Cabeza y no cola

Texto de meditación: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.” 1 Pedro 2:9

UN PUEBLO MUY ESPECIAL

¿Qué misión se le ha encomendado a la Iglesia del Señor? Mateo 5:14-16 ¿Qué mensaje distintivo abarca? Apocalipsis 14:6-13

“Me fue mostrado que la reforma pro salud es una parte del mensaje del tercer ángel, y está tan estrechamente relacionada con él como el brazo y la mano lo están con el cuerpo humano. Vi que como pueblo veremos efectuar un movimiento de avance en esta gran obra. Los ministros y el pueblo deben actuar de concierto. Los hijos de Dios no están preparados para el fuerte clamor del tercer ángel.

“Tienen una obra que hacer en favor de sí mismos que no deben dejar para que Dios la haga por ellos. Él ha reservado esta obra para que ellos la hicieran. Es una obra individual; uno no puede hacerla por otro… La glotonería es el pecado prevaleciente en esta era. El apetito pecaminoso convierte en esclavos a hombres y mujeres, entenebrece sus intelectos y entorpece sus sensibilidades morales hasta un grado tal que las sagradas y altas verdades de la Palabra de Dios no son apreciadas…

“A fin de estar listos para la traslación, los hijos de Dios deben conocerse a sí mismos. Deben tener una comprensión de su propia estructura física, para que junto con el salmista puedan exclamar: “Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras”. Salmos 139:14. Siempre deben tener el apetito en sujeción a los órganos morales e intelectuales. El cuerpo debe ser siervo de la mente, y no la mente del cuerpo.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 36-37

¿Qué promesa se ha dado al verdadero pueblo de Dios? Deuteronomio 28:13 Sin embargo, considerando que todas las promesas son condicionales ¿Qué requisito se nos impone? Deuteronomio 28:1 ¿Qué se le mostró a la mensajera del Señor, sobre lo que sucedía en sus días?

“Los adventistas del séptimo día manejan verdades trascendentales. Hace más de cuarenta años que el Señor nos dio luces especiales sobre la reforma pro salud; pero, ¿cómo seguimos en esa luz? ¡Cuántos hay que han rehusado poner su vida en armonía con los consejos de Dios! Como pueblo, debiéramos realizar progresos proporcionales a la luz que hemos recibido. Es deber nuestro comprender y respetar los principios de la reforma pro salud. En el asunto de la temperancia, deberíamos dejar muy atrás a todos los demás; sin embargo, hay en nuestras iglesias miembros a quienes las instrucciones no han faltado, y hasta predicadores, que demuestran poco respeto por la luz que Dios nos ha dado tocante a este asunto. Comen según sus gustos y trabajan como mejor les parece.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, pág. 27

¿Cuál es el deseo de Dios para sus hijos fieles? Juan 10:10 última parte; 3 Juan 2 ¿Qué se requiere de nosotros? Romanos 12:1

“A fin de preservar la salud, se necesita la temperancia en todas las cosas: temperancia en el trabajo, temperancia en el comer y en el beber. Nuestro Padre celestial envió la luz de la reforma pro salud como protección contra los males resultantes de un apetito degradado, a fin de que los que aman la pureza y la santidad sepan cómo usar con discreción las buenas cosas que él ha provisto para ellos, y a fin de que, por el ejercicio de la temperancia en la vida diaria, puedan ser santificados por medio de la verdad.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 25

“En el servicio judaico antiguo se exigía que todo sacrificio fuera sin tacha. En el texto se nos dice que presentemos nuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, aceptable a Dios, que es nuestro racional culto. Somos la obra de Dios. El salmista, al meditar en la obra maravillosa de Dios revelada en la estructura humana, exclamó: “Asombrosa y maravillosamente he sido formado”. Salmos 139:14, VM. Hay muchas personas que se educan en las ciencias y se familiarizan con la teoría de la verdad, pero no entienden las leyes que gobiernan su propio ser. Dios nos ha dado facultades y talentos; y es nuestro deber, como hijos e hijas de Dios, hacer el mejor uso de ellos. Si debilitamos estas facultades de la mente o del cuerpo por medio de hábitos erróneos o por la complacencia de un apetito pervertido, será imposible que honremos a Dios como debiéramos.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 22 

