Aprendiendo del pasado

Texto de meditación: “Pero aún volvieron a pecar contra él, rebelándose contra el Altísimo en el desierto; pues tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida a su gusto.” Salmo 78:17-18

LA ALIMENTACIÓN EDÉNICA

¿Cuál fue el alimento escogido por Dios para el hombre? Génesis 1:29 ¿Es correcto dar carne a los animales? Génesis 1:30

“Dios dio a nuestros primeros padres los alimentos que él se propuso que debía comer la raza humana. Era contrario a su plan quitar la vida de ninguna criatura. No debía haber muerte en el Edén. Los frutos de los árboles del jardín, constituían el alimento que requerían las necesidades del hombre.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 95

 “Los cereales, las frutas carnosas, los frutos oleaginosos, las legumbres y las hortalizas constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante.” — El Ministerio de Curación, págs. 227, 228 

¿Qué árbol especial, le fue concedido al hombre como su alimento? Génesis 2:9 ¿Qué les dijo Dios que no comieran? Génesis 2:17

“El árbol del conocimiento, que estaba cerca del árbol de la vida, en el centro del huerto, había de probar la obediencia, la fe y el amor de nuestros primeros padres. Aunque se les permitía comer libremente del fruto de todo otro árbol del huerto, se les prohibía comer de éste, so pena de muerte. 

“El árbol de la sabiduría había sido puesto como una prueba de su obediencia y de su amor a Dios. El Señor había decidido imponerles una sola prohibición tocante al uso de lo que había en el huerto. Si menospreciaban su voluntad en este punto especial, se harían culpables de transgresión.” — Patriarcas y Profetas, pág. 30,35

¿Qué sucedió con la pareja edénica? Génesis 3:6 ¿Qué decisión tomó Dios acerca del árbol de la vida y por qué? Génesis 3:22-24

“Adán y Eva y su posteridad perdieron el derecho al árbol de la vida a causa de su desobediencia. “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado”. Adán y Eva transgredieron la ley de Dios. Esto hizo necesario que fueran alejados del Edén y separados del árbol de la vida, pues al comer de él después de su transgresión, hubieran perpetuado el pecado. “Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida”. El hombre dependía del árbol de la vida para la inmortalidad, y el Señor tomó estas precauciones para que los hombres no comieran de ese árbol y vivieran para siempre, llegando a ser pecadores inmortales.” — Testimonios para los Ministros, págs. 133-134

EL RÉGIMEN POST-EDÉNICO

¿Qué alimento extra, se les dio después de la caída? Génesis 3:18 Mencione las edades de los patriarcas vegetarianos estrictos.

“Al salir del Edén para ganarse el sustento labrando la tierra bajo el peso de la maldición del pecado, el hombre recibió permiso para comer también “plantas del campo.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 95

  • Gén. 5:5 Adán:                   _________________                   
  • Gén. 5:8 Set:                       _________________
  • Gén. 5:11 Enos:                   _________________
  • Gén. 5:14 Cainán:               _________________
  • Gén. 5:17 Mahalaleel:        _________________
  • Gén. 5:20 Jared:                 _________________
  • Gén. 5:23-24 Enoc:            _________________
  • Gén. 5:27 Matusalén:         _________________
  • Gén. 5:31 Lamec:                 _________________

¿Cuál cambió se dio en la alimentación después del diluvio? Génesis 9:3-4 Mencione las edades de los patriarcas después del diluvio, una vez que consumieron carne.

“En el principio Dios dijo que la fruta era “buena para comer”. El permiso otorgado para comer carne fue un resultado de la caída. El hombre recibió permiso para comer carne de animales solamente después del diluvio. ¿Por qué, entonces, necesitamos comer carne? Pocos de los que comen carne saben cuán llena de enfermedad está ésta. La carne nunca fue el mejor alimento y ahora está maldita por la enfermedad.” — Evangelismo, pág. 481

“El fruto de los árboles del huerto constituía el alimento exigido por las necesidades del hombre. Dios no dio al hombre permiso para consumir alimentos animales hasta después del diluvio. Todo aquello a base de lo cual el hombre pudiera subsistir había sido destruido, y por lo tanto el Señor, a causa de la necesidad humana, dio a Noé permiso para comer de los animales limpios que había llevado consigo en el arca. Pero el alimento animal no era el artículo de consumo más saludable para el hombre.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 445

  • Gén. 11:10-11 Sem:                     _________________
  • Gén. 11:12-13 Arfaxad:              _________________
  • Gén. 11:14-15 Sala:                      _________________
  • Gén. 11:16-17 Heber:                 _________________
  • Gén. 11:18-19 Peleg:                   _________________
  • Gén. 11:24-25 Nacor:                 _________________
  • Gén. 11:26 Taré:                          _________________
  • Gén. 25:7 Abrahám:                   _________________

Entonces ¿Qué edad estableció Dios para los seres humanos? Génesis 6:3 Según los Testimonios, ¿por qué se acortó tanto la vida?

