¿Debemos celebrar los cumpleaños?

Hno. Jose Solano

Para muchos, cada año, es un momento especial, cuando llega el día de su aniversario de vida. Esperan con ansias, regalos, pasteles y saludos de sus seres queridos y amigos. Es normal, que aún en las mismas iglesias, se celebre, a los cumpleañeros. Sin embargo, debemos preguntarnos ¿Está bien el hacerlo? Responderemos esta pregunta a la luz de lo que Dios ha revelado en la Biblia y los Testimonios.

Para meditar: “Por la observancia de los días de fiesta, tanto la gente del mundo como los miembros de las iglesias han llegado a creer que dichos días son esenciales para la salud y la felicidad; pero los resultados revelan que el mal abunda en ellos.” Fundamentals of Christian Education, pág. 317

Negligencia de los padres

Uno de los deberes de los padres cristianos es el instruir “al niño en su camino” con la correspondiente promesa: “y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” Proverbios 22:6 Sin embargo, siguiendo las costumbres del mundo, han fallado en esta sagrada tarea. Dicen los Testimonios: “Los padres no han enseñado a sus hijos los preceptos de la ley como Dios les ha ordenado. Los han educado en hábitos egoístas. Les han enseñado a considerar sus cumpleaños y sus días de fiesta como ocasiones en que esperan recibir regalos, y a seguir los hábitos y las costumbres del mundo.” Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, págs. 159-160

Sin darse cuenta, pensando que esas celebraciones, son momentos agradables, dice el Testimonio: “Los han educado en hábitos egoístas”  Se les olvida que el estimular su egoísmo, siendo el centro de atención de estas celebraciones y recibiendo regalos, solo ayudan a estimular el yo.

“El enemigo a quien más hemos de temer es el yo. Ninguna forma de vicio es tan funesta para el carácter como la pasión humana no refrenada por el Espíritu Santo. Ninguna victoria que podamos ganar es tan preciosa como la victoria sobre nosotros mismos.” —El Ministerio de Curación, pág. 386.

Una forma de idolatría

El cantar coros y canciones dedicadas el cumpleañero, solo sirve para hacerle centro de la celebración, cuando lo correcto, es que sea el Dador de la vida quien reciba la honra y la gloria, por mantenernos vivos.

Además, se quebrantan el primer mandamiento: “No tendrás dioses ajenos delante de mí.” y el octavo: “No hurtarás.” Éxodo 20:3,15 ¿Cómo? “Ahora vemos a los padres afligiéndose especialmente para presentarles dones a sus hijos en el día de su cumpleaños; hacen de ésta una ocasión para honrar al niño, como si el honor fuera debido al ser humano. Satanás ha logrado que se cumpliera su deseo en estas cosas; él ha desviado las mentes y los dones hacia los seres humanos; así los pensamientos de los niños son dirigidos hacia ellos mismos, como si ellos hubieran de ser hechos los objetos de favor especial. Aquello que debiera volver a Dios en forma de ofrenda para bendecir a los necesitados, y llevar la luz de la verdad al mundo, es desviado de su debido curso, y frecuentemente hace más daño que bien, estimulando la vanidad, el orgullo y la importancia propia.” Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, págs. 160-161

No se deben recibir regalos

“He dicho a mi familia y a mis amistades que mi deseo es que nadie me haga un regalo de cumpleaños o de Navidad, a menos que sea con el permiso de transferirlo a la tesorería del Señor, para ser asignado al establecimiento de las misiones.” The Review and Herald, 27 de diciembre de 1906.

Quién cumpleaños NO debe recibir regalos, si no que DEBE DAR ofrendas de gratitud a Dios. “… Más bienaventurado es dar que recibir.” Hechos 10:35

“Bajo el sistema religioso judaico, cuando nacía un niño, se hacía una ofrenda a Dios, por la propia orden del Señor.” Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, págs. 160

“En los cumpleaños se les debe enseñar a los niños que tienen razones para manifestar gratitud a Dios por su amorosa bondad al preservarles la vida durante otro año. Así pueden impartirse preciosas lecciones. Por la vida, por la salud, por el alimento, por el vestido, no menos que por la esperanza de la vida eterna, hemos contraído una deuda para con el Dador de todas las misericordias; y Dios merece que reconozcamos sus dones, y que presentemos nuestras ofrendas de gratitud a nuestro mayor benefactor. Estas ofrendas de cumpleaños son reconocidas por el cielo.”Consejos sobre la Obra de la Escuela Sabática, págs. 161

Una manifestación de intemperancia

Los pasteles, según la luz que tenemos en los Testimonios, no deben ser consumidos por los obedientes hijos de Dios. Pues, los “ricos pasteles y bizcochos y otras clases de alimentos… positivamente hacen daño a los que los consumen.” Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 152

La oposición de la mensajera del Señor al uso de tortas y pasteles, fue tan seria, que dijo “Quisiera que todos fuéramos reformadores en pro de la salud. Me opongo al uso de pasteles. Estas mezclas no son saludables… Preferiría un régimen con carne antes que las tortas y los pasteles dulces tan generalmente usados.—Carta 10, 1891.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 398

“Los platos compuestos de dulces. Con seguridad éstos causan perturbación.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 492-493

Todo el tiempo y el dinero, empleado en hacer o comprar esas tortas dulces, van en contra de la luz que Dios nos ha dado y sería mejor, dedicarlo a la Obra de alcanzar las almas con la Verdad Presente.

