Para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico

Texto de meditación: “Y les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico.” — Ezequiel 20:12

(Estimados estudiantes y maestros, por razones de espacio no se pudo abarcar todo lo relacionado con la observancia del sábado. Favor en el desarrollo de la lección, mencionar, temas como el por qué no se debe trabajar en sábado, ni comprar ni vender y la observancia del sábado en el cielo.)

ADORANDO EN ESPÍRITU Y EN VERDAD

¿Cómo debemos adorar a Dios? Juan 4:24 ¿Qué llamado nos hace el primer ángel? Apocalipsis 14:7 segunda parte.

“El sábado que fue dado al mundo como señal de que Dios es el Creador, es también la señal de que es el Santificador. El poder que creó todas las cosas es el poder que vuelve a crear el alma a su semejanza. Para quienes lo santifican, el sábado es una señal de santificación. La verdadera santificación es armonía con Dios, unidad con él en carácter. Se recibe obedeciendo a los principios que son el trasunto de su carácter. Y el sábado es la señal de obediencia. El que obedece de corazón al cuarto mandamiento, obedecerá toda la ley. Queda santificado por la obediencia.

“A nosotros, como a Israel, nos es dado el sábado ‘por pacto perpetuo’. Para los que reverencian el santo día, el sábado es una señal de que Dios los reconoce como su pueblo escogido.”— Testimonios para la iglesia, tomo 6, pág. 352

¿Qué recordatorio divino debemos tener en cuenta? Éxodo 20:8

“Cuando se proclamó la ley en el Sinaí, las primeras palabras del cuarto mandamiento fueron: “Acuérdate del sábado para santificarlo”, lo cual demuestra que el sábado no se instituyó entonces; se indica su origen haciéndolo remontar a la creación. Para borrar a Dios de la mente de los hombres, Satanás se propuso derribar este gran monumento recordativo. Si pudiera inducir a los hombres a olvidar a su Creador, ya no harían esfuerzos para resistir al poder del mal, y Satanás estaría seguro de su presa.” — Patriarcas y profetas, pág. 307

¿Qué nos pide Dios, que hagamos, para ser su pueblo especial? Deuteronomio 26:18; Juan 14:15

“Dios tiene una prueba para nosotros y si alcanzamos la norma seremos un pueblo peculiar. El sábado traza la línea separatoria entre nosotros y el mundo, no vagamente, sino con colores claros y distintos. Para los que han recibido la luz de esta verdad el sábado es una prueba; no es un requerimiento humano sino la prueba de Dios. Es lo que diferenciará entre los que sirven a Dios y los que no le sirven; y sobre este punto vendrá el último gran conflicto entre la verdad y el error. Todos los que profesan guardar la ley de Dios deberán estar unidos en la sagrada observancia de su santo sábado…” — En los Lugares Celestiales, pág. 152

¿Cómo se relaciona la observancia del sábado con la santidad? Ezequiel 20:12,20

“¿No nos designan estas palabras a nosotros como el pueblo peculiar de Dios? ¿No nos dicen que siempre debemos amar la distinción sagrada puesta sobre nosotros para distinguirnos como denominación? Los hijos de Israel debían guardar el sábado de generación en generación, como una “alianza perpetua.” El sábado no ha perdido nada de su significado. Es y será para siempre jamás la señal entre Dios y su pueblo.” — Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 287

¿Qué grave pecado se comete al ignorar el sábado? Santiago 4:17

“No podría infligirse una herida más profunda en Dios que ignorar su santo día y colocar en su lugar un sábado falso que no lleva señal de santidad. Dios dio el sábado al mundo para que fuera puesto aparte para gloria de su nombre. “Es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico… Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo.” — Ser semejantes a Jesús, pág. 135

¿Qué obra demoniaca, ha hecho el poder papal con el santo día de reposo? Daniel 7:25

“Durante la dispensación cristiana, el gran enemigo de la felicidad del hombre hizo al sábado del cuarto mandamiento objeto de ataques especiales. Satanás dice: “Obraré en forma contraria a los propósitos de Dios. Daré a mis secuaces poder para desechar el monumento de Dios, el séptimo día como día de reposo. Así demostraré al mundo que el día santificado y bendecido por Dios fue cambiado. Ese día no vivirá en la mente del pueblo. Borraré su recuerdo. Pondré en su lugar un día que no lleva las credenciales de Dios, un día que no puede ser una señal entre Dios y su pueblo. Induciré a los que acepten este día a que lo revistan de la santidad que Dios dio al séptimo día. “Mediante mi vicegerente, me exaltaré a mí mismo. El primer día será ensalzado, y el mundo protestante recibirá este falso día de reposo como verdadero. Mediante el abandono de la observancia sabática que Dios instituyó, haré despreciar su ley. Haré aplicar a mi día de reposo las palabras: ‘Señal entre mí y vosotros por vuestras edades’.” — Maranata: El Señor viene, pág. 160

