Creemos que el cuerno pequeño de la profecía de Daniel 7:25, se refiere al poder papal. La predicción sobre este poder “… pensará en cambiar los tiempos y la ley; …”, se ha cumplido.

Cambió la manera de computar el tiempo, pasando el inicio del día de la puesta del sol a la media noche y estableciendo un nuevo sistema de computar los meses y los años.

Además, adulteró la santa Ley de Dios, quitando el segundo que prohíbe la veneración y adoración de las imágenes.

El sábado, establecido en el cuarto mandamiento, se cambió por la introducción injustificada del primer día de la semana, el domingo, como día de reposo del estado y de la iglesia.

Anuló la prohibición de participar en derramamientos de sangre, lo que se nota viendo a sus seguidores, participando en guerras y luchas armadas.
El décimo mandamiento fue dividido en dos para restablecer de nuevo el número “diez”.