hijo de Dios le hizo presentes la grandeza, la bondad y la justicia del Creador, y la naturaleza sagrada e inmutable de su ley. Dios mismo había establecido el orden del cielo, y Lucifer al apartarse de él, iba a deshonrar a su Creador y a atraer la ruina sobre sí mismo” – Conflicto de los siglos, pág. 548

“Los ángeles leales trataron de reconciliar con la voluntad de su Creador a ese poderoso ángel rebelde. Justificaron el acto de Dios al honrar a Cristo, y con poderosos argumentos trataron de convencer a Lucifer de que no tenía entonces menos honra que la que había tenido antes que el Padre proclamara el honor que había conferido a su Hijo. Le mostraron claramente que Cristo era el Hijo de Dios, que existía con él antes que los ángeles fueran creados, y que siempre había estado a la diestra del Padre, sin que su tierna y amorosa autoridad hubiese sido puesta en tela de juicio hasta ese momento.” – Historia de la redención, pág. 15

6. ¿Se arrepintió Lucifer?  II Corintios 7:10

“Lucifer no quiso escucharlos. Se apartó entonces de los ángeles leales acusándolos de servilismo. Estos se asombraron al ver que Lucifer tenía éxito en sus esfuerzos por incitar a la rebelión.” – Historia de la redención, pág. 16

“Pero la amonestación dada con un espíritu de amor y misericordia infinitos, sólo despertó espíritu de resistencia. Lucifer dejó prevalecer sus celos y su rivalidad con Cristo, y se volvió aún más obstinado.” – Conflicto de los siglos, págs. 548-549

Arriba

Ganando la simpatía de los demás

7. ¿A cuántos ángeles consiguió confundir en un inicio Lucifer?

“Entonces el enemigo señaló con regocijo a sus simpatizantes, que eran cerca de la mitad de los ángeles, y exclamó: “¡Ellos están conmigo! ¿Los expulsarás también y dejarás semejante vacío en el cielo?” Declaró entonces que estaba preparado para hacer frente a la autoridad de Cristo y defender su lugar en el cielo por la fuerza de su poder, fuerza contra fuerza. – Historia de la redención, pág. 188.

Finalmente, ¿Cuántos se unieron en su lucha? Apocalipsis 12:4

“Cuando Satanás empezó a sentirse desconforme en el cielo, no presentó su queja delante de Dios y de Cristo; sino que fue entre los ángeles que le creían perfecto, y les hizo creer que Dios le había hecho una injusticia al preferir a Cristo. El resultado de esa falsa representación fue que por simpatía con él, una tercera parte de los ángeles perdió su inocencia, su elevada condición y su feliz hogar.” – Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 103

Arriba

Desechando la santa ley de Dios

9. ¿Cuál ha sido siempre el sentimiento de Lucifer, acerca de la santa Ley de Dios? Juan 8:44

“Principió por insinuar dudas acerca de las leyes que gobernaban a los seres celestiales, sugiriendo que, aunque las leyes fuesen necesarias para los habitantes de los mundos, los ángeles, siendo más elevados, no necesitaban semejantes restricciones, porque su propia sabiduría bastaba para guiarlos.”  – Patriarcas y profetas, pág. 16

10. ¿Qué dos mentiras satánicas, se oyen hoy, de parte de líderes religiosos? II Corintios 11:13-15

“Satanás representa la divina ley de amor como una ley de egoísmo. Declara que nos es imposible obedecer sus preceptos. Imputa al Creador la caída de nuestros primeros padres, con toda la miseria que ha provocado, e induce a los hombres a considerar a Dios como autor del pecado, del sufrimiento y de la muerte.” – El Deseado de todas las gentes, pág. 15

“Se suele blanquear los pecados de las iglesias populares. Muchos de sus miembros participan de los vicios más groseros, y están sumidos en la iniquidad. Babilonia ha caído y ha llegado a ser jaula de toda ave inmunda y aborrecible. Los pecados más indignos de la época hallan refugio bajo el manto del cristianismo. Muchos proclaman que la ley de Dios ha sido abolida, y viven ciertamente en armonía con su fe. Si no hay ley, no hay transgresión, y, por lo tanto, no hay pecado; pues el pecado es la transgresión de la ley.” – Testimonios para la iglesia, tomo 4, pág. 17

