Mes: octubre 2017

Trampas satánicas I Parte

Texto de meditación: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.” – I Pedro 5:8

ESPOSOS INCONVERSOS

¿Qué grave pecado se cometió antes del diluvio? Génesis 6:1-2 ¿Cuál es una de las señales antes del fin? Mateo 24:37-38

“El gran crimen en los matrimonios de los días de Noé era que los hijos de Dios formaban alianzas con las hijas de los hombres. Los que profesaban reconocer y reverenciar a Dios se asociaban con quienes eran de corazón corrompido, y se casaban, sin distinción, con quienes querían.”—Mensajes para los Jóvenes, pág. 453.

“En sí el comer y beber no encierra pecado, ni tampoco lo hay en casarse y darse en casamiento… Pero en los días de Noé los hombres se casaban sin consultar a Dios ni procurar su dirección y consejo.”—El Hogar Cristiano, pág. 106.

“Hay hoy día muchos que no tienen experiencia religiosa profunda y que harán exactamente las cosas que se hacían en los días de Noé. Contraerán matrimonio sin considerar cuidadosamente el asunto ni orar al respecto. Muchos aceptan los votos sagrados con tanta ligereza como si efectuasen una transacción comercial; el amor verdadero no es el motivo de la alianza.” —Mensajes para los Jóvenes, pág. 453.

¿Qué mandamiento nos es dado al respecto? II Corintios 6:14

“Nunca debe el pueblo de Dios aventurarse en terreno prohibido. El casamiento entre creyentes e incrédulos ha sido prohibido por Dios; pero con demasiada frecuencia el corazón inconverso sigue sus propios deseos y se contraen casamientos que Dios no sanciona…

“Los que profesan la verdad pisotean la voluntad de Dios al casarse con incrédulos; pierden su favor y hacen obras amargas, de las que habrán de arrepentirse. La persona incrédula puede poseer un excelente carácter moral; pero el hecho de que no haya respondido a las exigencias de Dios y haya descuidado una salvación tan grande, es razón suficiente para que no se verifique una unión tal. El carácter de la persona incrédula puede ser similar al del joven a quien Jesús dirigió las palabras: ‘Una cosa te falta,’ y esa cosa era la esencial.”—El Hogar Cristiano, pág. 54.

AMISTADES INADECUADAS

¿Qué debemos razonar al escoger nuestras amistades? Amos 3:3; 1 Corintios 15:33.

“Les advierto a todos, tanto jóvenes como ancianos: Tengan cuidado con las amistades que forman y con los compañeros que eligen. Tengan cuidado, no sea que lo que ahora creen que es oro puro, se convierta en vil metal.”—The Signs of the Times, 26 de noviembre de 1896.

“Es un error que los cristianos se asocien con aquellos cuya moral es relajada. Un trato íntimo y cotidiano que ocupa el tiempo sin contribuir en ninguna medida a la fuerza del intelecto o a la moral es peligroso. Si la atmósfera moral que rodea a las personas no es pura y santificada, sino que está contaminada con corrupción, aquellos que la respiran encontrarán que actúa casi insensiblemente sobre el intelecto y el corazón para envenenar y arruinar. Es peligroso estar relacionado con aquellos cuyas mentes se mueven naturalmente en un nivel bajo. Aquellos que por naturaleza son concienzudos y aman la pureza, en forma gradual e imperceptible se colocarán en el mismo nivel y participarán y simpatizarán con las estupideces y la aridez moral con las que constantemente son puestos en contacto…

 “Debieran escoger como sus compañeros a aquellos que aman la pureza de la verdad, cuya moral está incontaminada y cuyos hábitos son puros.”—Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 141.

¿Cuál debe ser nuestra actitud si estamos rodeados de amigos mundanos? 2 Corintios 6:17

“Usted no puede mezclarse con los mundanos, participar de su espíritu y seguir su ejemplo, y ser al mismo tiempo un hijo de Dios. El Creador del universo se dirige a usted como un Padre afectuoso. Si usted se separa del mundo y sus afectos, y se mantiene libre de su contaminación, al huir de la corrupción que existe en el mundo por causa de la concupiscencia, Dios será su Padre, lo adoptará en el seno de su familia, y usted será su heredero. En lugar del mundo le dará, a cambio de una vida de obediencia, el reino que se encuentra debajo de todos los cielos. [Él le dará un eterno peso de gloria y una vida que es tan duradera como la eternidad.]”—Testimonios para la Iglesia, tomo 2, pág. 41.

¿Cuál debería ser nuestra actitud hacia las relaciones con los familiares inconversos? Mateo 10:37

“Dios pide una entrega incondicional del corazón y los afectos a él. Si ustedes aman a amigos, hermanos o hermanas, padre o madre, casas o tierras, más que a mí, dice Cristo, no son dignos de mí.” —Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 54.

“No es seguro para los cristianos escoger la sociedad de los que no tienen comunión con Dios y cuya conducta desagrada al Señor… Muchos invitan a sus casas a parientes vanos, superficiales e impíos, y con frecuencia el ejemplo y la influencia de estas visitas irreligiosas producen impresiones duraderas en las mentes de los niños de la casa.”—Mensajes para los Jóvenes, pág. 430.

UNA VIDA DISOLUTA

¿Qué ejemplo bíblico nos demuestra el peligro de la abundancia? Ezequiel 16:49

“El estado del mundo actual es similar al que existió en los días de Lot, cuando la corrupción de Sodoma convocó la visita del ángel a esa perversa ciudad, para ver si el clamor que se elevaba ante el cielo era de tal carácter que los habitantes de la hermosa ciudad de Sodoma —una ciudad que había sido altamente favorecida por Dios—habían corrompido sus caminos delante del Señor, de forma que no había ya esperanza de redención. La ira de Dios se reveló tan notablemente porque la corrupción de los sodomitas era muy profunda.”—Southern Union Worker, 16 de octubre de 1913.

