Crisis mundial predicha

Haga click en la imagen para descargar el libro.

Cristo predijo que, cuando las condiciones en todo el mundo se volvieran tan malas como estaban en el tiempo de Noé y de Sodoma—¡el fin vendría! ¿Hemos llegado a ese punto? ¿Son las calamidades mundiales una señal de que hemos llegado al fin? Hace casi cien años a la autora principal de este libro, E. G. White, se le mostró en visión lo que iba a ocurrirle a las grandes ciudades de este mundo. Aquí tenemos unos cuantos ejemplos:

“[Satanás] ejerce su poder . . . Destruye las mieses casi maduras y a ello siguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas y miles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más y más y se harán más y más 5 desastrosas.”—EGW, El Conflicto de los Siglos, pág. 647.

“Estando en Nueva York en cierta ocasión, se me hizo contemplar una noche los edificios que, piso tras piso, se elevaban hacia el cielo. Esos inmuebles que eran la gloria de sus propietarios y constructores eran garantizados incombustibles . . . La siguiente escena que pasó delante de mí fue una alarma de incendio. Los hombres miraban a esos altos edificios, reputados incombustibles, y decían: ‘Están perfectamente seguros.’ Pero estos edificios fueron consumidos como la pez. Las bombas contra incendio no pudieron impedir su destrucción. Los bomberos no podían hacer funcionar sus máquinas.”—EGW, 9 Testimonies, 12-13 (1909).

“Durante la noche pensé que estaba en una habitación pero no en mi propia casa. Estaba en una ciudad que no conocía, y escuché una explosión tras otra. Me senté rápidamente en la cama, y ví desde mi ventana grandes bolas de fuego. Chispas eran lanzadas en forma de dardos, y los edificios eran consumidos; en muy pocos minutos el bloque entero de edificios estaba desplomándose y los lamentos quejumbrosos llegaban claramente a mis oídos. Desde mi posición elevada grité para saber lo que estaba ocurriendo. ¿Dónde estoy? Y ¿dónde está nuestro círculo familiar? Entonces me desperté.”—EGW, Manuscript 126 (1906).

“Durante una visión nocturna yo estaba en una altura, desde la cual podía ver las casas sacudidas como una caña por el viento. Edificios, grandes y pequeños, caían al suelo. Centros de placer, teatros, hoteles, y los hogares de gente rica eran sacudidos y destrozados. Muchas vidas eran destruídas, y el aire estaba lleno de los gritos de los heridos y los aterrorizados . . . Un sólo toque y los edificios tan sólidamente construídos que los hombres los consideraban tan seguros en contra de cualquier daño, rápidamente se convirtieron en montones de escombros. No había seguridad de protección en ninguna parte.”—EGW, 9 Testimonies, 92-93 (1909).

“La crisis se está acercando gradual y furtivamente a nosotros. El sol brilla en los cielos y recorre su órbita acostumbrada y los cielos continúan declarando la gloria de Dios. Los hombres siguen comiendo y bebiendo, plantando y Eventos de Hoy 6 edificando, casándose y dándose en casamiento. Los negociantes siguen comprando y vendiendo. Los hombres siguen luchando unos con otros, contendiendo por el lugar más elevado. Los amadores de placeres siguen atestando los teatros, los hipódromos, las garitas de juego. Prevalece la más intensa excitación, y sin embargo, el tiempo de gracia está llegando rápidamente a su fin, y cada caso está por ser decidido para la eternidad. Satanás ve que su tiempo es corto. Ha puesto todas sus agencias a trabajar para que los hombres sean engañados, embaucados, estén ocupados y fascinados hasta que el día de gracia llegue a su fin, y la puerta de la misericordia se cierre para siempre.”—EGW, Southern Watchman, Oct. 3, 1905