Cristo nuestra Justicia
  • Mateo 5:48. La meta del cristiano es la perfección.
  • Romanos 3:10-12. Ninguna persona en la tierra es justa.
  • Romanos 3:23. Todos están destituidos de la gloria de Dios.
  • Isaías 64:6. Nuestra justicia es «un trapo de inmundicia.»
  • Jeremías 13:23. ¿Puede un etíope cambiar el color de su piel o un leopardo cambiar su pie? Es imposible vencer el mal con nuestras propias fuerzas.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

  • Isaías 1:18. El Señor nos invita a razonar con Él. Él transformará a los pecados de color carmesí en blanco.
  • 1 Juan 1:8, 9. Nuestro deber es confesar nuestros pecados.

¿QUÉ HARÁ DIOS?

  • Ezequiel 36:26. Dios nos dará un nuevo corazón y un nuevo espíritu.
  • Romanos 3:22-26. La justicia de Dios se obtiene por la fe. Cristo es quien justifica a los que creen. No podemos justificarnos a nosotros mismos.

CRECIMIENTO CRISTIANO

  • Romanos 8:1. Los que andan en el Espíritu no son condenados.
  • Filipenses 3:13-15. Debemos olvidar las cosas que quedaron atrás y buscar la perfección en Cristo.
  • 2 Corintios 3:18. Somos cambiados en su imagen de gloria en gloria.

«¿Qué es la justificación por la fe? Es la obra de Dios que abate en el polvo la gloria del hombre, y hace por el hombre lo que él no tiene la capacidad de hacer por sí mismo (Special Testimonies to Ministers and Workers, Nº 9).» Testimonios para Ministros, pág. 465.

«La justicia por la cual somos justificados es imputada; la justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo (Review and Herald, junio 4, 1895). » Mensaje para los Jóvenes, pág. 33.

«La santificación no es obra de un momento, una hora, o un día, sino de toda la vida.» Los Hechos de los Apóstoles, pág. 448.

Así es que la justificación es la obra de un momento y la santificación la obra de toda una vida.

  • 1 Juan 5:11-13. En Cristo tenemos la seguridad de la vida eterna.
  • 1 Juan 1:6, 7. Cuando caminamos en la luz, la sangre de Cristo nos limpia.
  • Apocalipsis 22:11. Cada persona pertenece a una de dos clases: los que no se salvan (inmundos, injustos) los que se salvan (justos, santos).

«Por la fe llegasteis a ser de Cristo, y por la fe tenéis que crecer en él dando y tomando a la vez. Tenéis que darle todo: el corazón, la voluntad, la vida, daros a él para obedecer todos sus requerimientos; y debéis tomar todo: a Cristo, la plenitud de toda bendición, para que habite en vuestro corazón y para que sea vuestra fuerza, vuestra justicia, vuestra eterna ayuda, a fin de que os dé poder para obedecerle.» El Camino a Cristo, pág. 71

LOS TRES ASPECTOS DE LA SALVACIÓN

PASADO: JUSTIFICACIÓN

  • 2 Timoteo 1:9. La gracia y la salvación nos fueron dadas antes del comienzo del mundo.
  • Apocalipsis 13:8. Cristo fue sacrificado desde la fundación del mundo.
  • Romanos 5:1. Hemos sido justificados por medio de la fe. Esto es justificación – estamos salvos.

PRESENTE: SANTIFICACIÓN

  • Romanos 5:10. Después de ser reconciliados (justificados) somos salvos por la vida de Cristo.
  • Romanos 8:29. Debemos reflejar la imagen de Cristo.
  • 2 Corintios 3:18. Somos cambiados según la imagen de Cristo contemplándolo. Ésta es la santificación – el proceso de la salvación.

FUTURO: GLORIFICACIÓN

  • 1 Juan 3:2. Cuando Cristo venga, seremos como Él.
  • Hebreos 9:28. Cuando vuelva una segunda vez recibiremos la salvación.
  • 1 Pedro 1:3-5. La salvación se revelará en el último momento. Esto es glorificación – seremos salvos.