Principios de Alimentación

Texto de meditación: “Pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.” Hebreos 5:14

ESCOGIENDO SABIAMENTE

¿Qué principio debe guiar nuestra selección de alimentos y bebidas? 1 Corintios 10:31

“Por la inspiración del Espíritu de Dios, el apóstol Pablo insta a que todo lo que hagamos, aun el acto natural de comer o beber, debemos hacerlo no para complacer el apetito pervertido, sino con un sentido de responsabilidad: “Hacedlo todo para la gloria de Dios”. 1 Corintios 10:31. Cada parte del hombre ha de ser protegida; hemos de ejercer cuidado, no sea que lo que se lleva al estómago borre de la mente pensamientos elevados y santos. ¿No puedo yo hacer lo que me place? pregunta alguien, como si estuviéramos tratando de privarlo de un gran bien, cuando presentamos la necesidad de comer con inteligencia, y conformar todos los hábitos a las leyes que Dios ha establecido.” —  Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 65

¿Qué debe caracterizar las elecciones del pueblo de Dios? Proverbios 23:3; 2 Corintios 1:12

 “Si hubo alguna vez un tiempo en que la alimentación debía ser de la clase más sencilla, es ahora.” — Joyas de los Testimonios, Tomo 1, pág. 259

“Si tenéis alguna consideración por vuestra vida, debéis comer alimentos sencillos, preparados de la manera más simple, y hacer más ejercicio físico. Cada miembro de la familia necesita los beneficios de la reforma pro salud.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 97

“Un régimen alimenticio sencillo pero abundante y variado de frutas es la mejor alimentación que puede colocarse ante los que se preparan para la obra de Dios.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 366

¿Cuál alimento es mejor para el pueblo de Dios? Proverbios 15:17

“En los cereales, las frutas, las legumbres, las hortalizas y las frutas secas oleaginosas (nueces) han de encontrarse todos los productos alimenticios que necesitamos. Si acudimos al Señor con sencillez de mente, él nos enseñará cómo preparar alimentos sanos libres de la corrupción de la carne.” — Manuscrito 27, 1906.

DOMINANDO EL APETITO

¿Qué actitud debemos tener? 1 Timoteo 6:8; 1 Tesalonicenses 5:18 

¿Qué nos aconseja el sabio Salomón, acerca de comer cuando tenemos mucha hambre? Proverbios 23:2

 “El exceso de comida recarga el organismo, y crea condiciones morbosas y febriles. Hace afluir al estómago una cantidad excesiva de sangre, lo que muy luego enfría las extremidades. Impone también un pesado recargo a los órganos digestivos, y cuando éstos han cumplido su tarea, se experimenta decaimiento y languidez. Los que se exceden así continuamente en el comer llaman hambre a esta sensación; pero en realidad no es más que el debilitamiento de los órganos digestivos. A veces se experimenta embotamiento del cerebro, con aversión para todo trabajo mental o físico.

“Estos síntomas desagradables se dejan sentir porque la naturaleza hizo su obra con un gasto inútil de fuerza vital y quedó completamente exhausta. El estómago clama: “Dadme descanso”. Pero muchos lo interpretan como una nueva demanda de alimento; y en vez de dar descanso al estómago le imponen más carga. En consecuencia, es frecuente que los órganos digestivos estén gastados cuando debieran seguir funcionando bien.” — El Ministerio de Curación, págs.  235, 236

¿Qué luz adicional se nos ha dado en los Testimonios?

“La costumbre de comer sólo dos veces al día es reconocida generalmente como beneficiosa para la salud. Sin embargo, en algunas circunstancias habrá personas que requieran una tercera comida que debe ser ligera y de muy fácil digestión. Unas galletas o pan tostado al horno con fruta o café de cereales, son lo más conveniente para la cena.”— El Ministerio de Curación, pág. 247

“El estómago requiere atención cuidadosa. No debe mantenerse en funcionamiento continuo. Désele a este órgano tan maltratado y del cual tanto se ha abusado algo de paz y descanso. Una vez que el estómago ha hecho el trabajo de una comida, no se le imponga más labor antes que haya tenido oportunidad de descansar y antes que la naturaleza haya provisto suficiente jugo gástrico para poder absorber más comida. Debieran transcurrir por lo menos cinco horas entre dos comidas, y debiéramos recordar que si se quiere realizar una prueba, se comprobará que dos comidas resultan más saludables que tres.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 205