 ACEPTANDO LO REVELADO

¿Qué deben recordar quienes están enfermos? Santiago 2:17

 “Muchos han esperado que Dios los preservara de la enfermedad meramente porque le pidieron que lo hiciera. Pero Dios no escuchó sus oraciones, porque su fe no se perfeccionó por medio de las obras. Dios no obrará un milagro para preservar de la enfermedad a aquellos que no se cuidan a sí mismos, sino que están continuamente violando las leyes de la salud, y que no hacen ningún esfuerzo para prevenir la enfermedad. Cuando hacemos todo lo que está de nuestra parte para tener salud, entonces podemos esperar que sigan benditos resultados, y podemos pedir a Dios con fe que bendiga nuestros esfuerzos para la preservación de la salud. El entonces contestará nuestra oración, si su nombre puede ser glorificado por ello. Pero entiendan todos que tienen una obra que hacer. Dios no obrará de una manera milagrosa para preservar la salud de personas que están siguiendo una conducta que los lleva con seguridad a la enfermedad, por su descuido y falta de atención de las leyes de la salud…

“Dios no ve conveniente contestar oraciones ofrecidas en favor de tales personas, porque él sabe que si su salud fuera restablecida, ellos la sacrificarían de nuevo sobre el altar de un apetito malsano.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 29 

UN PUEBLO CON GRAN LUZ

¿Qué sucedería con el Pueblo de Dios, después del tiempo del fin (1798)? Daniel 12:3 ¿Qué se promete a aquellos que presten atención a la Palabra de Dios? Proverbios 4:21-22

“Pedro exhorta a sus hermanos a crecer “en la gracia y conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo”. 2 Pedro 3:18. Siempre que los hijos de Dios estén creciendo en la gracia obtendrán de continuo una comprensión más clara de su Palabra. Descubrirán nueva luz y hermosura en sus verdades sagradas. Tal ha sido el caso en la historia de la iglesia en todos los siglos, y así será hasta el fin.” —Testimonios para la Iglesia, Tomo V, pág. 661

¿En qué consiste la vida para muchos? Lucas 12:19 Sin embargo, ¿cuál es el propósito de la vida del cristiano? Marcos 12:30-31

“Multitudes viven para el momento presente, sin preocuparse del futuro. Como Esaú exclaman: “Comamos y bebamos, que mañana moriremos.” 1 Corintios 15:32. Son dominados por sus inclinaciones; y en vez de practicar la abnegación, pasan por alto las consideraciones de más valor. Si se trata de renunciar a una de las dos cosas, la satisfacción de un apetito depravado o las bendiciones celestiales prometidas solamente a los que practican la abnegación de sí mismos y temen a Dios, prevalecen las exigencias del apetito, y Dios y el cielo son tenidos en poco.” — Patriarcas y Profetas, pág. 181

“El pueblo remanente de Dios debe ser un pueblo convertido. La presentación de este mensaje debe tener por resultado la conversión y santificación de las almas. El poder del Espíritu de Dios debe hacerse sentir en este movimiento. Poseemos un mensaje maravilloso y definido; tiene una importancia capital para quien lo recibe, y debe ser proclamado con fuerte voz. Debemos creer con una fe firme y permanente que este mensaje irá cobrando siempre mayor importancia hasta la consumación de los tiempos.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 42

UN PUEBLO QUE DOMINA EL APETITO

¿Le interesa a Dios, solo la santidad del corazón? 1 Tesalonicenses 5:23; 1 Corintios 6:20 ¿Qué implica eso? 1 Corintios 6:12

“La santificación que presentan las Sagradas Escrituras tiene que ver con el ser entero: el espíritu, el alma y el cuerpo. He aquí el verdadero concepto de una consagración integral. El apóstol San Pablo ruega que la iglesia de Tesalónica disfrute de una gran bendición: “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Tesalonicenses 5:23.” —  La Edificación del carácter, pág. 5

¿Qué luz se dio al pueblo adventista en 1863? ¿De quiénes debemos separarnos? Proverbios 23:20-21

“Fue en la casa del Hno. A. Hilliard, en Otsego, Míchigan, el 6 de junio de 1863, donde el gran tema de la reforma pro salud fue abierto delante de mí en visión.” — Mensajes Selectos, Tomo III; pág. 315

“Según la luz que me fue dada hace tanto tiempo (1863), se me mostró que la intemperancia prevalecería en el mundo hasta un punto alarmante, y que cada miembro del pueblo de Dios debía asumir una posición elevada con respecto a la reforma de los hábitos y las prácticas… El Señor presentó delante de mí un plan general. Se me mostró que Dios daría a sus hijos que observan los mandamientos, una reforma del régimen alimenticio, y que a medida que ellos la recibieran, sus enfermedades y sufrimientos serían grandemente disminuidos. Se me mostró que esta obra iría en progreso.”— Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 578

