Texto de meditación: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. ” – Hebreos 13:4

EL ROL DEL VARÓN EN EL HOGAR

¿Qué rol ha sido dado por Dios al varón en la familia? I Corintios 11: 3; Efesios 5:22-24 ¿Qué nos advierten los Testimonios, sobre este aspecto?

“El esposo es la cabeza de la familia, como Cristo es la cabeza de la iglesia, y cualquier actitud asumida por la esposa que pueda disminuir la influencia y degradar su posición digna y responsable, desagrada a Dios. Es deber de la esposa renunciar a sus deseos y voluntad, en favor de su esposo. Ambos deben saber renunciar a sus gustos, pero la Palabra de Dios da la preferencia al criterio del esposo. Y la esposa no perderá dignidad al ceder así a aquel a quien ella eligió por consejero y protector. El esposo debe mantener su posición en la familia, con toda mansedumbre, y sin embargo con decisión.” – Testimonios para la iglesia, tomo 1, pág. 276

¿Cómo debe ser el trato del esposo hacia su mujer? Efesios 5:25-31; Colosenses 3:19; 1 Pedro 3:7.

 “El esposo debe manifestar gran interés en su familia. Debe ser especialmente cuidadoso de los sentimientos de una esposa débil. Puede evitarle muchas enfermedades. Las palabras bondadosas, alegres y alentadoras resultarán mucho más eficaces que las medicinas más poderosas. Infundirán ánimo al corazón de la abatida y desanimada esposa, y la alegría infundida a la familia por los actos y las palabras de bondad, recompensarán diez veces el esfuerzo hecho. El esposo debiera recordar que gran parte de la carga de educar a sus hijos recae sobre la madre, y que ella ejerce una gran influencia para modelar sus mentes. Esto debe inducirle a manifestar los sentimientos más tiernos, y a aliviar con solicitud sus cargas. Debe alentarla a apoyarse en su afecto, y a dirigir sus pensamientos hacia el cielo, donde hay fuerza, paz y descanso final para los cansados. No debe volver a la casa con la frente ceñuda, sino que su presencia debiera brindar alegría a la familia y estimular a la esposa a mirar hacia arriba y creer en Dios. Unidos, pueden aferrarse a las promesas de Dios y atraer su rica bendición sobre la familia.”– Joyas de los Testimonios, tomo 1, págs. 105, 106.

LA MUJER EN EL HOGAR

Por su parte, ¿qué le corresponde a la esposa? Efesios 5:22-24; Colosenses 3:18; 1 Pedro 3:1-6.

 “Muchas veces la esposa comete un grave error. Ella no realiza esfuerzos decididos para dominar su propio genio y hacer feliz el hogar. Manifiesta a menudo inquietud y profiere quejas innecesarias. El esposo llega de su trabajo cansado y perplejo, y encuentra un rostro ceñudo en vez de palabras alegres y alentadoras. Él es humano, y sus afectos se apartan de su esposa. Pierde el amor al hogar, su senda se obscurece y se desvanece su valor. Pierde el respeto propio y la dignidad que Dios le exige que mantenga. El esposo es la cabeza de la familia, como Cristo es la cabeza de la iglesia, y cualquier actitud asumida por la esposa que pueda disminuir su influencia y degradar su posición digna y responsable, desagrada a Dios. Es deber de la esposa renunciar a sus deseos y voluntad, en favor de su esposo. Ambos deben saber renunciar a sus gustos, pero la Palabra de Dios da la preferencia al criterio del esposo. Y la esposa no perderá dignidad al ceder así a aquel a quien ella eligió por consejero y protector.”– Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 106.

¿Qué caracteriza a una mujer prudente? Proverbios 31:10-12, 26-31 ¿Qué deben buscar los solteros en una mujer antes de decidirse por ella, según los Testimonios?

“He aquí algo que debe considerarse: ¿Traerá felicidad a su hogar la persona con la cual usted se case? ¿Sabe ella de economía, o una vez casada dedicará, no sólo todo lo que ella misma gane, sino también todo lo que usted obtenga, a satisfacer la vanidad, el amor a las apariencias? ¿Se guía por principios correctos en estas cosas? ¿Tiene ella ahora de qué depender?… Yo sé que, en el parecer de un hombre infatuado por el amor y los pensamientos relativos al casamiento, estas preguntas se hacen a un lado como si no tuvieran importancia. Sin embargo, es necesario considerarlas debidamente, porque pesarán sobre su vida futura.

