Categoría: Adventismo (Página 1 de 2)

Manipulación de los escritos de Elena G. de White sobre la navidad

egw¿Debemos celebrar la Navidad? ¿Podemos colocar árboles de Navidad? ¿Podemos dar regalos de Navidad y Año Nuevo?

Por un lado están los adventistas que denuncian la Navidad como una fiesta pagana disfrazada de cristianismo, y se basan en el solsticio de invierno del hemisferio Norte cuando se celebra el “nacimiento del dios sol” empezando el 21 de Diciembre. Una celebración pagana que se remonta al tiempo de Babel, con Nimrod y posteriormente con Semiramis y su hijo Tammuz. En el hemisferio sur el solsticio de invierno ocurre, en cambio, en el mes de Junio y aun se celebra como el Inti Raymi: “el nacimiento del dios sol.”

Por otro lado está el grupo que defiende la decisión de la Organización Adventista de celebrar la Navidad. Este grupo alude al hecho de que los cristianos antiguos del África del Norte (“Donatistas”) celebraban ya por ese tiempo el nacimiento de Cristo el 25 de Diciembre.

Cuando surge este debate entre los adventistas que dicen que la Navidad es pagana, y los adventistas que dicen que es una celebración cristiana, entonces salen aquellos adventistas que ni creen en el Espíritu de Profecía, pero en Diciembre sí creen y por ello desempolvan el libro El Hogar Cristiano y abren el capítulo 77 titulado: “La Navidad.” Este capítulo se vuelve el fundamento y la roca en la cual plantan su arbolito de Nimrod.

No es el objeto de este estudio demostrar que la Navidad es una celebración pagana, pues eso es más que claro.

El objeto de este estudio es demostrar que el capítulo “La Navidad” del Hogar Cristiano ha sido armado de una manera desleal y engañosa por los editores y fideicomisos para que la organización pueda imponer la celebración de la Navidad en los hogares y sinagogas adventistas.

La Tergiversación

El capítulo “La Navidad” empieza así:

HC pg. 434.1 – “La fiesta de la Navidad—‘Ya llega la Navidad,’ es la nota que resuena por el mundo, del este al oeste y del norte al sur. Para los jóvenes, para los de edad madura y aun para los ancianos, es una ocasión de regocijo general. Pero, ¿qué es la Navidad para que requiera tanta atención?…”

Como podemos apreciar, el párrafo termina con una pregunta de la hermana White y los editores decidieron poner “…” puntos suspensivos a la respuesta que ella da. Entonces ellos colocan el siguiente párrafo, a modo de respuesta a aquella pregunta:

HC pg. 434.2 – “Se dice que el 25 de Diciembre es el día en que nació Jesucristo, y la observancia de ese día se ha hecho costumbre popular.”

Estos párrafos fueron sacados de la carta titulada “La Navidad viene” del 9 de Diciembre de 1884 publicada en el Review and Herald. Lamentablemente esta carta no está disponible en el idioma español, sino que está en su idioma original—el inglés. En este estudio vamos a traducir esta carta y al final de este estudio vamos a publicar su versión original en inglés para aquellas personas que prefieran traducirlas por su propia cuenta o usando un traductor de internet.

El párrafo original dice así:

RH, Diciembre 9, 1884 Par. 1 – “‘Ya llega la Navidad,’ es la nota que resuena por el mundo, del este al oeste y del norte al sur. Para los jóvenes, para los de edad madura y aun para los ancianos, es una ocasión de regocijo general. Pero, ¿qué es la Navidad para que requiera tanta atención? A este día se le ha prestado demasiada atención por siglos. Es aceptado por el mundo incrédulo, y por el mundo cristiano en general, como el día en que nació Cristo. Cuando el mundo en general celebra ese día, no muestra ningún honor a Cristo. Se niegan a reconocerlo como su Salvador, y a darle honra con la obediencia voluntaria a su servicio. Muestran preferencia por el día, pero ninguna preferencia a Aquel por quién el día se celebra—Jesucristo.”

La Biblia claramente dice: “Creed a los profetas y seréis prosperados.” Pero, por lo visto hay gente que cree que dice: “Editad a los profetas y seréis prosperados.”

La sierva del Señor dice claramente que no honramos a Cristo celebrando ese día, pero lo honramos reconociéndolo como nuestro Salvador y por medio de nuestra obediencia voluntaria que ponemos a Su servicio. Nótese el énfasis en obediencia voluntaria vs una obediencia falsa, una obediencia mecánica y/o forzada: una santificación espuria.

Pero sigamos con los siguientes párrafos del capítulo La Navidad para estudiar qué más quitaron los fideicomisos de la carta:

HC pg. 434.2 – “Se dice que el 25 de Diciembre es el día en que nació Jesucristo, y la observancia de ese día se ha hecho costumbre popular. Sin embargo, no hay seguridad de que estemos guardando el día preciso en que nació nuestro Salvador. La historia no nos da pruebas ciertas de ello. La Biblia no señala la fecha exacta. Si el Señor hubiese considerado tal conocimiento como esencial para nuestra salvación, habría hablado de ello por sus profetas y apóstoles, a fin de dejarnos enterados de todo el asunto. Por lo tanto, el silencio de las Escrituras al respecto nos parece evidencia de que nos fue ocultado con el más sabio de los propósitos.”

Este párrafo no ha sido editado, pero tengamos en cuenta que la hermana White formula el siguiente planteamiento: “el silencio de las Escrituras al respecto (a la fecha en que nació Cristo) nos parece evidencia de que nos fue ocultado con el más sabio de los propósitos.” Es decir, ella formula que Dios mismo ocultó la fecha en que nació Cristo con un propósito. Sigamos leyendo para ver si más adelante ella nos indica cuál fue ese propósito:

HC pg. 434.3 – “En su sabiduría, el Señor no reveló el lugar donde había sepultado a Moisés. Le enterró, luego le resucitó y lo llevó al cielo. Obró así en secreto para evitar la idolatría. Aquel contra quién se habían rebelado [los israelitas] mientras estaba en servicio activo, aquel a quien provocaron casi más allá de lo que podía soportar un ser humano, fue casi adorado como Dios después que la muerte lo separó de ellos. Por el mismo motivo Dios ocultó el día preciso en que nació Cristo, a fin de que ese día no recibiese el honor que debía darse a Cristo como Redentor del mundo y el único que debía ser recibido y en quien se debía confiar por ser el único capaz de salvar hasta lo sumo a todos los que se allegan a él. La adoración del alma debe tributarse a Jesús como el Hijo de Dios infinito.”

Cuando a los hermanos se les advierte que celebrar la Navidad es participar de la idolatría, muchos se alteran y dicen: “¿Cómo van a decir que recordar el nacimiento de Cristo es idolatría?” Sin embargo, no entienden que recordar el nacimiento de Cristo no es en sí idolatría. Idolatría es celebrar y participar de un día pagano, de una celebración pagana, así esté camuflada de cristianismo. La misma hermana White escribió que Dios mismo ocultó la fecha en que Cristo nació para que el día no recibiese ningún honor y para evitar así la idolatría del día. Y ella no menciona que es idolatría porque las celebraciones en esa fecha son originalmente paganas, a ella le basta el hecho de darle honor a un día cualquiera para llamarlo: IDOLATRÍA.

El domingo es un día cualquiera, que hoy en día se acepta por el mundo cristiano en general como el día de la semana en que resucitó Cristo y “supuestamente” se lo guarda en honor a Cristo. Sin embargo, Dios no manda al hombre a santificar el domingo, ni el 25 de Diciembre; Dios nos manda a santificar el séptimo día de la semana (Éxodo 20:8-11), comúnmente llamado sábado. Recordar la resurrección de Cristo no es pecado. Pero santificar un día común y corriente bajo el camuflaje de “en honor a la resurrección de Cristo” sí es pecado. Este es un asunto que está claro para los adventistas, entonces: ¿Cómo es que celebran la Navidad? ¿Cómo pueden ir donde un hermano cristiano y decirle que guardan el sábado porque es bíblico, mientras el domingo no es bíblico, si celebran una fiesta que no es bíblica?

Pero ahora veamos lo que los fideicomisos omitieron de la carta de Ellen G. White. Esto sigue a continuación de los párrafos anteriores que sí se encuentran en el libro Hogar Cristiano:

RH, Diciembre 9, 1884 Par. 3 – “No hay santidad divina que descanse sobre el veinticinco de Diciembre, y no es agradable a Dios que cualquier cosa que se refiere a la salvación del hombre a través del infinito sacrificio hecho por ellos, sea tan tristemente pervertido de su profesado diseño.”

Los siguientes párrafos de la carta fueron colocados en parte (no completos) en secciones posteriores:

“Cristo debe ser el objeto supremo; pero, de la manera como se ha observado la Navidad, la gloria se apartó de Él hacia el hombre mortal, cuyo carácter pecador y defectuoso hizo necesario que Él venga a nuestro mundo. Jesús, la Majestad de los cielos, el Rey real del cielo, puso a un lado su realeza, dejó su trono de gloria, su alto mando, y vino a nuestro mundo para traer el hombre caído, débil en poder moral, y corrompido por el pecado, ayuda divina.

El revistió su divinidad con humanidad, para poder llegar a lo más profundo del dolor y la miseria humana, y levantar al hombre caído. Al tomar sobre sí la naturaleza humana, Él levantó a la humanidad en la escala de valor moral con Dios. Estos grandes temas son casi demasiado altos, demasiado profundos, demasiado infinitos, para la comprensión de las mentes finitas.”

RH, Diciembre 9, 1884 Par. 4 – “Los padres deben mantener estas cosas delante de sus hijos, y deben instruirlos, línea sobre línea, precepto por precepto, sobre su obligación para con Dios—y no sobre su obligación de uno para con el otro, de honrar y glorificar unos a otros con regalos y ofrendas. Mas bien se les debe enseñar que Jesús es el Redentor del mundo, el objeto del pensamiento, del arduo esfuerzo; que Su trabajo es el gran tema que debe involucrar su atención; que ellos deben traerle a Él sus regalos y sus ofrendas. Así hicieron los reyes magos y los pastores.”

El capítulo “La Navidad” del Hogar Cristiano también incluye fragmentos de otra carta de Ellen G. White: “Las Fiestas de fin de año” publicada el 11 de Diciembre de 1879. Esta publicación también está traducida del original en inglés. Veamos secciones que hablan de la Navidad y que los fideicomisos omitieron de dicha carta:

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 1 – “Nos acercamos rápidamente a la temporada de las fiestas de fin de año, y muchas personas de conciencia están cuestionando que curso deben seguir que pueda ser agradable a la vista de Dios. Por el mundo, las fiestas de fin de año, se gastan en frivolidad y extravagancia, gula y alarde.”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 2 – “Miles de dólares serán peor que tirados con la llegada de la Navidad y el Año Nuevo en indulgencias innecesarias. Pero es nuestro privilegio el apartarnos de las costumbres y prácticas de esta era degenerada; y en lugar de gastar medios nada más que para la satisfacción del apetito o para adornos o prendas de vestir innecesarias, podemos hacer de las próximas fiestas una ocasión para honrar y glorificar a Dios.”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 4 – “Busquemos representar fielmente a Cristo en los próximos días festivos imitando su ejemplo de cómo él pasaba haciendo el bien. Es imposible disfrutar de la aprobación de Dios mientras se vive para el yo. Como cristianos que profesan una fe viva en la próxima venida del Hijo del hombre, guardando todos los mandamientos de Dios, hagamos esfuerzos serios para acercarnos a Dios a través de Jesucristo, y hagamos un pacto con él por sacrificio. En nuestros principios de acción debemos elevarnos por encima de las costumbres y modas del mundo. Cristo vino a nuestro mundo para elevar las mentes de los hombres al nivel divino, y para ponerlos en simpatía con la mente de Dios.”

El pretexto de “ganar almas”

Los fideicomisos omitieron estratégicamente estos párrafos y/o secciones en los que la sierva del Señor amonesta claramente que el 25 de Diciembre no tienen ninguna santidad divina y que más bien ha sido pervertido, se ha convertido en idolatría y que deberíamos apartarnos de las costumbres, prácticas y modas del mundo. Ellos prefirieron incluir los párrafos que parecen sugerir que la hermana White aprobaba la celebración de la Navidad con toda su pompa:

HC pg. 435.1 – “En vista de que el 25 de diciembre se observa para conmemorar el nacimiento de Cristo, y en vista de que por el precepto y por el ejemplo se ha enseñado a los niños que es en verdad un día de alegría y regocijo, os resultará difícil pasar por alto esa fecha sin dedicarle cierta atención. Es posible valerse de ella con un buen propósito.”

Este último párrafo es usado bastante en la Navidad. Los hermanos dicen: “en la Navidad podemos ganar almas para Cristo.” Pero con esa misma mentalidad podríamos guardar el domingo para “ganar almas a Cristo.”

Dios no nos manda a “ganar almas,” es decir: no nos manda a aumentar un número de personas; Dios nos manda a predicar el Evangelio para la conversión de las personas, así sean una, dos, cien, mil o diez mil.

A Dios no le interesa el número de personas. A Dios lo que le interesa es que haya gente que le honre con una “obediencia voluntaria,” tal como lo leímos anteriormente. Además a Dios le importa la calidad, no la cantidad:

CM pg. 91.2 – “Si rebajáis la norma para obtener popularidad y aumentar el número de alumnos, y luego os regocijáis por este aumento, manifestáis grande ceguera. Si el número fuese evidencia de éxito, Satanás tendría derecho a la preeminencia; porque en este mundo, sus seguidores son por mucho la mayoría. El grado de fuerza moral que prevalece en el colegio es la prueba de su prosperidad. Es la virtud, inteligencia y piedad de los hermanos que componen nuestras iglesias, no su número, lo que ha de constituir una fuente de gozo y agradecimiento.”

PP pg. 533.3-4 – “Aquellos que tomaron el agua en la mano no fueron sino trescientos entre diez mil; no obstante, fueron elegidos, y al resto se le permitió volver a sus hogares… Escogió a los hombres que no permitieron que sus propias necesidades les hicieran demorar el cumplimiento del deber. No solo poseían valor y dominio de sí mismos los trescientos hombres elegidos, sino que eran también hombres de fe. No los había contaminado la idolatría. Dios podía dirigirlos, y por su medio librar a Israel. El éxito no depende del número. Tanto puede Dios libertar por medio de pocos como de muchos. No le honra tanto el gran número como el carácter de quienes le sirven.”

CMC pg. 52.1 – “Dios pide obreros. Se necesita actividad personal. Pero la conversión viene en primer lugar; y después de ella, la búsqueda de la salvación de los demás.”

COES pg. 101.1- “Aquellos que tratan de dirigir a otros, que pretenden estar guiando a las almas al camino de santidad, al mismo tiempo que en su propia vida se manifiestan el amor a los placeres, el orgullo y el amor a la ostentación, son siervos infieles. Su vida no está en armonía con lo que profesan ser; su influencia es una ofensa para Dios. Necesitan una conversión cabal. Su corazón está tan lleno de desechos que carece de lugar para la verdad elevada y ennoblecedora. El templo del alma necesita ser refinado, purificado y limpiado; porque Satanás, y no Dios, habita en el corazón.”

COES pg. 174.1 – “Lo que más hace falta en la escuela sabática no es maquinaria, sino conocimiento de las cosas espirituales. ¡Cuán grandemente necesitan los obreros un bautismo del Espíritu Santo, para llegar a ser verdaderos misionerospara Dios! Deberían aprender a esforzar cuanto fuese posible sus mentes, a fin de adquirir un conocimiento mejor de las verdades de la Biblia.”

CPI pg. 121.2 – “Hermanos y hermanas que habéis aseverado durante largo tiempo creer la verdad, os pregunto individualmente: ¿Han estado vuestras prácticas en armonía con la luz, los privilegios y las oportunidades que os concedió el cielo? Esta es una pregunta grave.”

A quienes aceptan los escritos de EGW acerca de la Navidad en el Hogar Cristiano, pero no sus amonestaciones en todos sus libros, ella les dice claramente:

CPI pg. 420.3 – “Algunos profesos cristianos aceptan ciertas porciones de los Testimonios como un mensaje de Dios, pero rechazan las que condenan sus costumbres favoritas. Tales personas trabajan para su mengua y la de la iglesia.”

No debemos olvidar que la iglesia primitiva se corrompió cuando, con la excusa de “ganar almas para Cristo,” dejaron a un lado la Palabra de Dios y se adhirieron con los idólatras:

CS pg. 40.3 – “Habiendo hecho algunas concesiones, propusieron que los cristianos hicieran las suyas para que todos pudiesen unirse en el terreno común de la fe en Cristo. La iglesia se vio entonces en gravísimo peligro, y en comparación con él, la cárcel, las torturas, el fuego y la espada, eran bendiciones.

