Carácter

Ver también: Partícipes de la naturaleza divina

Es lo único que llevaremos al cielo

“Un carácter formado a la semejanza divina es el único tesoro que podemos llevar de este mundo al venidero.Los que en este mundo andan de acuerdo con las instrucciones de Cristo, llevarán consigo a las mansiones celestiales toda adquisición divina. Y en el cielo mejoraremos continuamente. Cuán importante es, pues, el desarrollo del carácter en esta vida.” Palabras de vida del gran Maestro, pág. 267

Debe ser como el de Cristo

“Cristo es la perfección del carácter divino. Es el modelo que debemos seguir. Las palabras de Pedro están cargadas de significado: “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. 1 Pedro 1:14-16.” – Patriarcas y profetas, pág. 47

Purificado por medio de las pruebas

“Las pruebas de esta vida son los obreros de Dios que quitan de nuestro carácter las impurezas, las debilidades y asperezas, y nos adaptan para asociarnos con los ángeles puros del cielo en gloria. Pero a medida que pasamos por estas pruebas, a medida que los fuegos de la aflicción se encienden en nosotros, no debemos fijar la vista en el fuego visible, sino en las cosas invisibles, la herencia eterna, la vida inmortal, el eterno peso de gloria; y mientras hacemos esto, el fuego no nos consumirá, sino que sólo quitará la paja, y saldremos purificados siete veces, llevando el sello de lo Divino.” Testimonios para la Iglesia, Tomo 1, págs. 610-611