“Al elegir esposa, estudie su carácter. ¿Será paciente y cuidadosa? ¿O dejará de interesarse en los padres de usted precisamente cuando ellos necesiten a un hijo fuerte en quien apoyarse? ¿Le retraerá ella de la sociedad de esos padres para ejecutar sus propios planes y agradarse a sí misma, abandonando a los padres que, en vez de ganar a una hija afectuosa, habrán perdido a un hijo? – Consejos para la iglesia, págs. 204-205

LOS HIJOS

¿Cómo debe ser el trato de los padres con los hijos? Efesios 6:4; Colosenses 3:21.

“Debe ser ejercido un gran cuidado por parte de los padres no sea que traten a sus hijos de tal forma que provoquen obstinación, desobediencia y rebelión. Con frecuencia los padres agitan las peores pasiones del corazón humano, a causa de la falta de dominio propio. Los corrigen con un espíritu de ira, y por lo contrario los confirman en sus malos caminos y espíritu desafiante, en vez de influenciarlos en el camino de lo correcto. Por su propio espíritu arbitrario colocan a sus hijos bajo influencias satánicas, en vez de rescatarlos de los engaños de Satanás por medio de la bondad y del amor. ¡Cuán triste es que muchos padres que profesan ser cristianos no son convertidos! Cristo no mora en sus corazones por la fe. Mientras profesan ser seguidores de Jesús, ellos disgustan a sus hijos, y debido a su temperamento violento y no perdonador, los vuelven reacios a toda religión. Poco sorprende que los hijos se tornen fríos y rebeldes hacia sus padres.”– The Review and Herald, 15 de noviembre de 1892.

¿Cómo deben tratar los hijos a sus padres? Éxodo 20:12; Efesios 6:1-3; Colosenses 3:20.

“Se debe a los padres mayor grado de amor y respeto que a ninguna otra persona. Dios mismo, que les impuso la responsabilidad de guiar las almas puestas bajo su cuidado, ordenó que durante los primeros años de la vida, los padres estén en lugar de Dios respecto a sus hijos. El que desecha la legítima autoridad de sus padres, desecha la autoridad de Dios. El quinto mandamiento no sólo requiere que los hijos sean respetuosos, sumisos y obedientes a sus padres, sino que también los amen y sean tiernos con ellos, que alivien sus cuidados, que escuden su reputación, y que les ayuden y consuelen en su vejez. También encarga sean considerados con los ministros y gobernantes, y con todos aquellos en quienes Dios ha delegado autoridad.”– Patriarcas y Profetas, pág. 316.

DIVORCIO Y RECASAMIENTO

¿Cuánto dura el matrimonio? Romanos 7:1-2; I Corintios 7:39

 “En las mentes juveniles el matrimonio está revestido de romanticismo y es difícil despojarlo de ese carácter que le presta la imaginación, para hacer que la mente comprenda cuán pesadas responsabilidades entraña el voto matrimonial. Liga los destinos de dos personas con vínculos que sólo la muerte puede cortar.” – Testimonios para la iglesia, tomo 4, pág. 498

“El matrimonio es una unión para toda la vida y un símbolo de la unión entre Cristo y su iglesia.” – El Hogar Adventista, pág. 82

“Todo compromiso matrimonial debe ser considerado cuidadosamente, pues el casamiento es un paso que se da para toda la vida. Tanto el hombre como la mujer deben considerar cuidadosamente si pueden mantenerse unidos a través de las vicisitudes de la existencia mientras ambos vivan.” –  El Hogar Adventista, pág. 309

¿En qué se convierten los contrayentes? Marcos 10:7-9

 “Entonces tuvieron su origen dos instituciones gemelas, para la gloria de Dios y en beneficio de la humanidad: el matrimonio y el sábado. Al unir Dios en matrimonio las manos de la santa pareja diciendo: “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 1:31; 2:24), dictó la ley del matrimonio para todos los hijos de Adán hasta el fin del tiempo. Lo que el mismo Padre eterno había considerado bueno era una ley que reportaba la más elevada bendición y progreso para los hombres.” –  El discurso maestro de Jesucristo, pág. 57

¿Qué dice Dios sobre el divorcio? Malaquías 2:16. ¿Cuál era el castigo para los adúlteros bajo la ley de Moisés? Deuteronomio 22:22; Levítico 20:10

¿Qué profecía vemos cumplirse en nuestros días? Mateo 24:38

“Como en los días de Noé, cada clase de mal está en aumento. Divorcio y matrimonio están a la orden del día.” — Manuscript Releases, tomo 10, pág. 261

“¿Qué hay de la relación matrimonial actual? ¿No es pervertida y profanada, tal como en los días de Noé? Divorcio tras divorcio es registrado en los diarios. Éste es el matrimonio del cual Cristo habló cuando dijo que antes del Diluvio estaban ‘casándose y dando en casamiento’ (Mateo 24:38).”—Manuscript Releases, tomo 7, pág. 56.