11. ¿Es cierta esa acusación? I Juan 2:3-4

“Jesús había de desenmascarar este engaño. Como uno de nosotros, había de dar un ejemplo de obediencia. Para esto tomó sobre sí nuestra naturaleza, y pasó por nuestras vicisitudes. “Por lo cual convenía que en todo fuese semejado a sus hermanos.” Si tuviésemos que soportar algo que Jesús no soportó, en este detalle Satanás representaría el poder de Dios como insuficiente para nosotros. Por lo tanto, Jesús fue “tentado en todo punto, así como nosotros.” Hebreos 2:17,4:15 (VM) Soportó toda prueba a la cual estemos sujetos. Y no ejerció en favor suyo poder alguno que no nos sea ofrecido generosamente. Como hombre, hizo frente a la tentación, y venció en la fuerza que Dios le daba…

“Mientras andaba haciendo bien y sanando a todos los afligidos de Satanás, demostró claramente a los hombres el carácter de la ley de Dios y la naturaleza de su servicio. Su vida testifica que para nosotros también es posible obedecer la ley de Dios. Por su humanidad, Cristo tocaba a la humanidad; por su divinidad, se asía del trono de Dios. Como Hijo del hombre, nos dio un ejemplo de obediencia; como Hijo de Dios, nos imparte poder para obedecer.” – El Deseado de todas las gentes, págs. 15-16

Arriba

Guerra en el cielo

12. ¿Qué acontecimiento se desarrolló en el cielo? Apocalipsis 12:7-8

“Entonces hubo guerra en el cielo. El Hijo de Dios, el Príncipe celestial y sus ángeles leales entraron en conflicto con el archirrebelde y los que se le unieron. El Hijo de Dios y los ángeles fieles prevalecieron, y Satanás y sus seguidores fueron expulsados del cielo. Toda la hueste celestial reconoció y adoró al Dios de justicia. Ni un vestigio de rebeldía quedó en el cielo.” – Historia de la Redención, pág. 18

13. ¿A dónde fueron arrojados Satanás y sus ángeles? Apocalipsis 12:9

“Después que Satanás y los que cayeron con él fueron echados del cielo, y él se dio cuenta de   que había perdido para siempre toda la pureza y gloria de aquel lugar, se arrepintió, y quiso ser reintegrado allí. Estaba dispuesto a ocupar su propio lugar, o cualquier puesto que se le asignase. Pero no; el cielo no debía ser puesto en peligro. Todo el cielo podría contaminarse si se le recibía de vuelta; pues el pecado había comenzado con él, y la semilla de la rebelión estaba en su fuero interno. Tanto él como sus secuaces lloraron, e imploraron que se los volviese a recibir en el favor de Dios. Pero su pecado—su odio, su envidia y sus celos—habían sido tan grandes que Dios no podía borrarlos. Ese pecado había de subsistir para recibir su castigo final.” – Primeros Escritos, pág. 161

Arriba

Se deja que se demuestren los frutos de la rebelión

14. ¿Por qué no destruyó Dios a Satanás inmediatamente? Salmo 19:9

“Aun cuando quedó resuelto que Satanás no podría permanecer por más tiempo en el cielo, la Sabiduría Infinita no le destruyó. En vista de que sólo un servicio de amor puede ser aceptable a Dios, la sumisión de sus criaturas debe proceder de una convicción de su justicia y benevolencia. Los habitantes del cielo y de los demás mundos, no estando preparados para comprender la naturaleza ni las consecuencias del pecado, no podrían haber reconocido la justicia y misericordia de Dios en la destrucción de Satanás. De haber sido éste aniquilado inmediatamente, aquéllos habrían servido a Dios por miedo más bien que por amor. La influencia del seductor no habría quedado destruida del todo, ni el espíritu de rebelión habría sido extirpado por completo. Para bien del universo entero a través de las edades sin fin, era preciso dejar que el mal llegase a su madurez, y que Satanás desarrollase más completamente sus principios, a fin de que todos los seres creados reconociesen el verdadero carácter de los cargos que arrojara él contra el gobierno divino y a fin de que quedaran para siempre incontrovertibles la justicia y la misericordia de Dios, así como el carácter inmutable de su ley.” – Conflicto de los siglos, págs. 552-553