Creemos que la segunda venida de Jesucristo será visible y audible para todos los seres humanos. Apocalipsis 1:7; Mateo 24:30; Marcos 13:26, 27; Hechos 1:9-11; 1 Tesalonicenses 4:16, 17.

Los hijos de Dios de todos los tiempos han esperado con ansia este glorioso acontecimiento. Enoc “el séptimo desde Adán” predicó ya sobre este evento; Abrahán “esperaba una ciudad, de la cual Dios era el arquitecto y creador”; los profetas la profetizaron, y Jesús dio la seguridad inamovible de su segunda venida para buscar para sí a su esposa, la iglesia. Mateo 5:8; Judas 14, 15; Hebreos 11:8-10; Juan 14:1-3.

Los que hayan esperado la segunda venida de Jesús, exclamarán llenos de alegría ante su aparición: “… He aquí éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación” (Isaías 25:9).

La segunda venida de Jesucristo forma el punto culminante del plan de salvación. Los creyentes vivos y resucitados serán arrebatados para recibir al Señor Jesús en las nubes y estar siempre con Él. Las señales de los tiempos que Jesús mencionó en Mateo 24, Lucas 21 y Marcos 13, nos muestran que el regreso de Cristo está muy cerca. 2 Pedro 3:9-12; 1 Tesalonicenses 5:2-7; 2 Timoteo 3:1-5; Apocalipsis 19:7, 8. El día y la hora de su venida están encubiertos para nosotros (Mateo 24:36), por lo tanto debemos estar siempre preparados. Mateo 24:42-44.