La ley de Dios: Los diez mandamientos
  • Jeremías 10:6, 7. Dios es el Rey y Gobernante de las naciones.
  • Salmo 103:19. Él es el Regente del universo.
  • Salmo 89:14. La justicia y el amor son el fundamento de su trono.

LA LEY DE DIOS ERA EVIDENTE EN SINAÍ

  • Génesis 2:16, 17; 3:1, 4, 6. Eva codició y robó la fruta prohibida.
  • Génesis 4:8, 9. Caín mató a su hermano y mintió para encubrir su culpa.
  • Génesis 39:16-19. José se negó a cometer adulterio y a pecar contra Dios.
  • Génesis 2:1, 3. Éxodo 16:22-30. Se observaba el sábado.

DIOS PROCLAMÓ SU LEY

  • Éxodo 19:16-19. El hecho más espectacular en toda la historia fue cuando Dios declaró su ley desde el monte Sinaí.
  • Deuteronomio 5:22. El público más grande que se haya registrado jamás fue cuando Dios declaró los diez mandamientos y no agregó nada más.
  • Éxodo 12:37, 38. El público llegaba a las 600.000 hombres a lo que se sumaban las mujeres y los niños; una multitud heterogénea.
  • Deuteronomio 4:12, 13. Dios escribió los diez mandamientos.
  • Éxodo 31:18; Deuteronomio 9:12. Consistían en dos tablas de testimonios escritos con el dedo de Dios.
  • Deuteronomio 9:11. Dios dio a Moisés las dos tablas de la ley.
  • Éxodo 32:7, 15, 16, 19. Las primeras dos tablas del testimonio escritas por Dios fueron rotas por Moisés.
  • Deuteronomio 10:1-4. Moisés preparó las segundas dos tablas y por segunda vez Dios escribió los Diez Mandamientos con su propio dedo.
  • Deuteronomio 10:5. Las dos tablas fueron colocadas dentro del arca del pacto.
  • 1 Reyes 20:2-17. Las dos tablas estaban en el arca.

CARACTERÍSTICAS DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS

  • Éxodo 20:2-17; Deuteronomio 5:6-21. La lista con los diez mandamientos.
  • Romanos 7:12. La ley es santa y justa.
  • Romanos 7:14. Es una ley espiritual.
  • Santiago 2:8. Es llamada la ley real.
  • Santiago 1:25. Es llamada la perfecta ley de la libertad.
  • Santiago 111:7, 8. La ley existirá siempre.

«La muerte del amado Hijo de Dios en la cruz revela la inmutabilidad de la ley de Dios.» Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 218.

RELACIÓN DEL HOMBRE CON LA LEY DE DIOS

  • Santiago 2:10. La transgresión de un mandamiento corresponde a la transgresión de todos.
  • 1 Juan 2:4. El hombre es un mentiroso si declara conocer a Dios pero no observa sus mandamientos.
  • Mateo 7:21. No todos los que dicen «Señor, Señor» entrarán en el reino, sino el que hace la voluntad de Dios.
  • Mateo 5:17-19. Cristo magnificó la ley. En Mateo 5:21-48 se ve cómo lo hizo.
  • Juan 14:15. Si amamos a Cristo observaremos sus mandamientos.
  • Juan 15:10. Cristo permaneció en el amor del Padre observando sus mandamientos.
  • Romanos 3:31. La fe establece la ley.
  • Eclesiastés 12:13, 14. El deber del hombre: temer a Dios y observar sus mandamientos.
  • Romanos 2:12, 13. Si un hombre peca sin la ley perecerá sin la ley; si peca conociendo la ley, será juzgado según la ley.
  • Daniel 3. Los tres jóvenes hebreos obedecían la ley de Dios.
  • Hechos 5:29. El cristiano debe obedecer a Dios ante que a los hombres.
  • Hechos 4:18-20. Hablamos lo que hemos visto y oído.
  • Mateo 22:21. Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
  • Apocalipsis 12:17. La última iglesia de Dios observará su ley durante la persecución.

«El pueblo remanente de Dios, los que se destacan delante del mundo como reformadores, deben demostrar que la ley de Dios es el fundamento de toda reforma permanente… » Patriarcas y Profetas, pág. 502.

«Siendo la ley del amor el fundamento del gobierno de Dios, la felicidad de todos los seres inteligentes depende de su perfecto acuerdo con los grandes principios de justicia de esa ley. Dios desea de todas sus criaturas el servicio que nace del amor, de la comprensión y del aprecio de su carácter. No se halla placer en una obediencia forzada, y otorga a todos libre albedrío para que puedan servirle voluntariamente.» Patriarcas y Profetas, pág. 13, 14.

  • Éxodo 20:8. Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

«Se me mostró que la ley de Dios permanecerá inalterable por siempre y regirá en la nueva tierra por toda la eternidad. Cuando en la creación se echaron los cimientos de la tierra, los hijos de Dios contemplaron admirados la obra del Creador, y la hueste celestial prorrumpió en exclamaciones de júbilo. Entonces se echaron también los cimientos del sábado. Después de los seis días de la creación, Dios reposó el séptimo, de toda la obra que había hecho, y lo bendijo y santificó, porque en dicho día había reposado de toda su obra, El sábado fue instituido en el Edén antes de la caída, y lo observaron Adán y Eva y toda la hueste celestial. Dios reposó en el séptimo día, lo bendijo y lo santificó. Vi que el sábado nunca será abolido, sino que los santos redimidos y toda la hueste angélica lo observarán eternamente en honra del gran Creador.» Primeros Escritos, pág. 218.

LOS DIEZ MANDAMIENTOS COMO FUERON DADOS POR DIOS

Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

I

No tendrás dioses ajenos delante de mí.

II

No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo enla tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

III

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

IV

Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

V

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

VI No matarás.

VII

No cometerás adulterio.

VIII

No hurtarás.

IX

No hablarás contra tu prójimo  falso testimonio.

X

No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

Éxodo 20:2-17.

COMO FUERON CAMBIADOS POR EL HOMBRE

I

Yo soy Jehová tu Dios; no tendrás dioses ajenos delante de mí.

II

No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano.

III

Santificarás las fiestas. (Así lo aprendí yo de niña en la iglesia católica, no como dice en este libro)

IV

Honra a tu padre y a tu madre.

V

No matarás.

VI

No cometerás adulterio.

VII

No hurtarás.

VIII

No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

IX

No codiciarás a la mujer de tu prójimo.

X.

No codiciarás los bienes de tu prójimo.

Catequismo Convert de la doctrina católica., ed. 1921, pág. 37.