“Cuando Lot se estableció en Sodoma, estaba completamente decidido a abstenerse de la impiedad y a ‘mandar a su casa después de sí’ que obedeciera a Dios. Pero fracasó rotundamente. Las corruptoras influencias que le rodeaban afectaron su propia fe, y la unión de sus hijas con los habitantes de Sodoma vinculó hasta cierto punto sus intereses con el de ellos. El resultado está ante nosotros.

“Muchos continúan cometiendo un error semejante. Cuando buscan donde establecerse, miran las ventajas temporales que pueden obtener, antes que las influencias morales y sociales que los rodearán a ellos y a sus familias. Con la esperanza de alcanzar mayor prosperidad, escogen un país hermoso y fértil o se mudan a una ciudad floreciente; pero sus hijos se ven rodeados de tentaciones, y muy a menudo entran en relaciones poco favorables al desarrollo de la piedad y a la formación de un carácter recto. El ambiente de baja moralidad, de incredulidad, o indiferencia hacia las cosas religiosas, tiende a contrarrestar la influencia de los padres. La juventud ve por todas partes ejemplos de rebelión contra la autoridad de los padres y la de Dios; muchos se unen a los infieles e incrédulos y echan su suerte con los enemigos de Dios.”— Patriarcas y Profetas, págs. 165, 166.

¿Cuál es el afán de muchos? Mateo 24:38

“Existen en nuestros días los mismos pecados que trajeron la ira de Dios sobre el mundo en los días de Noé. En la actualidad los hombres y mujeres convierten sus hábitos de comer y beber en glotonería y embriaguez. Este pecado prevaleciente, la indulgencia del apetito pervertido, inflamó las pasiones de los hombres en los días de Noé y condujo a una corrupción general, hasta que su violencia y sus crímenes llegaron al cielo, y Dios limpió la tierra de su contaminación moral mediante un diluvio.”—Testimonios para la Iglesia, tomo 3, pág. 182.

DORMITAR

 ¿Cómo están muchos cristianos nominales? I Corintios 15:34

“Hermanos míos, estamos viviendo en un período muy solemne de la historia de la tierra. Nunca es tiempo de pecar; siempre es peligroso continuar en la transgresión; pero en un sentido especial esto es cierto en el tiempo actual. Estamos ahora en los mismos umbrales del mundo eterno, y nuestra relación hacia el tiempo y la eternidad es más solemne que nunca antes.”—Testimonios para los Ministros, pág. 147.

¿Qué les sucedió a las vírgenes? Mateo 25:5

 “Cerca de la casa de la novia se hallan diez doncellas vestidas de blanco. Cada una lleva una lámpara encendida y una pequeña vasija para aceite. Todas están esperando con ansiedad la aparición del esposo. Pero se produce una demora. Transcurre una hora tras otra, y las que están esperando se cansan y se duermen.” Palabras de vida del gran Maestro, pág. 335

“[En la parábola de las diez vírgenes] las dos clases de personas que esperaban representan dos clases que profesan estar esperando a su Señor. Se las llama vírgenes porque profesan una fe pura. Las lámparas representan la Palabra de Dios… El aceite es un símbolo del Espíritu Santo…

“En la parábola todas las vírgenes salieron a recibir al esposo. Todas tenían lámparas y vasijas para aceite. Por un tiempo parecía no haber diferencia entre ellas. Tal ocurre con la iglesia que vive precisamente antes de la segunda venida de Cristo. Todos tienen el conocimiento de las Escrituras. Todos han oído el mensaje de la pronta venida de Cristo, y esperan confiadamente su aparición. Pero, así como ocurrió en la parábola, ocurre hoy en día. Interviene un tiempo de espera, la fe es probada; y cuando se oye el clamor: “He aquí, el esposo viene; salid a recibirle”, muchos no están listos… Están destituidos del Espíritu Santo. Sin el Espíritu de Dios, un conocimiento de su Palabra no tiene valor. La teoría de la verdad, cuando no va acompañada del Espíritu Santo, no puede avivar el alma o santificar el corazón… Sin la iluminación del Espíritu, los hombres no podrán distinguir la verdad del error, y caerán bajo las tentaciones maestras de Satanás…” La maravillosa gracia de Dios, pág. 214

¿Qué se ordena a cualquier cristiano que pudiera estar durmiendo?  1 Tesalonicenses 5:6; Romanos 13:11, 12.

“Dios desea que su pueblo se prepare para la crisis venidera. Esté preparado o no, tendrá que afrontarla; y solamente aquellos que vivan en conformidad con la norma divina, permanecerán firmes en el tiempo de la prueba.”—Los Hechos de los Apóstoles, págs. 344, 345.

“Advertencias, admoniciones, promesas, todo ello es para nosotros, en quienes los fines de los siglos han parado. “Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios”. 1 Tesalonicenses 5:6… Manteneos alerta frente al furtivo avance del enemigo, vigilad los viejos hábitos y las inclinaciones naturales, no sea que se hagan valer; obligadlos a retroceder y manteneos vigilantes. Vigilad los pensamientos, los planes, no sea que lleguen a ser egocéntricos. Velad sobre las almas que Cristo adquirió con su propia sangre. Estad atentos a las oportunidades de hacerles bien.” — La maravillosa gracia de Dios, pág. 332

DESCUIDO DE LA BIBLIA

¿Qué debe hacer todo cristiano? Juan 5:39

“Sólo los que hayan fortalecido su espíritu con las verdades de la Biblia podrán resistir en el último gran conflicto.” —El Conflicto de los Siglos, pág. 651

