El uso de pantalones en la mujer a la luz de los Testimonios

11999010_10206458513838291_7543986819875907677_n“Vi que los que adoptan el traje norteamericano han revertido la orden de Dios y han desobedecido sus instrucciones especiales. Se me refirió a (Deuteronomio 22:5): ‘No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que lo hace’.Es una vestimenta inmodesta, totalmente inapropiada para los modestos y humildes seguidores de Cristo. 1TI 402.4

“Existe una creciente tendencia de hacer que la vestimenta y la apariencia de las mujeres se parezcan lo más posible a las de los hombres; pero Dios considera esto una abominación. ‘Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia’ 1 Timoteo 2:9. 1TI 403.1

“Con la así llamada reforma del vestido avanza un espíritu de liviandad y osadía que armoniza plenamente con el estilo del vestido. La modestia y la reserva desaparecen de muchos cuando adoptan ese estilo de vestido. Se me mostró que Dios desea que adoptemos un proceder consecuente y lógico. Si las hermanas adoptan el traje norteamericano, destruirán su influencia personal y también la de sus esposos. Se convertirán en el hazmerreír de la gente. Nuestro Salvador dice: ‘Vosotros sois la luz del mundo’.Mateo 5:14. ‘Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos’. vers. 16. Existe una gran obra que debemos hacer en el mundo, por lo que Dios no quiere que adoptemos un comportamiento que disminuya o destruya nuestra influencia”. 1 TI, 403

12002095_10206458513158274_8900771043307391761_n“Existe otro estilo de vestir que ha sido adoptado por un grupo de damas que se denominan reformadoras de la vestimenta. Imitan la forma de vestir de los hombres lo más cerca que pueden. Usan el sombrero, los pantalones, el chaleco, el vestón y las botas, y esta última prenda es la parte más sensata del traje. Quienes adoptan y promueven este estilo de vestir llevan la así llamada reforma de la vestimenta a extremos muy objetables. El resultado será confusión.

Dios estableció que debía haber una clara distinción entre la ropa de los hombres y la de las mujeres, y ha considerado este asunto de suficiente importancia para dar instrucciones específicas concernientes a ella; porque si hombres y mujeres llevaran la misma ropa, eso causaría confusión y un gran aumento de la conducta delictuosa.” 1 TI, 405

“‘El vestido debiera llegar hasta poco más abajo de la parte de arriba de la bota, pero debiera ser suficientemente corto para evitar el sucio suelo de la vereda y la calle, sin que sea necesario levantarlo con la mano’. Algunos han sostenido que cuando digo ‘la parte de arriba de la bota’ quiero decir la parte de arriba de las botas como las que usan los hombres. Pero al hablar de ‘la parte de arriba de la bota’ me refería a la parte superior de la bota de mujer o botín. Si hubiera pensado que se me interpretaría mal habría escrito con más detalle. Si las mujeres tuvieran la costumbre de usar botas altas como las de los hombres, podría ver excusa suficiente para esta equivocación. Creo que la redacción del texto es muy clara, de modo que nadie necesita confundirse. Tenga la bondad de volver a leer: ‘El vestido debiera llegar hasta poco más abajo de la parte superior de la bota’. Y ahora considere la frase que completa lo anterior: ‘Pero debiera ser suficientemente corto para evitar el sucio suelo de la vereda y la calle, sin que sea necesario levantarlo con la mano. Un vestido aún más corto que esto sería decoroso, conveniente y saludable para las mujeres cuando realizan los trabajos hogareños, y especialmente para las que tienen que hacer trabajos al aire libre’. 1TI, 407-408

12002259_10206458512838266_4491989300676063680_nMis conceptos tenían el objeto de corregir la moda actual, el vestido extremadamente largo que arrastra por el suelo, y también corregir el uso de vestido exageradamente corto que llega hasta las rodillas, que es usado por cierta clase de mujeres. Se me mostró que debemos evitar ambos extremos. Al usar un vestido que llegue hasta la parte superior del botín de mujer eludiremos los males del vestido extremadamente largo, y también los males y la notoriedad del vestido exageradamente corto. 1TI 408.2

“En este estilo de vestir se ha cambiado la orden de Dios y sus instrucciones especiales no se han tomado en cuenta. ‘No vestirá la mujer traje de hombre, ni el hombre vestirá ropa de mujer; porque abominación es a Jehová tu Dios cualquiera que esto hace’.Deuteronomio 22:5. Dios no quiere que su pueblo adopte este estilo de vestir. No es ropa modesta y no es adecuada para mujeres modestas y humildes que profesan ser seguidoras de Cristo. Las prohibiciones de Dios son consideradas livianamente por los que abogan por la eliminación de las diferencias en el estilo de vestir entre hombres y mujeres. La posición extrema adoptada por algunos reformadores de la manera de vestir perjudica su influencia.” 1TI, 405