Algunos cristianos permanecieron firmes, declarando que no podían transigir. Otros se declararon dispuestos a ceder o a modificar en algunos puntos su confesión de fe y a unirse con los que habían aceptado parte del cristianismo, insistiendo en que ello podría llevarlos a una conversión completa. Fue un tiempo de profunda angustia para los verdaderos discípulos de Cristo.

Bajo el manto de un cristianismo falso, Satanás se introducía en la iglesia para corromper la fe de los creyentes y apartarlos de la Palabra de verdad.

La mayoría de los cristianos consintieron al fin en arriar su bandera, y se realizó la unión del cristianismo con el paganismo.”

CS pg. 43.2 – “No hay duda de que los cristianos primitivos fueron un pueblo peculiar. Su conducta intachable y su fe inquebrantable constituían un reproche continuo que turbaba la paz del pecador. Aunque pocos en número, escasos de bienes, sin posición ni títulos honoríficos, aterrorizaban a los obradores de maldad por doquiera que fueran conocidos por su carácter y sus doctrinas.

Desde el tiempo de Cristo hasta hoy, sus verdaderos discípulos han despertado el odio y la oposición de los que siguen con deleite los senderos del mal.”

CS pg. 45.2 – “Otro asunto hay de más importancia aún, que debería llamar la atención de las iglesias en el día de hoy. El apóstol Pablo declara que ‘todos los que quieren vivir píamente en Cristo Jesús, padecerán persecución’ (2 Timoteo 3:12). ¿Por qué, entonces, parece adormecida la persecución en nuestros días?

El único motivo es que la iglesia se ha conformado a las reglas del mundo y por lo tanto no despierta oposición.”

El mundo celebra la Navidad, por lo tanto la iglesia Adventista quiere celebrar la Navidad. En lugar de que la iglesia convierta el mundo, el mundo convierte a la iglesia. Debería darnos vergüenza.

El intercambio de regalos

Como ya leímos, los fideicomisos movieron el párrafo en donde la sierva del Señor escribe que los padres deberían enseñar a sus hijos que su obligación es con Dios y no con sus semejantes para darse regalos y ofrendas, y colocaron en preferencia el párrafo donde ella escribe:

HC pg. 435.4 – “Por insignificantes que sean los regalos, es agradable recibirlos de aquellos a quienes amamos…

Está bien que no otorguemos unos a otros pruebas de cariño y aprecio con tal que no olvidemos a Dios, nuestro mejor Amigo. Debemos hacer regalos que sean de verdadero beneficio para quienes los reciban.”

Pero veamos qué párrafos han sido omitidos de las cartas de la hermana White, acerca del intercambio de regalos…

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 1 – “… En este tiempo la costumbre prevaleciente es de hacer y recibir regalos. Y no es poca carga sobre la mente el saber cómo distribuir estos regalos entre amigos para que nadie se sienta menospreciado. Es un hecho que mucha envidia y celos son creados muy a menudo por esta costumbre de dar regalos.”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 6 – “El día de la Navidad, recordatorio precioso del sacrificio hecho a favor del hombre, no debe ser dedicado a la gula y a la auto indulgencia, exaltando así a la criatura por encima del Creador. Nosotros que somos partícipes de este gran espectáculo de salvación, mostremos que tenemos cierta apreciación por el regalo (Dios dio a Cristo para la salvación del hombre), rindiendo a Dios nuestras ofrendas de agradecimiento. Si consintiéramos menos en comilonas y júbilo por estas ocasiones, y mas bien las convirtiéramos en medios para beneficiar a la humanidad, conoceríamos mejor la mente de Dios. Es un placer y una gratificación intercambiar regalos con nuestros amigos; ¿pero no hay acaso mas nobles y gloriosos objetos para los cuales podamos dar nuestros medios, y así hacer el bien al arrojar luz sobre la senda de otros?”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 13 – “Nuestras fiestas de fin de año se han pervertido de su uso previsto. Los regalos son despilfarrados uno sobre otro, y la alabanza que debería ser entregada a Dios, a quien le pertenecen todas las cosas, es otorgada a los pobres mortales.”

En el capítulo de la Navidad en el Hogar Cristiano, se usa los párrafos en que la sierva del Señor habla acerca de regalar libros a los niños como si ella estuviese hablando de la necesidad de regalar libros a los niños y jóvenes en Navidad; como una sugerencia de regalos de Navidad. Sin embargo ella claramente amonesta el intercambio de regalos y la razón por la cual ella escribió que se debía regalar libros cristianos a los niños es la siguiente (el contexto):

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 9 – “Se deben hacer esfuerzos especiales para excluir de nuestros hogares esa clase de literatura que no puede tener una influencia beneficiosa sobre nuestros hijos. Muchas veces me ha dolido encontrar en las mesas o en las bibliotecas de los guardadores del Sábado, artículos y libros llenos de romance, que sus hijos hojeaban ansiosamente.”

La hermana White estaba amonestando a los hermanos de su época que ellos estaban permitiendo que sus hijos leyeran historietas cómicas e historias de romance que se publicaban en los periódicos de la época. Piensen el equivalente de nuestros días: video juegos, películas, comic books, que ella en ese tiempo veía en “historias de ficción” e “historias de romance.” Y piensen el equivalente de “mesas” y “bibliotecas” con el equivalente de nuestros días: tablets, celulares, DVDs, televisores, etc.

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 8 – “Los niños necesitan la lectura correcta, que solventará la diversión y recreación, sin desmoralizar la mente ni cansar el cuerpo. Si se les enseña a amar el romance y las tiras cómicas, libros instructivos y los artículos serán desagradables para ellos. La mayoría de niños y jóvenes tendrán material de lectura; y si no les es seleccionado para ellos, ellos lo van a seleccionar por sí mismos. Ellos pueden encontrar una calidad ruinosa de lectura en cualquier lugar, y ellos aprenden rápido a amarla; pero si la lectura pura y buena les es suministrada, ellos cultivarán el gusto por ella.”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 11 – “Los padres deben cuidar a sus hijos, y enseñarles a cultivar una imaginación pura y a rehuir, como a un leproso, las historietas locas de amor que se presentan en los periódicos. Que las publicaciones sobre temas morales y religiosos puedan encontrarse en sus mesas y bibliotecas, para que vuestros hijos puedan cultivar un gusto por la lectura elevada.”

Como podemos ver, la sugerencia de la hermana White acerca de los libros, no aplica solamente a la época navideña. Ella estaba escribiendo acerca de un tema más profundo que es la lectura y educación de nuestros niños.

El Árbol de Navidad

Para finalizar, debemos analizar el contexto del párrafo más célebre de la Navidad en el Hogar Cristiano:

“¿Tendremos árbol de Navidad?”—Agradaría mucho a Dios que cada iglesia tuviese un árbol de Navidad del cual colgasen ofrendas, grandes y pequeñas, para esas casas de culto. [*]Nota: En el articulo se aludía a ciertos proyectos de construcción entonces en ejecución. Las referencias se insertan aquí porque los principios presentados tienen aplicación para el día de hoy. Nos han llegado cartas en las cuales se preguntaba: ¿Tendremos un árbol de Navidad? ¿No seremos en tal caso como el mundo? Contestamos: Podéis obrar como lo hace el mundo, si estáis dispuestos a ello, o actuar en forma tan diferente como sea posible de la seguida por el mundo. El elegir un árbol fragante y colocarlo en nuestras iglesias no entraña pecado, sino que éste estriba en el motivo que hace obrar y en el uso que se dé a los regalos puestos en el árbol. – {HC 438.2}

El árbol puede ser tan alto y sus ramas tan extensas como convenga a la ocasión, con tal que sus ramas estén cargadas con los frutos de oro y plata de vuestra beneficencia y los ofrezcáis a Dios como regalo de Navidad. Sean vuestros donativos santificados por la oración. [9]The Review and Herald, 11 de diciembre de 1879. – {HC 438.3}

Pues bien, en el párrafo al menos tuvieron la decencia de agregar una Nota en la cual los fideicomisos escribieron que la hermana White estaba aludiendo a “ciertos proyectos de construcción entonces en ejecución.” Pero luego los fideicomisos escriben: “Las referencias se insertan aquí porque los principios presentados tienen aplicación para el día de hoy.”

Entonces vamos a leer el contexto de este párrafo, y vamos a ver si verdaderamente los editores han presentado el mismo principio y la misma aplicación con los cuales la sierva del Señor escribió esta carta.

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 14 – “Nuestras casas de culto en Oakland y Battle Creek están bajo presión de deudas financieras. El Tabernáculo Dime nos pertenece a todos; todos debiéramos tener un interés especial en él. Para poder alojar a todos los estudiantes del Collage, a los pacientes del Sanatorio, a los trabajadores de la Oficina, y al gran número de fieles que vienen constantemente del extranjero, la construcción de esta espaciosa casa de culto era una necesidad positiva. Grandes responsabilidades descansan sobre los que están en Battle Creek, y también sobre aquellos a quienes se les debe alcanzar sus brazos para sustentar estos intereses en el gran corazón de la obra. En ninguna otra parte del mundo existe un campo de batalla por la verdad y la reforma como este. Grandes intereses están involucrados aquí. La escuela Sabática y el College están educando a los jóvenes, y están determinando el futuro destino de las almas. Aquí hay una necesidad continua de idear formas y medios para el progreso de la verdad y la conversión de las almas. Nuestro pueblo no está ni medio despierto a las exigencias de la época. La voz de la Providencia hace un llamamiento a todos los que tienen el amor de Dios en sus corazones para que despierten a esta gran emergencia. Nunca hubo un momento en el que hubiese tanto en juego como ahora. Nunca hubo un período en el que se exigiera una mayor energía y abnegación del pueblo que guarda los mandamientos de Dios.”

La razón principal por la cual la hermana White escribió esta carta, fue que las casas de culto de Battle Creek y Oakland estaban con deudas financieras, y la hermana White estaba amonestando a los hermanos que, en lugar de ayudar con la deuda de esas casas de culto, los hermanos estaban despilfarrando el dinero en árboles de Navidad, adornos, y regalos para el intercambio de regalo navideño.

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 13 – “Los regalos son despilfarrados uno sobre otro, y la alabanza que debería ser entregada a Dios, a quien le pertenecen todas las cosas, es otorgada a los pobres mortales.”

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 6 – “Es un placer y una gratificación intercambiar regalos con nuestros amigos; ¿pero no hay acaso mas nobles y gloriosos objetos para los cuales podamos dar nuestros medios, y así hacer el bien al arrojar luz sobre la senda de otros?”

Es entonces, bajo ese contexto, que la hermana White escribe lo siguiente:

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 15 – “Nos acercamos al final de otro año, y no haremos de estos días festivos oportunidades para llevar a Dios nuestras ofrendas? No puedo decir sacrificios, pues solo estaríamos dando a Dios lo que ya es suyo, y que solo nos ha confiado a nosotros hasta que él lo demande. Agradaría mucho a Dios que cada iglesia tuviese un árbol de Navidad del cual colgasen ofrendas, grandes y pequeñas, para esas casas de culto. Nos han llegado cartas en las cuales se preguntaba: ¿Tendremos un árbol de Navidad? ¿No seremos en tal caso como el mundo? Contestamos: Podéis obrar como lo hace el mundo, si estáis dispuestos a ello, o actuar en forma tan diferente como sea posible de la seguida por el mundo. El elegir un árbol fragante y colocarlo en nuestras iglesias no entraña pecado, sino que el pecado está en el motivo que impulsa la acción, y en el uso que se hace de los regalos colocados en el árbol.”

Queridos hermanos y queridas hermanas en Cristo, la hermana White no estaba simplemente escribiendo acerca de “ciertos proyectos de construcción” como dicen los fideicomisos; ella estaba diciendo que dos casas de culto tenían deudas financieras y que a Dios le agradaría que los hermanos, en lugar de gastar dinero en regalos para sí mismos, aporten dinero para eliminar aquella deuda. Es por eso que ella escribe “para esas casas de culto.” Los fideicomisos usan este párrafo como dando a entender que ella dijo: agradaría a Dios que todas las iglesias adventistas tuvieran un árbol de navidad con regalos. Pero esto es una gran mentira, ella no dijo eso.

Hermanos, lean por ustedes mismos el contexto. Seguramente ella vio que en muchas casas de culto se habían colocado árboles de navidad con regalos para los hermanos. Entonces ella les amonesta y les dice que a Dios le agradaría que en lugar de poner regalos para los hermanos pusieran dinero para las casas de culto que estaban en quiebra. A la pregunta ¿Tendremos un árbol de Navidad? Ella responde claramente: “hagan como hace el mundo o apártense del mundo del todo,” en otras palabras: eso es problema de ustedes. ¿Pero dónde está el pecado? Ella escribe que colocar un árbol en la iglesia no es pecado, pero “el pecado está en el motivo que impulsa la acción, y en el uso que se hace de los regalos colocados en el árbol.”

Ahora, hacemos la pregunta:

¿Cuál es el motivo que impulsa la acción de colocar un árbol de Navidad, decorarlo con pompas y luces, y regalos, en nuestras casas de culto?

¿No es el motivo acaso seguir la moda del mundo? ¿O acaso se despilfarra el dinero en pompas, luces, estrellas, y demás decoraciones para Dios? Dejemos las respuestas a la conciencia de cada persona.

Vayamos al siguiente párrafo:

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 16 – “El árbol puede ser tan alto y sus ramas tan extensas como convenga a la ocasión, con tal que sus ramas estén cargadas con los frutos de oro y plata de vuestra beneficencia y los ofrezcáis a Dios como regalo de Navidad. Sean vuestros donativos santificados por la oración, y que la fruta de estos árboles consagrados sea aplicada hacia la eliminación de las deudas de nuestras casas de culto en Battle Creek, Michigan, y Oakland, California.”

Los fideicomisos omitieron la parte en que la hermana White claramente especifica que ella se estaba refiriendo específicamente a las casas de culto de Battle Creek y Oakland. ¿Quieren colocar árboles de Navidad? ¿Quieren poner regalos? Esta bien, dice la hermana White, con tal que esos regalos sean dinero que esté destinado a las deudas de las casas de culto en Michigan y California. Ese es el contexto.

A pesar de toda esta evidencia que hemos presentado, lo más probable es que los hermanos que disfrutan de la Navidad y del Año Nuevo se aferren a sus ídolos, pues los hombres somos “carnal, vendido a la sujeción del pecado” (Romanos 7:14), “de manera que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí. Yo se que en mí, a saber, en mi carne, no mora el bien. Porque el querer el bien está en mi, pero no el hacerlo” (Romanos 7:17-18).

Y después de todo, el actual representante del cuerno pequeño ya amenazó que “esta podría ser nuestra última navidad.”

Así que concluiremos este estudio de la misma manera en que la sierva del Señor concluye dicha carta navideña:

RH, Diciembre 11, 1879 Par. 17 – “Al sabio una palabra le basta.”

Trigo y cizaña: el corazón

Imagen N°31- ¿Qué otra aplicación tienen los símbolos de la parábola?

  • El sembrador de la buena semilla: El Hijo del Hombre y sus seguidores (Pro.8:6-8; Mar.16:15).

“Cristo, el Sembrador celestial, salió a sembrar. Dejó su hogar de seguridad y paz, dejó la gloria que él tenía con el Padre antes que el mundo fuese, dejó su puesto en el trono del universo. Salió como uno que sufre, como hombre tentado; salió solo, para sembrar con lágrimas, para verter su sangre, la simiente de vida para el mundo perdido. Sus servidores deben salir a sembrar de la misma manera.” P.V.G.M., 19:1.

  • La buena semilla: La verdad (1Ped.1:23).

“El sembrador siembra la palabra”…  Un sembrador proveniente de un mundo más alto, Cristo, vino a sembrar las semillas de verdad. Aquel que había estado en los concilios de Dios, Aquel que había morado en el lugar santísimo del Eterno, podía traer a los hombres los puros principios de la verdad. Desde la caída del hombre, Cristo había sido el Revelador de la verdad al mundo. Por medio de él, la incorruptible simiente, “la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre”, es comunicada a los hombres. En aquella primera promesa pronunciada a nuestra raza caída, en el Edén, Cristo estaba sembrando la simiente del Evangelio.” P.V.G.M., 19-20.

  • El sembrador de la cizaña: El diablo y sus agentes (Gén.3:1-4; Jn.8:44).

“Si se hubiese ejercido fidelidad y vigilancia, si nadie se hubiese dormido y manifestado negligencia, el enemigo no habría tenido una oportunidad tan favorable para sembrar la cizaña entre el trigo. Satanás no duerme nunca. Siempre vela y aprovecha toda oportunidad de mandar sus agentes a diseminar el error, pues halla suelo propicio en muchos corazones no santificados.” 1 J.T., 310:1.