CUIDADO CON LAS FERMENTACIONES

¿Qué describen las Escrituras de quienes consumen bebidas alcohólicas? Proverbios 23:30-35 ¿Qué podemos saber acerca de tales personas? Proverbios 20:1

En estos días cuando vicios y crímenes de toda clase están aumentando rápidamente, hay una tendencia a familiarizarse tanto con las condiciones prevalecientes que perdemos de vista su causa y su significado. Se están usando hoy día más bebidas embriagantes que en ninguna época anterior. En los horribles detalles de odiosa embriaguez y de terrible criminalidad, los diarios no presentan sino un informe parcial de la historia de la disipación resultante. La violencia está en la tierra…”

“Cuando se complace el apetito por la bebida embriagante, el hombre lleva voluntariamente a sus labios el trago que hunde a aquel que fue hecho a la imagen de Dios a un nivel inferior al de la bestia. La razón es paralizada, el intelecto es obnubilado, las pasiones animales son excitadas, y entonces se producen crímenes del carácter más degradante.” — La Temperancia, págs. 21-22

¿Qué se nos dice acerca de la fermentación por el consumo de leche con azúcar? Sabiendo que el consumo de estas dos cosas [por ejemplo en helados, cajetas, arroz con leche, etc.] es peor que comer carne ¿qué harán los verdaderos hijos de Dios?

“Las grandes cantidades de leche y azúcar ingeridas juntas son perjudiciales. Comunican impurezas al organismo. Los animales de los cuales se obtiene la leche no son siempre sanos. Pueden sufrir enfermedades. Una vaca puede estar aparentemente sana por la mañana y morir antes de la noche. En tal caso estaba enferma por la mañana, y su leche también; pero no lo sabíais. La creación animal está llena de enfermedades, y las carnes también. Si pudiésemos saber que los animales estaban en perfecta salud, yo recomendaría a la gente que comiese carne antes que grandes cantidades de leche y azúcar. No les haría el daño que les hacen estas últimas cosas. El azúcar recarga el organismo y estorba el trabajo de la máquina viviente.—Joyas de los Testimonios, Tomo I, págs. 189- 190

“Particularmente dañinos son los flanes cuyos ingredientes principales son la leche, los huevos y el azúcar. Debe evitarse el consumo copioso de la leche con azúcar.” — El Ministerio de Curación, pág. 232 

¿Qué nos advierten los Testimonios acerca del uso de levaduras y polvos de hornear?

“El uso de soda de leudar, o polvos de hornear, en la elaboración del pan es nocivo e inútil. La soda inflama el estómago, y a veces envenena todo el organismo. Muchas cocineras se figuran que no pueden hacer buen pan sin soda, pero esto es un error. Si quisieran tomarse la molestia de aprender mejores métodos, su pan sería más sano, y también más sabroso para un paladar normal.” — El Ministerio de Curación, pág. 231 

“Los bollos calientes levantados con soda o polvo de hornear nunca deben aparecer en nuestra mesa. Tales compuestos son inadecuados para entrar en el estómago. El pan leudado caliente de cualquier clase es de difícil digestión. Pueden hacerse bollos de pan integral que son no solamente saludables sino deliciosos, usando harina sin cernir, mezclada con agua pura fría y con leche. Pero es difícil enseñar a nuestros hermanos la sencillez. Cuando recomendamos bollos de harina integral, nuestros amigos dicen: “Oh, sí sabemos cómo hacerlos”. Pero nos vemos muy chasqueados cuando estos bollos aparecen levantados con polvo de hornear o con leche agria o con soda. Esto no da ninguna evidencia de reforma. Con harina sin cernir, mezclada con agua pura y blanda, y con leche, se preparan los mejores bollos que jamás hayamos gustado. Si el agua es dura, úsese más leche fresca, o añádase un huevo a la masa. Los bollos deben ser plenamente cocinados en un horno bien caliente, con un fuego parejo.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 408

EL AZÚCAR, LA SAL Y LOS CONDIMENTOS

Siguiendo el simbolismo de la profecía ¿qué les sucede a muchos consumidores de azúcar? Apocalipsis 10:10 Sabiendo que el azúcar en exceso produce muchas enfermedades ¿qué debemos hacer? Proverbios 14:16

El azúcar recarga el organismo y estorba el trabajo de la máquina viviente.” —Joyas de los Testimonios, Tomo I, pág.190 

¿Qué dijo Jesús acerca de la sal? Lucas 14:34 primera parte. Sin embargo, sabemos que su uso en exceso es perjudicial y provoca enfermedades en los riñones, el sistema circulatorio y otros. Entonces ¿cómo debemos usarla? 1 Corintios 10:23

“Evítese el uso de mucha sal y el de encurtidos y especias, consúmase mucha fruta, y desaparecerá en gran parte la irritación que incita a beber mucho en la comida.” — El Ministerio de Curación, 235

¿Qué nos advierten los Testimonios acerca de los condimentos irritantes?

