¿Por qué los reformistas no participan en política ni votan?

9-semana-14-de-setembro-conteudoPara nosotros el participar en política, votar o peor aun, participar en luchas, protestas o manifestaciones, es un asunto de traición a la lealtad que debemos a Dios, a Su Reino y tiene serias implicaciones proféticas. A continuación damos algunas explicaciones, aunque se podría decir mucho más sobre el tema.

BABILONIA, UN EJEMPLO DE LUCHA POLÍTICA

¿Cómo se describe a Babilonia la grande?

“con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación… Y la mujer que has visto es la gran ciudad quereina sobre los reyes de la tierra.” Apocalipsis 17:2, 18

“…y los reyes de la tierra han fornicado con ella…” Apocalipsis 18:3

“Está de moda en el mundo hacer profesión de religión. Gobernantes, políticos, abogados, médicos y comerciantes se unen a la iglesia para asegurarse el respeto y la confianza de la sociedad, y así promover sus intereses mundanos. Tratan de cubrir todos sus procederes injustos con el manto de la religiosidad. Las diversas comunidades religiosas robustecidas con las riquezas y con la influencia de esos mundanos bautizados pujan a cual más por mayor popularidad y patrocinio.

Iglesias magníficas, embellecidas con el más extravagante despilfarro, se yerguen en las avenidas más ricas y más pobladas. Los fieles visten con lujo y a la moda. Se pagan grandes sueldos a ministros elocuentes para que entretengan y atraigan a la gente. Sus sermones no deben aludir a los pecados populares, sino que deben ser suaves y agradables como para los oídos de un auditorio elegante. Así los pecadores del mundo son recibidos en la iglesia, y los pecados de moda se cubren con un manto de piedad.” El Coflicto de los Siglos,  págs. 436-437

UN PUEBLO SANTO

¿Qué importante admonición nos dio Jesús?

No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.” Juan 17:16

¿Dónde tiene el cristiano su ciudadanía?

 “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo” Filipenses 3:20

“…porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios… Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra. Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;  pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.  Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.” Hebreos 11:10, 13-16

¡Cristianismo: cuántos hay que no saben lo que es! No es algo que nos colocamos por fuera. Es una vida infundida dentro de nosotros por la vida de Jesús. Significa que estamos usando el manto de la justicia de Cristo. Con respecto al mundo, los cristianos dirán: No intervenimos en política. Dirán resueltamente: Somos peregrinos y extranjeros; nuestra ciudadanía es la de arriba. No se los verá eligiendo compañeros para divertirse. Dirán: Ya no nos infatuamos con cosas pueriles. Somos peregrinos y advenedizos, esperamos una ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios.” Testimonios para los Ministros, pág. 131

¿Participan los verdaderos cristianos del espíritu del mundo?

“Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.” Juan 18:36

“Los que son verdaderamente cristianos serán sarmientos de la vid verdadera y llevarán el mismo fruto que la vid. Obrarán en armonía, en compañerismo cristiano. No llevarán distintivos políticos, sino el distintivo de Cristo.” Consejos para la Iglesia, pág. 575.

¿Pero no debemos los cristianos intervenir en política para mejorar los gobiernos?

El gobierno bajo el cual Jesús vivía era corrompido y opresivo; por todos lados había abusos clamorosos: extorsión, intolerancia y crueldad insultante. Sin embargo, el Salvador no intentó hacer reformas civiles, no atacó los abusos nacionales ni condenó a los enemigos nacionales. No intervino en la autoridad ni en la administración de los que estaban en el poder. El que era nuestro ejemplo se mantuvo alejado de los gobiernos terrenales. No porque fuese indiferente a los males de los hombres, sino porque el remedio no consistía en medidas simplemente humanas y externas. Para ser eficiente, la cura debía alcanzar a los hombres individualmente, y debía regenerar el corazón.

