La Iglesia Remanente

Antecedente de 1893: “El mensaje que ha sido dado por los que proclaman que la iglesia es Babilonia, ha dejado la impresión de que Dios no tiene iglesia sobre la tierra.” — La Iglesia Remanente, pág. 62

Pregunta de meditación: ¿Por qué era errónea, esa afirmación de Stanton? ¿Desaparecerá la iglesia fiel?


Texto de meditación: “Siempre hubo un remanente que permanecía fiel a Jehová.” Patriarcas y Profetas, pág. 587


COMPUESTA DE FIELES

¿Qué demanda Dios de cada uno? Mateo 5:48; 1 Pedro 1:16 ¿A quiénes ve con complacencia? Salmos 16:3

“Nuestro Salvador comprende perfectamente la naturaleza humana y nos dice a cada uno: “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Así como Dios es perfecto en su esfera, así debe serlo el hombre en la suya. A quienes reciben a Cristo se dirigen estas palabras llenas de esperanza: “A todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Ellas nos indican que no debemos conformarnos con nada que sea inferior a un carácter sobresaliente y elevado, formado a la semejanza divina. Cuando se posee un carácter tal, la vida, la fe, la pureza de la religión constituyen un ejemplo instructivo para los demás.” — Maranata, el Señor viene, pág. 225

“Cuanto más fervientes sean nuestros esfuerzos para alcanzar la santidad del corazón y la vida, tanto más aguda será nuestra percepción del pecado, y más decididamente lo desaprobaremos. Debemos ponernos en guardia contra la indebida severidad hacia el que hace mal; pero también debemos cuidar de no perder de vista el carácter excesivamente pecaminoso del pecado.” — Obreros Evangélicos, págs. 30-31

“La santidad es integridad para con Dios: es la entrega total del corazón y la vida para que revelen los principios del cielo.” — El Deseado de Todas las Gentes, pág. 509

¿Qué características tiene la Iglesia que Jesús reconoce como suya? Efesios 5:27 Por ello, ¿qué rasgos deben tener sus miembros? Colosenses 1:22 segunda parte; 2 Pedro 3:14 

“La iglesia que Cristo presenta ante el trono de su gloria es sin “mancha, ni arruga, ni cosa semejante”. ¿Desea usted estar entre aquellos que hayan lavado las ropas del carácter en la sangre del Cordero? Entonces, deje de hacer lo malo; aprenda a hacer el bien Isaías 1:16, 17; camine en los mandamientos y las ordenanzas de Dios sin culpa. No ha de preguntar si guardar la verdad del Cielo se ajusta a su conveniencia. Ha de tomar su cruz y seguir a Cristo, cueste lo que costare. Encontrará que su yugo es fácil y su carga es ligera.” — Reflejemos a Jesús, pág. 46

“Cada cual tiene que ser probado y encontrado sin mancha, ni arruga, ni cosa semejante.” — Ser semejantes a Jesús, pág. 369

Entonces ¿quiénes constituyen Su Iglesia verdadera en esta tierra? Salmo 101:6; Apocalipsis 14:12 ¿Cómo encuentran el camino a la santidad? Juan 17:17

“Desde el principio, las almas fieles han constituido la iglesia en la tierra. En todo tiempo el Señor ha tenido sus atalayas, que han dado un testimonio fiel a la generación en la cual vivieron. Estos centinelas daban el mensaje de amonestación; y cuando eran llamados a deponer su armadura, otros continuaban la labor. Dios ligó consigo a estos testigos mediante un pacto, uniendo a la iglesia de la tierra con la iglesia del cielo. Él ha enviado a sus ángeles para ministrar a su iglesia, y las puertas del infierno no han podido prevalecer contra su pueblo. A través de los siglos de persecución, lucha y tinieblas, Dios ha sostenido a su iglesia.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 10

 “Se me mostró que los que están tratando de obedecer a Dios y purifican sus almas mediante la obediencia a la verdad, son el pueblo elegido de Dios, su moderno Israel.” —  Testimonios para la Iglesia, Tomo II, pág. 99

HECHOS MIEMBROS DE SU FAMILIA

¿Cuál es el propósito de Dios para sus hijos? Efesios 1:3-6 ¿Qué parte nos corresponde hacer? 2 Corintios 6:17-18