“Después del diluvio la gente comía mayormente alimentos de origen animal. Dios vio que las costumbres del hombre se habían corrompido, y que él estaba dispuesto a exaltarse a sí mismo en forma orgullosa contra su Creador y a seguir los dictámenes de su propio corazón. Y permitió que la raza longeva comiera alimentos de origen animal para abreviar su existencia pecaminosa. Pronto después del diluvio la raza humana comenzó a decrecer en tamaño y en longevidad.”— Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 446

¿Cuál personaje impío, se distinguió como cazador y comelón de carne? Génesis 10:8-10

LA IDOLATRÍA DEL APETITO

¿En qué se convirtió el vientre para muchos? Filipenses 3:19¿Puede un intemperante servir a Dios? Romanos 16:18

“Su angustia [de Cristo] no se debió tanto a los tormentos del hambre como a su comprensión de los terribles resultados, en la raza humana, de la complacencia del apetito y la pasión. Sabía que el apetito sería el ídolo del hombre y lo induciría a olvidar a Dios y que le estorbaría directamente el camino de su salvación.” — La Temperancia, pág. 19

“Nadie que profese piedad considere con indiferencia la salud del cuerpo, y se haga la ilusión de que la intemperancia no es pecado, y que ésta no afectará su espiritualidad. Existe una estrecha simpatía entre la naturaleza física y la moral.” — The Review and Herald, 25 de enero de 1881

9. ¿Qué claro ejemplo, nos muestran las Escrituras, en este aspecto? Génesis 25:29-34 ¿Qué promesa puede reclamar el cristiano fiel, en su lucha contra el apetito? Romanos 8:37

 “¡Cuántos, aun entre los que profesan ser cristianos, se aferran a goces perjudiciales para la salud, que entorpecen la sensibilidad del alma! Cuando se les presenta el deber de limpiarse de toda inmundicia del espíritu y de la carne, perfeccionando la santidad en el temor de Dios, se ofenden. Ven que no pueden retener esos goces perjudiciales, y al mismo tiempo alcanzar el cielo, y como la senda que lleva a la vida eterna les resulta tan estrecha, concluyen por decidirse a no seguir en ella.

“Millares de personas están vendiendo su primogenitura para satisfacer deseos sensuales. Sacrifican la salud, debilitan las facultades mentales, y pierden el cielo; y todo esto por un placer meramente temporal, por un goce que debilita y degrada. Así como Esaú despertó para ver la locura de su cambio precipitado cuando era tarde para recobrar lo perdido, así les ocurrirá en el día de Dios a los que han trocado su herencia celestial por la satisfacción de goces egoístas.” — Patriarcas y Profetas, pág. 181

LA DIETA DEL DESIERTO

¿Qué alimento proveyó Dios a Israel cuando lo sacó de Egipto? Salmo 78:24; Éxodo 16:4 ¿Cómo era el maná? Éxodo 16:31 

 “El régimen señalado al hombre al principio no incluía ningún alimento de origen animal. Hasta después del diluvio cuando toda vegetación desapareció de la tierra, no recibió el hombre permiso para comer carne.

“Al señalar el alimento para el hombre en el Edén, el Señor demostró cuál era el mejor régimen alimenticio; en la elección que hizo para Israel enseñó la misma lección. Sacó a los israelitas de Egipto, y emprendió la tarea de educarlos para que fueran su pueblo. Por medio de ellos deseaba bendecir y enseñar al mundo. Les suministró el alimento más adecuado para este propósito, no la carne, sino el maná, “el pan del cielo.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 446-447

Como consecuencia del apetito pervertido en Egipto ¿Qué pedían de comer? Éxodo 16:3 ¿Qué hizo Dios con su solicitud y por qué? Éxodo 16:8,12

“A causa de su descontento y de sus murmuraciones acerca de las ollas de carne de Egipto les fue concedido alimento animal, y esto únicamente por poco tiempo. Su consumo trajo enfermedades y muerte para miles. Sin embargo, nunca aceptaron de buen grado la restricción de tener que alimentarse sin carne. Esto siguió siendo causa de descontento y murmuración, en público y en privado, de modo que nunca revistió carácter permanente.