“No por las decisiones de los tribunales o los consejos o asambleas legislativas, ni por el patrocinio de los grandes del mundo, ha de establecerse el reino de Cristo, sino por la implantación de la naturaleza de Cristo en la humanidad por medio de la obra del Espíritu Santo.” El Deseado de Todas las Gentes, págs. 470-471

El Ejemplo de Jesús

Porque ejemplo os he dado, para que también vosotros hagáis como yo os he hecho.” Juan 13:15

“Una y otra vez se había pedido a Cristo que decidiese cuestiones legales y políticas; pero él se negaba a intervenir en asuntos temporales.… Cristo estaba en nuestro mundo como la Cabeza del gran reino espiritual que había venido a establecer,—el reino de justicia. Su enseñanza presentaba claramente los principios ennoblecedores y santificadores que rigen este reino. El mostraba que la justicia, la misericordia y el amor son las potencias predominantes en el reino de Jehová.” Obreros Evangélicos, pág. 422

SERIOS REQUERIMIENTOS

¿Qué requiere Dios de Su Pueblo?

“!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”Santiago 4:4

“Como pueblo, Dios nos ha dado advertencias, reprensiones, y amonestaciones a diestra y siniestra para que nos apartemos de las costumbres y política del mundo. Requiere que seamos exigentes en fe y carácter para alcanzar una norma mucho más avanzada que la de los mundanos.” Testimonios para la Iglesia, tomo 5, pág. 51

“Ahora y siempre hemos de destacarnos como pueblo distinto y peculiar, libre de toda política mundana, sin los estorbos que representaría el confederarse con aquellos que no tienen sabiduría para discernir los requerimientos de Dios tan claramente presentados en su ley.” Joyas de los Testimonios, tomo III, pág. 126-127

“El propósito de Dios al delegar a los hombres y mujeres la misión que encomendó a Cristo es liberar a sus seguidores de toda política mundana y darles una obra idéntica a la obra que Cristo hizo.—Manuscrito 130, 1902.” El Ministerio Médico, pág. 30

¿Qué nos está prohibido como hijos de Dios?

“¿Qué hemos de hacer, pues? Dejar a un lado las cuestiones políticas. Hay una gran viña que cultivar; pero mientras los creyentes trabajen entre los incrédulos, no han de parecer mundanos. No han de pasar su tiempo hablando de política ni desempeñando parte en ella; porque al hacerlo darían al enemigo oportunidad de penetrar y causar divergencia y discordancia. Los hijos de Dios han de separarse de la política, de cualquier alianza con los incrédulos. No toméis parte en las luchas políticas. Separaos del mundo, y evitad de introducir en la iglesia o la escuela ideas que conducirán a contención y desorden. La disensión es el veneno moral introducido en el sistema por seres humanos egoístas.” Consejos para la Iglesia, pág. 575-576

“Los hijos de Dios tienen que separarse de la política, de toda alianza con los incrédulos. No deben ligar sus intereses al mundo. ´Probad vuestra alianza conmigo, dice Él, permaneciendo mi herencia escogida, como un pueblo celoso de buenas obras. No tomes parte en la política. Separaos del mundo y refrenaos en cuanto a introducir en la iglesia o en la escuela ideas que han de traer contiendas y perturbaciones.” Fundamentos de la Educación Cristiana, pág. 483 (traducido del inglés)

PELIGROS POLÍTICOS

¿Qué grave error cometieron los discípulos del primer siglo?

“Pero los discípulos esperaban la liberación política del yugo romano y no podían tolerar la idea de que Aquel en quien todas sus esperanzas estaban concentradas, fuese a sufrir una muerte ignominiosa. Desterraron de su mente las palabras que necesitaban recordar, y cuando llegó el momento de prueba, los encontró sin la debida preparación. La muerte de Jesús destruyó sus esperanzas igual que si no se las hubiese predicho.” Eventos de los Últimos Días, pág. 15

¿En qué falsa esperanza pueden algunos llegar a depositar su fe?

El alma es engañada cuando confía en la política mundanal y en las invenciones humanas en vez de confiar en el Señor Dios de Israel. ¿Podría el hombre encontrar un guía mejor que el Señor Jesús? ¿Un consejero mejor en la duda y en la tribulación? ¿Un mejor defensor en el peligro? Poner de lado la sabiduría de Dios para aceptar la sabiduría humana constituye un engaño que destruye el alma.” Mensajes Selectos, tomo II, pág. 148

NOTA: Hoy día en el cristianismo mundanal y apóstata, muchos creen que deben participar en política como un medio de librarse de gobernantes corruptos.

¿Qué peligro espera al Pueblo de Dios de parte de los políticos?

“La corrupción política está destruyendo el amor a la justicia y el respeto a la verdad; y hasta en los Estados Unidos de la libre América, se verá a los representantes del pueblo y a los legisladores tratar de asegurarse el favor público doblegándose a las exigencias populares por una ley que imponga la observancia del domingo.” Eventos de los Últimos Días, pág. 112

¿A qué virtud se antepone la política?

“Debe cultivarse una estricta honradez; pasamos una sola vez por el mundo. No podemos volver para rectificar los errores. Por lo tanto cada paso que se dé debiera darse con santo temor y con cuidadosa consideración. La honradez y la política no armonizan. O la política será subyugada y la verdad y la honradez se manifestarán, o la política tomará el control y la honradez cesará de dirigir. Ambas no pueden obrar juntas. Nunca pueden estar de acuerdo. Cuando Dios reúna sus joyas, los verdaderos, los francos, los honrados, serán sus elegidos, sus tesoros. Los ángeles están preparando coronas para los tales, y la luz del trono de Dios se reflejará en su esplendor en estas diademas cuajadas de estrellas.—The Review and Herald, 29 de diciembre de 1896.” Nuestra Elevada Vocación, pág. 228

¿Cuál debe ser la actitud de los ministros?

EL Manual de Iglesia señala: “Además, el Espíritu de Profecía dice: “Los ministros del Evangelio deben mantener su cargo libre de todas las cosas seculares o políticas, y emplear todo su tiempo y talentos en actividades de esfuerzo cristiano” Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 53)

¿Qué se debe hacer con obreros que abogan por cuestiones políticas?

“Los que enseñan en la iglesia o en la escuela y se distinguen por su celo en la política, deben ser destituidos sin demora de su trabajo y responsabilidades: porque el Señor no cooperará con ellos. No debe emplearse el diezmo para pagar a nadie para perorar sobre cuestiones políticas. Cada maestro, predicador o dirigente de nuestras filas que se sienta incitado por un deseo de ventilar sus opiniones sobre cuestiones políticas, debe ser convertido por una creencia en la verdad, o renunciar a su trabajo. Deberá ejercer una influencia como colaborador de Dios para ganar almas para Cristo, o se le quitarán las credenciales. Si no cambia, causará daño y únicamente daño…”

EL CRISTIANO Y EL VOTO

¿Puede un cristiano votar libremente?

“Los que enseñan la Biblia en nuestras iglesias y escuelas no tienen libertad de unirse para hacer públicos sus prejuicios en pro o en contra de hombres o medidas políticas, porque al hacerlo excitan la mente de otros, induciendo a cada uno a defender su teoría favorita. Hay entre los que profesan creer la verdad presente, algunos que se verán así incitados a expresar sus sentimientos y preferencias políticas, de manera que se produzca división en el seno de la iglesia. El Señor quiere que su pueblo entierre las cuestiones políticas. Acerca de estos temas, el silencio es elocuencia. Dios pide a sus seguidores que se unan en los puros principios del Evangelio que están claramente revelados en la Palabra de Dios. No podemos votar sin peligro por los partidos políticos; porque no sabemos para quiénes votamos. No podemos, sin riesgo, tomar parte en plan político alguno.” Consejos para la Iglesia, pág. 574

¿De qué nos hacemos responsables si votamos?

No podemos trabajar para agradar a hombres que usarán su influencia para reprimir la libertad religiosa y poner en marcha medidas opresivas a fin de exigir a sus semejantes que observen el domingo como el día reposo. No debe reverenciarse el primer día de la semana. Es un día de reposo espurio, y los miembros de la familia del Señor no pueden compartir con los hombres que exaltan este día y violan la ley de Dios al hollar su día de reposo. El pueblo de Dios no debe votar para colocar en sus cargos a tales personas, porque al hacerlo participan de los pecados que ellos cometen mientras están en sus funciones.” Eventos de los Últimos Días, pág. 111

¿Cómo ve el cielo, el votar?

Es un error de vuestra parte unir vuestros intereses con algún partido político, para echar vuestro voto en su favor. Tanto los que ocupan el puesto de educadores, como los ministros, como colaboradores de Dios en cualquier ramo, no tienen batallas que reñir en el mundo político. Su ciudadanía está en los cielos. El Señor les pide que sean un pueblo separado y peculiar.” Obreros Evangélicos, pág. 408

1 thought on “¿Por qué los reformistas no participan en política ni votan?

Comments are closed.