  • La cizaña: El error (Efe.4:14; 1Jn.4:6).

“Desde la caída del hombre, Satanás a estado sembrando las semillas del error.  Fue por medio de un engaño como obtuvo el dominio sobre el hombre al principio, y así trabaja todavía para derrocar el reino de Dios en la tierra y colocar a los hombres bajo su poder.” P.V.G.M., 19-20.

  • El campo: El corazón (Mat.13:19; Sal.119:11).

“Si no los educáis, hay uno que lo hará, porque Satanás espera su oportunidad para sembrar semilla de cizaña en el corazón.” C.N., 29:1.

“El enemigo sembrará cizaña en los corazones de los hijos a menos que los padres siembren en ellos las semillas de la verdad.” C.M., 116:2.

Trigo y cizaña: la iglesia

images1- ¿Qué representa también el campo de la parábola? Sal.92:12-14.

“”El campo -dijo Jesús- es el mundo”.  Pero debemos entender que esto significa la iglesia de Cristo en el mundo. La parábola es una descripción de lo que pertenece al reino de Dios, su obra por la salvación de los hombres; y esta obra se realiza por medio de la iglesia.  En verdad, el Espíritu Santo ha salido a todo el mundo; por todas partes obra en los corazones de los hombres; pero es en la iglesia donde hemos de crecer y madurar para el alfolí de Dios.” P.V.G.M., 49:2.

2- ¿Qué lo que ha asombrado a los siervos de la parábola? Mat.13:27.

“Algunas personas parecen pensar que al entrar en la iglesia serán cumplidas sus expectativas, y hallarán solamente personas puras y perfectas.  Son celosas en su fe, y cuando ven faltas en los miembros de la iglesia, dicen: “Nosotros abandonamos el mundo para no tener ninguna asociación con individuos malos, pero el mal se halla aquí también”; y preguntan, como los siervos de la parábola: “¿De dónde, pues, tiene cizaña?” Pero no necesitamos chasquearnos así, pues el Señor no nos autoriza a sacar la conclusión de que la iglesia es perfecta; y todo nuestro celo no nos permitirá tener éxito en lograr que la iglesia militante sea tan pura como la iglesia triunfante.” T.M., 47 (1893).

3- ¿Cómo son formados el trigo y la cizaña, los verdaderos y los falsos cristianos? Mat.13:19,23.

“La buena simiente representa a aquellos que son nacidos de la palabra de Dios, de la verdad.  La cizaña representa a una clase que constituye los frutos o la personificación del error o los falsos principios.” P.V.G.M., 49:3.

4- ¿En qué ocasión el enemigo ha podido sembrar la cizaña entre el trigo, llenar la iglesia de falsos hermanos? Mat.13:25.

“Satanás no se posesiona de la mente humana por la fuerza. Mientras los hombres duermen, el enemigo siembra la cizaña en la iglesia. Mientras los hombres duermen espiritualmente, el espíritu lleva a cabo su obra de iniquidad. Cuando una persona “no… entiende” (Mat.13: 19), él arrebata la buena semilla que fue sembrada en el corazón. Cuando los seres humanos están en esta condición, cuando su vida espiritual no está siendo alimentada constantemente por el Espíritu de Dios, Satanás puede infundirle su espíritu, y hacerle llevar a cabo sus obras.” 2 M.S., 405:1.

“Si se hubiese ejercido fidelidad y vigilancia, si nadie se hubiese dormido y manifestado negligencia, el enemigo no habría tenido una oportunidad tan favorable para sembrar la cizaña entre el trigo. Satanás no duerme nunca. Siempre vela y aprovecha toda oportunidad de mandar sus agentes a diseminar el error, pues halla suelo propicio en muchos corazones no santificados.” 1 J.T., 310:1.

5- ¿Qué peligro hay en querer arrancar la cizaña antes del tiempo, usando un celo y un espíritu equivocado? Mat.13:28-30.

“Los que creen sinceramente en la verdad son entristecidos y ven sus pruebas y pesares muy acrecentadas por causa de los elementos que están entre ellos y los molestan, desalientan y descorazonan en sus esfuerzos. Pero el Señor quiere enseñarles a sus siervos una lección de gran cuidado en todos sus movimientos. “Dejad crecer juntamente  lo uno y lo otro.” No arranquéis por fuerza la cizaña, no sea que al desarraigarla, se desarraiguen también las preciosas plantas. Tanto los ministros como los miembros de la iglesia deben ser cautelosos, no sea que manifiesten un celo que no esté de acuerdo con el conocimiento.  Hay Peligro de hacer demasiado para curar en la iglesia dificultades que, si se las dejara en paz, con frecuencia se solucionarían solas.  Es una conducta equivocada intervenir prematuramente en cualquier iglesia.  Debemos ejercer el mayor cuidado, paciencia y dominio propio para soportar estas cosas, y no dedicarnos a ponerlas en orden, trabajando con nuestro propio espíritu.” 1 J.T., 310-311.

“La iglesia de Cristo en la tierra será imperfecta, pero Dios no la destruye a causa de su imperfección. Ha habido -y habrá­ personas llenas de celo no conforme a ciencia, que quieren purificar la iglesia y desarraigar la cizaña de en medio del trigo. Pero Cristo nos ha dado luz especial sobre como tratar con los que yerran y con los que están en la iglesia, pero no son convertidos. Ninguna resolución espasmódica, celosa y apresurada ha de ser tomada por los miembros de la iglesia, para separar de ella a los que consideran que tienen defectos de carácter. La cizaña aparecerá en medio del trigo; pero haría más daño arrancarla (a menos que sea de la manera señalada por Dios), que dejarla.” Iglesia Remanente, 64:1.

“Así como la cizaña tiene sus raíces estrechamente entrelazadas con las del buen grano, los falsos cristianos en la iglesia pueden estar estrechamente unidos con los verdaderos discípulos.  El verdadero carácter de estos fingidos creyentes no es plenamente manifiesto.  Si se los separase de la iglesia, se haría tropezar a otros que, de no mediar esto, habrían permanecido firme.

“La enseñanza de esta parábola queda ilustrada en el propio trato de Dios con los hombres y los ángeles.  Satanás es un engañador.  Cuando él pecó en el cielo, aun los ángeles leales no discernieron plenamente su carácter.  Esta es la razón por la cual Dios no destruyó en el acto a Satanás.  Si lo hubiese hecho, los santos ángeles no hubieran percibido la justicia y el amor de Dios.  Una duda acerca de la bondad de Dios habría sido una mala semilla productora de amargos frutos de pecado y dolor.  Por lo tanto, el autor del mal fue dejado con vida hasta que desarrollase plenamente su carácter.  A través de las largas edades, Dios ha soportado la angustia de contemplar la obra del mal, y otorgó el infinito Don del Calvario antes de permitir que alguien fuese engañado por las falsas interpretaciones del maligno; pues la cizaña no podía ser extirpada sin peligro de desarraigar también el grano precioso. ¿Y no seremos nosotros tan tolerantes para con nuestros semejantes como el Señor del cielo y de la tierra lo es con Satanás?” P.V.G.M., 51:1.

6- ¿Podemos determinar con toda seguridad quién es trigo y quién es cizaña?

“Si tratásemos de extirpar de la iglesia a aquellos que suponemos cristianos falsos, cometeríamos seguramente errores.  A menudo consideramos sin esperanza a los mismos a quienes Cristo está atrayendo hacia sí.  Si tuviéramos nosotros que tratar con estas almas de acuerdo con nuestro juicio imperfecto tal vez ello extinguiría su última esperanza.  Muchos que se creen cristianos serán hallados faltos al fin.  En el cielo habrá muchos de quienes sus prójimos suponían que nunca entrarían allí.  El hombre juzga por la apariencia, pero Dios juzga el corazón.” P.V.G.M., 50:2.

“El hombre finito está propenso a juzgar mal el carácter, pero Dios no confía la obra de juzgar y hacer un pronunciamiento sobre el carácter a aquellos que no están capacitados para ello.  Nosotros no hemos de decir qué constituye el trigo, y qué constituye la cizaña.  El tiempo de la siega determinará plenamente el carácter de las dos clases especificadas bajo el símbolo de la cizaña y el trigo.  La obra de separación es dada a los ángeles de Dios; no se la encomienda a las manos de algún hombre.” T.M., 44 (ed. 1961).

“Dios tiene hijos preciosos en su iglesia; hay también hombres y mujeres que son como cizaña entre el trigo.  Pero el Señor no le da a Ud. ni a ninguna otra persona el cargo de decir quiénes son cizaña y quiénes son trigo.  Tal vez veamos y condenemos las faltas ajenas, mientras que nosotros mismos tenemos defectos mayores aún, de los que nunca nos hemos percatado, pero que los demás ven distintamente.” 2 J.T., 256:1.

 7- ¿En qué consiste entonces la base de la dificultad de diferenciar entre el trigo y la cizaña en la iglesia? ¿Cuándo se verá claramente la diferencia entre ellos?

“Es verdad que el pecado abierto excluye a los culpables.  Esto lo enseña claramente el Espíritu Santo. Pero, fuera de esto, nadie ha de pronunciar juicio.  Dios no ha dejado a los hombres el decir quiénes se han de presentar en estas ocasiones.  Porque ¿quién puede leer el corazón? ¿Quién puede distinguir la cizaña del trigo?” D.T.G., 612:3.

“No todos los que dicen trabajar por Cristo son discípulos verdaderos.  Entre los que llevan su nombre y se llaman sus obreros, hay quienes no le representan por su carácter. . . Hasta la consumación de los siglos habrá cizaña entre el trigo.” Conflicto y Valor, 318:1.

Nota: La dificultad para diferenciar el trigo de la cizaña no está en la práctica abierta del pecado, sino en la apariencia de piedad y el carácter. Los verdaderos y los falsos cristianos tienen todos defectos de carácter que remediar. El problema es que no se sabe quiénes están luchando con sinceridad para vencer. Por tanto nadie debe pronunciar juicio.

Mal.3:18.

“La cizaña era muy parecida al trigo mientras estaba verde; pero cuando el campo se ponía blanco para la siega, las hierbas sin valor no tenían ninguna semejanza con el trigo que se doblaba bajo el peso de sus llenas y maduras espigas.  Los pecadores que hacen alarde de piedad se mezclan por un tiempo con los verdaderos seguidores de Cristo, y su apariencia de cristianismo tiene por fin engañar a muchos; pero en la cosecha del mundo no habrá ninguna semejanza entre lo bueno y lo malo.  Entonces aquellos que se han unido a la iglesia, pero que no se han unido a Cristo, serán manifestados.” P.V.G.M., 52:3.

8- ¿Es lo mismo con el pecado manifiesto? ¿Cuál debe ser la actitud de la iglesia con los que pecan abiertamente? Mat.18:15-17.

“A la iglesia ha sido conferido el poder de actuar en lugar de Cristo.  Es instrumento de Dios para la conservación del orden y la disciplina entre su pueblo.  En ella ha delegado el Señor el poder para arreglar todas las cuestiones relativas a su prosperidad, pureza y orden.  A ella le incumbe la responsabilidad de excluir de su comunión a los que no son dignos de ella, a los que por su conducta anticristiana deshonrarían la verdad.  Cuanto haga la iglesia que esté de acuerdo con las indicaciones dadas en la Palabra de Dios será ratificado en el cielo.” 3 J.T., 203:2.

“El pecado y los pecadores que hay en la iglesia deben ser eliminados prestamente, a fin de que no contaminen a otros.  La verdad y la pureza requieren que hagamos una obra más cabal para limpiar de Acanes el campamento.  No toleren el pecado en un hermano los que tienen cargos de responsabilidad.  Muéstrenle que debe dejar sus pecados o ser separado de la iglesia.” 2 J.T., 38:0.

“Limpiad el campo de esta corrupción moral, si ella aqueja a los hombres más encumbrados en las más altas posiciones.  Dios no jugará con ellos.  La fornicación está en nuestras filas.  Lo sé, porque me fue mostrado que está fortaleciendo y extendiendo su contaminación.  Hay mucho que jamás sabremos; pero aquello que es revelado hace a la iglesia responsable y culpable a menos que se muestre esfuerzo determinado para erradicar el mal.  Limpiad el campamento, porque hay algo maldito en él.” T.M., 427-428 (435 ed. 1961).

Nota: No se puede calificar de cizañas a los que están pecando abiertamente. Éstos son “espinos y malezas” en el jardín (2Sam.23:6; Miq.7:2-4), deben ser arrancados.

9- ¿A quiénes culpa Dios y hace responsable cuando se tolera al pecador? Núm.16:22; Jos.7:11; 22:20.

“La instrucción de Cristo en cuanto al trato con los que yerran repite en forma más específica la enseñanza dada a Israel por Moisés: “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón: ingenuamente reprenderás a tu prójimo, y no consentirás sobre él pecado.”  Es decir, que si uno descuida el deber que Cristo ordenó en cuanto a restaurar a quienes están en error y pecado, se hace partícipe del pecado. Somos tan responsables de los males que podríamos haber detenido como si los hubiésemos cometido nosotros mismos.” D.T.G., 409:1.

“Si los que ocupan puestos de responsabilidad pasan por alto los pecados del pueblo, su desagrado pesará sobre ellos, y el pueblo de Dios será tenido en conjunto por responsable de esos pecados.  En su trato con su pueblo en lo pasado, el Señor reveló la necesidad de purificar la iglesia del mal.  Un pecador puede difundir tinieblas que privarán de la luz de Dios a toda la congregación.” 1 J.T., 334:2.

10- ¿Qué declaración en la parábola indica que la separación entre el trigo y la cizaña en la iglesia se hace antes de la venida de Cristo? Mat.13:41.

Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad”

11- ¿Desde cuándo se está efectuando esta obra de separación?

“Quien observa puede no discernir ninguna diferencia; pero hay Uno que dijo que la cizaña no había de ser arrancada por manos humanas para que no fuera desarraigado también el trigo.  Permitid que crezcan juntas hasta la cosecha.  Entonces el Señor envía a sus segadores a juntar la cizaña y atarla en manojos para quemar, mientras el trigo es juntado en el alfolí celestial.  El tiempo del juicio es un periodo muy solemne, cuando el Señor reúne a los suyos de entre la cizaña.  Los que han sido miembros de la misma familia  están separados… Los que han sido obedientes a los mandamientos de Dios se unirán con el grupo de los santos en luz; ellos entrarán por las puertas en la ciudad, y tendrán derecho al árbol de la vida.  El uno será tomado.  Su nombre estará en el libro de la vida, mientras otros con los cuales él se asoció tendrán la señal de la eterna separación de Dios.” T.M., 234 (237 ed. 1961).

12- ¿Qué ángel hace la separación entre el trigo y la cizaña en la iglesia? Amos 9:9.

“Vi luego el tercer ángel.  Dijo mi ángel acompañante: “Su obra es terrible.  Su misión es tremenda.  Es el ángel que ha de separar el trigo de la cizaña, y sellar o atar el trigo para el granero celestial.  Estas cosas debieran absorber completamente la mente y la atención.”” P.E., 118:1.

Trigo y cizaña: el mundo

descarga1- ¿Qué explicación dio Jesús de los símbolos usados en la parábola? Mat.13:36-39.

  1. El sembrador de la buena semilla: El Hijo del Hombre.
  2. El campo: El mundo.
  3. La buena semilla: Los hijos del reino.
  4. La cizaña: Los hijos del malo.
  5. El sembrador de la cizaña: El diablo.
  6. La siega: El fin del mundo.
  7. Los segadores: Los ángeles.
  8. ¿Pueden los cristianos, los hijos del reino, dejar de estar en contacto con los impíos del mundo? Jn.17:15; 1Cor.5:9-10.

 3- Siendo el campo el mundo, ¿cuándo será entonces la siega según esta primera aplicación? Mat.13:39-40.

“Está por sobrecogernos el día en que los justos serán atados como trigo precioso en gavillas para el alfolí celestial, mientras que los perversos serán, como cizaña, recogidos para los fuegos del postrer gran día.  Pero, crecen “juntamente lo uno y lo otro hasta la siega.” (Mat.13:30.)

“Al cumplir con los deberes de la vida, los justos se verán hasta el último día en contacto con los impíos.  Los hijos de la luz están diseminados entre los hijos de las tinieblas, para que todos puedan ver el contraste.  Así han de demostrar los hijos de Dios “las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas a su luz admirable.” (1Ped.2:9.) El amor divino, al resplandecer en el corazón, y la armonía cristiana manifestada en la vida, serán como una vislumbre del cielo concedida a los hombres del mundo para que vean y aprecien su excelencia.” 2 J.T., 12-13.

¿Santos en el cielo, pecadores en la tierra?

