Peligros relacionados con la organización

Antecedente: “Dios ha puesto en la iglesia, como sus ayudadores señalados, hombres de diversos talentos, para que por la sabiduría combinada de muchos, pueda cumplirse la voluntad del Espíritu.  Los hombres que proceden de acuerdo con sus propios rasgos fuertes de carácter, y rehúsan llevar el yugo con otros que han tenido larga experiencia en la obra de Dios, llegarán a cegarse por la confianza propia y a incapacitarse para discernir entre lo falso y lo verdadero. No es seguro elegir a los tales como dirigentes de la iglesia; porque seguirían su propio juicio y plan, sin importarles el juicio de sus hermanos.  Es fácil para el enemigo trabajar por medio de aquellos que, necesitando consejo ellos mismos a cada paso, asumen el cuidado de las almas por su propia fuerza, sin haber aprendido la humildad de Cristo.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 226

Pregunta de meditación: ¿De qué manera, puede Satanás, trastornar el llamado de los siervos de Dios? ¿Qué peligros acosan a los dirigentes?

Texto de meditación: “Donde no hay dirección sabia, caerá el pueblo; más en la multitud de consejeros hay seguridad.” — Proverbios 11:14


EL ESPÍRITU DE INDEPENDENCIA

¿Qué sabe muy Satanás? Marcos 3:25 ¿Cómo debe considerar y qué debe hacer la Iglesia del Señor, con aquellos, que enseñan doctrinas nuevas y se oponen al orden establecido por Dios? Romanos 16:17-18; Gálatas 1:8-9

“Satanás bien sabe que el éxito puede acompañar únicamente al orden y la acción armoniosa. Bien sabe que todo lo que está relacionado con el cielo está en perfecto orden, que la sujeción y la disciplina perfecta señalan los movimientos de la hueste angelical. Es su firme propósito apartar a los profesos cristianos tanto como sea posible del orden del cielo; por lo tanto, engaña aun a los que profesan ser hijos de Dios y les hace creer que el orden y la disciplina son enemigos de la espiritualidad, que la única seguridad para ellos consiste en permitir que cada uno siga su propia conducta, y en permanecer especialmente distintos delos cuerpos de cristianos que están unidos y trabajan para establecer la disciplina y la armonía de acción. Todos los esfuerzos hechos para establecer el orden son considerados peligrosos, una restricción de la libertad que es lícito gozar, y por lo tanto se los teme como papismo. Estas almas tan celosas consideran que es una virtud jactarse de su libertad para pensar y actuar en forma independiente. No aceptan indicaciones de nadie. No se consideran responsables ante ningún hombre. Se me mostró que es la obra especial de Satanás inducir a los hombres a sentir que Dios les ha ordenado hacer las cosas por su cuenta y escoger su propia forma de obrar independiente de sus hermanos.” —  Testimonios para los Ministros, pág. 29

¿Qué estaba sucediendo en la congregación que se encontraba en Tesalónica? 2 Tesalonicenses 3:6-7 ¿Qué ruego se les dio? 1 Tesalonicenses 5:12-13;

“Los creyentes tesalonicenses se veían muy molestados por hombres que se levantaban entre ellos con ideas y doctrinas fanáticas. Algunos andaban “fuera de orden, no trabajando en nada, sino ocupados en curiosear.”  La iglesia había sido debidamente organizada, y se habían nombrado dirigentes para que actuaran como ministros y diáconos.  Pero había algunos voluntariosos e impetuosos que rehusaban someterse a aquellos que ocupaban puestos de autoridad en la iglesia.  Los tales aseveraban tener no solamente derecho a juzgar por su cuenta, sino también a presentar insistentemente sus conceptos a la iglesia.  En vista de esto, Pablo llamó la atención de los tesalonicenses al respeto y la deferencia debidos a aquellos que habían sido escogidos para ocupar puestos de autoridad en la iglesia.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 212