“Sólo los que hayan estudiado diligentemente las Escrituras y hayan recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos de los poderosos engaños que cautivarán al mundo. Merced al testimonio bíblico descubrirán al engañador bajo su disfraz. El tiempo de prueba llegará para todos. Por medio de la criba de la tentación se reconocerá a los verdaderos cristianos. ¿Se sienten los hijos de Dios actualmente bastante firmes en la Palabra divina para no ceder al testimonio de sus sentidos? ¿Se atendrán ellos en semejante crisis a la Biblia y a la Biblia sola? Si ello le resulta posible, Satanás les impedirá que logren la preparación necesaria para estar firmes en aquel día. Dispondrá las cosas de modo que el camino les esté obstruido; los aturdirá con bienes terrenales, les hará llevar una carga pesada y abrumadora para que sus corazones se sientan recargados con los cuidados de esta vida y que el día de la prueba los sorprenda como ladrón.”—El Conflicto de los Siglos, pág. 683

“Nuestros hermanos necesitan comprender los oráculos de Dios; necesitan tener un conocimiento sistemático de los principios de la verdad revelada, que los preparará para sobrellevar aquello que está por sobrevenir en la tierra, e impedirá que sean llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina.”—Joyas de los Testimonios tomo 2, pág. 101 (1885).

¿Qué hacen muchos con las Escrituras? II Pedro 3:16 ¿Qué les sucederá a los descuidados? I Timoteo 4:1

“Surgen constantemente nuevas sectas para desviar de la verdad; y en vez de ser libertadas con la Palabra de vida, las personas reciben un plato de fábulas. Se tuercen las Escrituras y sus textos, y desvinculados de su verdadero contexto son citados para dar a la falsedad la apariencia de verdad. Se roba el ropaje de la verdad para ocultar los rasgos de la herejía.” — Evangelismo, pág. 263

“Todos nosotros seremos probados severamente. Personas que pretenden creer la verdad vendrán a nosotros y nos instarán a aceptar doctrinas erróneas, que harán tambalear nuestra fe en la verdad presente si les prestamos oído. Solamente la verdadera religión soportará la prueba del juicio.” —The Review and Herald, 2 de diciembre de 1884.

DESPRECIO POR LOS TESTIMONIOS

¿Qué precioso don ha dado Dios a su iglesia del fin? Apocalipsis 12:17; 19:10

“En estos últimos días se ha dado luz abundante a nuestro pueblo. Ya sea que mi vida sea preservada o no, mis escritos hablarán constantemente y su obra irá adelante mientras dure el tiempo. Mis escritos son guardados en los archivos de la oficina, y aunque yo no viviera, esas palabras que me han sido dadas por el Señor todavía tendrán vida y hablarán a la gente.” — Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 63.

“Los hombres pueden valerse de un medio tras otro, y el enemigo tratará de seducir a las almas para apartarlas de la verdad, pero todos los que crean que el Señor ha hablado por medio de la Hna. White y le ha dado un mensaje, estarán seguros frente a los muchos engaños que vendrán en estos últimos días.” — Mensajes Selectos, tomo 3, pág. 92.

¿Por qué Satanás está tratando constantemente de crear incredulidad en los Testimonios? Proverbios 29:18

“Satanás está… constantemente haciendo fuerza por introducir lo espurio a fin de apartar de la verdad. Precisamente, el último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. “Sin profecía el pueblo será disipado” (Proverbios 29:18). Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero.

“Se encenderá un odio satánico contra los testimonios. La obra de Satanás será perturbar la fe de las iglesias en ellos por esta razón: Satanás no puede disponer de una senda tan clara para introducir sus engaños y atar a las almas con sus errores si se obedecen las amonestaciones y reproches del Espíritu de Dios.” — Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 55

¿En qué grave peligro se encuentran muchos? I Tesalonicenses 5:20

“Una cosa es cierta: los adventistas del séptimo día que adoptan su posición bajo la bandera de Satanás, primero abandonarán su fe en las advertencias y reproches contenidos en los testimonios del Espíritu de Dios.” — Mensajes Selectos, tomo 3, pág. 93

“Vi el estado de algunos que se adherían a la verdad presente pero que no hacían caso de las visiones—la forma que el Señor había escogido para enseñar, en algunos casos, a los que erraban en la verdad bíblica. Vi que los que atacaban las visiones no atacaban al gusano—al débil instrumento mediante el cual hablaba Dios—sino al Espíritu Santo. Vi que era una cosa pequeña hablar contra el instrumento, pero que era peligroso menospreciar las palabras de Dios. Vi que si ellos estaban en error y Dios quería mostrarles sus errores por medio de visiones, y ellos desdeñaban las enseñanzas de Dios por medio de visiones, quedarían abandonados para que siguieran sus propios caminos y corrieran en la senda del error y pensaran que estaban en lo correcto hasta que se dieran cuenta demasiado tarde. Entonces, en el tiempo de angustia, los oí clamar a Dios en agonía: “¿Por qué no nos mostraste nuestro error para que pudiéramos haber hecho lo correcto y hubiéramos estado listos para este tiempo?” Entonces un ángel los señaló y dijo: “Mi Padre enseñó, pero no quisisteis ser enseñados. Habló mediante visiones, pero desdeñasteis su voz y él os abandonó a vuestros propios caminos para que estuvierais satisfechos con vuestras propias obras” – Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 45

El conflicto y la familia

Texto de meditación: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios. ” – Hebreos 13:4

EL ROL DEL VARÓN EN EL HOGAR

¿Qué rol ha sido dado por Dios al varón en la familia? I Corintios 11: 3; Efesios 5:22-24 ¿Qué nos advierten los Testimonios, sobre este aspecto?