Hno. José Solano, misionero@reformistas.orgpecado-in

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” Efesios 2:8-9

Esta es una clara referencia al proceso de arrepentimiento y una buena definición de lo que es la justicia imputada de Cristo: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8

“Cuando el pecador penitente, contrito ante Dios, reconoce la expiación de Cristo en su favor y acepta esta expiación como su única esperanza para esta vida y la futura, sus pecados son perdonados. Esta es la justificación por la fe.”—The S.D.A. Bible Commentary 6:1070.

Sin embargo, debemos recordar que es la primera etapa de la salvación, la aceptación de que somos pecadores y que necesitamos un Salvador, por lo tanto vamos en nuestra condición lamentable al Señor y él nos recibe así. La segunda etapa consiste en la santificación, el carácter de Cristo se empieza a desarrollar en nuestras vidas, para que “como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir” I Pedro 1:15

“Como nuestro ejemplo tenemos a Uno que es todo y entre todos, el principal entre diez mil, Uno cuya excelencia escapa a toda comparación. ¿Qué dice el divino Maestro?: “Sed pues vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Mateo 5:48. ¿Quiere Cristo atormentarnos requiriéndonos lo que es imposible? ¡Nunca, nunca! ¡Qué honor nos confiere, al pedirnos que seamos santos en nuestra esfera de acción, como el Padre es santo en su esfera! Mediante su poder, somos capaces de hacer esto, porque él declara: “Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra”. Mateo 28:18. Es vuestro privilegio y el mío reclamar este poder ilimitado.—Carta 20, 1902.” Nuestra Elevada Vocación, pág. 110

Por eso la Mensajera del Señor nos dice: “La justicia por la cual somos justificados es imputada; la justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo.”—Mensajes para los Jóvenes, 32.

LA SEGUNDA ETAPA: LA JUSTICIA IMPARTIDA
El plan de la salvación incluye no sólo el perdón del pecado, sino la restauración completa. La salvación del pecado es más que el perdón del pecado. Lógicamente, el perdón presupone el pecado, y se lo da a condición de que rompamos con él. La santificación es apartarse del pecado e indica la liberación de su poder y la victoria sobre él. El primero es un medio de neutralizar el efecto del pecado; la segunda es una restauración del poder para obtener la victoria completa.

“No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal, de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias” Romanos 6:12

“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” (1 Tes. 5:23). “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Heb. 12:14). “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación” (1 Tes. 4:3). La palabra griega hagios con sus diversas formas se traduce “santificar”, “santo”, “santidad”, “santificado”, “santificación”. Es la misma palabra que se usa para designar los dos departamentos del santuario, y significa lo que ha sido puesto aparte para Dios. Una persona santificada es una persona cuya vida entera está dedicada a él.

“La santificación del alma por la obra del Espíritu Santo es la implantación de la naturaleza de Cristo en la humanidad. La religión del Evangelio es Cristo en la vida—un principio vivo y activo. Es la gracia de Cristo revelada en el carácter y desarrollada en las buenas obras. Los principios del Evangelio no pueden separarse de ninguna fase de la vida práctica. Todo aspecto de la vida y de la labor cristiana debe ser una representación de la vida de Cristo.” Palabras de Vida del Gran Maestro 316

¿Podemos realmente vencer el pecado?

El adventismo del séptimo apóstata ha sido influenciado por la teoría evangélica de la justificación de la fe, que parte de dos premisas: 1. Cristo es nuestro ejemplo simbólico, porque nosotros no podemos ser iguales a él. 2. No se puede obedecer la ley y seguiremos pecando hasta llegar al cielo.

Si develamos la realidad de esos dos puntos, podremos comprender la voluntad de Dios en todos sus extremos para nuestras vidas.

La naturaleza humana de Cristo

“En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios” (1 Juan 4:2 y 3)

“Jesús asumió la naturaleza humana para dejar a la humanidad un modelo completo y perfecto. Es su intención hacernos como él es, leales en todo propósito, sentimiento y pensamiento: leales de corazón, alma y vida. Esto es cristianismo. Nuestra naturaleza caída ha de ser purificada, ennoblecida, y consagrada mediante la obediencia a la verdad. La fe cristiana nunca armonizará con los principios mundanos; la integridad cristiana se opone a todo engaño y fingimiento. El que alberga más el amor de Cristo en el corazón, el que refleja la imagen del Salvador más perfectamente, es a la vista de Dios la persona más leal, más noble y honorable sobre la faz de la tierra.” Testimonios para la Iglesia, tomo 5, pág. 218

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Juan 1: 14

Tan importante es este punto que el Espíritu de Profecía manifiesta: “La humanidad del Hijo de Dios es todo para nosotros. Es la áurea cadena eslabonada que une nuestras almas con Cristo, y mediante Cristo con Dios” (MS 67, 1898).

¿Qué naturaleza tomó Cristo?

“Como cualquier hijo de Adán, aceptó los efectos de la gran ley de la herencia. Y la historia de sus antepasados terrenales demuestra cuáles eran aquellos efectos. Mas él vino con una herencia tal” (El Deseado de todas las gentes, p. 32).

“Tenía la misma naturaleza que el pecador” (Manuscript Releases, vol. X, p. 176)

“¡El Rey de gloria dispuesto a humillarse descendiendo hasta el nivel de la humanidad caída! Colocaría sus pies en las pisadas de Adán. Tomaría la naturaleza caída del hombre y entraría en combate para contender con el poderoso enemigo que triunfó sobre Adán” (“Redemption, o The Temptation of Christ”, p. 15).

“¡El Rey de gloria dispuesto a humillarse descendiendo hasta el nivel de la humanidad caída! Colocaría sus pies en las pisadas de Adán. Tomaría la naturaleza caída del hombre y entraría en combate para contender con el poderoso enemigo que triunfó sobre Adán” (“Redemption, o The Temptation of Christ”, p. 15).

“Pensad en la humillación de Cristo. Tomó sobre sí la naturaleza caída y doliente del hombre, degradada y contaminada por el pecado. Tomó nuestros dolores, llevó nuestro pesar y nuestra vergüenza. Soportó todas las tentaciones con las que es acosado el hombre. Unió la humanidad con la divinidad; un espíritu divino moraba en un templo de carne. Se unió a sí mismo con el templo. ‘Aquel Verbo fue hecho carne; y habitó entre nosotros’, porque al hacer eso podía relacionarse con los pecaminosos y dolientes hijos e hijas de Adán” (Youth Instructor, 20 diciembre 1900).

“El Redentor –en quien se unían tanto lo humano como lo divino- estuvo en el lugar de Adán y soportó un terrible ayuno de casi seis semanas. La duración de ese ayuno es la más poderosa evidencia de los alcances de la pecaminosidad y el poder del apetito depravado sobre la familia humana” (RH, 4 agosto 1847).

¿Realmente como nosotros?
“Muchos sostienen que era imposible para Cristo ser vencido por la tentación. En tal caso, no podría haberse hallado en la posición de Adán… Pero nuestro Salvador tomó la humanidad con todo su pasivo. Se vistió de la naturaleza humana, con la posibilidad de ceder a la tentación” (DTG, 92).

“Me han llegado cartas afirmando que Cristo no pudo haber tenido la misma naturaleza del hombre, porque si la hubiera tenido, habría caído bajo tentaciones similares. Si él no hubiese tenido la naturaleza humana, no podría ser nuestro ejemplo. Si no participó de nuestra naturaleza, no habría podido ser tentado como lo es el hombre. Si no le fuese posible ceder a la tentación, no podría ser nuestro ayudador. Fue una solemne realidad que Cristo vino a pelear las batallas como un hombre, en beneficio del hombre. Su tentación y victoria nos dicen que la humanidad debe copiar al Modelo; el hombre debe ser hecho participante de la naturaleza divina” (Review and Herald, 18 febrero 1890).

“Cristo no tomó sobre sí una humanidad sólo aparente. Tomó la naturaleza humana y vivió la naturaleza humana… Él tomó nuestras debilidades. No sólo fue hecho carne, sino fue hecho a semejanza de carne de pecado…” (Carta 106, 1896).

“A ese mundo donde Satanás pretendía dominar, permitió Dios que bajase su Hijo, como niño impotente, sujeto a la debilidad humana. Le dejó arrostrar los peligros de la vida en común con toda alma humana, pelear la batalla como la debe pelear cada hijo de la familia humana, aun a riesgo de sufrir la derrota y la pérdida eterna” (DTG, 33).

“Fue al desierto en la carne humana para ser tentado por el enemigo. Sabe lo que es tener hambre y sed. Conoce las debilidades y flaquezas de la carne. Fue tentado en todo como nosotros somos tentados” (MS 76, 1903).

“Cuando le damos a su naturaleza humana un poder que no es posible que tenga el hombre en sus conflictos con Satanás, destruimos la integridad de su humanidad” (MS 1, 1892).

“Satanás mostró su conocimiento de los puntos débiles del corazón humano, y puso en acción su poder hasta el máximo para aprovecharse de las debilidades de la humanidad que Cristo había tomado para vencer sus tentaciones en lugar del hombre” (Review and Herald, 1 abril 1875).

“Las tentaciones a las cuales fue sometido Cristo eran una terrible realidad. Como persona libre fue puesto a prueba, con la libertad para ceder a las tentaciones de Satanás y obrar en desacuerdo con los propósitos de Dios. Si eso no hubiera sido así, si no hubiera sido posible para él caer, no podría haber sido tentado en todo punto como es tentada la familia humana” (Youth Instructor, 26 octubre 1899).

“Cuando Adán fue asaltado por el tentador, no pesaba sobre él ninguno de los efectos del pecado. Gozaba de una plenitud de fuerza y virilidad así como del perfecto vigor de la mente y el cuerpo… No sucedía lo mismo con Jesús cuando entró en el desierto para luchar con Satanás. Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada. Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación” (DTG, 91 y 92).

Cristo “derrotó a Satanás con la misma naturaleza sobre la cual Satanás obtuvo la victoria en el Edén. El enemigo fue vencido por Cristo en la naturaleza humana. El poder divino del Salvador estaba oculto. Él venció en la naturaleza humana, confiando en el poder de Dios. Este es el privilegio de todos” (Youth Instructor, 25 abril 1901).

“Cristo cargó los pecados y las enfermedades de la raza tal cual existieron cuando él vino a la tierra para ayudar al hombre… Tomó la naturaleza humana y cargó las enfermedades de la raza degenerada” (The Temptations of Christ, 30-31).

“La voluntad humana de Cristo nunca lo habría llevado al desierto de la tentación… no lo habría llevado a sufrir la humillación, burla, reproche, aflicción y muerte. Su naturaleza humana rehuía todas esas cosas tan decididamente como lo hace la nuestra” (Signs of the Times, 29 octubre 1894).

“Experimentando en sí mismo la fuerza de las tentaciones de Satanás” (Review and Herald, 18 marzo 1875).

¿Dónde reside la fuerza de las tentaciones de Satanás? “Sus [nuestras] tentaciones más poderosas vendrán del interior, ya que debe batallar contra las inclinaciones del corazón natural” (Christ Tempted As We Are, p. 11).

“Si tuviéramos que soportar algo que Jesús no soportó, en este detalle Satanás representaría el poder de Dios como insuficiente para nosotros. Por lo tanto, Jesús fue ‘tentado en todo punto, así como nosotros’ (Heb. 4:15). Soportó toda prueba a la cual estemos sujetos” (El Deseado de todas las gentes, p. 15 y 16).

“Las dudas asaltaron al moribundo Hijo de Dios” (Joyas de los Testimonios, vol. I, p. 226). Cristo fue tentado por sus propios pensamientos a dudar –a no creer- las promesas de su Padre.

“Bendijo a niños que poseían pasiones como las de él mismo” (Signs of the Times, 9 abril 1896). ¿Poseen todos los niños deseos heredados hacia el egoísmo? Cristo estuvo afectado por pasiones “como las de” ellos.

“En su humanidad, el Hijo de Dios luchó con las mismísimas terribles y aparentemente abrumadoras tentaciones que asaltan al hombre: tentaciones a complacer el apetito, a aventurarse atrevidamente donde Dios no nos conduce, y a adorar al dios de este mundo, a sacrificar una eternidad de bienaventuranza por los placeres fascinadores de esta vida” (Mensajes Selectos, vol. I, p. 111 y 112).

“¿Quién conoce la intensidad de las inclinaciones del corazón natural?” (Testimonies, vol. V, p. 177). ¿Cómo las conoce Cristo? “Conoce por experiencia… dónde radica la fuerza de nuestras tentaciones” (Ministry of Healing, p. 71).

En Getsemaní sucedió que “le abandonaron su depresión y desaliento” (El Deseado, p. 643). ¿No fueron sus propios pensamientos e inclinaciones naturales los que lo habían llevado al desaliento?

Pero sin pecado
“Entonces Cristo venció en lugar del pecador, cuatro mil años después de que Adán dio la espalda a la luz de su hogar. La familia humana, separada de la presencia de Dios, se había apartado más y más, generación tras generación, de la pureza original, de la sabiduría y el conocimiento que Adán poseía en el Edén. Cristo llevó los pecados y las debilidades de la raza humana en la condición en que ésta se encontraba cuando él vino a la tierra para socorrer al hombre. En favor de la raza humana y con las debilidades del hombre caído sobre sí, debía resistir las tentaciones de Satanás en todos los puntos en los cuales sería atacado el hombre…” (Review and Herald, 28 julio 1874).

¿Se puede obedecer la ley y vivir sin pecado?

Decir que no es aceptar la acusación de Satanás: “Satanás, el ángel caído, había declarado que ningún hombre podía guardar la ley de Dios después de la desobediencia de Adán. Y él afirmaba que toda la raza humana estaba bajo su dominio.” Mensajes selectos, Tomo 3: 154

“Todo el que comete pecado, es esclavo del pecado” (Juan 8:34).

Decir que no, es negar el poder del Evangelio en Jesucristo.

“Así, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, a saber, al diablo. Y librar a los que por el temor de la muerte estaban por toda la vida sujetos a servidumbre” (Heb. 2:14 y 15).

“El Espíritu del Señor, el Eterno, está sobre mí, porque me ungió para predicar buenas nuevas a los pobres. Me envió a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos abertura de la cárcel” (Isa. 61:1).

Cristo dice: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, sois realmente mis discípulos. Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará”. “Así, si el Hijo os liberta, seréis realmente libres” (Juan 8:31, 32 y 36).

1 Pedro 2:21 y 22: “Para esto fuisteis llamados, porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo para que sigáis sus pisadas. Él no cometió pecado ni se halló engaño en su boca”.

“Envió a su Hijo al mundo para que llevase la penalidad del pecado, y para mostrar al hombre cómo vivir una vida sin pecado” (Reflecting Christ, p. 37).

“No necesitamos colocar la obediencia de Cristo, por sí misma, como algo para lo cual él estaba adaptado particularmente debido a su naturaleza especial y divina, pues estaba delante de Dios como representante del hombre y fue tentado como sustituto y fiador del hombre. Si Cristo hubiese tenido un poder especial del cual no dispone el hombre, Satanás le hubiera sacado provecho” (MS 1, 1892).

“¡En qué contraste se halla el segundo Adán cuando entra en el sombrío desierto para hacer frente a Satanás sin ayuda alguna! La raza humana había ido disminuyendo en estatura y vigor físico desde la caída, y hundiéndose más y más en la balanza del valor moral, hasta el momento en que Cristo vino a la tierra. Y Cristo debía llegar hasta donde estaba el hombre caído, para levantarlo. Tomó la naturaleza humana y llevó las debilidades y la degeneración de la raza. El que no conoció pecado se convirtió en pecado por nosotros. Se humilló hasta las mayores profundidades de la miseria humana a fin de poder estar calificado para llegar hasta el hombre y elevarlo de la degradación en que lo había sumido el pecado” (Review and Herald, 28 julio 1874).

“Vino a este mundo y vivió una vida sin pecado, para que en su poder su pueblo pudiera también vivir vidas sin pecado” (Review and Herald, 1 abril 1902).

“Nos ha colocado en un terreno ventajoso, en el que podemos vivir vidas puras y sin pecado” (Signs of the Times, 17 junio 1903).

“Todo aquel que por la fe obedece los mandamientos de Dios alcanzará la condición de impecabilidad en la que vivió Adán antes de su transgresión” (Signs of the Times, 23 julio 1902).

“Cristo nos ha dejado un ejemplo perfecto, en el cual no encontramos pecado. Sus seguidores deben caminar en sus pisadas” (Hijos e hijas de Dios, p. 296).

“La vida de Cristo es una revelación de aquello en lo que pueden convertirse los caídos seres humanos, mediante la unión y compañerismo con la naturaleza divina” (Manuscript Releases, vol. 18, p. 331).

