Paz

No hay paz en la injusticia, los impíos están en guerra con Dios. Pero el que recibe la justicia de la ley en Cristo está en armonía con el cielo. Carta 96 de 1896

Cada ley (mandato) de Dios es un estatuto de misericordia, amor y poder salvador. Cuando se obedecen las leyes son nuestra vida, nuestra salvación, nuestro gozo, nuestra paz. Mucha paz tienen los que aman tu ley y no hay para ellos tropiezo. Carta 112 de 1902