“Los platos son muy sazonados con sal y pimienta, y producen una sed casi intolerable… Irritarían e inflamarían la delicada membrana estomacal… Tal es la clase de alimentos comúnmente servidos en mesas de buen tono, y dados a niños. Estos tienen el efecto de causar nerviosidad y crear sed, una sed que el agua no puede apagar… Los alimentos deben prepararse de una manera tan sencilla como sea posible, libres de condimentos y especias, y aun de una cantidad indebida de sal.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 404

“En esta época de apresuramiento, cuanto menos excitante sea el alimento, mejor. Los condimentos son perjudiciales de por sí. La mostaza, la pimienta, las especias, los encurtidos y otras cosas por el estilo, irritan el estómago y enardecen y contaminan la sangre.” — El Ministerio de Curación, pág. 250

DERIVADOS DE LA LECHE Y LOS HUEVOS

¿Qué debe considerarse a la hora de dar el mensaje a las almas nuevas? Considere la segunda cita de los Testimonios ¿Significa esto que pueden seguir consumiendo productos animales indefinidamente?

“La leche, los huevos y la mantequilla no deben clasificarse con la carne. En algunos casos el uso de huevos es beneficioso. No ha llegado el tiempo en que debamos decir que se debe descartar completamente el consumo de leche y huevos. Hay familias pobres cuya alimentación consiste mayormente en pan y leche. Tienen poca fruta, y no pueden comprar los alimentos a base de oleaginosas. Al enseñar la reforma pro salud, como en toda otra obra evangélica, debemos tener en cuenta la situación de la gente. Hasta que podamos enseñarle a preparar alimentos saludables, apetitosos, nutritivos, y sin embargo, poco costosos, no estamos libres para presentar los principios más adelantados de la alimentación saludable.” — Joyas de los Testimonios Tomo III, pág. 138

“Los pobres dicen, cuando se les representa la reforma pro salud: “¿Qué comeremos? No tenemos con qué comprar las frutas secas oleosas (nueces)”. Se me ha dicho que cuando predique el Evangelio a los pobres, los inste a comer el alimento más nutritivo. No puedo decirles: “No debéis comer huevos o leche o crema. No debéis usar mantequilla en la preparación de los alimentos”. El Evangelio debe ser predicado a los pobres, y todavía no ha llegado el tiempo para prescribir el régimen más estricto…—Carta 37, 1901.”  — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 420

Por eso, ¿qué deben recordar los hermanos? Proverbios 4:18 ¿Qué dijo Dios en 1902, cuando todo era más saludable?

“Sea progresiva la reforma alimenticia. Enséñese a la gente a preparar alimentos sin mucho uso de leche o mantequilla. Expliquémosle que llegará pronto el tiempo en que será peligroso usar huevos, leche, crema o mantequilla, porque las enfermedades aumentan proporcionalmente a la maldad que reina entre los hombres. Se acerca el tiempo en que, debido a la iniquidad de la especie caída, toda la creación animal gemirá bajo las enfermedades que azotan nuestra tierra. Dios dará a su pueblo capacidad y tacto para preparar alimentos sanos sin aquellas cosas. Descarte nuestro pueblo todas las recetas malsanas.”  — Joyas de los Testimonios, Tomo III, págs. 138-139

¿Qué se nos dice de la mantequilla y el queso?

“La mantequilla es menos nociva cuando se la come con pan asentado que cuando se la emplea para cocinar, pero por regla general es mejor abstenerse de ella.— El Ministerio de Curación, pág. 232 

“El queso nunca debe introducirse en el estómago…  Con respecto al queso, estoy ahora completamente segura de que no hemos comprado ni colocado en nuestra mesa queso durante muchos años. Nunca pensamos en hacer del queso un artículo del régimen, y mucho menos un artículo para comprar.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 440,442