Creemos en el mandato bíblico: “Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:18-20).

Todos los miembros de iglesia y las visitas regulares de buen testimonio, están en la obligación de llevar la Verdad Presente a sus familiares, amigos, vecinos y hasta lo último de la tierra. Para esto, el Ministerio, les capacitará mediante un Departamento Misionero. (Mateo 11:29, 30; 24:14; Marcos 16:15, 16; Hechos 1:8; Apocalipsis 14:6-12.)