Mundanalidad

No hay tiempo ahora para que nos asemejemos al mundo. Manuscrito 10 de 1900

Los que siempre se están acercando un poco más al mundo y volviéndose más semejantes a los mundanos en sentimientos, en planes, en ideas, han dejado un espacio entre ellos y el Salvador y Satanás se ha abierto camino para ocupar ese espacio y en la vida de ellos se entrejen planes viles y egoistas, manchados de mundanalidad. Review and Herald del 7 de junio de 1887

Así como los qye aman al mundo subordinan la religión al mundo, así Dios exige que sus adoradores subordinen el mundo a la religión. No se debe dar la primera consideración a las cosas del mundo que perecen con el mundo. Ellas no son las áurea moneda del cielo. Dios no ha impreso sobre ellas su imagen e incripción. Manuscrito 16 de 1890