¿Qué prueba tuvo Jesús al inicio de su ministerio? Mateo 4:1-3 ¿Qué palabras nos deben ayudar cuando tengamos luchas con el apetito? Mateo 4:4

“Satanás fue derrotado en su intento de vencer a Cristo en el terreno del apetito. Y allí en el desierto Cristo alcanzó una victoria en favor de la raza humana en el terreno del apetito haciendo posible que en su nombre, en toda ocasión futura, el hombre pudiese vencer la fuerza del apetito para su propio provecho.” — La Temperancia, pág. 19

“Nuestra única esperanza de recuperar el Edén es por medio de un firme dominio propio. Si el apetito pervertido tenía un poder tan grande sobre la humanidad, que, a fin de quebrantar su dominio, el divino Hijo de Dios hubo de soportar un ayuno de casi seis semanas en favor del hombre, ¡qué obra está delante del cristiano! Sin embargo, por grande que sea la lucha, éste puede vencer. Con la ayuda del poder divino que soportó las más fieras tentaciones que Satanás pudo inventar, él también puede ser completamente victorioso en su guerra contra el mal, y finalmente podrá llevar la corona de victoria en el reino de Dios.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 198.

FIELES A PESAR DE LAS TENTACIONES

¿Cuándo se pronunciaron esas palabras por primera vez? Deuteronomio 8:3

¿Qué sucede si el pueblo de Dios desobedece la luz que Dios le ha dado? Santiago 4:17 ¿Qué sucedía en los días de la hermana White? ¿Qué llamado se hizo en ese entonces?

“Los adventistas del séptimo día manejan verdades trascendentales. Hace más de cuarenta años que el Señor nos dio luces especiales sobre la reforma pro salud; pero, ¿cómo seguimos en esa luz? ¡Cuántos hay que han rehusado poner su vida en armonía con los consejos de Dios! Como pueblo, debiéramos realizar progresos proporcionales a la luz que hemos recibido. Es deber nuestro comprender y respetar los principios de la reforma pro salud. En el asunto de la temperancia, deberíamos dejar muy atrás a todos los demás; sin embargo, hay en nuestras iglesias miembros a quienes las instrucciones no han faltado, y hasta predicadores, que demuestran poco respeto por la luz que Dios nos ha dado tocante a este asunto. Comen según sus gustos y trabajan como mejor les parece.

“Colóquense los maestros y directores de nuestra obra firmemente sobre el terreno bíblico en lo que se refiere a la reforma pro salud, y den un testimonio definido a los que creen que vivimos en los últimos tiempos de la historia de este mundo. Debe haber una línea de separación entre los que sirven a Dios y los que se complacen a sí mismos.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, pág. 358

SIENDO TENTADOS

¿Qué hizo Nabucodonosor para tratar de alejar de su fidelidad, a los jóvenes hebreos? Daniel 1:6-7 ¿Cómo seduce hoy día el enemigo a las almas?

 “Los nombres de Daniel y sus compañeros fueron cambiados por otros que conmemoraban divinidades caldeas. Los padres hebreos solían dar a sus hijos nombres que tenían gran significado. Con frecuencia expresaban en ellos los rasgos de carácter que deseaban ver desarrollarse en sus hijos. El príncipe encargado de los jóvenes cautivos “puso a Daniel, Beltsasar; y a Ananías, Sadrach; y a Misael, Mesach; y a Azarías, Abednego.” El rey no obligó a los jóvenes hebreos a que renunciasen a su fe para hacerse idólatras, sino que esperaba obtener esto gradualmente. Dándoles nombres que expresaban sentimientos de idolatría, poniéndolos en trato íntimo con costumbres idólatras y bajo la influencia de ritos seductores del culto pagano, esperaba inducirlos a renunciar a la religión de su nación, y a participar en el culto babilónico.”  — Profetas y Reyes, pág. 352

¿Qué alimentación se les dio a Daniel y a sus compañeros en Babilonia? Daniel 1:5 ¿Qué petición tuvieron? Daniel 1:8,12,16

“Se había provisto que comiesen del alimento y bebiesen del vino que provenían de la mesa real. Con esto el rey pensaba manifestarles su favor y la solicitud que sentía por su bienestar. Pero como una porción de estas cosas se ofrecía a los ídolos, el alimento proveniente de la mesa del rey estaba consagrado a la idolatría, y compartirlo sería considerado como tributo de homenaje a los dioses de Babilonia. La lealtad a Jehová prohibía a Daniel y a sus compañeros que rindiesen tal homenaje. Aun el hacer como que comieran del alimento o bebieran del vino habría sido negar su fe. Obrar así habría sido colocarse de parte del paganismo y deshonrar los principios de la ley de Dios…