“El Salvador llevó sobre sí los achaques de la humanidad y vivió una vida sin pecado, para que los hombres no teman que la flaqueza de la naturaleza humana les impida vencer. Cristo vino para hacernos ‘participanters de la naturaleza divina’, y su vida es una afirmación de que la humanidad, en combinación con la divinidad, no peca. El Salvador venció para enseñar al hombre cómo puede él también vencer” (El Ministerio de curación, p. 136).

“Dios hizo por nosotros lo mejor que podía hacer, cuando envió del cielo a un Ser impecable para manifestar a este mundo de pecado lo que han de ser en carácter quienes han de ser salvos: puros, santos e incontaminados” (Manuscript Releases, vol. 9, p. 125).

“Cristo vino a la tierra… para mostrar en la controversia con Satanás que el hombre, tal como Dios lo creó, conectado con el Padre y con el Hijo, puede obedecer todo requerimiento divino” (Signs of the Times, 9 junio 1898).

“Al tomar nuestra naturaleza caída, mostró lo que ésta podría llegar a ser” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 151).

“Hermanos y hermanas, necesitamos la reforma que han de tener todos cuantos hayan de ser redimidos, mediante la purificación de la mente y corazón de toda mancha de pecado” (Counsels on Health, p. 633).

“Somos limpiados de todo pecado, de todo defecto de carácter. No necesitamos retener ni una sola propensión pecaminosa” (Review and Herald, 24 abril 1900).

“Toda tendencia hereditaria y cultivada hacia el pecado debe ser reconocida, subyugada y limpiada” (Signs of the Times, 18 julio 1895).

“Aborrecerán el pecado y la iniquidad, así como Cristo aborreció el pecado” (Fe y obras, p. 119).

“Cuando conozcamos a Dios como es nuestro privilegio conocerle, nuestra vida será una vida de continua obediencia. Si apreciamos el carácter de Cristo y tenemos comunión con Dios, el pecado llegará a sernos odioso” (El Deseado de todas las gentes, p. 621).

“Odiarán al pecado con un odio perfecto” (Fundamentals of Christian Education, p. 291).

EL PECADO SE DEBE VENCER ANTES DE QUE TERMINE LA OBRA DEL JUICIO INVESTIGADOR: Creer que no se puede vencer el pecado en esta tierra, conduce a la perdición eterna.

“Además, estas parábolas enseñan que no habrá más tiempo de gracia después del juicio. Una vez concluida la obra del Evangelio, sigue inmediatamente la separación de los buenos y los malos, y el destino de cada clase de personas queda fijado para siempre” –Palabras de Vida del Gran Maestro, págs. 93, 94.

“Al salir Jesús del lugar santísimo, oí el tintineo de las campanillas de su túnica. Una tenebrosa nube cubrió entonces a los habitantes de la tierra. Ya no había mediador entre el hombre culpable y un Dios ofendido. Mientras Jesús estuvo interpuesto entre Dios y el pecador, tuvo la gente un freno; pero cuando dejó de estar entre el hombre y el Padre, desapareció el freno y Satanás tuvo completo dominio sobre los finalmente impenitentes. Era imposible que fuesen derramadas las plagas mientras Jesús oficiase en el santuario; pero al terminar su obra allí y cesar su intercesión, nada detiene ya la ira de Dios que cae furiosamente sobre la desamparada cabeza del culpable pecador que descuidó la salvación y aborreció las reprensiones” –Primeros Escritos, pág. 280.

“En el tiempo de angustia que vendrá inmediatamente antes de la venida de Cristo, los justos serán resguardados por el ministerio de los santos ángeles; pero no habrá seguridad para el transgresor de la ley de Dios. Los ángeles no podrán entonces proteger a los que estén menospreciando uno de los preceptos divinos” –Dios nos Cuida, pág. 364.

“Cuando Jesús se levante en el lugar santísimo y ponga a un lado sus vestiduras de Mediador y se revista con las vestiduras de venganza en lugar del atavío sacerdotal, habrá terminado la obra en favor de los pecadores. Habrá llegado entonces el momento en que se dará la orden: ‘El que es injusto, sea injusto todavía:… y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía. Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra’ (Apocalipsis 22:1112)” –Testimonios para la Iglesia, tomo 2, pág. 608.

“En aquel terrible momento, después de cesar la mediación de Jesús, a los santos les toca vivir sin intercesor en presencia del Dios santo. Había sido decidido todo caso y numerada cada joya” –Primeros Escritos, pág. 280.

¿Qué debemos hacer?

“Hemos de ocuparnos en nuestra salvación con temor y temblor, pues Dios es el que obra en nosotros así el querer como el hacer su buena voluntad. Con nuestras facultades limitadas hemos de ser tan santos en nuestra esfera como Dios es santo en la suya.” Maranatha, pág. 225

“La santificación no es obra de un momento, una hora, o un día, sino de toda la vida. No se la consigue por medio de un feliz arranque de los sentimientos, sino que es el resultado de morir constantemente al pecado y vivir cada día para Cristo. No pueden corregirse los males ni producirse reformas en el carácter por medio de esfuerzos débiles e intermitentes. Solamente venceremos mediante un prolongado y perseverante trabajo, penosa disciplina, y duro conflicto.”—Los Hechos de los Apóstoles, 402.

“La santificación no es una mera teoría, una emoción o un conjunto de hermosas palabras, sino un principio activo y viviente entretejido en la vida cotidiana. Requiere que nuestros hábitos en el comer, beber y vestir, sean tales que aseguren la conservación de la salud física, mental y moral, de modo que podamos presentar al Señor nuestros cuerpos, no como una ofrenda corrompida por hábitos errados, sino como ‘un sacrificio vivo, santo y agradable.’”—The Review and Herald, 25 de enero de 1831.

Motivos para separarse de una iglesia

(Isa.52:11-12)

1- ¿Qué diferencia hay entre división y separación en muchas citas de los Testimonios?

Mayormente la sierva del Señor usa la palabra división para referirse a los desacuerdos que existen entre los hermanos de una misma iglesia, una misma organización; y separación para referirse a la salida de un grupo de esa iglesia o de esa organización. Y muchas veces la división es seguida por una separación.

Ejemplos:

“Durante algún tiempo, los descendientes de Noé continuaron habitando en las montañas donde el arca se había detenido.  A medida que se multiplicaron, la apostasía no tardó en causar división entre ellos.  Los que deseaban olvidar a su Creador y desechar las restricciones de su ley, tenían por constante molestia las enseñanzas y el ejemplo de sus piadosos compañeros; y después de un tiempo decidieron separarse de los que adoraban a Dios.  Para lograr su fin, emigraron a la llanura de Sinar, que estaba a orillas del río Eufrates.” P.P., 111-112.

“Los que predicaron el primer mensaje no tenían ni el propósito ni el deseo de causar división en las iglesias o de formar organizaciones separadas.” H.R., 383.

2- ¿Qué dice la Biblia concerniente a la división y la separación?

a) La Biblia condena la división entre los creyentes: 1:10.

b) Pero invita a los creyentes a separarse de los mundanos y de las iglesias caídas: 6:17;

 Apo.18:4.

“Como en días de Noé y Lot, es necesario separarse decididamente del pecado y de los pecadores. P.P., 163.

Nota: La iglesia ASD se formó por la separación de los fieles de las iglesias protestantes.

“Muchos de los que profesan esperar la pronta venida de Cristo se están conformando con este mundo y buscan más fervorosamente los aplausos en derredor suyo que la aprobación de Dios.  Son fríos y formalistas, como las iglesias nominales de las cuales se separaron hace poco.  Las palabras dirigidas a la iglesia de Laodicea describen perfectamente su condición actual.” P.E., 107.

3- ¿Sobre qué base existirá unidad o no en el pueblo de Dios?

1Tim.3:15; Amós 3:3.

“Cristo demanda unidad. Pero no nos demanda que nos unamos en prácticas erróneas. El Dios del cielo traza un nítido contraste entre las puras, elevadoras y ennoblecedoras verdades y las falsas doctrinas que descarrían. Da al pecado y a la impenitencia el nombre adecuado. No recubre el error con una capa de argamasa deleznable. Insto a nuestros hermanos a que se unifiquen en una base verdadera y bíblica.1 M.S., 206.

“Dios pide a sus seguidores que se unan en los puros principios del Evangelio que están claramente revelados en la Palabra de Dios.” O.E., 406.

“Dios despertará a su hijos, si fracasan los otros medios, surgirán herejías entre ellos, que los zarandearán y separarán el tamo del trigo.” O.E., 313.

4- ¿Por cuáles motivos entonces uno puede separarse de su organización religiosa?

a) Si la iglesia abandona la fe o la doctrina antigua dada una vez para siempre: 11:3; Jud.1:3.

“Desde el comienzo de la guerra ha habido una división entre el pueblo adventista. Durante la existencia de la guerra la mayoría quería que las enseñanzas fundamentales fueran puestas a un lado, aún por fuerza, si fuera necesario. Los demás pidieron que les permitiesen la santificación del sábado aún en ese tiempo de estrés. La facción opositora resultó en la exclusión, de la organización, los defensores de los principios originales de su fe.” Koelniche Zeitung, 21 de septiembre de 1915.

b) Si la iglesia rechaza la luz enviada por Dios:1:11-12.

 “Así como la luz y la vida de los hombres fue rechazada por las autoridades eclesiásticas en los días de Cristo, ha sido rechazada en toda generación sucesiva. Vez tras vez, se ha repetido la historia del retiro de Cristo de Judea. Cuando los reformadores predicaban la palabra de Dios, no pensaban separarse de la iglesia establecida; pero los dirigentes religiosos no quisieron tolerar la luz, y los que la llevaban se vieron obligados a buscar otra clase, que anhelaba conocer la verdad. En nuestros días, pocos de los que profesan seguir a los reformadores están movidos por su espíritu. Pocos escuchan la voz de Dios y están listos para aceptar la verdad en cualquier forma que se les presente.” D.T.G., 199.

c) Si le impide a uno bajo amenaza recibir estudios de otras congregaciones y presentar la verdad estudiada: 7:13; 9:22; 12:42-43.

“Cuando los ministros y los directores de aquéllas [iglesias] se declararon contra la doctrina del advenimiento y quisieron sofocar el nuevo movimiento, no sólo se opusieron a ella desde el púlpito, sino que además negaron a sus miembros el derecho de asistir a predicaciones sobre ella y hasta de hablar de sus esperanzas en las reuniones de edificación mutua en la iglesia. Así se vieron reducidos los creyentes a una situación crítica que les causaba perplejidad. Querían a sus iglesias y les repugnaba separarse de ellas; pero al ver que se anulaba el testimonio de la Palabra de Dios, y que se les negaba el derecho que tenían para investigar las profecías, sintieron que la lealtad hacia Dios les impedía someterse. No podían considerar como constituyendo la iglesia de Cristo a los que trataban de rechazar el testimonio de la Palabra de Dios, “columna y apoyo de la verdad.” De ahí que se sintiesen justificados para separarse de la que hasta entonces fuera su comunión religiosa. En el verano de 1844 cerca de cincuenta mil personas se separaron de las iglesias.” C.S., 425-426.

d) Para poder obedecer la verdad y proclamarla cuando la iglesia la rechaza:

“Tras largo y tenaz conflicto, los pocos que permanecían fieles resolvieron romper toda unión con la iglesia apóstata si ésta rehusaba aún desechar la falsedad y la idolatría. Y es que vieron que dicho rompimiento era de todo punto necesario si querían obedecer la Palabra de Dios. No se atrevían a tolerar errores fatales para sus propias almas y dar así un ejemplo que ponía en peligro la fe de sus hijos y la de los hijos de sus hijos. Para asegurar la paz y la unidad estaban dispuestos a cualquier concesión que no contrariase su fidelidad a Dios, pero les parecía que sacrificar un principio por amor a la paz era pagar un precio demasiado alto. Si no se podía asegurar la unidad sin comprometer la verdad y la justicia, más valía que siguiesen las diferencias y aun la guerra.” C.S., 49.

“Con frecuencia, los que siguen los pasos de los reformadores están obligados a apartarse de las iglesias que aman, para proclamar la clara enseñanza de la palabra de Dios. Y muchas veces, los que buscan la luz se ven obligados por la misma enseñanza a abandonar la iglesia de sus padres para poder obedecer.” D.T.G., 199. 

e) Si la iglesia procura la muerte del mensajero divino:

El Sanedrín había rechazado el mensaje de Cristo y procuraba su muerte; por tanto, Jesús se apartó de Jerusalén, de los sacerdotes, del templo, de los dirigentes religiosos, de la gente que había sido instruida en la ley, y se dirigió a otra clase para proclamar su mensaje, y congregar a aquellos que debían anunciar el Evangelio a todas las naciones.” D.T.G., 198.

f) Si la iglesia se somete o se compromete ilícitamente al gobierno o a las iglesias caídas:

“Entre los que resistieron las intrusiones del poder papal, los valdenses fueron los que más sobresalieron. En el mismo país en donde el papado asentara sus reales fue donde encontraron mayor oposición su falsedad y corrupción. Las iglesias del Piamonte mantuvieron su independencia por algunos siglos, pero al fin llegó el tiempo en que Roma insistió en que se sometieran. Tras larga serie de luchas inútiles, los jefes de estas iglesias reconocieron aunque de mala gana la supremacía de aquel poder al que todo el mundo parecía rendir homenaje. Hubo sin embargo algunos que rehusaron sujetarse a la autoridad de papas o prelados. Determinaron mantenerse leales a Dios y conservar la pureza y sencillez de su fe. Se efectuó una separación. Los que permanecieron firmes en la antigua fe se retiraron; algunos, abandonando sus tierras de los Alpes, alzaron el pendón de la verdad en países extraños; otros se refugiaron en los valles solitarios y en los baluartes peñascosos de las montañas, y allí conservaron su libertad para adorar a Dios.” C.S., 69.

5- ¿Debe uno separarse de una vez de su iglesia por la apostasía o los pecados que hay en ella? ¿Cuál es su primer deber?

Isa.52:12; Mat.18:15-17; Ose.4:17-18.

Nota: Cuando una iglesia local está en apostasía los miembros fieles deben primero dar los pasos siguientes:

a) Presentar el caso al comité de la iglesia o en una asamblea de iglesia para que se corija lo defectuoso y se exhorte o se tome una decisión contra los culpables de la apostasía reinante. Si se haga eso, los fieles pueden seguir en unidad con la iglesia local; pues no está tolerando al pecado y a los pecadores. Pero, si se tolera el pacado y los pecadores, deben dar otro(s) paso(s)

  1. Presentar el caso a la instancia superior: la Asociación. Si los dirigentes de la Asociación no toman las medidas necesarias, deben presentar el caso a la Unión y de la Unión a la Conferencia General en caso de ninguna medida de la Unión.
  2. Si aún la Conferencia General no quiere reconocer el pecado y la apostasía, ni quiere tomar ninguna medida disciplinaria, entonces lo mejor que hay que hacer es separarse de esa organización religiosa; porque es una tolerancia o aprobación oficial al pecado y a la apostasía.

Tras largo y tenaz conflicto, los pocos que permanecían fieles resolvieron romper toda unión con la iglesia apóstata si ésta rehusaba aún desechar la falsedad y la idolatría. Y es que vieron que dicho rompimiento era de todo punto necesario si querían obedecer la Palabra de Dios. No se atrevían a tolerar errores fatales para sus propias almas y dar así un ejemplo que ponía en peligro la fe de sus hijos y la de los hijos de sus hijos.” C.S., 49.

6- ¿Por qué uno tiene que separarse de las iglesias apóstatas y caídas?

  1. Para no participar de sus pecados: 18:4; Pro.22:24-25; Isa.52:11; 1Cor.15:33; 2Cor.6:17 (Apo.14:4).

No debemos confederarnos con los mundanos, no sea que lleguemos a imbuirnos de su espíritu, y, que nuestro discernimiento espiritual se vuelva confuso y veamos a aquellos que tienen la verdad y llevan el mensaje del Señor desde el punto de vista de las iglesias cristianas nominales.” E.Ú.D., 86.

“Los hombres y mujeres vacilantes son los mejores aliados de Satanás. Son hipócritas, no importa cuán favorable sea la opinión que tengan de sí mismos. Todos los que son leales a Dios y a la verdad deben mantenerse firmemente de parte de lo correcto porque es correcto. Juntarse con los que no son consagrados, y aún ser leales a la verdad, es sencillamente imposible. No podemos unirnos con los que se complacen a sí mismos, que se ocupan de planes mundanales, sin perder nuestra relación con el Consejero celestial. Podemos recuperarnos de la trampa del enemigo, pero quedamos lastimados y heridos, y se ha empequeñecido nuestra vida espiritual.” 5 C.B. [Elena G.W.], 1062.

