El cáncer

cancerEl cáncer ocupa el tercer lugar entre las causas de muerte en el ser humano. Una de cada 5 muertes se debe a este mal. El cáncer es un tumor maligno causado por un crecimiento de células descontrolado y anormal. Estos tumores pueden ser benignos o malignos.

El cáncer puede causar un sinnúmero de síntomas tales como: Una herida o úlcera que no sana, diarrea o estreñimiento, sangre en las heces, pérdida inexplicable de peso, tos o ronquera persistente, cambio en tamaño y color de una verruga o lunar, engrosamiento o nódulo en el seno u otra parte del cuerpo, indigestión o dificultad al tragar, orina sanguinolenta, flujo abundante después de la menopausia.

Causas: 

La principal causa de esta enfermedad radica en una sangre de naturaleza morbosa, producto de una dieta equivocada y antinatural. Además de esto contribuyen al desarrollo de esta enfermedad, los factores ambientales, exposiciones excesivas a la luz solar y sus rayos ultravioleta, la radiación ionizante, el fumar, el consumo de alcohol, la exposición a ciertos químicos, etc.

En un organismo sano, con sangre pura y buenas defensas, no es posible el desarrollo del cáncer – ni de otra enfermedad.

Como la causa radica en una sangre de naturaleza morbosa, el único camino a seguir para erradicar este mal y recuperar la salud, debe estar dirigido exclusivamente a purificar el torrente sanguíneo mediante los agentes naturales de salud (aire, agua, plantas, alimentación natural, etc), ya que no existen medicamentos farmacéuticos que puedan llevar a cabo esta tarea, por lo cual tampoco pueden combatir este mal definitivamente.

Recomendaciones: 

1. Practicar ejercicios respiratorios al levantarse y antes de acostarse.

2. Evitar el estreñimiento y tratarlo si lo existiera.

En Ayunas: Un té o infusión de ortigas o cola de caballo con el jugo de un limón.

Desayuno: Solo fruta fresca, de preferencia: Chinas (naranja dulce), manzanas, uvas o piña, con una cucharada de polen y miel de abejas

Media hora antes de la comida de medio día se toma un vaso de caldo oxidante.

Ingredientes:

1 1 Cebolla.
2 6 ramas de perejil.
3 4 hojas de repollo verde o col.
4 2 ramas de apio (célery).
5 4 dientes grandes de ajo.

Preparación: 
Lavar bien las verduras, cortarlos y colocarlos en una olla con medio litro de agua. Hervir por 12 minutos y dejar enfriar. Colar y tomar tibiecito un vaso con un diente de ajo machacado y el jugo de un limón.

Al Medio día: Una ensalada cruda abundante de zanahoria rallada, berros, rabanitos, repollo, lechuga, con aceite de olivas y unas gotas de limón. Caldo de vegetales y alguna papa al horno o hervida con cáscara y pelada.

Cena: Similar al desayuno o como al medio día pero en menor cantidad.

Como bebida diaria utilizará agua natural y unas tres tazas de tés o infusiones alternas de cola de caballo y ortiga.

Tomar un baño sauna o de vapor por semana.

Dormir con cataplasma de barro sobre el vientre (ver preparación en enfermedades del estómago e intestino).

Sobre el tumor o parte afectada aplicar cataplasma de barro.

Si hay herida o úlcera se aplica cataplasma de barro con cebolla cruda rallada y miel de abejas.

La duración del tratamiento dependerá de la gravedad y estado corporal (físico) del paciente. Una vez recuperado debe mantener siempre una alimentación natural para disfrutar de una mejor salud y calidad de vida.