divorcioPara meditar: Nadie puede glorificar a Dios en su cuerpo, tal como él lo requiere, mientras viva en abierta transgresión a la Ley de Dios. Si el cuerpo viola el séptimo mandamiento, es por lo que le dicta la mente.” Testimonios sobre conducta sexual, adulterio y divorcio, pág. 112 

Leemos en el libro del profeta Malaquías: “Preguntáis: ¡Por qué? Porque el Eterno es testigo entre tí y la esposa de tu juventud, con la cual tu has sido desleal, siendo ella tu compañera y la esposa de tu pacto. Dios, ¿no los hizo uno? En carne y espíritu los dos son de él. ¡Y por qué uno? Porque él procura descendientes piadosos. Guardaos pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales con la esposa de vuestra juventud. El Eterno, Dios de Israel dice que él aborrece el divorcio, porque el que se divorcia cubre su vestido de violencia-dice el Eterno.” Malaquías 2.14-16 

Repudio significa poner aparte, divorcio, y en este pasaje Dios nos dice que el que repudia a su mujer se viste de injusticia. ¡Dios aborrece el divorcio.! 

En el mundo hay divorcio a causa de la dureza del corazón del hombre. Pero en el Evangelio, Cristo cambia el corazón de piedra y da un corazón sensible, capaz de perdonar. (véase Ezequiel 36.26)