¿Cómo llaman las Escrituras a quien se vuelve a casar, estando en vida su primer esposo? Romanos 7:3; Lucas 16:18 ¿Cuál es la única causa para el recasamiento? I Corintios 7:39

 “El séptimo mandamiento ha sido violado por algunos que son considerados como miembros de la iglesia. Esto ha traído el desagrado de Dios. Este es un pecado horrible en estos últimos días, pero la iglesia (los miembros) ha traído el desagrado y la maldición de Dios sobre ella por considerar este pecado tan livianamente. Vi que se trata de un enorme pecado y que no se ha llevado a cabo un esfuerzo vigilante como el que debería haberse hecho para no ocasionar el desagrado de Dios y evitar su desaprobación, mediante una disciplina estricta hacia el ofensor… El que ha cometido este horrible pecado piensa que todo lo que tiene que hacer es confesar que fue un error, que lo lamenta, y luego gozar de todos los privilegios de la casa de Dios y recibir el abrazo de comunión de la iglesia… Los que quebranten el séptimo mandamiento deberían ser suspendidos de la iglesia, no gozar de su comunión, ni de los privilegios de la casa de Dios. Dijo el ángel: ´Esto no es un pecado de ignorancia. Es un pecado conocido y recibirá la pavorosa visitación de Dios, no importa si quien lo cometió es una persona de edad o un joven.” — Testimonios acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio, págs. 277- 278

Si lamentablemente hay una separación, ¿qué debe hacer el cristiano? 1 Corintios 7:10, 11.

RESTAURACIÓN

¿Cuál era la condición del matrimonio en el Edén? Mateo 19:4-7

“Después, cuando los fariseos lo interrogaron acerca de la legalidad del divorcio, Jesús dirigió la atención de sus oyentes hacia la institución del matrimonio conforme se ordenó en la creación del mundo. “Por la dureza de vuestro corazón—dijo él—Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres, mas al principio no fue así”. Mateo 18:8. Se refirió a los días bienaventurados del Edén, cuando Dios declaró que todo “era bueno en gran manera”. Entonces tuvieron su origen dos instituciones gemelas, para la gloria de Dios en beneficio de la humanidad: el matrimonio y el sábado. Al unir Dios en matrimonio las manos de la santa pareja diciendo: “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2:24), dictó la ley del matrimonio para todos los hijos de Adán hasta el fin del tiempo. Lo que el mismo Padre eterno había considerado bueno era la ley que reportaba la más elevada bendición y progreso para los hombres.” —  El discurso maestro de Jesucristo, págs.  56, 57

¿Qué misión se nos ha dado como pueblo? Isaías 61:4

 “En el tiempo del fin, ha de ser restaurada toda institución divina. Debe repararse la brecha, o portillo, que se hizo en la ley cuando los hombres cambiaron el día de reposo. El pueblo remanente de Dios, los que se destacan delante del mundo como reformadores, deben demostrar que la ley de Dios es el fundamento de toda reforma permanente” — Profetas y reyes, pág. 501

“Como todas las demás excelentes dádivas que Dios confió a la custodia de la humanidad, el matrimonio fue pervertido por el pecado; pero el propósito del Evangelio es restablecer su pureza y hermosura. Tanto en el Antiguo como en él Nuevo Testamento, se emplea el matrimonio para representar la unión tierna y sagrada que existe entre Cristo y su pueblo, los redimidos a quienes él adquirió al precio del Calvario. Dice: “No temas… porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado”. “Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo”. En el Cantar de los Cantares oímos decir a la voz de la novia: “Mi amado es mío, y yo suya”. Y el “señalado entre diez mil” dice a su escogida: “Tú eres hermosa, amiga mía, y en ti no hay mancha”. (Isaías 54:4; Jeremías 3:14; Cantares 2:16; 5:10; 4:7)” —  El discurso maestro de Jesucristo, pág. 57