LA PREPARACIÓN NECESARIA

¿Qué preparativos deben terminarse el viernes? Marcos 15:42

“Este es día de preparación. Debemos llegar al sábado habiendo terminado nuestra obra de la debida manera, y sin llevar algo de ella hasta el sábado. Por la mañana, debemos comenzar cuidando de cualquier prenda de vestir que pudiéramos haber descuidado durante la semana, a fin de que nuestra vestimenta pueda ser limpia, ordenada y de la debida apariencia en el lugar donde el pueblo de Dios se reúne para el culto. Debiera evitarse el entrar en nuevas ocupaciones, si es posible, y debe hacerse un esfuerzo para terminar las cosas ya comenzadas que están hechas a medias. Prepárese todo lo que tenga que ver con los asuntos del hogar, de modo que no haya preocupaciones y la mente esté dispuesta para descansar y meditar en las cosas celestiales.” — A fin de conocerle, págs. 147-148

“Termínense el viernes los preparativos para el sábado. Cuidad de que toda la ropa esté lista y que se haya cocinado todo lo que debe cocinarse, que se hayan lustrado los zapatos y tomado los baños. Es posible lograr esto. Si lo establecéis como regla, podéis hacerlo. El sábado no debe destinarse a reparar ropas, a cocinar alimentos, a los placeres, o a otra ocupación mundanal. Antes de que se ponga el sol, debe ponerse a un lado todo trabajo secular, y guardarse fuera de la vista todas las revistas seculares. Padres, explicad a vuestros hijos lo que hacéis y os proponéis, y dejadlos participar en vuestra preparación para guardar el sábado según el mandamiento.

“Debemos cuidar celosamente los extremos del sábado. Recordemos que cada momento del mismo es un tiempo santo y consagrado. Siempre que se pueda los patrones deben dejar en libertad a sus obreros desde el viernes al medio día hasta el principio del sábado… Una conducta tal no os infligirá pérdidas, ni aun en las cosas temporales.

“Hay otra obra que debe recibir atención en el día de preparación. En ese día deben ponerse a un lado todas las divergencias entre hermanos, ora sea en la familia o en la iglesia.” —Testimonios para la iglesia, tomo 6, pág. 356-357.

“Aunque deben hacerse preparativos para el sábado durante toda la semana, el viernes es un día especial de preparación.” —Testimonios para la iglesia, tomo 6, pág. 356

Según los siguientes Testimonios ¿Qué nos pide Dios? ¿Cómo debe recibirse el santo sábado?

“Debemos cuidar celosamente las extremidades del sábado. Recordemos que cada momento es tiempo santo y consagrado.” — Consejos para la Iglesia, pág. 475

“Antes de la puesta del sol, congréguense los miembros de la familia para leer la Palabra de Dios y para cantar y orar. Se necesita una reforma en esto, porque muchos han sido remisos. Necesitamos confesarnos a Dios y unos a otros. Debemos empezar de nuevo a hacer arreglos especiales para que cada miembro de la familia esté preparado para honrar el día que Dios ha bendecido y santificado.” —Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág.  

GUARDÁNDOLO SANTO

¿Qué privilegio no podemos descuidar? Hebreos 10:25 ¿Qué ejemplo nos dio Jesús al respeto? Lucas 4:16

“Los padres y las madres debieran convertir en una regla que sus hijos asistan al culto de la iglesia durante el sábado, y debieran reforzar esa regla con su propio ejemplo. Nuestro deber es guiar a nuestros hijos y a nuestra casa tras de nosotros, como lo hizo Abrahán. Tanto por ejemplo como por precepto, debiéramos impresionar en ellos la importancia de las enseñanzas religiosas. Todos los que han formulado los votos bautismales se han consagrado solemnemente al servicio de Dios. Están bajo la obligación de un pacto de colocarse y colocar a sus hijos en un lugar donde puedan obtener todos los incentivos posibles y el ánimo para la vida cristiana.

“Pero mientras damos culto a Dios, no hemos de considerar esto como una tarea penosa. El sábado del Señor ha de ser hecho una bendición para nosotros y para nuestros hijos. Ellos han de considerar el sábado como un día de delicia, un día que ha santificado Dios, y así lo considerarán si son debidamente instruidos.” — Conducción del Niño, págs. 502-503

¿Cómo debemos vestirnos para ir a la casa de oración?

“Muchos necesitan instrucción en cuanto a cómo deben presentarse en la asamblea para adorar en sábado. No han de entrar en la presencia de Dios con las ropas que llevan comúnmente durante la semana. Todos deben tener un traje especial para el sábado, para llevarlo cuando asistan al culto en la casa de Dios. Aunque no debemos conformarnos a las modas mundanales, no debemos ser indiferentes acerca de nuestra apariencia exterior. Debemos ser aseados y estar bien arreglados, aunque sin adornos. Los hijos de Dios deben ser limpios en su interior y exterior.—Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 21, 22.

¿Qué pecado debemos evitar especialmente en sábado? Lucas 21:34 primera parte ¿Podemos cocinar en sábado? Éxodo 16:23

“No debemos proveer para el sábado una cantidad o variedad mayor de alimentos que para los otros días. En vez de esto, los alimentos deben ser más sencillos, y debe comerse menos, a fin de que la mente esté clara y vigorosa para comprender las cosas espirituales. El comer demasiado anubla la mente. Se pueden oír las palabras más preciosas sin apreciarlas, debido a que la mente está turbada por un régimen impropio. Comiendo demasiado el sábado, muchos han deshonrado a Dios más de lo que piensan.

“Aunque debe evitarse el cocinar en sábado, no es necesario comer alimentos fríos. En tiempo frío, caliéntese el alimento preparado el día antes. Y sean las comidas, aunque sencillas, atrayentes y sabrosas. Provéase algo que sea considerado como un plato especial, algo que la familia no tiene cada día.” — Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 23.

¿Cómo demostramos la santidad en la observancia del sábado? Isaías 58:13

“Todos los que aman a Dios deben hacer lo que puedan para que el sábado sea una delicia, santo y honorable. No pueden hacer esto buscando sus propios placeres en diversiones pecaminosas y prohibidas. Sin embargo, pueden hacer mucho para exaltar el sábado en sus familias y hacer de él el día más interesante de la semana. Debemos dedicar tiempo a interesar a nuestros hijos. Un cambio ejercerá una influencia feliz sobre ellos. Podemos andar con ellos al aire libre; podemos sentarnos con ellos en los huertos y bajo la alegre luz del sol, y dar a sus mentes inquietas algo en que ocuparse, conversando con ellos de las obras de Dios. Podemos inspirarles amor y reverencia llamando su atención a los hermosos objetos de la naturaleza.” — Conducción del niño, pág. 508

“Durante la semana, nadie debiera permitirse quedar tan absorbido por sus intereses temporales y tan extenuado por sus esfuerzos en procura de ganancias materiales, como para que durante el sábado no tenga fuerza ni energía para darlas al servicio de Dios. Estamos robando al Señor cuando nos incapacitamos para rendirle culto en su día santo. Y también nos estamos robando a nosotros mismos, pues necesitamos el calor y la luz del compañerismo, tanto como la fortaleza que se pueden ganar de la sabiduría y la experiencia de otros cristianos.” —The Review and Herald, 13 de junio de 1882.

¿Qué obra es altamente recomendada en sábado? Salmo 121:1

“Durante una porción del día, todos debieran tener oportunidad de salir al aire libre. ¿Cómo pueden los niños recibir un conocimiento más correcto de Dios y una impresión mental mejor, que pasando una parte del tiempo al aire libre, no jugando, sino en compañía de sus padres? Asóciense sus mentes juveniles con Dios en los hermosos panoramas de la naturaleza, llámeseles la atención hacia las manifestaciones de su amor por el hombre en sus obras creadas y se sentirán atraídos e interesados. No correrán el peligro de asociar el carácter de Dios con todo lo severo y adusto; sino que al ver las cosas bellas que creó para la felicidad del hombre, serán inducidos a considerarle como un Padre tierno y amable. Verán que sus prohibiciones no han sido hechas simplemente para manifestar su poder y autoridad, sino que busca la felicidad de sus hijos. Y al cobrar el carácter de Dios el aspecto atrayente del amor, la benevolencia y la belleza, se sentirán inducidos a amarle. Podéis llamarles la atención a las aves hermosas que llenan el aire de música con sus felices cantos, los tallos de la hierba y las flores perfectas de llamativos matices que perfuman el aire. Todas estas cosas proclaman el amor y la habilidad del Artista celestial, y revelan la inigualable y perfecta gloria de Dios. Padres, ¿por qué no hacéis uso de las lecciones preciosas que Dios nos ha enseñado en el libro de la naturaleza para dar a vuestros hijos una idea correcta de su carácter?” testimonios para la Iglesia, tomo 2, pág. 517

¿Cuál debe ser la actitud al estudiar la lección de Escuela Sabática? Jeremías 15:16 ¿Qué consejo nos dan los Testimonios sobre el segundo servicio?

Como medios de educación intelectual, las oportunidades que ofrece el sábado son inapreciables. Estúdiese la lección de la escuela sabática, no por medio de una rápida ojeada dada al texto de la lección el sábado de mañana, sino mediante el estudio cuidadoso de la lección para la semana siguiente, el sábado de tarde, y el repaso y la ejemplificación diarios durante la semana. Así la lección se grabará en la memoria y será un tesoro que jamás se perderá totalmente. Al escuchar un sermón, los padres y los niños deberían anotar el texto y los versículos citados y, tanto como sea posible, la ilación del pensamiento, para repetírselos unos a otros en la casa. Esto contribuirá a aliviar el cansancio con que los niños a menudo escuchan un sermón, y cultivará en todos, el hábito de prestar atención y seguir los pensamientos que se presentan. La meditación en los temas sugeridos abrirá al estudiante tesoros en los que jamás soñó…” — La Educación, págs. 226-227