La gran multitud y los 144000

144000Versículo de memoria

“Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido? Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero” Apocalipsis 7:13, 14.

Dos Grupos de Redimidos

1. Después de escuchar el número 144.000 como aquellos que reciben el sello del Dios vivo, ¿qué grupo vio Juan en visión vestido con ropas blancas? Apocalipsis 7:1-4, 9. 

 

2. Después que Juan vio la gran multitud con ropas blancas, ¿qué pegunta le dirigió uno de los ancianos? Apocalipsis 7:13.

“Una vez terminado el sellamiento, Juan contempla una incontable multitud que, arrobada, adora a Dios ante su trono. Esta vasta muchedumbre está constituida indudable­mente por los salvados de toda nación, tribu y lengua que han sido resucitados al venir Cristo por segunda vez, lo cual demuestra que el sellamiento es la última obra realizada en favor del pueblo de Dios antes de la traslación…

“Las preguntas dirigidas por uno de los ancianos a Juan: ‘Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?’ consideradas en relación con la respuesta de Juan: ‘Señor, tú lo sabes,’ implican que Juan no lo sabía, y parecerían ilógi­cas si se refiriesen a toda la gran multitud que tenía delante de sí” (Urías Smith, Daniel y Apocalipsis, tomo 2, pág. 122).

La Experiencia de los 144.000

3. ¿A través de qué experiencia pasará el grupo con ropas blancas de Apocalipsis 7:13? Compárese con la experiencia de los 144.000. Apocalipsis 7:14-16.

“Delante del trono, sobre el mar de cristal, -ese mar de vidrio que parece revuelto con fuego por lo mucho que resplandece con la gloria de Dios- hállase reunida la compañía de los que salieron victoriosos ‘de la bestia, y de su imagen, y de su señal, y del número de su nombre.’ Con el Cordero en el monte de Sión, ‘teniendo las arpas de Dios,’ están en pie los ciento cuarenta y cuatro mil que fueron redimidos de entre los hombres… ‘Estos son los que han venido de grande tribulación;’ han pasado por el tiempo de angustia cual nunca ha sido desde que ha habido nación; han sentido la angustia del tiempo de la aflicción de Jacob; han estado sin intercesor durante el derramamiento final de los juicios de Dios. Pero han sido librados, pues ‘han lavado sus ropas, y las han blanqueado en la sangre del Cordero.’ ‘En sus bocas no ha sido hallado engaño; están sin mácula’ delante de Dios.

“‘Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono tenderá su pabellón sobre ellos.’ (Apocalipsis 7: 14, 15.) Han visto la tierra asolada con hambre y pestilencia, al sol que tenía el poder de quemar a los hombres con un intenso calor, y ellos mismos han soportado padecimientos, hambre y sed. Pero ‘no tendrán más hambre, ni sed, y el sol no caerá sobre ellos, ni otro ningún calor. Porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes vivas de aguas: y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos.’ (Apocalipsis 7: 14-17.)” (El Conflicto de los Siglos, pág. 707).

Características de los dos grupos

4. ¿De dónde y de qué periodo de tiempo procede la gran multitud? Apocalipsis 7:9.

“Mirando a través de los siglos, al tiempo de esta restauración de Israel en la tierra hecha nueva, el vidente de Patmos testificó:

“‘Miré, y he aquí una gran compañía, la cual ninguno podía contar, de todas gentes y linajes y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y palmas en sus manos; y clamaban en alta voz, diciendo: Sal­vación a nuestro Dios que está sentado sobre el trono, y al Cordero’” (Profetas y Reyes, pág. 532).

