Las enfermedades respiratorias

respiratorioLa causa fundamental que predispone al desarrollo de estas enfermedades está en una sangre morbosa, cuyas toxinas son retenidas o almacenadas en cualquier zona del aparato respiratorio, provocando congestión, debilitamiento e inflamación de la misma, manifestándose en la enfermedad, cuyo nombre se determina con relación a la zona afectada y de acuerdo a la gravedad de la misma, tales como: Tos, ronquera, resfriado, gripe, pulmonía, bronquitis, asma, etc.

Cualquiera sea el diagnóstico del caso siga las siguientes instrucciones:
1. Si tiene abundante mucosidad no trate de detenerla, ya que de hacerlo impediría que su cuerpo se libere de esas impurezas que retenidas en su interior darían lugar en el futuro a complicaciones graves, tales como el Asma.

2. Si tiene inflamada la garganta haga gárgaras con jugo de limón o de cebolla. También puede usar tés de salvia o cola de caballo.

3. Una gripe, tos, catarro o simple resfriado, es un medio del cual se vale el organismo para eliminar impurezas, que de mantenerse provocarían graves daños al cuerpo, por lo cual es necesario ayudarlo a liberarse de los mismos.

4. Durante los dos o tres primeros días de aparecer el malestar consuma solamente jugos naturales o extractos de frutas, alternados con infusiones o (tés) calientes de tilo, manzanilla, eucalipto, matico (higuillo oloroso), salvia o ajenjo. El consumir abundante líquido ayudará a su cuerpo a liberarse de impurezas obteniendo un verdadero alivio de su malestar.

5. Evite el aire acondicionado y la corriente directa del ventilador.

6. Mantener una buena ventilación permitiendo que el aire se renueve constantemente para tener una buena oxigenación.

7. Hacer inhalaciones o vaporizaciones con eucalipto (aceite de eucalipto o de pino) e incluso vik vaporub.

8. Por la noche aplicar baños calientes de pies y manos para ayudar a descongestionar los órganos afectados.

Recomendaciones: 

1. Rallar un diente de ajo y un trocito de cebolla. Mezclarlo con el jugo de un limón. Se cuela, se calienta al baño maría y tomarlo una vez por día.

2. Tomar el jugo de rabanitos, nabo (daikon) y limón una cucharada cada dos horas.

3. En caso de asma beber: 2 onzas de jugo de zanahoria, 2 onzas de jugo de perejil y dos onzas de jugo de cebolla dos veces por día.

4. El cristal de sábila se corta en trocitos pequeños y se llena en un frasco de vidrio, se cubre con miel de abejas y se tapa. Colocarlo en un olla cubierto de agua y ponerlo a hervir por espacio de 20 minutos. Se deja enfriar y se toman dos cucharadas cada 2 horas comiendo al mismo tiempo los trozos de sábila.

5. Son recomendables los baños sauna o de vapor. También una ducha caliente por unos tres minutos seguido de una ducha fría rápida de unos 15 segundos; repitiéndolo por tres veces seguidas. Se termina con el agua fría frotándose fuertemente con una toalla áspera por todo el cuerpo hasta enrojecerlo para estimular la circulación de la sangre y ayudar a descongestionar los órganos internos facilitando al mismo tiempo la eliminación de las impurezas o toxinas.

Después de los 2 ó 3 primeros días puede seguir el Régimen de Salud para Conservarse Sano con las recomendaciones anteriores.