“Se os exhorta a que no toquéis lo inmundo, pues al vosotros tocarlo quedaréis inmundos. Es imposible que os unáis con los que son corruptos, y que permanezcáis puros. “¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial?” Dios y Cristo y la hueste celestial quieren que el hombre sepa que si se une con lo corrupto, se volverá corrupto. Se han preparado muchos medios para que podamos elevarnos de las bajezas terrenales, y para que nuestro amor esté firmemente en Dios y en las cosas celestiales.” 6 C.B. [Elena G.W.], 1102.

  1. Para no participar de su castigo: 18:4; Gén.19:15; Núm.16:22,26; Jos.22:20; Jer.6:1-2.

“Vi que Dios tiene hijos sinceros entre los adventistas nominales y las iglesias caídas, y antes que sean derramadas las plagas, los ministros y la gente serán invitados a salir de esas iglesias y recibirán gustosamente la verdad.  Satanás lo sabe; y antes que se dé el fuerte pregón del tercer ángel, despierta excitación en aquellas organizaciones religiosas, a fin de que los que rechazaron la verdad piensen que Dios los acompaña.  Satanás espera engañar a los sinceros e inducirlos a creer que Dios sigue obrando en favor de las iglesias.  Pero la luz resplandecerá, y todos los que tengan corazón sincero dejarán a las iglesias caídas, y se decidirán por el residuo.” P.E., 261.

7- A pesar de que uno sale físicamente de la organización apóstata, ¿quién, a la vista de Dios, ha abandonado la fe?

“Los romanistas se han empeñado en acusar a los protestantes de herejía y de haberse separado caprichosamente de la verdadera iglesia. Pero estos cargos recaen más bien sobre ellos mismos. Ellos son los que arriaron la bandera de Cristo y se apartaron de “la fe que ha sido una vez dada a los santos.” (S. Judas 3.)” C.S., 55.

“Algunos se han apartado del mensaje de la justicia de Cristo para criticar a las personas… El triple mensaje angélico no será comprendido, la luz que quiere iluminar la tierra con su gloria será tildada de luz falsa por aquellos que se niegan a andar en su hermosura que va en aumento. La obra que podía haber sido hecha, será dejada sin hacer por los que rechazan la verdad, a causa de su incredulidad. Buscamos a vosotros los que lucháis contra la luz de la verdad y estáis fuera del camino del pueblo de Dios.” R.H., 27 de May. de 1890.

8– ¿Cómo muchas veces es la iglesia infiel que excluye a los miembros fieles?

En los días de Cristo: 16:1-3.

Se había declarado que cualquiera que reconociese a Jesús como el Cristo, fuese echado “de la sinagoga”; es decir, excluido de la sinagoga por treinta días. Durante ese tiempo ningún hijo sería circuncidado o ningún muerto sería lamentado en el hogar ofensor. La sentencia era considerada como una gran calamidad; y si no mediaba arrepentimiento, era seguida por una pena mucho mayor.” D.T.G., 438.

En el movimiento de Guillermo Miller:

“Se encendió la ira de las iglesias, que estaban resueltas a no recibir la evidencia y a no permitir el testimonio en sus congregaciones a fin de que los demás no pudieran oírlo.  Quienes no se avinieron a privar a los demás de la luz que Dios les había dado fueron expulsados de las iglesias; pero Jesús estaba con ellos y se regocijaban a la luz de su faz.  Estaban dispuestos a recibir el mensaje del segundo ángel.” P.E., 237.

En el movimiento adventista del 7° día:

“En el comienzo de la guerra habían algunos miembros, como también hay en otros lugares, que no querían tomar parte en el servicio de la guerra, ya sea por falta de espíritu de unión o por fanatismo. Empezaron a esparcir sus ideas en la congregación por palabras y por escrito, buscando a convencer a otros que hagan lo mismo. Ellos fueron exhortados por la iglesia, pero por causa de su actitud obstinada tuvieron que ser excluídos porque se constituyeron una amenaza para la paz interna y externa.” Stutgarter Neues Tageblatt, 26 de septiembre de 1918.

9- ¿Le resulta fácil a uno separarse de su iglesia querida?

a) Moisés el día de su muerte:

“La prueba más severa consistió en separarse del pueblo que estaba bajo su cuidado y al cual amaba, el pueblo con el cual había identificado todo su interés durante tanto tiempo.” P.P., 504.

b) Lutero de la iglesia católica romana:

“No fue sino después de haber sostenido una terrible lucha en su propio corazón, cuando se decidió finalmente Lutero a separarse de la iglesia.  En aquella época de su vida, escribió lo siguiente:  “Cada día comprendo mejor lo difícil que es para uno desprenderse de los escrúpulos que le fueron imbuídos en la niñez. ¡Oh! ¡cuánto no me ha costado, a pesar de que me sostiene la Santa Escritura, convencerme de que es mi obligación encararme yo solo con el papa y presentarlo como el Anticristo! ¡Cuántas no han sido las tribulaciones de mi corazón! ¡Cuántas veces no me he hecho a mí mismo con amargura la misma pregunta que he oído frecuentemente de labios de los papistas! ‘¿Tú solo eres sabio? ¿Todos los demás están errados? ¿Qué sucederá si al fin de todo eres tú el que estás en error y envuelves en el engaño a tantas almas que serán condenadas por toda la eternidad?’ Así luché yo contra mí mismo y contra Satanás, hasta que Cristo, por su Palabra infalible, fortaleció mi corazón contra estas dudas.” -Martyn, págs. 372, 373.” C.S., 153.

c) Los adventistas de las iglesias protestantes:

“Por algún tiempo muchas iglesias aceptaron su obra [de Miller], pero cuando rechazaron la verdad del advenimiento intentaron eliminar toda disensión al respecto. Los que habían abrazado la doctrina fueron puestos de esa manera en una situación de gran prueba y perplejidad.  Amaban sus iglesias y no querían separarse de ellas; pero cuando se los ridiculizó y se los oprimió, y se les negó el privilegio de hablar de su esperanza, o de asistir a las reuniones donde se predicaba acerca de la venida del Señor, muchos finalmente se levantaron y se liberaron del yugo que se les había impuesto.” H.R., 383-384.

d) Los reformadores de la iglesia adventista:

“Cuando fuimos excluidos de la Iglesia Adventista en Rumanía, ignorábamos que hermanos fieles en otros países europeos habían pasado por experiencias similares. Tan pronto como recibimos información acerca de los hermanos de la Reforma en Alemania, les escribimos. Como resultado de contactos recíprocos entre los reformistas de diversos países, se hicieron arreglos para celebrar una reunión en Suiza a fines del 1919… Durante esa reunión… no se discutió el asunto de la organización, porque los hermanos de la reforma abrigaban la esperanza de una reconciliación con la Iglesia Adventista. No estábamos interesados en absoluto en una separación, sino en la unidad, y esperábamos que nuestros hermanos adventistas abrirían la puerta para una discusión oficial con algunos de los representantes de la Conferencia General.”

 10- ¿Cuándo uno puede o no debe asociarse con los miembros de las iglesias caídas?

1Cor.5:9-11.

 “Los que siguen a Cristo deben separarse de los pecadores y buscar su compañía tan sólo cuando haya oportunidad de beneficiarlos.  No podemos ser demasiado firmes en la decisión de evitar la compañía de aquellos cuya influencia tiende a alejarnos de Dios.  Mientras oramos: “No nos dejes caer en tentación,” debemos evitar la tentación en todo lo posible.” P.P., 490.

“Los diferentes grupos de quienes profesan ser creyentes adventistas tienen cada uno un poco de la verdad, pero Dios dio todas estas verdades a sus hijos que están recibiendo preparación para el día de Dios.  También les ha dado verdades que ninguno de aquellos grupos conoce, ni quiere comprender.  Las cosas que están selladas para ellos, el Señor las abrió ante aquellos que quieran ver y estén dispuestos a comprender.  Si Dios tiene alguna nueva luz que comunicar, permitirá que sus escogidos y amados la comprendan, sin necesidad de que su mente sea iluminada oyendo a aquellos que están en tinieblas y error.

“Me fueron mostrados aquellos que creen poseer el último mensaje de misericordia y la necesidad que tienen de estar separados de los que están bebiendo diariamente nuevos errores. Vi que ni los jóvenes  ni los ancianos debían asistir a sus reuniones; porque es malo alentarlos así mientras enseñan el error que es veneno mortal para el alma, y mientras presentan como doctrinas los mandamientos de los hombres.  La influencia de tales reuniones no es buena.  Si Dios nos ha librado de tales tinieblas y error, debemos destacarnos firmemente en la libertad con que nos emancipó y regocijarnos en la verdad.  Dios siente desagrado hacia nosotros cuando vamos a escuchar el error, sin estar obligados a ir; porque a menos que nos mande a aquellas reuniones donde se inculca el error a la gente por el poder de la voluntad, no nos guardará.  Los ángeles dejan de ejercer su cuidado vigilante sobre nosotros; y quedamos expuestos a los golpes del enemigo, para ser entenebrecidos y debilitados por él y por el poder de sus malos ángeles, y la luz que nos rodea se contamina con las tinieblas.” P.E.,124-125.

 11- ¿Ha presentado la sierva del Señor la posibilidad de una separación en la iglesia ASD?

“Recibí confirmación acerca de todo lo que había declarado en Minneápolis, en cuanto a que debe realizarse una reforma en las iglesias. Deben producirse reformas, porque ha habido debilidad y ceguera espirituales en el pueblo que fue bendecido con gran luz y preciosas oportunidades y privilegios. Como reformadores, habían salido de las iglesias denominacionales, pero ahora juegan un papel semejante al que habían desempeñado las iglesias. Esperábamos que no habría necesidad de otra salida [separación].”  Eventos Finales, 49 (1889).

 “A medida que  nos apremien las pruebas, se efectuará en nuestras filas una obra de separación y también de unión.  Algunos que en la actualidad están dispuestos a tomar armas de guerra, en tiempos de verdadero peligro pondrán de manifiesto que no han edificado sobre un fundamento sólido: Cederán a la tentación. Los que han tenido gran luz y disfrutado de inestimables privilegios pero no los han perfeccionado, se apartarán de nosotros justificándose con diversos pretextos. Al no haber recibido el amor de la verdad, aceptarán los errores del enemigo. Prestarán atención a espíritus seductores y doctrinas de demonios y se apartarán de la fe.” Maranata, 200.

“Es una solemne declaración la que hago a la iglesia, de que ni uno de cada veinte de aquellos cuyos nombres están registrados en los libros de la iglesia se halla preparado para terminar su historia terrenal, y que estaría tan ciertamente sin Dios y sin esperanza en el mundo como el pecador común.  Profesan servir a Dios, pero están sirviendo fervientemente a Mammón.  Esta obra que se hace a medias es una negación constante de Cristo, más bien que una confesión de Jesús.  Muchos han traído a la iglesia su propio espíritu insubordinado, carente de refinamiento.  Su gusto espiritual está pervertido por sus propias corrupciones inmorales y degradantes, y simbolizan al mundo en espíritu, en corazón y en propósito, confirmándose a sí mismos en prácticas lujuriosas, completamente llenos de engaño en su profesa vida cristiana. ¡Viven como pecadores, y pretenden ser cristianos!  Los que pretenden ser cristianos y confesar a Cristo deben salir de entre ellos, y no tocar cosa inmunda, y separarse.” S.C., 52-53.

La organización de la Iglesia

Jesús comenzó el primer paso para la organización de la Iglesia Lucas 6:12-13

“Estaba por darse el primer paso en la organización de la iglesia, que después de la partida de Cristo había de ser su representante en la tierra. No tenía ningún santuario costoso a su disposición, pero el Salvador condujo a sus discípulos al lugar de retraimiento que él amaba, y en la mente de ellos los sagrados incidentes de aquel día quedaron para siempre vinculados con la belleza de la montaña, del valle y del mar. Jesús había llamado a sus discípulos para enviarlos como testigos suyos, para que declararan al mundo lo que habían visto y oído de él. Su cargo era el más importante al cual hubiesen sido llamados alguna vez los seres humanos, y únicamente el de Cristo lo superaba. Habían de ser colaboradores con Dios para la salvación del mundo. Como en el Antiguo Testamento los doce patriarcas se destacan como representantes de Israel, así los doce apóstoles habían de destacarse como representantes de la iglesia evangélica.  DTG Pág. 258

“Al ordenar a los doce, se dio el primer paso en la organización de la Iglesia que después de la partida de Cristo habría de continuar su obra en la tierra.  Respecto a esta ordenación, el relato dice: “Y subió al monte, y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él.  Y estableció doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.”  . . .

Con alegría y regocijo, Dios y los ángeles contemplaron esa escena.  El Padre sabía que la luz del cielo habría de irradiar de estos hombres; que las palabras habladas por ellos como testigos de su Hijo repercutirían de generación en generación hasta el fin del tiempo.

Los discípulos estaban por salir, como testigos de Cristo, para declarar al mundo lo que habían visto y oído de él.  Su cargo era el más importante al cual los seres humanos habían sido llamados alguna vez, siendo superado únicamente por el amor de Cristo mismo.  Habían de ser colaboradores con Dios para la salvación de los hombres.  Como en el Antiguo Testamento los doce patriarcas eran los representantes de Israel, así los doce apóstoles son los representantes de la iglesia evangélica.: HA Pág. 16

“La iglesia de Dios es el palacio de la vida santa, lleno de variados dones, y dotado de Espíritu Santo.  Los miembros han de hallar su felicidad en la felicidad de aquellos a quienes ayudan y benefician.  Es maravillosa la obra que el Señor determina que sea realizada por su iglesia, a fin de que su nombre sea glorificado. (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 11.)

“Nuestra obra se halla claramente establecida en la Palabra de Dios.  El cristiano debe unirse con el cristiano, la iglesia con la iglesia, el instrumento humano debe cooperar con el divino, y todo instrumento ha de subordinarse al Espíritu Santo, y todo debe combinarse para dar al mundo las buenas nuevas de la gracia de Dios. (General Conference Bulletin, 28 de febrero de 1893, pág. 421.)

“Nuestras iglesias han de cooperar en la obra de cultivo espiritual, con la esperanza de ir cosechando a lo largo del tiempo. . . . El suelo es rebelde, pero la dura tierra ha de ser roturada, y la semilla de justicia sembrada.  No os detengáis, amados maestros que trabajáis en favor de Dios, como si dudarais de si debéis continuar una labor que crecerá a medida que se realice. (Testimonies, tomo 6, pág. 420.)

“La iglesia es el medio señalado por Dios para la salvación de los hombres. Fue organizada para servir, y su misión, es la de anunciar el Evangelio al mundo.  Desde el principio fue el plan de Dios que su iglesia reflejase al mundo su plenitud y suficiencia.  Los miembros de la iglesia, los que han sido llamados de las tinieblas a su luz admirable, han de revelar su gloria. (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 9.)

“Que ninguna iglesia piense que es demasiado pequeña para ejercer una influencia y efectuar servicio en la gran obra que ha de hacerse en este tiempo. Id a trabajar, hermanos.  No son solamente los grandes congresos, asambleas y concilios los que contarán con el favor especial de Dios; el esfuerzo más humilde de amor abnegado será coronado con su bendición, y recibirá su gran recompensa.  Haced lo que podáis, y Dios aumentará vuestra capacidad. (Review and Herald, 13 de marzo de 1888.) SC pag. 21, 22

**La obra de Dios en todos los tiempos tiende a tener la misma obra paralela.

“LA OBRA de Dios en la tierra presenta, siglo tras siglo, sorprendente analogía en cada gran movimiento reformatorio o religioso. Los principios que rigen el trato de Dios con los hombres son siempre los mismos. Los movimientos importantes de hogaño concuerdan con los de antaño, y la experiencia de la iglesia en tiempos que fueron encierra lecciones de gran valor para los nuestros.” GC 391

Un modelo de organización eclesiástica

“La organización de la iglesia de Jerusalén debía servir de modelo para la de las iglesias que se establecieran en muchos otros puntos donde los mensajeros de la verdad trabajasen para ganar conversos al Evangelio. . .  Más adelante en la historia de la iglesia primitiva, una vez constituidos en iglesias muchos grupos de creyentes en diversas partes del mundo, se perfeccionó aún más la organización a fin de mantener el orden y la acción concertada.  Se exhortaba a cada uno de los miembros a que desempeñase bien su cometido, empleando útilmente los talentos que se le hubiesen confiado.” (Los Hechos de los Apóstoles, pág. 75.)

¿Porque fue Cristo forzado a Organizar su Iglesia?