“Solamente porque está de moda, muchos que son pobres y dependen de su trabajo diario, se toman el trabajo e incurren en el gasto de preparar diferentes clases de tortas recargadas, dulces, pasteles y una variedad de alimentos apetecibles para los visitantes, todo lo cual perjudica a los que participan de ellos; sin embargo, necesitan esos mismos recursos para comprar ropas para ellos y para sus hijos. El tiempo empleado en cocinar alimentos destinados a agradar el gusto a expensas del estómago, debería dedicarse a la instrucción moral y religiosa de los hijos.” Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 396

Origen pagano de algunas tradiciones de cumpleaños.

La Revista Zeit und Welt, suplemento del Schwäbische Zeitung, 3/4 de abril de 1981, nos explica: “«Las varias costumbres que la gente observa hoy día al celebrar sus cumpleaños se remontan a mucho tiempo atrás en la historia. Nacen dentro del dominio de la magia y la religión. En la antigüedad, las costumbres de felicitar, dar regalos y hacer una fiesta —con las velas encendidas que la completan— tenían el propósito de proteger de los demonios al que celebraba su cumpleaños, y de garantizar su seguridad durante el año entrante. […] Hasta el cuarto siglo, el cristianismo rechazó la celebración de cumpleaños como una costumbre pagana». (pág. 4)

Además, el uso de pasteles con velas, es de origen pagano. La costumbre de rodear la tarta de velas viene de la antigüedad. El círculo de velas formaba parte de un ritual que protegía al homenajeado de los malos espíritus durante un año. Esto causó durante años que la Iglesia católica considerase que la celebración del cumpleaños era un rito pagano. Fue hasta el siglo IV d. C. cuando se empezó a difundir la fiesta de la Navidad como cumpleaños de Cristo, el 25 de diciembre en occidente y el 6 de enero en oriente. Esto hizo que, con el tiempo, también los cristianos festejaran sus propios cumpleaños uniéndose al de su Salvador.

El Diario ABC de España recalca: “en la Antigua Grecia, se regalaban dulces con velas sobre ellos a Artemisa, la diosa de la Luna. Estos postres representaban el ciclo lunar completo y el fuego de las velas era apagado para que el humo llegue a la divinidad, llevando consigo el deseo de la persona.

“Sin embargo, esta tradición no siempre fue tan bien recibida por las comunidades cristianas, quienes solo veían apropiado conmemorar la muerte de los santos en vez de los nacimientos, considerando los cumpleaños como paganos. Pero cuando la iglesia estableció la Navidad como una celebración importante, por la llegada de Cristo al mundo, las personas dejaron de verla como una festividad de mal gusto. Cuando la Iglesia estableció la Navidad como celebración relevante, recordando la llegada al mundo de Cristo, las velas de cumpleaños se sacudieron poco a poco su mala reputación. En nuestra época sólo está mal vista por los más puntillosos, que denuncian que es una manera de ‘compartir’ los gérmenes que pueden caer sobre la tarta cuando soplamos.” http://www.abc.es/recreo/abci-curioso-origen-tradicion-soplar-velas-cumpleanos-201607280852_noticia.html

En las Escrituras NO hay un solo hijo de Dios, celebrando un cumpleaños, por el contrario, siempre se asocian dichos festejos con los paganos. (Génesis 40:20; Mateo 14:6; Marcos 6:21) El libro The History of the Christian Religion and Church, During the Three First Centuries, explica: “La noción de una fiesta de cumpleaños era muy ajena a las ideas de los cristianos de este período en general” pág. 190.

Los cristianos primitivos, al ver que se introducían las celebraciones paganas en la iglesia tuvieron que ser valientes, en defensa de la pureza de su fe.

” Cuando los cristianos consintieron en unirse con los paganos que sólo se habían convertido a medias, entraron por una senda que les apartó más y más de la verdad. Satanás se alegró mucho de haber logrado engañar a tan crecido número de discípulos de Cristo; luego ejerció aun más su poder sobre ellos y los indujo a perseguir a los que permanecían fieles a Dios. Los que habían sido una vez defensores de la fe cristiana eran los que mejor sabían cómo combatirla, y estos cristianos apóstatas, junto con sus compañeros semipaganos, dirigieron sus ataques contra los puntos más esenciales de las doctrinas de Cristo.

“Fué necesario sostener una lucha desesperada por parte de los que deseaban ser fieles y firmes, contra los engaños y las abominaciones que, envueltos en las vestiduras sacerdotales, se introducían en la iglesia. La Biblia no fué aceptada como regla de fe. A la doctrina de la libertad religiosa se la llamó herejía, y sus sostenedores fueron aborrecidos y proscritos.

“Tras largo y tenaz conflicto, los pocos que permanecían fieles resolvieron romper toda unión con la iglesia apóstata si ésta rehusaba aún desechar la falsedad y la idolatría. Y es que vieron que dicho rompimiento era de todo punto necesario si querían obedecer la Palabra de Dios. No se atrevían a tolerar errores fatales para sus propias almas y dar así un ejemplo que ponía en peligro la fe de sus hijos y la de los hijos de sus hijos. Para asegurar la paz y la unidad estaban dispuestos a cualquier concesión que no contrariase su fidelidad a Dios, pero les parecía que sacrificar un principio por amor a la paz era pagar un precio demasiado alto. Si no se podía asegurar la unidad sin comprometer la verdad y la justicia, más valía que siguiesen las diferencias y aun la guerra.” El Conflicto de los SIglos, pág. 49

Es por ello que los candidatos a los 144000 no se pueden contaminar con tales celebraciones de origen pagano. “Estos son los que no se contaminaron con mujeres, pues son vírgenes. Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios.” Apocalipsis 14:4-5