¿Qué sucedía al inicio del Movimiento Adventista? ¿Qué llamado les hizo el Señor? Efesios 5:17

“A medida que nuestros miembros fueron aumentando, resultó evidente que sin alguna forma de organización habría gran confusión, y la obra no se realizaría con éxito. La organización era indispensable para proporcionar sostén al ministerio, para dirigir la obra en nuevos territorios, para proteger tanto a las iglesias como a los ministros de los miembros indignos, para retener las propiedades de la iglesia, para la publicación de la verdad por medio de la prensa, y para muchos otros objetos. Sin embargo, había un fuerte sentimiento entre nuestros hermanos en contra de ella. Los adventistas del primer día eran enemigos de la organización, y la mayor parte de los adventistas del séptimo día tenían las mismas ideas. Buscamos al Señor con ferviente oración para poder entender su voluntad, y nos fue dada luz por su Espíritu en el sentido de que debía haber orden y disciplina cabal en la iglesia: la organización era esencial. El sistema y el orden se manifiestan en todas las obras de Dios a través del universo. El orden es la ley del cielo, y debe ser la ley del pueblo de Dios en la tierra.

“Tuvimos una dura lucha para establecer la organización. A pesar de que Dios dio testimonio tras testimonio sobre este punto, la oposición era fuerte, y hubo que hacerle frente una y otra vez. Pero sabíamos que el Señor Dios de Israel estaba conduciéndonos y guiándonos por su providencia. Nos empeñamos en la obra de la organización, y una señalada prosperidad caracterizó este movimiento de avanzada.” — Testimonios para los Ministros, págs. 26-27

¿Qué les dice Dios a aquellos, que creen que deben actuar de manera independiente?

“El 3 de agosto de 1861 se me mostró que algunos habían temido que nuestras iglesias se convertirían en Babilonia si se las organizaba; pero las iglesias de la zona central de Nueva York ya han sido una perfecta Babilonia, confusión. Y ahora, a menos que las iglesias sean organizadas para continuar su marcha y poner en vigencia el orden, no tienen ninguna esperanza para el futuro, y serán esparcidas en fragmentos. Enseñanzas anteriores han alimentado los elementos de la desunión.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo I, pág. 245

“Que nadie albergue el pensamiento de que podemos prescindir de la organización. La erección de esta estructura nos ha costado mucho estudio y muchas oraciones en demanda de sabiduría, que sabemos que Dios ha contestado. Ha sido edificada por su dirección, a base de mucho sacrificio y conflicto. Que ninguno de nuestros hermanos esté tan engañado como para intentar derribarla, porque así crearíais una situación en la que ni siquiera soñáis. En el nombre del Señor os declaro que la organización ha de permanecer, fortalecida, establecida, fijada. A la orden de Dios, “Avanzad”, hemos avanzado cuando las dificultades que debían superarse parecían imposibilitar el avance. Sabemos cuánto ha costado poner por obra los planes de Dios en lo pasado, los planes que han hecho de nosotros como pueblo lo que somos. Sea, pues, cada uno de nosotros sumamente cuidadoso para no confundir las mentes con respecto a las cosas que Dios ha ordenado para que tengamos prosperidad y éxito en hacer avanzar su causa.”  Testimonios para los Ministros, pág. 28 

EL ESPÍRITU DE SUPREMACÍA

¿Qué petición le fue hecha a Jesús? Mateo 20: 20-21 ¿Qué actitud provocó en los otros discípulos? Versículo 24

“Juan, hijo de Zebedeo, había sido uno de los dos primeros discípulos que siguieran a Jesús. El y su hermano Santiago habían estado entre el primer grupo que había dejado todo por servirle. Alegremente habían abandonado su familia y sus amigos para poder estar con él; habían caminado y conversado con él; habían estado con él en el retiro del hogar y en las asambleas públicas… En toda oportunidad posible, Juan se situaba junto al Salvador, y Santiago anhelaba ser honrado con una estrecha relación con él. La madre de ellos era discípula de Cristo y le había servido generosamente con sus recursos. Con el amor y la ambición de una madre por sus hijos, codiciaba para ellos el lugar más honrado en el nuevo reino. Por esto, los animó a hacer una petición.