“Los padres de Daniel y sus compañeros les habían inculcado hábitos de estricta templanza. Se les había enseñado que Dios los tendría por responsables de sus facultades, y que no debían atrofiarlas ni debilitarlas. Esta educación fue para Daniel y sus compañeros un medio de preservación entre las influencias desmoralizadoras de la corte babilónica. Intensas eran las tentaciones que los rodeaban en aquella corte corrompida y lujuriosa, pero no se contaminaron. Ningún poder ni influencia podía apartarlos de los principios que habían aprendido temprano en la vida por un estudio de la palabra y de las obras de Dios.” —  Profetas y Reyes, pág. 353

Siguiendo el ejemplo de los babilónicos ¿qué dicen muchos hoy día, acerca de los hijos fieles de Dios cuando inician su obediencia en la alimentación? Daniel 1:10 Pero, ¿qué podemos testificar todos y cada uno de nosotros? Daniel 1:15

“Haríamos bien en pensar en la lección que se presenta aquí. Nuestro peligro no radica en la escasez, sino en la abundancia. Estamos siempre tentados a los excesos. Los que quieran preservar sus facultades intactas para el servicio de Dios, deben observar una estricta temperancia en el uso de los productos de la generosidad divina, así como abstenerse completamente de toda complacencia perjudicial o degradante.

“La generación naciente está rodeada de seducciones calculadas para tentar el apetito. Especialmente en nuestras grandes ciudades, toda forma de complacencia es facilitada y presentada como atractiva. Aquellos que, a semejanza de Daniel, rehúsen mancillarse a sí mismos, cosecharán la recompensa de sus hábitos de temperancia. Con su mayor vigor físico y su poder de resistencia incrementado, tienen un depósito bancario del cual pueden retirar en caso de emergencia.

“Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental. El poder intelectual, la fuerza física y la longevidad dependen de leyes inmutables. Este no es un problema de azar o de casualidad. El Dios de la naturaleza no intervendrá para salvar a los hombres de las consecuencias de violar las leyes de la naturaleza.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, págs. 32-33 

DOS GRUPOS DE ADVENTISTAS

¿Qué ha prometido Dios a los que obedecen sus leyes, incluidas las de la salud? Éxodo 23:25 ¿Qué les espera a los adventistas laodicenses que rechazan la reforma pro salud?

“Si después de habérsele dado tanta luz, el pueblo de Dios continúa fomentando sus malas costumbres y sigue complaciendo sus apetitos en oposición a la reforma, sufrirá las consecuencias inevitables de la transgresión. Dios no salvará milagrosamente de las consecuencias de sus faltas a aquellos que están resueltos a satisfacer a toda costa su apetito pervertido. Les advirtió: “En dolor seréis sepultados”. Isaías 50:11.

“Los presuntuosos que dicen: “El Señor me ha sanado; no tengo necesidad de restringir mi alimentación; puedo comer y beber según me plazca”, necesitarán muy pronto, en su cuerpo y en su alma, el poder sanador de Dios. El hecho de que el Señor os haya curado misericordiosamente no es una razón para pensar que podéis seguir las prácticas del mundo. Obedeced a la orden que Cristo daba después de sus curaciones: “Vete, y no peques más”. Juan 8:11. El apetito no debe ser vuestro dios.” — Joyas de los Testimonios, Tomo III, pág. 364 

¿Cómo se llamaría a los reformadores fieles a la luz de la reforma pro salud, que siguen el ejemplo de Daniel? ¿Qué dos grupos surgen aun en el pueblo adventista?

“Hay muchos entre los profesos cristianos hoy que considerarían a Daniel demasiado exigente, y lo clasificarían como estrecho o fanático. Ellos consideran el asunto de comer y beber como de poca consecuencia para exigir una norma tan decidida, que envolvía el probable sacrificio de toda ventaja terrenal. Pero aquellos que razonan así encontrarán en el día del juicio que se han apartado de los expresos mandatos de Dios, y establecido su propia opinión como una norma de lo correcto e incorrecto. Encontrarán que lo que les parecía de poca importancia no era considerado así por Dios. Los requerimientos divinos deben ser sagradamente obedecidos. Los que aceptan y obedecen uno de los preceptos de Dios porque es conveniente hacerlo, mientras que rechazan otro porque su observancia requeriría sacrificio, bajan la norma de la justicia, y por su ejemplo inducen a otros a considerar livianamente la santa ley de Dios. El “así ha dicho el Señor” ha de ser nuestra regla en todas las cosas.” — La Temperancia, pág. 134