El Espíritu Santo

¿QUIÉN ES?

  • Juan 14:16, 17. Es llamado el Consolador, el espíritu de verdad.
  • Juan 16:7. Era necesario que Cristo regresara al cielo para que fuera enviado el Consolador.
  • Juan 14:26. Es el que nos enseñará y nos recordará todas las cosas.
  • 1 Juan 5:7. Es uno con el Padre y con el Hijo.

«El Padre es toda la plenitud de la Divinidad corporalmente, y es invisible para los ojos mortales.El Hijo es toda plenitud de la Divinidad manifestada. La Palabra de Dios declara que él es ‘la imagen misma de su sustancia’ (Heb. 1:3)… El Consolador que Cristo prometió enviar después de ascender al cielo, es el Espíritu en toda la plenitud de la Divinidad, poniendo de manifiesto el poder de la gracia divina a todos los que reciben a Cristo y creen en Él como un Salvador personal. Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaborarán con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo (Special Testimonies, Serie B, Nº 7, págs. 62, 63 . Año 1905).» El Evangelismo, pág.  447.

  • Mateo 28:19. Es la tercera persona de la Divinidad.

«La naturaleza del Espíritu Santo es un misterio. Los hombres no pueden explicarla, porque el Señor no se la ha revelado… En cuanto a estos misterios, demasiado profundos para el entendimiento humano, el silencio es oro.» Los Hechos de los Apóstoles, pág. 39.

¿QUÉ HACE?

  • Génesis 1:1, 2. Estaba activo en la creación.
  • Juan 16:12-14. Guía en toda la verdad y muestra lo que ha de venir.
  • Juan 17:17. Esta verdad es la palabra de Dios.
  • Juan 16:8-11. Convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
  • 1 Corintios 2:10, 11. Explica las Escrituras.
  • Juan 3:5-9. Produce el nuevo nacimiento.
  • Juan 1:13. Así los hombres son nacidos de Dios, no de la carne o de la voluntad de hombre.
  • Juan 14:17. Mora en el hombre.
  • Hebreos 8:10; 2 Corintios 3:3. Escribe la ley en el corazón y en la mente.
  • Romanos 8:26, 27. Intercede por los hombres.
  • Hechos 8:29-31, 35. Ejemplo: Felipe dio testimonio al etíope.
  • Efesios 4:30. Sella a los hombres para la salvación.

LA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO

  • Mateo 12:31, 32; Hebreos 6:4-6. El fatal e imperdonable pecado contra el Espíritu Santo consiste en rechazar deliberadamente la luz.
  • Salmo 19:13. El pecado de presunción conduce a la gran transgresión.
  • Mateo 7:21-23. «Nunca os conocí.» Las personas que cometen este pecado están ciegas con respecto a su rechazo.
  • Amós 8:11, 12. Cuando termine el tiempo de gracia los hombres buscarán la palabra de Dios pero no la encontrarán.

«La promesa del Espíritu Santo no se limita a ninguna edad ni raza. Cristo declaró que la influencia divina de su Espíritu estaría con sus seguidores hasta el fin. Desde el día de Pentecostés hasta ahora, el Consolador ha sido enviado a todos los que se han entregado plenamente al Señor y a su servicio. A todo el que ha aceptado a Cristo como Salvador personal, el Espíritu Santo ha venido como consejero, santificador, guía y testigo.» Los Hechos de los Apóstoles, pág. 41.