“La madre y sus hijos vinieron a Jesús para pedirle que les otorgara algo que anhelaban en su corazón. “¿Qué queréis que os haga?” preguntó él. La madre pidió: “Di que se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu mano derecha, y el otro a tu izquierda, en tu reino.” Jesús los trató con ternura y no censuró su egoísmo por buscar preferencia sobre sus hermanos. Leía sus corazones y conocía la profundidad de su cariño hacia él.”

“Cuando los diez se enteraron de la petición de Santiago y Juan, se disgustaron mucho. El puesto más alto en el reino era precisamente lo que cada uno estaba buscando para sí mismo, y se enojaron porque los dos discípulos habían obtenido una aparente ventaja sobre ellos.” — El Deseado de Todas las Gentes, págs. 501-502,504

¿Qué clara enseñanza les dio Jesús? Marcos 10:42-45

“En los reinos del mundo, la posición significaba engrandecimiento propio. Se obligaba al pueblo a existir para beneficio de las clases gobernantes. La influencia, la riqueza y la educación eran otros tantos medios de dominar al vulgo para que sirviera a los dirigentes. Las clases superiores debían pensar, decidir, gozar y gobernar; las inferiores debían obedecer y servir. La religión, como todas las demás cosas, era asunto de autoridad. Se esperaba que el pueblo creyera y practicara lo que indicaran sus superiores. Se desconocía totalmente el derecho del hombre como hombre, de pensar y obrar por sí mismo. Cristo estaba estableciendo un reino sobre principios diferentes. El llamaba a los hombres, no a asumir autoridad, sino a servir, a sobrellevar los fuertes las flaquezas de los débiles. El poder, la posición, el talento y la educación, colocaban a su poseedor bajo una obligación mayor de servir a sus semejantes.

“El hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.” Entre los discípulos, Cristo era en todo sentido un guardián, un portador de cargas. El compartía su pobreza, practicaba la abnegación personal en beneficio de ellos, iba delante de ellos para allanar los lugares más difíciles, y pronto iba a consumar su obra en la tierra entregando su vida. El principio por el cual Cristo se regía debe regir a los miembros de la iglesia, la cual es su cuerpo. El plan y fundamento de la salvación es el amor. En el reino de Cristo los mayores son los que siguen el ejemplo dado por él y actúan como pastores de su rebaño.” — El Deseado de Todas las Gentes, pág. 504

¿Cómo era el liderazgo ejercido por los líderes religiosos de los judíos en el primer siglo? Mateo 23:6-7 ¿Qué les dijo Jesús a sus discípulos? Versículo 8-12

“En el tiempo del primer advenimiento de Cristo a nuestro mundo, los hombres que componían el Sanedrín ejercían su autoridad para controlar a los hombres de acuerdo con su voluntad. De este modo las almas que Jesús había venido a salvar de la esclavitud de Satanás por medio de su vida, eran sometidas de otra manera a la servidumbre del enemigo.” —Testimonios para los Ministros, pág. 361

“Una de las principales doctrinas del romanismo enseña que el papa es cabeza visible de la iglesia universal de Cristo, y que fue investido de suprema autoridad sobre los obispos y los pastores de todas las partes del mundo… Exige que todos los hombres le rindan homenaje. La misma pretensión que sostuvo Satanás cuando tentó a Cristo en el desierto, la sostiene aún por medio de la iglesia de Roma, y muchos son los que están dispuestos a rendirle homenaje. Empero los que temen y reverencian a Dios, resisten esa pretensión, que es un desafío al Cielo, como resistió Cristo las instancias del astuto enemigo: “¡Al Señor tu Dios adorarás, y a él solo servirás!” Lucas 4:8 (VM). Dios no ha hecho alusión alguna en su Palabra a que él haya elegido a un hombre para que sea la cabeza de la iglesia. La doctrina de la supremacía papal se opone abiertamente a las enseñanzas de las Santas Escrituras. Sólo por usurpación puede el papa ejercer autoridad sobre la iglesia de Cristo.” — El Conflicto de los Siglos, págs. 54-55