La única condición bajo la cual es posible la libertad del hombre, es que éste llegue a ser uno con Cristo. “La verdad os libertará;” y Cristo es la verdad. El pecado puede triunfar solamente debilitando la mente y destruyendo la libertad del alma. La sujeción a Dios significa la rehabilitación de uno mismo, de la verdadera gloria y dignidad del hombre. La ley divina, a la cual somos inducidos a sujetarnos, es “la ley de libertad.” Santiago 2:12

Los fariseos se habían declarado a sí mismos hijos de Abrahán. Jesús les dijo que solamente haciendo las obras de Abrahán podían justificar esta pretensión. Los verdaderos hijos de Abrahán vivirían como él una vida de obediencia a Dios. No procurarían matar a Aquel que hablaba la verdad que le había sido dada por Dios. Al conspirar contra Cristo, los rabinos no estaban haciendo las obras de Abrahán. La simple descendencia de Abrahán no tenía ningún valor. Sin una relación espiritual con él, la cual se hubiera manifestado poseyendo el mismo espíritu y haciendo las mismas obras, ellos no eran sus hijos.

Este principio se aplica con igual propiedad a una cuestión que ha agitado por mucho tiempo al mundo cristiano: la cuestión de la sucesión apostólica. La descendencia de Abrahán no se probaba por el nombre y el linaje, sino por la semejanza del carácter. La sucesión apostólica tampoco descansa en la transmisión de la autoridad eclesiástica, sino en la relación espiritual. Una vida movida por el espíritu de los apóstoles, el creer y enseñar las verdades que ellos enseñaron: ésta es la verdadera evidencia de la sucesión apostólica. Es lo que constituye a los hombres sucesores de los primeros maestros del Evangelio. DTG 433

Grupos Independientes

De los que “fueron dejados al lado del camino” por el zarandeo, algunos forman grupos independientes, como ya vimos. También estos se vuelven misioneros celosos, buscando introducirse en las casas para “evangelizar” a su antiguos hermanos. Mas ¿qué verdad pueden traer? Solo pueden traer mensajes inspiradas por el príncipe de las tinieblas. También estos buscan en primer lugar hacer víctimas entre las almas débiles.

En los días de los apóstoles la lucha era intensa. A cada paso la iglesia tenía que afrontar elementos apostatados que procuraban encubiertamente introducir herejías. En la asamblea que hubo en Jerusalén a fin de decidir la cuestión de la circuncisión, se decidió que los gentiles que aceptasen el evangelio, no necesitaban ser circuncidados.

“No todos, sin embargo, estaban satisfechos con la decisión; había un bando de hermanos ambiciosos y confiados en sí mismos que estaban en desacuerdo con ella. Estos hombres estaban decididos a ocuparse en la obra bajo su propia responsabilidad. Se tomaban la libertad de murmurar y hallar faltas, de proponer nuevos planes y tratar de derribar la obra de los hombres a quienes Dios había escogido para que enseñaran el mensaje evangélico. Desde el principio la iglesia ha tenido que afrontar tales obstáculos, y tendrá que hacerlo hasta el fin del siglo”. HA 160.

 Ese grupo independiente dio mucho trabajo a la iglesia apostólica. Fue justamente contra esos apostatados que Pablo, Pedro, y Juan, mucho advirtieron a las iglesias. Ver Hechos 20:29-31; Romanos 16:17, 18; Gálatas1:6, 7; Colosenses 2:8, 18; 2 Timoteo 3:19; Tito 3:10; 2 Pedro 2:1; 2 Juan 1:8, 9.

Muchas almas vacilaban en la fe. No sabían si la verdad estaba con la iglesia apostólica o con ese grupo independiente. La iglesia judaica sacaba partido de esa situación. Los judíos decían hipócritamente: “¡Ved la confusión! La secta de los nazarenos se dividió. Se combaten unos a otros, se están dilacerando. En breve desaparecerán”. Muchas almas fueron de esta manera confundidas y se volvieron al mundo. Esto cuando la iglesia estaba en sus mejores condiciones espirituales, pues gozaba de la plenitud del Espíritu Santo. Este fue un expediente que Dios usó para purificar la iglesia. Bajo aquellas circunstancias, todos tuvieron la oportunidad de revelar el carácter, los fieles permanecieron más firmes, los que no eran bien convertidos se volvieron al mundo, al judaísmo, o se unieron al grupo de los apostatados. Los reformadores del siglo XVI también tuvieron grandes luchas con grupos y elementos apostatados y con la consecuente propaganda de la iglesia católica. Leer CS 448, 449.

También fue grande la lucha de los adventistas del séptimo día al inicio de la proclamación del tercer mensaje. El pueblo del advenimiento que había predicado el primero y segundo mensajes angélicos, se dividió en varios partidos después del segundo chasco. Sobre esto escribió la hermana White:

“Los diferentes grupos de quienes profesan ser creyentes adventistas tienen cada uno un poco de la verdad, pero Dios dio todas estas verdades a sus hijos que están recibiendo preparación para el día de Dios.  También les ha dado verdades que ninguno de aquellos grupos conoce, ni quiere comprender”. PE 124.

Esas condiciones eran una prueba para muchas almas. Un gran número buscaba la verdad aquí y allá, y no sabían donde podrían encontrarla. No obstante, los que sinceramente deseaban conocerla, costase lo que costase, pudieron identificar a la verdadera iglesia.

Comenzando a multiplicarse los adventistas y extendiéndose su obra, no tardaron en aparecer fracciones, grupos disidentes en diversas partes, que con el tiempo también desaparecieron. Fueron vistas — leemos en un escrito adventista — “todas aquellas fracciones”, una tras otra, caer por tierra, hasta que virtualmente desaparecieron, y los que con ellas simpatizaban quedaron en la confusión”. (Estudios sobre el Espíritu de Profecía, Estudio No. 10, página 7).

La hermana White habló de esos grupos:

“Hay pequeñas compañías que continuamente surgen creyendo que Dios está solamente con los poquitos, los muy esparcidos, y su influencia es de derrumbar aquello que los siervos de Dios erigieron”. 1T 247.

Alrededor del año 1902 se verificó una crisis en la iglesia adventista por causa de a apostasía del dirigente de la obra médico-misionera, Dr. John Harvey Kellogg. Hubo proceso judicial en torne del sanatorio de Battle Creek. “En los diarios de varias ciudades — escribió la profetisa — han aparecido artículos en los cuales se da a entender que hay una lucha entre el Dr. Kellogg y la Sra. Elena G. de White en cuanto a cuál de ellos dirigirá al pueblo adventista del séptimo día”. III-JT 240. En esa ocasión la iglesia perdió varios millares de almas influenciadas por Kellogg. Efectivamente, las estadísticas publicadas por la iglesia adventista informan una disminución de 78.188 a 73.522 en el número de sus miembros, de 1901 a 1902. Leer “Estudios sobre el Espíritu de Profecía” por Arturo L. White, III-JT240-242.

Los hechos históricos se repiten. En nuestros días también vemos grupos disidentes formados por los “descuidados e indiferentes que no se unieron” con los fieles y fueron lanzados fuera por el proceso del zarandeo.

La Iglesia divida

“Usted toma pasajes de los Testimonios que hablan de la terminación del tiempo de gracia, del zarandeo entre el pueblo de Dios, y usted habla del surgimiento de entre este pueblo de un pueblo más puro y más santo que se levantará.  Todo esto agrada al enemigo… Si muchos aceptaran las opiniones que usted presenta y hablaran y procedieran conforme a ellas, veríamos la más grande conmoción fanática que jamás se haya visto entre los adventistas del séptimo día.  Esto es lo que desea Satanás.”-1MS 210-211 (1890).

“El Señor no le ha dado un mensaje para que diga que los adventistas del séptimo día son Babilonia, y para que inste al pueblo de Dios a salir de ella.  Todas las razones que usted sea capaz de presentar no pueden pesar en mi ánimo con relación a esto, porque el Señor me ha dado una información definida que se opone a tal mensaje…

Sé que el Señor ama a su iglesia, la cual no ha de ser desorganizada ni dispersada en átomos independientes.  No existe la menor lógica en esto, ni hay la más mínima evidencia de que ocurrirá tal cosa.”-2MS 72, 78 (1893). 53

“Os digo, hermanos míos, el Señor tiene un cuerpo organizado por medio del cual él trabaja… Cuando alguien se está apartando del cuerpo organizado del pueblo que guarda los mandamientos de Dios, cuando comienza a pesar la iglesia en sus balanzas humanas y a pronunciar juicios contra ella, podéis saber que Dios no lo está dirigiendo.  Está en el camino equivocado.”-3MS 17, 19 (1893).

“Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí. ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre?  Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.  (Isa. 49: 14, 15).

Satanás llevará a cabo sus milagros para engañar y establecerá su poder, por encima de todo lo demás.  Puede parecer que la iglesia está por caer, pero no caerá.  Ella permanece en pie, mientras los pecadores que hay en Sion  son tamizados, mientras la paja es separada del trigo precioso.  Es una prueba terrible, y sin embargo tiene que ocurrir. Nadie fuera de los que han estado venciendo mediante la sangre del Cordero y de la Palabra de su testimonio serán contados con los leales y los fieles, con los que no tienen mancha ni arruga de pecado, con los que no tienen engaño en sus bocas. . . Los miembros del pueblo remanente que purifican sus almas mediante la obediencia a la verdad, se fortalecen en el proceso probatorio y manifiestan la belleza de la santidad en medio de la apostasía circundante. Sé que el Señor ama a su iglesia, la cual no ha ser desorganizada ni dispersada en átomos independientes.  No existe la menor lógica en esto ni hay la más mínima evidencia de que ocurrirá tal cosa.  Quienes obedezcan este mensaje falso y procuren influir en otros para que también lo acepten, serán engañados y preparados para recibir engaños mayores, y los frutos de sus esfuerzos se reducirán a la nada. Me siento animada y gozosa al comprender que el Dios de Israel todavía está guiando a su pueblo y que permanecerá a su lado incluso hasta el fin. Ahora no podemos alejamos del fundamento que Dios ha colocado.  No podemos entrar en ninguna nueva organización, porque esto significaría apostatar de la verdad. La iglesia, que está por entrar en su más severo conflicto, será el objeto más querido para Dios en la tierra. . . Satanás arrojará todo vituperio posible sobre los escogidos, a quienes no puede engañar y alucinar con sus invenciones y falsedades satánicas.  Pero exaltado “por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados”, Cristo, nuestro representante y nuestra cabeza, ¿cerrará su corazón, o retirará su mano, o dejará de cumplir su promesa?  No; nunca, nunca. Maranatha Pág. 202

La iglesia no ha de ser dispersada

“Nuevamente digo: El Señor no ha hablado mediante ningún mensajero que llame Babilonia a la iglesia que guarda los mandamientos de Dios. Es verdad que hay cizaña junto con el trigo, pero Cristo dijo que enviaría a sus ángeles a reunir primero la cizaña en atados para quemarla, y a poner el trigo en el granero. Sé que el Señor ama a su iglesia, la cual no ha de ser desorganizada ni dispersada en átomos independientes No existe la menor lógica en esto ni hay la más mínima evidencia de que ocurrirá tal cosa. Quienes obedezcan este mensaje falso y procuren influir en otros para que también lo acepten, serán engañados y preparados para recibir engaños mayores, y los frutos de sus esfuerzos se reducirán a la nada. Algunos miembros de la iglesia tienen orgullo, suficiencia propia e incredulidad arraigada, y manifiestan resistencia a abandonar sus ideas, aunque se amontonen las evidencias que indican que el mensaje a la iglesia de Laodicea se aplica a ellos. Pero eso no eliminará a la iglesia. Dejad que la cizaña y el trigo crezcan juntos hasta la cosecha, cuando los ángeles llevarán a cabo la obra de separación. MS T2 Pag.

“EL ORDEN EVANGÉLICO

El Señor ha mostrado que el orden evangélico ha sido temido y descuidado en demasía.*  Debe rehuirse el formalismo; pero al hacerlo, no se debe descuidar el orden.  Hay orden en el cielo.  Había orden en la iglesia cuando Cristo estaba en la tierra, y después de su partida el orden fue estrictamente observado entre sus apóstoles.  Y ahora en estos postreros días, mientras Dios está llevando a sus hijos a la unidad de la fe, hay más necesidad real de orden que nunca antes; porque, a medida que Dios une a sus hijos, Satanás y sus malos ángeles están muy atareados para evitar esta unidad y para destruirla.  A esto se debe que se envíen apresuradamente al campo hombres que carecen de sabiduría y juicio, que tal vez no rigen bien su propia casa, y no ejercen orden ni gobierno sobre los pocos de quienes Dios los ha encargado en su hogar; y sin embargo se creen capaces de encargarse de la grey.  Hacen muchas decisiones equivocadas, y los que no conocen nuestra fe juzgan a todos los mensajeros asemejándolos con esos hombres que se enviaron a sí mismos.  De esta manera la causa de Dios sufre oprobio, y la verdad es rehuida por muchos incrédulos que, de no ver tales circunstancias, manifestarían sinceridad y deseo de averiguar ¿Son así las cosas?

Hombres cuya vida no es santa y que no están preparados para enseñar la verdad presente entran en el campo sin ser reconocidos por la iglesia o por los hermanos en general, y como, resultado hay confusión y desunión.  Algunos tienen una teoría de la verdad, y pueden presentar los argumentos 98 que la favorecen, pero carecen de espiritualidad, de juicio y de experiencia; fracasan en muchas cosas que debieran comprender antes de poder enseñar la verdad.  Otros no dominan los argumentos, pero debido a que unos pocos hermanos los oyen orar bien y dar una exhortación conmovedora de vez en cuando, se los insta a que entren en el campo, a fin de dedicarse a una obra para la cual Dios no los ha preparado y para la cual no tienen suficiente experiencia ni juicio. Manifiestan orgullo espiritual, o se ensalzan y actúan bajo el engañoso pensamiento de que son obreros.  No se conocen a sí mismos.  Carecen de juicio sano y paciente raciocinio, hablan con jactancia de sí mismos, y aseveran muchas cosas que no pueden probar por la Palabra.  Dios sabe esto; y por lo tanto no llama a los tales a trabajar en estos tiempos peligrosos, y los hermanos deben tener cuidado, no sea que impulsen a entrar en el campo a quienes no fueron llamados por él.

Aquellos hombres a quienes Dios no llamó son generalmente los que manifiestan mayor confianza de que han sido llamados y que sus labores son muy importantes.  Entran en el campo y no ejercen generalmente una buena influencia.  Sin embargo, en algunos lugares tienen cierta medida de éxito, y esto los induce a ellos y a otros a pensar que han sido llamados seguramente por Dios.  El hecho de que tengan cierto éxito ni es una evidencia positiva de que hayan sido llamados por Dios; pues los ángeles de Dios están ahora influyendo en los corazones de sus hijos sinceros para iluminar su entendimiento en cuanto a la verdad presente, a fin de que la acepten y la vivan.  Y aun cuando hombres que se enviaron a si mismos se coloquen donde Dios no los puso y profesen ser maestros, y haya almas que acepten la verdad al oirlos hablar de ella, esto no es evidencia de que fueron llamados por Dios.  Las almas que reciben la verdad por su intermedio serán luego sometidas a pruebas y servidumbre, porque descubrirán más tarde que estos hombres no andan conforme al consejo de Dios.  Aun cuando hombres perversos hablen de la verdad, puede ser que algunos no la reciban; pero esto no aumenta el favor de Dios hacia aquellos que hablaron.  Los hombres que son impíos siguen siendo impíos, y su castigo será según el engaño que practicaron para con los amados de Dios, y según la confusión que introdujeron en la iglesia; sus pecados no permanecerán cubiertos, sino que serán expuestos en el día de la ira de Dios. Estos mensajeros enviados por sí mismos son una maldición para la causa.  Algunas almas sinceras cifran su confianza en ellos, pensando que actúan de acuerdo con el consejo de Dios y que están en unión con la iglesia; y más tarde les permiten administrar los ritos, y, al serles demostrado claramente que deben hacer sus primeras obras, se dejan bautizar por ellos.  Pero cuando llega la luz, como ha de llegar seguramente, y comprenden que estos hombres no son lo que ellos creían que eran, a saber, mensajeros llamados y escogidos por Dios, quedan sumidas en pruebas y dudas en cuanto a la verdad que recibieron, y sienten que deben aprenderlo todo de nuevo.  Las acosa la perplejidad y el enemigo las perturba acerca de toda su experiencia.  Se preguntan si Dios las condujo o no, y no están satisfechas hasta que se las vuelva a bautizar y comiencen de nuevo.  Para el ánimo de los mensajeros de Dios es más agobiador que entrar en campos nuevos el ir a lugares, donde los que estuvieron antes ejercieron mala influencia.  Los siervos de Dios tienen que actuar con sencillez y franqueza, y no encubrir el mal proceder; porque están entre los vivos y los muertos, y tendrán que dar cuenta de su fidelidad, de su misión y de la influencia que ejercen sobre la grey de la cual el Señor los hizo sobreveedores.” PE pag 97-99

“A medida que nuestros miembros fueron aumentando, resulto evidente que sin alguna forma de organización habría gran confusión y la obra no se realizaría con éxito. Para proporcionar sostén al ministerio, para dirigir la obra en nuevos territorios, para proteger tanto las iglesias como a los ministros de los miembros indignos, para custodiar las propiedades de la iglesia, para la publicación de la verdad por medio de la prensa, y para muchos otros objetos, la organización era indispensable”, TM22.

