Niñez

Las semillas sembradas en la infancia por una madre cuidadosa y temerosa de Dios, se convertirán en árboles de justicia que florecerán y darán fruto; y las lecciones dadas por precepto y ejemplo, por un padre temeroso de Dios, como en el caso de José, producirán luego abundante cosecha. Good Health, 1 de enero de 1880.