5. Describe las diferencias en las características entre la gran multitud y los 144.000. Apocalipsis 7:4-9.

Los 144.000

La Gran Multitud

Origen

De las doce tribus de Israel, indicando a todos los que fielmente siguen el triple mensaje angélico. De cada nación, tribu, lengua y pueblo; son los redimidos desde el principio a través de los siglos.
Tiempo El tiempo del sellamiento de los 144.000 comenzó en 1844, cuando se inició la obra del sellamiento. El tiempo se extiende desde el principio a través de los siglos, hasta el tiempo del fin.
Sello Los 144.000 reciben el don del Espíritu Santo y tienen el sello del Dios vivo. Los redimidos tienen el sello del Espíritu Santo.
“Los que quieran tener el sello de Dios en sus frentes deben guardar el día de reposo del cuarto mandamiento. Esto es lo que los distingue de los desleales, que han aceptado una institución humana en lugar del verdadero día de reposo. La observancia del día de reposo de Dios es la marca de distinción entre aquel que sirve a Dios y el que no le sirve” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 981). “Y más allá está la ‘grande muchedumbre, que nadie podía contar, de entre todas las naciones, y las tribus, y los pueblos, y las lenguas… de pie ante el trono y delante del Cordero, revestidos de ropas blancas, y teniendo palmas en sus manos.’ (Apocalipsis 7: 9, V.M.) Su lucha terminó; ganaron la victoria” (El Conflicto de los Siglos, pág. 723).

“Por un sermón en el día de Pentecostés se convirtieron más que los que se habían convertido durante todos los años de ministerio de Cristo. De esta prodigiosa manera obrará Dios cuando los hombres se entreguen al dominio del Espíritu” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 6, pág. 1055).

El Israel Espiritual

6. ¿Quiénes son el pueblo de Israel espiritual de hoy? ¿Envío el apóstol San­tiago su epístola a las doce tribus literales de Israel o a la iglesia de Dios? Santiago 1:1.

“Lo que Dios quiso hacer en favor del mundo por Israel, la nación escogida, lo realizará finalmente mediante su iglesia que está en la tierra hoy…

“… pues el mensaje de Dios por medio de su profeta a aquellos que se entregasen a Él y observasen su ley era que se contarían desde entonces entre los israelitas espirituales, o sea su iglesia en la tierra” (Profetas y Reyes, págs. 526, 276).

“Las diez tribus del reino del norte habían sido llevadas cautivas por los asirios en el año 722 a. C. (2 Rey. 17:6, 23), y sólo unos pocos de sus descendientes regresaron a Palestina (cf. com. Esd. 6:17; 8:35). Sin embargo, hay algunas indicaciones de que en los días del Nuevo Testamento aún eran reconocidas por lo menos algunas de esas tribus. Por ejemplo, Ana era de la tribu de Aser (Luc. 2:36; ver com. Hech. 26:7). Pero Santiago podría haber usado la frase ‘doce tribus’ para referirse en forma general y colectiva a los judíos, sin tener en cuenta su procedencia tribal” (Comentario Bíblico Adventista, tomo 7, pág. 519).

7. Resuma la personalidad de los doce hijos (tribus) de Jacob, y compare con las características del Israel moderno. Génesis 49:1-27.

“‘Juntaos y oíd, hijos de Jacob; y escuchad a vuestro padre Israel.’ ‘Y os declararé lo que os ha de acontecer en los postreros días’. A menudo había pensado ansiosamente en el futuro de sus hijos, y había tratado de concebir un cuadro de la historia de las dife­rentes tribus. Ahora, mientras sus hijos esperaban su última bendición, el Espíritu de la inspiración se posó sobre él; y se presentó ante él en profética visión el futuro de sus descendientes…

“Durante los años en que José había estado separado de sus hermanos, estos hijos de Jacob habían cambiado de carácter. Habían sido envidiosos, turbulentos, engañosos, crueles y vengativos; pero ahora, al ser probados por la adversidad, se mostraron desinte­resados, fieles el uno al otro, consagrados a su padre y sujetos a su autoridad, aunque ya tenían bastante edad” (Patriarcas y Profetas, págs. 238, 239, 227).

Repaso y Meditación

§  ¿Cómo podemos explicar que la Gran Multitud y los 144,000 no son el mismo grupo?

§  ¿Se compone la Gran Multitud de sólo un pueblo o nación?

§  ¿Cuál es la relación de los 144,000 con el mensaje del tercer ángel?