“La palabra de Dios no da licencia a ningún hombre para oponer su juicio al de la Iglesia”.JT 1,391.

“Dios ha concedido a su Iglesia el mas alto poder debajo del cielo. Es la voz de Dios en su pueblo unido como iglesia lo que ha de ser respetado”. JT 1, 397.

“Muchos tienen la idea de que solo son responsables ante Cristo por su luz y experiencia, independientemente de sus seguidores reconocidos en el mundo”. JT 1, 397.

Podemos entender con mucha claridad y sin hacer mayor esfuerzo mental, que la pluma inspirada esta hablando justamente en contra de estas manifestaciones de independencia que algunos tratan de sobrepujar con el único propósito de socavar la autoridad que Cristo concedió a su iglesia, y propiciar el caos y la desorganización. Otros quizás no perciban lo nefasto de esta actitud, quizás no se den cuenta a quien le están haciendo el juego, y solo por un sentimiento de solidaridad o por falta de conocimiento o por falta de experiencia, pero el destino final de todas estas almas que se revelan a la suprema voluntad del Señor será el mismo si es que se mantienen firmes hasta el final del lado de la desorganización, el irrespeto y el cinismo.

“Ella es el cuerpo organizado de Cristo en la tierra y es necesario respetar sus ordenanzas”. Joyas 1:397

“Si no hubiera disciplina ni gobierno de la iglesia, esta se reduciría a fragmentos. No podría mantenerse unida como cuerpo”. Joyas 1:391.

“La iglesia es la depositaria de las riquezas de la gracia de Cristo y por ella se manifestara finalmente la revelación final y completa del amor de Dios al mundo”.  Joyas 2:356.

“Que nadie albergue el pensamiento que podemos prescindir de la organización”. TM:24.

“La Iglesia es la propiedad de Dios, y Dios la recuerda constantemente mientras ella esta en el mundo, sujeta a las tentaciones del mundo”. TM:15.

“La Iglesia al ser dotada de la Justicia de Cristo, se convierte en el repositorio del Señor, en el cual la riqueza de su misericordia, su amor, su gracia, ha de aparecer en su plena y final manifestación. . . El don de su Espíritu Santo rico, complete y abundante, ha ser para su iglesia como un muro de fuego que la circunde, contra el cual no prevalezcan las potencias del infierno” TM:14,15.

El plan del Redentor es trabajar mediante su iglesia. Los dirigentes de ésta, junto con la congregación, tienen poder para tomar medidas disciplinarias en el nombre de Cristo cuando eso llegue a ser necesario, y una acción tal, cuando se han seguido los procedimientos debidos, es ratificada en el cielo (ver com. Mat. 16: 19; cf. Mat. 18: 1520; Juan 20: 23; 1JT 391).

Debe notarse que Pablo no asumió el papel de un dictador. Les dijo cuál era su opinión, y los instruyó para que se reunieran con el propósito de decidir ese problema particular. No se hubiera atrevido a administrar disciplina sin que la iglesia estuviera de acuerdo. Este episodio demuestra que ningún ministro puede pretender que tiene autoridad para decidir la naturaleza de una medida disciplinaria y para ejecutaría sin consultar con la iglesia. Dios mismo respeta la autoridad que ha delegado en su iglesia, y obra mediante el agente que él mismo ha establecido para conducir su obra en la tierra. Una ilustración de este plan se ve en el caso de la conversión de Pablo. Dios dirigió a uno de los hermanos del grupo de creyentes de Damasco para que visitara al humillado fariseo y le transmitiera sus instrucciones (ver Hech. 9: 10-18; 1JT 393-395). CBA Vol. 6 Cáp. 5 (Comentario sobre epístola de Pablo a los corintios)  

En el Movimiento de Re forma.

“Cuanto se regocijaría Satanás si pudiese obtener éxito en sus esfuerzos de penetrar entre este pueblo, y desorganizar la obra en un tiempo en que es esencial la organización cabal, y en que este será el mayor poder para preservamos de los levantamientos espurios. y para refutar las pretensiones que no estén sostenidas por la Palabra de Dios! Queremos sujetar las riendas de una manera pareja, para que no se destruya el sistema de organización y orden que ha sido levantado mediante labor prudente y cuidadosa. No se debe dejar libertad a los elementos desordenados que desean regir la obra en este tiempo.” OE 503.

“Algunos han emitido la idea de que a medida que nos acerquemos al fin del tiempo cada hijo de Dios obrara independientemente de cualquier organización religiosa. Pero el Señor me ha indicado que en esta obra no hay tal independencia individual. Las estrellas del cielo están todas bajo ley, influyendo cada una en la otra para hacer la voluntad de Dios, rindiendo su común obediencia a la ley que rige su acción. Y a fin de que la obra del Señor progrese de una manera saludable y sólida, su pueblo debe unirse.” OE 503.

“Dios esta conduciendo a un pueblo para que se coloque en perfecta unidad sobre la plataforma de la verdad eterna. Cristo se dio a si mismo al mundo para que pudiese”limpiar para si un pueblo propio, celoso de buenas obras. (Tito 2: 14.)

Este proceso de refinamiento esta destinado a purificar a la iglesia de toda injusticia y del espíritu de discordia y contención, para que sus miembros edifiquen en vez de derribar y concentren sus energías en la gran obra que esta delante de ellos. Dios quiere que sus hijos lleguen todos a la unidad de la fe. La oración de Cristo, precisamente antes de su crucifixión, pedía que sus discípulos fuesen uno, como el era uno con el Padre, para que el mundo creyese que el Padre le había enviado. Esta, la mas conmovedora y admirable oración, llega a través de los siglos hasta nuestros días, porque sus palabras son: “Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mi por la palabra de ellos.” (Juan 17:20.)JT 1, 446.

Finalmente podemos decir que el movimiento Reformista fue organizado como Conferencia General entre el 14-20 de Julio de 1925 en Gotha, Alemania.

“En visiones de la noche paso delante de mi un gran movimiento de reforma en el seno del pueblo de Dios.” Ministerio de Bondad 110.

Estructura organizativa del Movimiento de Reforma

Los cuatro niveles.

“Además escoge tu de entre todo el pueblo varones de virtud, temerosos de Dios, varones de verdad, que aborrezcan la avaricia; y ponlos sobre el pueblo por jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez.” Exo. 18:21.

“El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del crisolito. Y las cuatro tenían una misma semejanza; su apariencia y su obra era como rueda en medio de rueda”.   Ezq. 10:16.

“Y alzando los querubines sus alas, se levantaron de la tierra delante de mis ojos; cuando ellos salieron, también las ruedas se alzaron al lado de ellos; y se pararon a la entrada de la puerta oriental de la casa de Jehová, y la gloria del Dios de Israel estaba por encima sobre ellos.” Ezq. 10:19.

“Estudien los obreros de Dios el capitulo sexto de Isaías, y el primero y segundo capitulo de Ezequiel. La rueda dentro de otra rueda, la semejanza de criaturas vivientes relacionadas con ellas, todo le parecía al profeta intrincado e inexplicable. Pero la mano de la sabiduría infinita se ve entre las ruedas, y el orden perfecto es el resultado de su obra. Cada rueda trabaja en perfecta armonía con cada una de las demás.” TM 215-216.

“Cada miembro de la iglesia tiene voz para elegir los dirigentes de ella. (Los delegados de) La(s) iglesia(s) elige(n) a los dirigentes de las asociaciones locales. Los delegados elegidos por las asociaciones locales eligen los de las uniones; y los delegados elegidos por las uniones eligen a los dirigentes de la Asociación General. Con este arreglo, toda asociación, institución, iglesia e individuo, sea directamente o por medio de sus representantes, tiene voz en la elección de los hombres que llevan las responsabilidades principales de la Asociación General.” JT 3, Pág.241.

Una Obra de Reforma

juan bautista“Y los tuyos edificarán las ruinas antiguas; los cimientos de generación en generación levantarás, y serás llamado “reparador de portillos, restaurador de veredas para habitar” Isaías 58.12 Una de las señales del tiempo del fin que nos dio el Señor sería que nuestra sociedad alcanzaría un estado de corrupción semejante al de los días antes del diluvio: 

“Pero como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre, pues como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dándose en casamiento hasta el día que Noé entró en el arca.” Mateo 24.37-38 

Comenta al respecto la Hna. White: 

“¿Qué es la relación matrimonial hoy? ¡No está pervertida y manchada, así como en los días de Noé? En los periódicos se lee divorcio tras divorcio. Este es el matrimonio del que Cristo habla cuando él dice que antes del diluvio estaban ´casándose y dándose en casamiento´.” Manuscript Releases, tomo 7, pág. 56 

“Como en los días de Noé, cada clase de mal está en aumento. Divorcio y matrimonio están a la orden del día.” Manuscript Releases, tomo 10, pág. 261 

Más gracias a Dios la Biblia y los Testimonios del Espíritu de Dios nos hablan de una Obra de Reforma que debía realizarse en estos últimos días por parte del verdadero Pueblo de Dios en favor de la familia: 

“Yo os envío al profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos y el de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y castigue la tierra con maldición.” Malaquías 4.5,6 

“Voz que clama en el desierto: ´Preparad el camino para Jehová; nivelad la calzada en la estepa a nuestro Dios; todo valle sea alzado y bájese todo monte y collado, que lo torcido se enderece y lo áspero se allane.” Isaías 40.3,4 

Como es sabido estas profecías tuvieron un primer cumplimiento en la vida y obra de Juan El Bautista, precursor del primer advenimiento de nuestro Señor. (véase Mateo 3. 3-5), pero dichos versículos debían tener un cumplimiento más abarcante en estos postreros días, por medio del Elías del tiempo del fin. 

“En esta época, justamente antes de la segunda venida de Cristo en las nubes de los cielos, se ha de llevar a cabo una obra como la de Juan. Dios llama a hombres que han de preparar un pueblo, que se mantega firme en el gran día del Señor Dios usó a un hombre en el desierto, para conmover a una nación. Pronto, sí, muy pronto, usará a un fiel remanente, para mover y conmover al mundo entero. Si anhelamos ser contados en el pequeño grupo de fieles, ahora es el tiempo de hacer una preparación rápida. La experiencia de Juan debería ser la nuestra.” Testimonies for the Church, tomo 8, pág. 332 

“En el tiempo del fin ha de ser restaurada toda institución divina.” Profetas y Reyes, pág. 501 

Vale la pena analizar al actitud tomada por Juan el Bautista en cuanto al tema del matrimonio con el fin de saber cual es nuestro papel, según el plan eterno de Dios. Este profeta censuró y condenó el divorcio y recasamiento del rey Herodes. 

Según el historiador Flavio Josefo, Herodes había estado casado con la hija de rey de Arabia: Petra. Luego se casó con la mujer de su propio hermano. Esta a su vez debió haberse divorciado de su esposo, Felipe. 

“Herodes fue afectado mientras escuchaba los testimonios poderosos y directos de Juan, y con profundo interés averiguó que debía hacer para llegar a ser su discípulo. Juan sabía que estaba por casarse con la esposa de su hermano mientras que éste último vivía todavía, y dijo fielmente a Herodes que esto no era lícito.” Primeros Escritos, pág. 154 

Leamos lo que dice el registro inspirado: 

“Esto es lo que había sucedido: Herodes había mandado a tomar preso a Juan y lo tenía encadenado en la cárcel por causa de Herodías, esposa de su hermano Felipe. Herodes se había casado con ella y Juan le decía: No te está permitido tener la mujer de tu hermano.” Marcos 6. 17-18 (Biblia Latinoamericana). 

La Biblia en inglés, versión King James dice: “For he had married her” (porque él se había casado con ella). 

La Biblia Aramea dice: “With whom he had married” (con quien él se había casado). 

La Biblia de Jerusalén dice: “con quien Herodes se había casado.” 

Y finalmente el original griego, nos dice: “con quien se había casado.” 

Delante de la sociedad de Jerusalén y del mundo Herodías no era la concubina de Herodes, ellos estaban legalmente casados conforme a las leyes del mundo, pero delante de Juan el Bautista, profeta de Dios, Herodías seguía siendo la esposa de Felipe. (véase Marcos 6.14-29) 

En todas las versiones de las Sagradas Escrituras que mencionamos anteriormente, se refieren a Herodías como “your brother´s wife”, utilizan la palabra “wife”, o sea esposa, la esposa de su hermano. 

A pesar de que Herodías se había divorciado de Felipe, y se había recasado con Herodes, seguía siendo según los escritores bíblicos, “la esposa de Felipe.” 

Recuerde que Juan, su mensaje y experiencias fueron modelos de lo que debería ser nuestra experiencia y mensaje. 

Y por ese mensaje, y por denunciar el recasamiento, a Juan le cortaron la cabeza. Piense en eso. 

“Y no os conformeis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que podáis comprobar cual es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” Romanos 12.2

Dios aborrece el divorcio

divorcioPara meditar: Nadie puede glorificar a Dios en su cuerpo, tal como él lo requiere, mientras viva en abierta transgresión a la Ley de Dios. Si el cuerpo viola el séptimo mandamiento, es por lo que le dicta la mente.” Testimonios sobre conducta sexual, adulterio y divorcio, pág. 112 

Leemos en el libro del profeta Malaquías: “Preguntáis: ¡Por qué? Porque el Eterno es testigo entre tí y la esposa de tu juventud, con la cual tu has sido desleal, siendo ella tu compañera y la esposa de tu pacto. Dios, ¿no los hizo uno? En carne y espíritu los dos son de él. ¡Y por qué uno? Porque él procura descendientes piadosos. Guardaos pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales con la esposa de vuestra juventud. El Eterno, Dios de Israel dice que él aborrece el divorcio, porque el que se divorcia cubre su vestido de violencia-dice el Eterno.” Malaquías 2.14-16 

Repudio significa poner aparte, divorcio, y en este pasaje Dios nos dice que el que repudia a su mujer se viste de injusticia. ¡Dios aborrece el divorcio.! 

En el mundo hay divorcio a causa de la dureza del corazón del hombre. Pero en el Evangelio, Cristo cambia el corazón de piedra y da un corazón sensible, capaz de perdonar. (véase Ezequiel 36.26) 

Fornicación versus adulterio

fornicacionEstas dos palabras, lamentablemente han sido interpretadas como si fuesen la misma cosa, por algunos expositores del tema, quienes aunque tal vez bien intencionados, pero mal fundamentados exegéticamente, han desembocado en una mala interpretación en lo que Jesús quiso decir, dando a entender que fornicación es igual a infidelidad conyugal (adulterio) en este caso. Aunque, ambos términos: fornicación y adulterio, se refieren a una relación sexual ilícita, difieren en cuanto al tiempo en que ocurre el acto y el grado de culpa del mismo. 

La palabra griega que designa la fornicación es porneia y la utilizada para designar el adulterio es moijeia. Dos palabras completamente diferentes en su exégesis y significado. El Diccionario Ilustrado de la Biblia define fornicación como sigue: “Relación sexual voluntaria entre dos personas no casadas.” Y el diccionario Laurosse la define como: “Unión carnal fuera del matrimonio.” 

Ilustremos varias ocasiones cuando la Biblia menciona porneia (fornicación) o zanah, su equivalente hebreo. 

“Sucedió que al cabo de unos tres meses fue dado aviso a Judá dicendo: Tamar tu nuera ha fornicado (zanah), ciertamente está en cinta a causa de sus fornicaciones. Judá dijo: Sacadla y sea quemada.” Génesis 38.24 Tamar era viuda, por lo tanto estaba soltera. 

“Por lo que vuestras hijas han fornicado (zanah), las nueras (esposas de los hijos) adulteran.(naaf o moijeia en la septuaginta)” Oseas 4.13 

Veamos diferencias: 

“Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación (porneia), hace que ella adultere, y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. (moijeia)” Mateo 5.32 

Aquí nuevamente el Señor menciona el adulterio y la fornicación por separado, como si fueran diferentes. Si fuesen la misma acción, ¡por qué usar los dos términos en un mismo versículo? Otros pasajes de la Escritura, hacen también la distinción entre adulterio y fornicación, como por ejemplo:

“Porque dentro del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios (moijeia), las fornicaciones (porneia), los homicidios” Marcos 7.21 

“¡No sabéis que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No erréis, ni los fornicarios (porneia), ni los idólatras, ni los adúlteros (moijeia), ni los afeminados heredarán el reino.”     I Corintios 6.9,10 

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio (moijeia), fornicación (porneia), inmundicia, lascivia.” Galatas 5.19 

Página 1 de 2

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén