¿Qué cosas harán los redimidos en la eternidad?

La Biblia, claramente nos enseña que el ser humano restaurado al estado edénico, no estará desocupado. Por ejemplo el libro de Isaías, relata: “Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas.” 66:21

Nos continúa diciendo el mismo profeta: “Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.” 32:18

edificaran casaComentando al respecto, el Espíritu de Profecía indica: “En la tierra renovada, los redimidos participarán en las ocupaciones y los placeres que daban felicidad a Adán y Eva en el principio. Se vivirá la existencia del Edén, en huertos y campos. ‘Y edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No edificarán, y otro morará; no plantarán, y otro comerá: porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos perpetuarán las obras de sus manos’ (Isaías 65:21, 22).” –Profetas y Reyes, pág. 540.

Sin embargo, el mayor deleite de los redimidos, será el adquirir constantemente conocimiento del Redentor y del plan de redención que Dios trazó para la humanidad.

Zacarías, nos presenta una escena conmovedora: “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.” Zacarías 13:6

“Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios… El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” Apocalipsis 21:3,7

“[En la Nueva Jerusalén los] intelectos inmortales contemplarán con eterno deleite las maravillas del poder creador, los misterios del amor redentor. Allí no habrá enemigo cruel y engañador para tentar a que se olvide a Dios. Toda facultad será desarrollada, toda capacidad aumentada. La adquisición de conocimientos no cansará la inteligencia ni agotará las energías. Las mayores empresas podrán llevarse a cabo, satisfacerse las aspiraciones más sublimes, realizarse las más encumbradas ambiciones; y sin embargo surgirán nuevas alturas que superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos que agucen las facultades del espíritu, del alma y del cuerpo.” –El Conflicto de los Siglos, pág. 736.

“[En la tierra hecha nueva] toda facultad será desarrollada, toda capacidad aumentada. Las mayores empresas podrán llevarse a cabo, satisfacerse las aspiraciones más sublimes, realizarse las más encumbradas ambiciones. Y sin embargo surgirán nuevas alturas que superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos de estudio que agucen las facultades del espíritu, del alma y del cuerpo.

“Los profetas a quienes fueron reveladas estas grandiosas escenas anhelaron comprender todo su significado. ‘Han inquirido y diligentemente buscado, escudriñando cuándo y en qué punto de tiempo significaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos. . . . A los cuales fue revelado, que no para sí mismos, sino para nosotros administraban las cosas que ahora os son anunciadas’ (1 Pedro 1:10–12). A nosotros que estamos a punto de ver su cumplimiento, ¡de cuánto significado, de cuán vivo interés, son estos delineamientos de las cosas por venir, acontecimientos por los cuales, desde que nuestros primeros padres dieron la espalda al Edén, los hijos de Dios han estado velando y aguardando, anhelando y orando!” –Profetas y Reyes, pág. 540.

Cuán grande privilegio nos espera… si somos fieles hasta el fin.