“Por haberse apartado del plan señalado por Dios en el plan de alimentación, los israelitas sufrieron graves perjuicios. Desearon comer carne y cosecharon los resultados. No alcanzaron el ideal de carácter que Dios les señalara ni cumplieron los designios divinos. El Señor “les dio lo que pidieron; mas envió flaqueza en sus almas” Salmos 106:15, VM. Preferían lo terrenal a lo espiritual, y no alcanzaron la sagrada preeminencia a la cual Dios se había propuesto que llegasen.” — El Ministerio de Curación, págs. 240, 241.

Sin embargo, motivados por la gente extrajera que se relacionaba con ellos ¿qué volvieron a anhelar, tiempo después? Números 11:4-5 ¿Qué les dijo Dios? Números 11:18-20

“Una vez anteriormente, cuando [los israelitas] recibieron el maná justo antes de llegar al Sinaí, el Señor había respondido sus clamores por carne. Sin embargo, habían comido sólo un día, y entonces les fue negado porque no era el mejor alimento para ellos. Sus murmuraciones se manifestaron ahora acerca de la sabiduría de Dios, como si Él no supiera lo que ellos necesitaban mientras viajaban por el desierto. El enemigo pervirtió su imaginación.” —The Signs of the Times, 12 de agosto de 1880.

¿Qué carne limpia les dio para comer? Números 11:31 A pesar de comer carne limpia ¿Qué les sucedió? Números 11:33

“La enfermedad que ha visitado a muchas familias en _____ no habría ocurrido si ellos hubieran obedecido la luz que Dios les ha dado. Lo mismo que el antiguo Israel, rechazaron la luz y no vieron la necesidad de restringir su apetito. Los hijos de Israel deseaban la carne y lo mismo que muchos en la actualidad, decían: “Sin carne, moriremos”. Dios les dio carne a los israelitas rebeldes, pero su maldición iba con ella. Miles de ellos murieron con la carne que tanto habían deseado aun entre sus dientes. El ejemplo del antiguo Israel constituye una advertencia a no hacer lo que ellos hicieron… ¿Cómo podemos ser tan indiferentes, y escoger nuestro propio camino, para andar tras la vista de nuestros ojos, y apartarnos más y más de Dios como lo hicieron los hebreos? Dios no puede realizar grandes cosas en favor de su pueblo debido a la dureza de corazón y la incredulidad pecaminosa de ellos.” — Consejos sobre Salud, pág. 139

UNA ADVERTENCIA PARA NOSOTROS

¿Cómo describe el salmista, este acontecimiento? Salmo 78:17-20; 26-31

“Las murmuraciones y las asonadas habían sido frecuentes durante el trayecto del mar Rojo al Sinaí, pero porque se compadecía de su ignorancia y su ceguedad Dios no castigó el pecado de ellos con sus juicios. Pero desde entonces se les había revelado en Horeb. Habían recibido mucha luz, pues habían visto la majestad, el poder y la misericordia de Dios; y por su incredulidad y descontento incurrieron en gran culpabilidad. Además, habían pactado aceptar a Jehová como su rey y obedecer su autoridad. Sus murmuraciones eran ahora rebelión, y como tal habían de recibir pronto y señalado castigo, si se quería preservar a Israel de la anarquía y la ruina. “Enardecióse su furor, y encendióse en ellos fuego de Jehová y consumió el un cabo del campo.” Véase Números 11. Los más culpables de los quejosos quedaron muertos, fulminados por el rayo de la nube.” — Patriarcas y Profetas, pág. 397

¿Cómo se describe el deseo de los israelitas de comer carne? Salmo 106:14-15; 78:32 primera parte

¿Cuál es el promedio de edad del ser humano hoy? Salmo 90:10 ¿Qué advertencia se nos da? 1 Corintios 10:6,11

“Es un deber saber cómo preservar el cuerpo en la mejor condición posible de salud, y es un deber sagrado vivir de acuerdo con la luz que Dios misericordiosamente ha dado. Si cerramos nuestros ojos a la luz por temor a ver nuestros errores, que no estamos dispuestos a abandonar, nuestros pecados no resultan disminuidos, sino aumentados. Si uno se aparta de la luz en un caso, será descuidado en otro. Es tan pecaminoso violar las leyes de nuestro ser como violar uno de los Diez Mandamientos, porque no podemos hacer ni una cosa ni la otra sin quebrantar la ley de Dios. No podemos amar al Señor con todo el corazón, la mente, el alma y las fuerzas mientras amemos nuestros apetitos y nuestros gustos mucho más de lo que amamos al Señor. Estamos disminuyendo diariamente nuestra fuerza para glorificar a Dios, cuando él exige toda nuestra fuerza, toda nuestra mente. Por medio de nuestros malos hábitos estamos disminuyendo el dominio que tenemos de la vida, y sin embargo estamos profesando ser seguidores de Cristo, preparándonos para el toque final de la inmortalidad.” — Consejos sobre el Régimen Alimenticio, pág. 51