¿Cómo deben dirigir la congregación los ancianos? 1 Pedro 5:1-4; 2 Corintios 1:24 En contraste, ¿Qué espíritu domina al papa la iglesia romana? 2 Tesalonicenses 2:3-4.

“Dios no ha establecido realeza alguna en la iglesia adventista del séptimo día para controlar todo el cuerpo, o para controlar algún ramo de la obra.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, pág. 240

“El poder despótico que se ha desarrollado, como si el cargo hubiera convertido a los hombres en dioses, me hace temer, y debe producir temor. Es una maldición dondequiera se lo ejerza y quienquiera lo ponga en práctica. Este enseñoreamiento de la heredad de Dios creará un resentimiento tan grande hacia la conducción humana que producirá un estado de insubordinación. La gente está descubriendo que a los hombres que ocupan altos cargos de responsabilidad no puede confiárseles la tarea de modelar las mentes y los caracteres de otros hombres. El resultado será que perderán la confianza aun en la conducción de hombres fieles. Pero el Señor suscitará obreros que se darán cuenta de que sin la ayuda especial de Dios no son nada.” —Testimonios para los Ministros, pág. 361

¿Qué sucedía en los tiempos de hermana White, entre los ministros adventistas? ¿Qué llamado se les hizo?

“Algo extraño ha ocurrido en nuestras iglesias. Los hombres que han sido puestos en cargos de responsabilidad para que sean sabios ayudantes de sus colaboradores, han llegado a creer que se los ha designado reyes y gobernantes en las iglesias… Es bueno que los obreros se consulten mutuamente como hermanos; pero el hombre que trata de inducir a sus colaboradores a que busquen su consejo personal con respecto a los detalles de su tarea, y a recibir instrucción de él con relación a sus deberes, está en peligro, y necesita aprender cuáles son realmente las responsabilidades de su cargo. Dios no ha designado a nadie para que sea conciencia de sus semejantes. No es prudente depositar tanta responsabilidad sobre un administrador al extremo de que se sienta obligado a convertirse en dictador…

“Durante años se ha manifestado entre los hombres que ocupan cargos de responsabilidad la tendencia creciente a dominar la heredad de Dios, privando de ese modo a los miembros de la iglesia de su penetrante sentido de la necesidad de instrucción divina y de su aprecio del privilegio de pedir consejo a Dios en cuanto a su deber. Esta situación debe cambiar. Debe haber una reforma. Los hombres que no disponen de una buena cantidad de la sabiduría que proviene de lo alto, no debieran ser llamados a servir en cargos cuya influencia significa tanto para los miembros de la iglesia.

“Cuando comencé a predicar el mensaje, se me llamó a enfrentar este mal. Mientras trabajaba en Europa y Australia, y más recientemente en las reuniones generales realizadas en San José en 1905, tuve que dar mi testimonio de amonestación contra este mal, porque se inducía a las almas a mirar al hombre para obtener sabiduría, en lugar de mirar a Dios, que es nuestra sabiduría, nuestra santificación y nuestra justicia. Y ahora se me ha dado nuevamente, en forma más definida, el mismo mensaje, porque se ha ofendido más profundamente al Espíritu de Dios.” —  Testimonios para los Ministros, págs. 477-478

CREER QUE LA ORGANIZACIÓN ES LA IGLESIA Y SERLE FIEL A ELLA POR ENCIMA DE DIOS, AÚN SI YA NO ES FIEL

¿En quién, está nuestra salvación? Juan 1:29 ¿Nos puede salvar el pertenecer a una iglesia, aunque sea la correcta? Hechos 4:11-12

“No somos salvos como una secta; ninguna denominación tiene virtud alguna para traernos el favor de Dios. Somos salvos individualmente como creyentes en el Señor Jesucristo.” — Review and Herald, 10 de febrero de 1891

¿Cómo sabemos cuál es la Iglesia Remanente? Apocalipsis 14:12 ¿Puede ser esa Iglesia, una organización que quebrante algunos de los 10 Mandamientos? Santiago 2:10-11; Isaías 8:20

“La iglesia son “aquellos que aman a Dios y guardan sus mandamientos.” — Alza tus Ojos, pág. 150

“Los que guardan los mandamientos de Dios, los que viven no sólo de pan sino de toda palabra que sale de la boca de Dios, componen la iglesia del Dios viviente.” — Manuscrito 24, enero de 1891

¿Qué dice el primer mandamiento de la santa ley de Dios? Éxodo 20:3 ¿Qué formas de idolatría se ven en las diversas organizaciones adventistas laodicenses hoy?

“Aunque no haya altares a la vista, ni ninguna imagen que el ojo puede ver, sin embargo, podemos estar practicando la idolatría. Es tan fácil hacer una imagen de ideas u objetos acariciados como lo es el hacer dioses de madera o de piedra.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 162

“La mundanalidad y la avaricia es idolatría.” — Maranata, el Señor Viene, pág. 199

“En todos los asuntos de la indumentaria, debemos ser estrictamente cuidadosos y seguir muy de cerca las reglas bíblicas. La moda ha sido la diosa que ha regido el mundo, y con frecuencia se insinúa en la iglesia.” — Joyas de los Testimonios, Tomo II, pág. 202

“Me fue presentada una visión en la cual vi a los alumnos jugando partidas de tenis y cricket. Luego se me instruyó acerca del carácter de esas diversiones. Me fueron presentadas como una especie de idolatría, como los ídolos de las naciones.” — Consejos para los Maestros, pág. 335

¿Qué dice el segundo mandamiento de la santa ley de Dios? Éxodo 20:4-6 ¿Qué nos dicen los Testimonios, acerca de las imágenes que representan la Deidad?

“Un artista puede hacer lo mejor posible para representar las cosas que sus ojos nunca han visto, pero sus representaciones están tan lejos de la realidad, que siento aflicción cuando las miro. ni Dios, ni el cielo, ni Cristo que es la imagen del Padre, pueden ser representados acertadamente por el genio artístico de un hombre. Sí Dios hubiera considerado aconsejable representar a Cristo de esta manera, su persona hubiera sido descrita en los escritos apostólicos.” — Ministerio de las Publicaciones, págs. 243

¿Qué dice el cuarto mandamiento? Éxodo 20:8-11 ¿Puede ser la Iglesia, una que permite la violación abierta del sábado entre sus miembros?

“El pueblo remanente de Dios, los que se destacan delante del mundo como reformadores, deben demostrar que la ley de Dios es el fundamento de toda reforma permanente, y que el sábado del cuarto mandamiento debe subsistir como monumento de la creación y recuerdo constante del poder de Dios. Con argumentos claros deben presentar la necesidad de obedecer todos los preceptos del Decálogo. Constreñidos por el amor de Cristo, cooperarán con él para la edificación de los lugares desiertos. Serán reparadores de portillos, restauradores de calzadas para habitar. Isaías 58:12.” — Profetas y Reyes, pág. 501

¿Qué enseña el sexto mandamiento? Éxodo 20:13 ¿Puede ser la iglesia de Dios, una organización que permite a sus miembros ir a la guerra y practica el aborto en sus hospitales?

“Se me mostró que el pueblo de Dios, que es su tesoro peculiar, no puede comprometerse en esta guerra desconcertante porque se opone a todos los principios de su fe. En el ejército no podrían obedecer la verdad y al mismo tiempo obedecer los requerimientos oficiales. Se produciría continuamente una violación de la conciencia. Los hombres mundanos están gobernados por principios mundanos. No pueden apreciar principios de otra índole. La política mundana y la opinión pública abarcan el principio de acción que lo gobierna y lo induce a practicar el bien en forma convencional. Pero el pueblo de Dios no puede estar gobernado por estos motivos. Las palabras y los mandamientos de Dios, escritos en el alma, son espíritu y vida, y tienen poder para someter y para exigir obediencia.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo I, pág. 322

¿Qué demanda el séptimo mandamiento? Éxodo 20:14 ¿Qué dice Dios acerca del divorcio? Malaquías 2:16 ¿Cómo llaman las Escrituras al recasamiento? Romanos 7:1-3; Lucas 16:18

“Este es un pecado horrible en estos últimos días, pero la iglesia ha atraído el desagrado y la maldición de Dios sobre ella por considerar ese pecado tan livianamente. Vi que se trata de un pecado enorme y que no se ha llevado a cabo un esfuerzo vigilante como el que debería haberse hecho para no ocasionar el desagrado de Dios y evitar su desaprobación, mediante una disciplina estricta hacia el ofensor. Ello ha producido una influencia terrible y corrupta sobre las jóvenes. Han visto cuán livianamente ha sido considerado el pecado de quebrantar el séptimo mandamiento. El que ha cometido este horrible pecado piensa que todo lo que tiene que hacer es confesar que fue un error, que lo lamenta, y luego puede gozar de todos los privilegios de la casa de Dios y recibir el abrazo de comunión de la iglesia. Han llegado a pensar que no se trata de un pecado tan grande, y así consideran livianamente la violación del séptimo mandamiento. Ello era suficiente para retirar del campamento el arca de Dios, en caso que no hubiera habido otro pecado que motivara el alejamiento del arca, debilitando así a Israel.” Testimonios acerca de la Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio, pág. 278

¿Qué debemos hacer cuando una iglesia, sin importar su pasado, ya no es fiel? Amos 3:3; Proverbios 14:16, Apocalipsis 18:4

“Los que están ciegos espiritualmente siguen una conducta satánica al creer que pueden mezclarse sin peligro con los elementos mundanos, confederarse y estar en cooperación con ellos; pero no se requerirá mucho tiempo para descubrirse que ellos ya no están más con Cristo, o que dan muy poca importancia al hecho de, ser uno con sus hermanos.” — General Conference Bulletin, 1893, pág. 133. 

“El Sanedrín había rechazado el mensaje de Cristo y procuraba su muerte; por tanto, Jesús se apartó de Jerusalén, de los sacerdotes, del templo, de los dirigentes religiosos, de la gente que había sido instruida en la ley, y se dirigió a otra clase para proclamar su mensaje, y congregar a aquellos que debían anunciar el Evangelio a todas las naciones.

“Así como la luz y la vida de los hombres fue rechazada por las autoridades eclesiásticas en los días de Cristo, ha sido rechazada en toda generación sucesiva. Vez tras vez, se ha repetido la historia del retiro de Cristo de Judea. Cuando los reformadores predicaban la palabra de Dios, no pensaban separarse de la iglesia establecida; pero los dirigentes religiosos no quisieron tolerar la luz, y los que la llevaban se vieron obligados a buscar otra clase, que anhelaba conocer la verdad. En nuestros días, pocos de los que profesan seguir a los reformadores están movidos por su espíritu. Pocos escuchan la voz de Dios y están listos para aceptar la verdad en cualquier forma que se les presente. Con frecuencia, los que siguen los pasos de los reformadores están obligados a apartarse de las iglesias que aman, para proclamar la clara enseñanza de la palabra de Dios. Y muchas veces, los que buscan la luz se ven obligados por la misma enseñanza a abandonar la iglesia de sus padres para poder obedecer.” — El Deseado de Todas las Gentes, págs. 198-199