“Si hemos renunciado al yo y nos hemos entregado a Cristo, somos miembros de la familia de Dios, y todo cuanto hay en la casa del Padre es nuestro. Se nos ofrecen todos los tesoros de Dios, tanto en el mundo actual como en el venidero. El ministerio de los ángeles, el don del Espíritu, las labores de los siervos, todas estas cosas son para nosotros. El mundo, con cuanto contiene, es nuestro en la medida en que pueda beneficiamos” — El Discurso Maestro de Jesucristo, pág. 94

¿Qué hermosa promesa se nos da? 1 Juan 3:1-2

“He visto el tierno amor de Dios por su pueblo, y es muy grande. Vi ángeles que extendían sus alas sobre los santos. Cada santo tenía su ángel custodio. Si los santos lloraban desalentados o estaban en peligro, los ángeles que sin cesar los asistían, volaban con presteza a llevar la noticia, y los ángeles de la ciudad cesaban de cantar. Entonces Jesús comisionaba a otro ángel para que bajase a alentarlos, vigilarlos y procurar que no se apartaran del sendero estrecho; pero si los santos desdeñaban el vigilante cuidado de aquellos ángeles, rechazaban su consuelo y seguían extraviados, los ángeles se entristecían y lloraban. Llevaban allá arriba la noticia, y todos los ángeles de la ciudad se echaban a llorar.”  —  Primeros Escritos, pág. 39

Si somos hijos de Dios ¿A quiénes debemos reconocer como nuestros hermanos? Mateo 12:50

POBRE Y HUMILDE, PERO AMADA

¿Cómo se describe al pueblo de Dios? Sofonías 3:12

“Una congregación puede ser la más pobre de la tierra. Puede carecer de atractivos externos; pero si sus miembros poseen los principios que regían el carácter de Cristo, los ángeles se unirán con ellos en su culto. Las alabanzas y acciones de gracias provenientes de corazones agradecidos ascenderán al cielo como dulce oblación.” — Profetas y Reyes, pág. 414

“El pueblo remanente de Dios debe ser un pueblo convertido. La presentación de este mensaje debe tener por resultado la conversión y santificación de las almas. El poder del Espíritu de Dios debe hacerse sentir en este movimiento. Poseemos un mensaje maravilloso y precioso; tiene una importancia capital para quien lo recibe, y debe ser proclamado con fuerte voz. Debemos creer con una fe firme y permanente que este mensaje irá cobrando siempre mayor importancia hasta la consumación de los tiempos.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, pág. 355

¿Qué tamaño tiene? Lucas 12:32 ¿Cuántas almas se necesitan para constituir una iglesia? Mateo 18:20

“Quiero animar a los que se reúnen en pequeños grupos a adorar a grupos a adorar a Dios. Hermanos y hermanas, no os sintáis desanimados porque sois pocos en número. El árbol, que se sostiene solo en la llanura, esparce sus raíces más profundamente en la tierra, envía sus ramas con más amplitud en todas direcciones, y se desarrolla más fuerte y más simétrico mientras él solo combate contra la tempestad y se regocija con la luz del sol. Así el cristiano, cuando no tiene el apoyo de la dependencia terrenal, puede aprender a confiar en Dios y puede ganar fuerza y valor con todo conflicto.” — Notas Biográficas de Elena G. de White, págs. 286-287

“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Mateo 18:20. Aunque Cristo esté aún entre unos pocos humildes, ésta es su iglesia, pues sólo la presencia del Alto y Sublime que habita la eternidad puede constituir una iglesia. Donde dos o tres que aman y obedecen los mandamientos de Dios están presentes, Jesús los preside, ya sea en un lugar desolado de la tierra, en el desierto, en la ciudad o encerrados en los muros de una prisión.” — Alza tus ojos, pág. 313

“En comparación con los millones del mundo, los hijos de Dios serán, como siempre lo fueron, un rebaño pequeño; pero si permanecen de parte de la verdad como está revelada en su Palabra, Dios será su refugio. Están bajo el amplio escudo de la Omnipotencia. Dios constituye siempre una mayoría.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 471

NO ES UNA DENOMINACIÓN, PERO ESTÁ ORGANIZADA

¿Qué respondió Jesús a quienes pensaban que Dios moraba en edificios? Juan 4:21 ¿Qué adoradores busca el Padre? Juan 4:23-24

“Dios posee una iglesia. No es una gran catedral, ni la iglesia oficial establecida, ni las diversas denominaciones; sino el pueblo que ama a Dios y guarda sus mandamientos.” — Alza tus ojos, pág. 313

“Aunque Dios no mora en templos hechos por manos humanas, honra con su presencia las asambleas de sus hijos. Prometió que cuando se reuniesen para buscarle, para reconocer sus pecados y orar unos por otros, él los acompañaría por su Espíritu” — Profetas y Reyes, pág. 35

¿Dónde se reunía la Iglesia Primitiva? Romanos 16:3-5; 1 Corintios 16:19; Colosenses 4:15 ¿Describa la experiencia de los pioneros adventistas?

“Éramos pocos, y nuestros hermanos pertenecían mayormente a la clase más pobre. Nuestras creencias eran casi desconocidas para el mundo. No teníamos casas de culto, sino unas pocas publicaciones, y muy limitadas facilidades para llevar adelante nuestra obra. Las ovejas estaban esparcidas por los caminos y los vallados, por ciudades, pueblos y bosques. Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús eran nuestro mensaje…

“Al comienzo nos reuníamos para el culto, y presentábamos la verdad a los que venían a escuchar, tanto en casas privadas, como en cocinas grandes, en galpones, en bosques y en edificios escolares; pero no pasó mucho tiempo antes que nos fuera posible edificar humildes casas de culto.” — La Iglesia Remanente, págs. 27-28,30

La Salvación ¿se obtiene de manera individual o como denominación? Apocalipsis 3:20-21

“No hay otra iglesia más que la asamblea de aquellos quienes tienen la palabra de Dios y quiénes son purificados por ella.” — Spirit of Prophecy, Tomo IV, pág. 237

Sin embargo, ¿qué se nos dice acerca de los fieles en el tiempo de la Iglesia Primitiva? Hechos 2: 47 última parte ¿Cómo se aplica eso, a nuestros días?

“Dios no es Dios de disensión, sino de paz; como en todas las iglesias de los santos” (1 Corintios 14: 33), y quiere que hoy día se observe orden y sistema en la conducta de la iglesia, lo mismo que en tiempos antiguos. Desea que su obra se lleve adelante con perfección y exactitud, a fin de sellarla con su aprobación.  Los cristianos han de estar unidos con los cristianos y las iglesias con las iglesias, de suerte que los instrumentos humanos cooperen con los divinos, subordinándose todo agente al Espíritu Santo y combinándose todos en dar al mundo las buenas nuevas de la gracia de Dios.” — Hechos de los Apóstoles, pág. 79

CUIDANDO NUESTRA HERMANDAD

¿Qué deben hacer con sumo cuidado los dirigentes de las congregaciones, antes de proponer a la Iglesia, admitir a una persona como miembro? Mateo 28:20

“La preparación para el bautismo es un asunto que necesita ser considerado cuidadosamente.  Los nuevos conversos a la verdad deben ser fielmente instruidos en el sencillo “Así dice el Señor”.  La Palabra del Señor ha de ser leída y explicada a ellos punto por punto.” — El Evangelismo, pág. 227

“Solamente cuando la Iglesia está compuesta de miembros puros, no egoístas, puede realizar los designios de Dios. Se ha hecho demasiado trabajo precipitado para añadir nombres al registro de la iglesia. Defectos graves se ven en los caracteres de los que entran a la iglesia. Los que los admiten dicen: los llevaremos primero a la iglesia, y luego los reformaremos. Pero es un error. El primer gran trabajo a hacer es la obra de la reforma. Orar con ellos, hablar con ellos, pero no les permitan unirse al pueblo de Dios en la relación de iglesia hasta que den evidencias claras que el Espíritu de Dios está trabajando en sus corazones.” — Review and Herald, 21 de mayo de 1901

 ¿Qué voto hacen quienes se bautizan ante el Señor? Tito 2:11-12 ¿Qué deben recordar siempre? 1Corintios 12:13

“El unirse a la iglesia, aunque es un acto importante y necesario, no lo hace a uno cristiano ni le asegura la salvación. No podemos asegurarnos el derecho al cielo por hacer registrar nuestro nombre en el libro de la iglesia mientras nuestro corazón permanece alejado de Cristo.” — Joyas de los Testimonios, tomo 1, 444.

“Por los votos de su bautismo, cada miembro de la iglesia se ha comprometido solemnemente a proteger los intereses de sus hermanos… Dios requiere de cada creyente que, hasta donde pueda, evite a sus hermanos y hermanas toda influencia que tenga la menor tendencia a dividirlos o a desviar sus intereses de la obra para este tiempo presente.” — Joyas de los Testimonios, tomo 2, 186.

“Cuando los cristianos se someten al solemne rito del bautismo, el Señor registra el voto que hacen de serle fieles. Este voto es su juramento de lealtad… Se comprometen a renunciar al mundo para observar las leyes del reino de Dios.  Por lo tanto, han de andar en novedad de vida.  No han de seguir más las tradiciones de los hombres.  No han de seguir por más tiempo métodos deshonestos.  Han de obedecer los estatutos del reino del cielo.  Han de buscar el honor de Dios.  Si son fieles a su voto, serán provistos de gracia y poder que los habilitará para cumplir con toda justicia.” — El Evangelismo, págs. 126-127.

¿Cuál debe ser la actitud del Pueblo Remanente, hacia el pecado abierto? Efesios 5:11

“Los del remanente que purifican sus almas obedeciendo la verdad, obtienen vigor del proceso de la prueba, exhiben la belleza de la santidad en medio de la apostasía circundante.” — Carta 55 de 1886

“El verdadero pueblo de Dios, que toma a pecho el espíritu de la obra del Señor y la salvación de las almas, verá siempre al pecado en su verdadero carácter pecaminoso. Estará siempre de parte de los que denuncian claramente los pecados que tan fácilmente asedian a los hijos de Dios. Especialmente en la obra final que se hace en favor de la iglesia, en el tiempo del sellamiento de los ciento cuarenta y cuatro mil que han de subsistir sin defecto delante del trono de Dios, sentirán muy profundamente los yerros de los que profesan ser hijos de Dios.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo III, pág. 295

“El testimonio escrutador del Espíritu de Dios “separará a los de Israel que han combatido los medios que Dios ha establecido para mantener libre de corrupciones a la iglesia. Hay que llamar al error por su nombre. Los pecados graves tienen que ser censurados como corresponde. Todos los hijos de Dios debieran acercarse más a él… Entonces verán el pecado en la verdadera luz y comprenderán cuán ofensivo es para Dios”. “El testimonio claro y directo debe vivir en la iglesia, porque en caso contrario la maldición de Dios descansará sobre su pueblo con tanta seguridad como pesó sobre Israel debido a sus pecados.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 634

¿En qué triste condición, se encuentran la mayoría de organizaciones adventistas, que claman ser la Iglesia Remanente? Apocalipsis 3:17

“La misma desobediencia y el fracaso que se vieron en la iglesia judaica han caracterizado en mayor grado al pueblo que ha tenido la gran luz celestial de los últimos mensajes de amonestación.” — Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 431

“Me lleno de tristeza cuando pienso en nuestra condición como pueblo. El Señor no nos ha cerrado el cielo, pero nuestro propio comportamiento extraviado nos ha separado de Dios. El orgullo, la codicia y el amor del mundo han vivido en el corazón, sin temor a ser descartados o condenados. Pecados graves y presuntuosos han encontrado cabida entre nosotros; y, sin embargo, la opinión general es que la iglesia está floreciente y rodeada de paz y prosperidad espiritual por todos sus contornos.

“La iglesia ha dejado de seguir a Cristo, su Guía, y con paso firme sigue su retiro hacia Egipto. Sin embargo, son pocos los que se alarman y asombran por su falta de poder espiritual. La duda, y aun el descreimiento de los testimonios del Espíritu de Dios, leudan la iglesia por todos lados. Así lo prefiere Satanás. Los ministros que predican el yo en lugar de Cristo lo prefieren así. Los testimonios no se leen, ni se aprecian. Dios os ha hablado. De su Palabra y de los testimonios, la luz ha brillado, y ambos han sido menospreciados y desatendidos. El resultado se ve claro en la falta entre nosotros de pureza, dedicación y fe fervorosa.” — Ibíd., pág. 201

Por su parte, ¿qué nos conviene recordar? Romanos 15:4 primera parte

 “Juan declaró a los judíos que su situación delante de Dios había de ser decidida por su carácter y su vida. La profesión era inútil. Si su vida y su carácter no estaban en armonía con la ley de Dios, no eran su pueblo.”
—  El Deseado de Todas las Gentes, pág. 82

“Si nuestra convicción… de tener verdades más grandes que las que tienen otras denominaciones no nos lleva a una consagración más profunda, y a tener vidas más puras y santas, ¿de qué nos aprovecha esta verdad? Hubiera sido mejor no haber visto nunca la luz de la verdad que pretender aceptarla y no ser santificados por ella.” — Alza tus Ojos, pág. 61