“El esposo es la cabeza de la familia, como Cristo es la cabeza de la iglesia, y cualquier actitud asumida por la esposa que pueda disminuir la influencia y degradar su posición digna y responsable, desagrada a Dios. Es deber de la esposa renunciar a sus deseos y voluntad, en favor de su esposo. Ambos deben saber renunciar a sus gustos, pero la Palabra de Dios da la preferencia al criterio del esposo. Y la esposa no perderá dignidad al ceder así a aquel a quien ella eligió por consejero y protector. El esposo debe mantener su posición en la familia, con toda mansedumbre, y sin embargo con decisión.” – Testimonios para la iglesia, tomo 1, pág. 276

¿Cómo debe ser el trato del esposo hacia su mujer? Efesios 5:25-31; Colosenses 3:19; 1 Pedro 3:7.

 “El esposo debe manifestar gran interés en su familia. Debe ser especialmente cuidadoso de los sentimientos de una esposa débil. Puede evitarle muchas enfermedades. Las palabras bondadosas, alegres y alentadoras resultarán mucho más eficaces que las medicinas más poderosas. Infundirán ánimo al corazón de la abatida y desanimada esposa, y la alegría infundida a la familia por los actos y las palabras de bondad, recompensarán diez veces el esfuerzo hecho. El esposo debiera recordar que gran parte de la carga de educar a sus hijos recae sobre la madre, y que ella ejerce una gran influencia para modelar sus mentes. Esto debe inducirle a manifestar los sentimientos más tiernos, y a aliviar con solicitud sus cargas. Debe alentarla a apoyarse en su afecto, y a dirigir sus pensamientos hacia el cielo, donde hay fuerza, paz y descanso final para los cansados. No debe volver a la casa con la frente ceñuda, sino que su presencia debiera brindar alegría a la familia y estimular a la esposa a mirar hacia arriba y creer en Dios. Unidos, pueden aferrarse a las promesas de Dios y atraer su rica bendición sobre la familia.”– Joyas de los Testimonios, tomo 1, págs. 105, 106.

LA MUJER EN EL HOGAR

Por su parte, ¿qué le corresponde a la esposa? Efesios 5:22-24; Colosenses 3:18; 1 Pedro 3:1-6.

 “Muchas veces la esposa comete un grave error. Ella no realiza esfuerzos decididos para dominar su propio genio y hacer feliz el hogar. Manifiesta a menudo inquietud y profiere quejas innecesarias. El esposo llega de su trabajo cansado y perplejo, y encuentra un rostro ceñudo en vez de palabras alegres y alentadoras. Él es humano, y sus afectos se apartan de su esposa. Pierde el amor al hogar, su senda se obscurece y se desvanece su valor. Pierde el respeto propio y la dignidad que Dios le exige que mantenga. El esposo es la cabeza de la familia, como Cristo es la cabeza de la iglesia, y cualquier actitud asumida por la esposa que pueda disminuir su influencia y degradar su posición digna y responsable, desagrada a Dios. Es deber de la esposa renunciar a sus deseos y voluntad, en favor de su esposo. Ambos deben saber renunciar a sus gustos, pero la Palabra de Dios da la preferencia al criterio del esposo. Y la esposa no perderá dignidad al ceder así a aquel a quien ella eligió por consejero y protector.”– Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 106.

¿Qué caracteriza a una mujer prudente? Proverbios 31:10-12, 26-31 ¿Qué deben buscar los solteros en una mujer antes de decidirse por ella, según los Testimonios?

“He aquí algo que debe considerarse: ¿Traerá felicidad a su hogar la persona con la cual usted se case? ¿Sabe ella de economía, o una vez casada dedicará, no sólo todo lo que ella misma gane, sino también todo lo que usted obtenga, a satisfacer la vanidad, el amor a las apariencias? ¿Se guía por principios correctos en estas cosas? ¿Tiene ella ahora de qué depender?… Yo sé que, en el parecer de un hombre infatuado por el amor y los pensamientos relativos al casamiento, estas preguntas se hacen a un lado como si no tuvieran importancia. Sin embargo, es necesario considerarlas debidamente, porque pesarán sobre su vida futura.

“Al elegir esposa, estudie su carácter. ¿Será paciente y cuidadosa? ¿O dejará de interesarse en los padres de usted precisamente cuando ellos necesiten a un hijo fuerte en quien apoyarse? ¿Le retraerá ella de la sociedad de esos padres para ejecutar sus propios planes y agradarse a sí misma, abandonando a los padres que, en vez de ganar a una hija afectuosa, habrán perdido a un hijo? – Consejos para la iglesia, págs. 204-205

LOS HIJOS

¿Cómo debe ser el trato de los padres con los hijos? Efesios 6:4; Colosenses 3:21.

“Debe ser ejercido un gran cuidado por parte de los padres no sea que traten a sus hijos de tal forma que provoquen obstinación, desobediencia y rebelión. Con frecuencia los padres agitan las peores pasiones del corazón humano, a causa de la falta de dominio propio. Los corrigen con un espíritu de ira, y por lo contrario los confirman en sus malos caminos y espíritu desafiante, en vez de influenciarlos en el camino de lo correcto. Por su propio espíritu arbitrario colocan a sus hijos bajo influencias satánicas, en vez de rescatarlos de los engaños de Satanás por medio de la bondad y del amor. ¡Cuán triste es que muchos padres que profesan ser cristianos no son convertidos! Cristo no mora en sus corazones por la fe. Mientras profesan ser seguidores de Jesús, ellos disgustan a sus hijos, y debido a su temperamento violento y no perdonador, los vuelven reacios a toda religión. Poco sorprende que los hijos se tornen fríos y rebeldes hacia sus padres.”– The Review and Herald, 15 de noviembre de 1892.

¿Cómo deben tratar los hijos a sus padres? Éxodo 20:12; Efesios 6:1-3; Colosenses 3:20.

“Se debe a los padres mayor grado de amor y respeto que a ninguna otra persona. Dios mismo, que les impuso la responsabilidad de guiar las almas puestas bajo su cuidado, ordenó que durante los primeros años de la vida, los padres estén en lugar de Dios respecto a sus hijos. El que desecha la legítima autoridad de sus padres, desecha la autoridad de Dios. El quinto mandamiento no sólo requiere que los hijos sean respetuosos, sumisos y obedientes a sus padres, sino que también los amen y sean tiernos con ellos, que alivien sus cuidados, que escuden su reputación, y que les ayuden y consuelen en su vejez. También encarga sean considerados con los ministros y gobernantes, y con todos aquellos en quienes Dios ha delegado autoridad.”– Patriarcas y Profetas, pág. 316.

DIVORCIO Y RECASAMIENTO

¿Cuánto dura el matrimonio? Romanos 7:1-2; I Corintios 7:39

 “En las mentes juveniles el matrimonio está revestido de romanticismo y es difícil despojarlo de ese carácter que le presta la imaginación, para hacer que la mente comprenda cuán pesadas responsabilidades entraña el voto matrimonial. Liga los destinos de dos personas con vínculos que sólo la muerte puede cortar.” – Testimonios para la iglesia, tomo 4, pág. 498

“El matrimonio es una unión para toda la vida y un símbolo de la unión entre Cristo y su iglesia.” – El Hogar Adventista, pág. 82

“Todo compromiso matrimonial debe ser considerado cuidadosamente, pues el casamiento es un paso que se da para toda la vida. Tanto el hombre como la mujer deben considerar cuidadosamente si pueden mantenerse unidos a través de las vicisitudes de la existencia mientras ambos vivan.” –  El Hogar Adventista, pág. 309

¿En qué se convierten los contrayentes? Marcos 10:7-9

 “Entonces tuvieron su origen dos instituciones gemelas, para la gloria de Dios y en beneficio de la humanidad: el matrimonio y el sábado. Al unir Dios en matrimonio las manos de la santa pareja diciendo: “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 1:31; 2:24), dictó la ley del matrimonio para todos los hijos de Adán hasta el fin del tiempo. Lo que el mismo Padre eterno había considerado bueno era una ley que reportaba la más elevada bendición y progreso para los hombres.” –  El discurso maestro de Jesucristo, pág. 57

¿Qué dice Dios sobre el divorcio? Malaquías 2:16. ¿Cuál era el castigo para los adúlteros bajo la ley de Moisés? Deuteronomio 22:22; Levítico 20:10

¿Qué profecía vemos cumplirse en nuestros días? Mateo 24:38

“Como en los días de Noé, cada clase de mal está en aumento. Divorcio y matrimonio están a la orden del día.” — Manuscript Releases, tomo 10, pág. 261

“¿Qué hay de la relación matrimonial actual? ¿No es pervertida y profanada, tal como en los días de Noé? Divorcio tras divorcio es registrado en los diarios. Éste es el matrimonio del cual Cristo habló cuando dijo que antes del Diluvio estaban ‘casándose y dando en casamiento’ (Mateo 24:38).”—Manuscript Releases, tomo 7, pág. 56.

¿Cómo llaman las Escrituras a quien se vuelve a casar, estando en vida su primer esposo? Romanos 7:3; Lucas 16:18 ¿Cuál es la única causa para el recasamiento? I Corintios 7:39

 “El séptimo mandamiento ha sido violado por algunos que son considerados como miembros de la iglesia. Esto ha traído el desagrado de Dios. Este es un pecado horrible en estos últimos días, pero la iglesia (los miembros) ha traído el desagrado y la maldición de Dios sobre ella por considerar este pecado tan livianamente. Vi que se trata de un enorme pecado y que no se ha llevado a cabo un esfuerzo vigilante como el que debería haberse hecho para no ocasionar el desagrado de Dios y evitar su desaprobación, mediante una disciplina estricta hacia el ofensor… El que ha cometido este horrible pecado piensa que todo lo que tiene que hacer es confesar que fue un error, que lo lamenta, y luego gozar de todos los privilegios de la casa de Dios y recibir el abrazo de comunión de la iglesia… Los que quebranten el séptimo mandamiento deberían ser suspendidos de la iglesia, no gozar de su comunión, ni de los privilegios de la casa de Dios. Dijo el ángel: ´Esto no es un pecado de ignorancia. Es un pecado conocido y recibirá la pavorosa visitación de Dios, no importa si quien lo cometió es una persona de edad o un joven.” — Testimonios acerca de Conducta Sexual, Adulterio y Divorcio, págs. 277- 278

Si lamentablemente hay una separación, ¿qué debe hacer el cristiano? 1 Corintios 7:10, 11.

RESTAURACIÓN

¿Cuál era la condición del matrimonio en el Edén? Mateo 19:4-7

“Después, cuando los fariseos lo interrogaron acerca de la legalidad del divorcio, Jesús dirigió la atención de sus oyentes hacia la institución del matrimonio conforme se ordenó en la creación del mundo. “Por la dureza de vuestro corazón—dijo él—Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres, mas al principio no fue así”. Mateo 18:8. Se refirió a los días bienaventurados del Edén, cuando Dios declaró que todo “era bueno en gran manera”. Entonces tuvieron su origen dos instituciones gemelas, para la gloria de Dios en beneficio de la humanidad: el matrimonio y el sábado. Al unir Dios en matrimonio las manos de la santa pareja diciendo: “Dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” (Génesis 2:24), dictó la ley del matrimonio para todos los hijos de Adán hasta el fin del tiempo. Lo que el mismo Padre eterno había considerado bueno era la ley que reportaba la más elevada bendición y progreso para los hombres.” —  El discurso maestro de Jesucristo, págs.  56, 57

¿Qué misión se nos ha dado como pueblo? Isaías 61:4

 “En el tiempo del fin, ha de ser restaurada toda institución divina. Debe repararse la brecha, o portillo, que se hizo en la ley cuando los hombres cambiaron el día de reposo. El pueblo remanente de Dios, los que se destacan delante del mundo como reformadores, deben demostrar que la ley de Dios es el fundamento de toda reforma permanente” — Profetas y reyes, pág. 501

“Como todas las demás excelentes dádivas que Dios confió a la custodia de la humanidad, el matrimonio fue pervertido por el pecado; pero el propósito del Evangelio es restablecer su pureza y hermosura. Tanto en el Antiguo como en él Nuevo Testamento, se emplea el matrimonio para representar la unión tierna y sagrada que existe entre Cristo y su pueblo, los redimidos a quienes él adquirió al precio del Calvario. Dice: “No temas… porque tu marido es tu Hacedor; Jehová de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado”. “Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo”. En el Cantar de los Cantares oímos decir a la voz de la novia: “Mi amado es mío, y yo suya”. Y el “señalado entre diez mil” dice a su escogida: “Tú eres hermosa, amiga mía, y en ti no hay mancha”. (Isaías 54:4; Jeremías 3:14; Cantares 2:16; 5:10; 4:7)” —  El discurso maestro de Jesucristo, pág. 57

El conflicto y la observancia del sábado

Texto de meditación: “Seis días se trabajará, más el día séptimo es sábado consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el sábado, ciertamente morirá.” – Éxodo 31:15

SEÑAL DE SANTIDAD

¿Para qué nos dio Dios sus Diez Mandamientos? Levítico 20: 7-8 ¿Cuál mandamiento en especial, nos ayuda en la tarea de la santidad? Éxodo 31:13

“¿Qué es santificación genuina? Lee Éxodo 31. En ese capítulo podemos comprender el término, porque Dios mismo lo ha definido. El Señor Jesús había dado directivas especiales acerca de cómo construir el tabernáculo. Como los hijos de Israel habían sido obligados a trabajar en sábado, el carácter sagrado de ese día no se preservó. Siendo esclavos en Egipto, habían perdido en gran medida el conocimiento del sábado. Esta es la razón por la que los mandamientos de Dios fueron dados en medio de una temible grandeza sobre el monte Sinaí. El Señor quería preservar el sábado en particular, y sabía que el pueblo olvidaría el mandamiento del sábado y que en su celo el trabajador diría: “Esta obra es del Señor, y está bajo su supervisión; por lo tanto, podemos realizar su obra sin observar el sábado… Por eso el séptimo día fue distinguido como memorial de Dios y debía ser santificado para el Señor a fin de que el pueblo supiera “que yo soy Jehová que os santifico”. Esto es santificación genuina…”  Alza tus ojos, pág. 122

“El sábado tiene un carácter mucho más sagrado que el que le atribuyen muchos de los que profesan observarlo. El Señor ha sido grandemente deshonrado por aquellos que no han guardado el sábado de acuerdo con el mandamiento, en la letra y en el espíritu. Él pide una reforma en la observancia del sábado.” – Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 19.

¿A quién honramos guardando el sábado? Apocalipsis 14:7; Éxodo 20:11

“Santificado por el reposo y la bendición del Creador, el sábado fue guardado por Adán en su inocencia en el santo Edén; por Adán, caído pero arrepentido, después que fuera arrojado de su feliz morada. Fue guardado por todos los patriarcas, desde Abel hasta el justo Noé, hasta Abrahán y Jacob.” – El Conflicto de los Siglos, pág. 506.

“Cuando Dios creó la tierra e instaló al hombre en ella, dividió el tiempo en siete períodos. Seis dio al hombre para su propio uso, para emplearlo en los negocios seculares, y se reservó uno para él. Habiendo descansado el séptimo día, lo bendijo y lo santificó. De allí en adelante, el séptimo día debía ser considerado como el día de reposo del Señor y ser guardado religiosamente como el recordativo de su obra creadora. No fue el primero, el segundo, el tercero, el cuarto, el quinto o el sexto día el que fue santificado, o apartado para uso santo, ni fue la séptima parte del tiempo y ningún día en particular; sino fue el séptimo día, el día en que Dios descansó. Cada día debemos pensar en Dios, y vivir como ante su vista; pero cuando el trabajo de seis días está hecho, debemos ‘recordar el día sábado para santificarlo’–cesar de nuestras labores y dedicar el día exclusivamente a la meditación y al culto”. – The Signs of the Times, 28 de febrero de 1884.

¿Qué asunto importante debemos recordar? Marcos 2:26-27

“El sábado no es judío en su origen. Fue instituido en el Edén antes de que existiera un pueblo conocido como los judíos. El sábado fue creado para toda la humanidad y fue instituido en el Edén antes de la caída del hombre. El Creador lo llamó ‘mi día santo.’ Cristo se proclamó a sí mismo como ‘el Señor del sábado.’ Comenzó con la creación, es tan antiguo como la raza humana, y habiendo sido creado para el hombre existirá mientras el hombre existiere.” – The Signs of the Times, 12 de noviembre de 1894.

“La institución del sábado fue hecha cuando el fundamento de la tierra fue colocado, cuando las estrellas de la mañana alababan juntas, y todos los hijos de Dios daban voces de alegría. Al igual que los otros nueve mandamientos de la ley, es de obligación imperecedera. Es el monumento conmemorativo del poder creador de Dios, la conmemoración de su exaltada obra. El cuarto mandamiento ocupa una sagrada posición en la ley y lleva la misma naturaleza santa como los demás grandes preceptos morales de Dios.” – The Signs of the Times, 8 de enero de 1894.

UNA SEÑAL DISTINTIVA

¿Qué seria advertencia dio Jesús? Mateo 7:21-23

“No todos los que pronuncian el nombre de Cristo son uno con Cristo. Sin importar cuál sea su profesión, los que no tienen el Espíritu y la gracia de Cristo no son de él. Por sus frutos los conoceréis. Las costumbres y prácticas que son según el orden del mundo no cumplen los principios de la ley de Dios, y por lo tanto no hablan de su Espíritu ni expresan su carácter. La semejanza de Cristo será revelada solamente por aquellos que están asimilados a la imagen divina. Solamente los que son moldeados mediante la dirección del Espíritu Santo son hacedores de la palabra de Dios, y manifiestan el espíritu y la voluntad de Dios. En el mundo existe un cristianismo falso como también un cristianismo genuino. El verdadero espíritu de un hombre se manifiesta en el trato con sus semejantes. Podemos hacer la pregunta, ¿se representa el carácter de Cristo en espíritu y en acción, o se manifiesta simplemente los rasgos de carácter naturales y egoístas que son propios de la gente del mundo? La profesión no tiene ninguna importancia para Dios. Pregúntese cada uno a sí mismo: ‘¿Qué soy yo?’, antes de que sea demasiado tarde para corregir los errores. De nosotros depende si formaremos caracteres que nos constituirán como miembros de la familia real de Dios en el cielo”.     –The Review and Herald, 9 de abril de 1895.

¿Dónde está el sello de Dios? Isaías 8:16; Ezequiel 20:12,20

“El Señor manda por el mismo profeta: “Ata el rollo del testimonio, y sella la ley entre mis discípulos”. Isaías 8:16 (VM). El sello de la ley de Dios se encuentra en el cuarto mandamiento. Este es el único de los Diez Mandamientos que contiene tanto el nombre como el título del Legislador. Declara que es el Creador del cielo y de la tierra, y revela así el derecho que tiene para ser reverenciado y adorado sobre todos los demás. Aparte de este precepto, no hay nada en el Decálogo que muestre qué autoridad fue la que promulgó la ley. Cuando el día de reposo fue cambiado por el poder del papa, se le quitó el sello a la ley. Los discípulos de Jesús están llamados a restablecerlo elevando el sábado del cuarto mandamiento a su lugar legítimo como institución conmemorativa del Creador y signo de su autoridad.” — El Conflicto de los Siglos, pág. 446

UN MANDATO VIGENTE

¿Qué referencia hizo el Señor con respecto a los días finales? Mateo 24:20

¿Existirá el sábado en el cielo? Isaías 66:22-23

“Los hijos de Dios debían observar el sábado a través de todas sus generaciones ‘por pacto perpetuo’ (Éxodo 31:16). El sábado no ha perdido nada de su significado. Todavía es la señal entre Dios y su pueblo, y lo será para siempre. Ahora y siempre debemos ser un pueblo distinto y peculiar, libre de toda política mundana, no estorbados por la asociación con aquellos que carecen de sabiduría para discernir los derechos de Dios, tan plenamente establecidos en su ley.

“Debemos demostrar que procuramos trabajar en armonía con el cielo en la preparación de un camino para el Señor. Debemos dar testimonio ante todas las naciones, tribus y lenguas, de que somos un pueblo que ama y teme a Dios, un pueblo que santifica el séptimo día de reposo, y debemos demostrar plenamente que tenemos completa fe en que el Señor ha de regresar pronto en las nubes de los cielos”. – Nuestra elevada vocación, pág. 347.

“A nosotros, como a Israel, nos es dado el sábado ‘por pacto perpetuo’. Para los que reverencian el santo día, el sábado es una señal de que Dios los reconoce como su pueblo escogido. Es una garantía de que cumplirá su pacto en su favor. Cada alma que acepta la señal del gobierno de Dios, se coloca bajo el pacto divino y eterno. Se vincula con la cadena áurea de la obediencia, de la cual cada eslabón es una promesa”. – Joyas de los testimonios, tomo 3, pág. 17.

“El sábado no era para Israel solamente, sino para el mundo entero. Había sido dado a conocer al hombre en el Edén, y como los demás preceptos del Decálogo, es de obligación imperecedera. Acerca de aquella ley de la cual el cuarto mandamiento forma parte, Cristo declara: ‘Hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde perecerá de la ley’. Así que mientras duren los cielos y la tierra, el sábado continuará siendo una señal del poder del Creador. Cuando el Edén vuelva a florecer en la tierra, el santo día de reposo de Dios será honrado por todos los que moren debajo del sol. ‘De sábado en sábado’, los habitantes de la tierra renovada y glorificada, subirán ‘a adorar delante de mí, dijo Jehová’(Mateo 5:18; Isaías 66:23)”. – El Deseado de todas las gentes, págs. 249, 250.

¿Qué se promete a los guardadores de los mandamientos de Dios? Apocalipsis 22:14

“Grandes bendiciones se prometen a los que santifican el sábado divino. ‘Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras: entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre: porque la boca de Jehová lo ha hablado’”. – The Review and Herald, 13 de julio de 1897.

“No debéis pensar que no tenéis nada que hacer, porque Cristo murió por vosotros. Debéis arrepentiros de todos vuestros pecados, dar vuestros corazones a Dios, y luego creer que la sangre de Cristo os limpiará de todo pecado. Entonces, si guardáis todos los mandamientos de Dios, el sábado y los restantes, podéis, por medio de los méritos de Cristo, volver a tener acceso al árbol de la vida. Esto ocurrirá cuando Jesús venga a resucitar a los justos muertos y transformar a los santos vivos. Tendréis derecho al árbol de la vida, comeréis de las hojas, y la fruta inmortal del árbol de la vida y viviréis para siempre en perfecta felicidad. Leer Apocalipsis xxii:14”. –The Youth’s Instructor, 1º de agosto de 1856.

“Consideremos que todas estas ricas bendiciones son para los que guardan los mandamientos de Dios. ¿Qué más podemos desear? ¿Qué recompensa más rica podemos pedir?” – The Review and Herald, 22 de enero de 1895.

ATAQUE

¿Qué se le mostró al profeta Ezequiel? Ezequiel 8:16–18. ¿Qué debía hacerse con los adoradores de los astros? Deuteronomio 17:2–5

¿Cuál día ha sido dedicado por los paganos a la adoración del sol desde tiempo remotos?

 “El día del sol, el domingo, era un día dedicado a lo más vil del culto pagano, porque era celebrado en relación con la adoración al sol. Este sábado dominical ha sido aceptado por muchos que lo conocen como la creación del paganismo, protegido y alimentado por la iglesia de Roma, que lo ha revestido de santidad. Pero mientras que muchos están ahora conscientes de su origen, hay en cada iglesia cristianos sinceros que no conocen el origen del sábado dominical, y creen que están guardando el día que Dios ha bendecido y santificado. Esto es cierto respecto a los adoradores aún en la iglesia católica, y mientras esta ignorancia e integridad permanezcan, Dios acepta su sinceridad; pero cuando la luz ilumine su sendero, Dios requerirá que se pongan en armonía con su ley, y que observen el sábado de su designio”. – The Signs of the Times, 19 de noviembre de 1894.

¿Qué haría el poder del anticristo, con la ley de Dios? Daniel 7:25.

“Las leyes de Dios son las únicas leyes que los hombres tienen prohibido cambiar, porque los poderes seculares pueden cambiar sus propias leyes cuando lo consideran apropiado. En la profecía es mostrado claramente que el poder papal intentaría deliberadamente cambiar la ley de Dios.”    – The Signs of the Times, 19 de noviembre de 1894.

“El poder papal pensó en cambiar la ley de Dios instituyendo un sábado para el mundo y la iglesia cristiana; y este sábado espurio es exaltado y reverenciado, mientras el sábado de Jehová es pisoteado bajo pies impíos. Pero, ¿rebajará el Señor su ley para satisfacer a las normas de los hombres? ¿Aceptará una institución hecha por el hombre en lugar del sábado que ha santificado y bendecido? No; la conveniencia o beneficio de los hombres no reemplaza las demandas de Dios; porque Él es un Dios celoso.” – The Review and Herald, 18 de marzo de 1884.

“El Creador de los cielos y de la tierra ordenó: ‘El séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna’ (Éxodo 20:10). Esta orden fue reforzada por el ejemplo de su Autor, proclamada con su propia voz, y puesta en el seno mismo del decálogo. Pero el poder papal quitó esta ordenanza divina y la sustituyó por un día que Dios no santificó y en el que no descansó, el festival tan extensamente adorado por los paganos como el ‘venerable día del sol.’” – The Signs of the Times, 14 de septiembre de 1882.

RESTAURACIÓN

¿Qué obra ha dado Dios a su Iglesia final? Isaías 58:12–14

“Todos los que amen a Dios demostrarán que llevan su sello observando sus mandamientos. Son los restauradores de la senda en que se ha de andar.” – Joyas de los Testimonios, tomo 2, pág. 503.

“El monumento recordativo de Dios, el sábado o séptimo día, recordativo de la obra que hizo al crear el mundo, ha sido desplazado por el hombre de pecado. El pueblo de Dios tiene una obra especial que hacer para reparar la brecha abierta en su ley; y cuanto más nos acercamos al fin, tanto más urgente se vuelve esta obra. Todos los que amen a Dios demostrarán que llevan su sello observando sus mandamientos. Son los restauradores de la senda en que se ha de andar. ” – Testimonios para la iglesia, tomo 6, pág. 268

¿Qué se promete a los obedientes? Isaías 56: 2–7

“El cumplimiento estricto de los requerimientos del Cielo imparte bendiciones tanto temporales como espirituales.” – Profetas y reyes, pág. 401

“Se me mostró que todo el cielo contemplaba y observaba durante el sábado a los que reconocen los requerimientos del cuarto mandamiento y guardan el sábado. Los ángeles tomaban nota de su interés en la institución divina y su alta consideración por ella. Los que santificaban al Señor en su corazón por una actitud estrictamente devocional, y procuraban aprovechar las horas sagradas observando el sábado lo mejor posible y honrar a Dios llamando delicias al sábado, eran especialmente bendecidos de los ángeles con luz y salud y recibían fuerza especial.”           – Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 289

LA PIEDRA DE TOQUE FINAL

¿Qué llamado nos hace Dios hoy? Josué 24:14, 15 ¿Qué advertencia acompaña a esa decisión? Deuteronomio 30:19, 20

“Después de presentar la bondad de Dios al pueblo de Israel, Josué hizo un llamado al pueblo, en el nombre de Jehová, para que eligieran a quién servirían. La adoración de los ídolos era todavía, en cierto grado, practicada secretamente, y Josué procuró ahora llevar al pueblo a tomar una decisión para que desterrasen ese pecado de Israel. ‘Y si mal os parece servir a Jehová’, dijo, ‘escogeos hoy a quién sirváis’. Josué deseaba conducirlos a servir a Dios, no por obligación, sino voluntariamente. El amor a Dios es el verdadero fundamento de la religión. Comprometerse en su servicio, simplemente por la esperanza de la recompensa, o por temor al castigo, no tendrá valor alguno. La apostasía abierta no será más ofensiva a Dios que la hipocresía y un mero culto formal”. –The Youth’s Instructor, 20 de junio de 1901.

“Dios ha dado a los hombres el poder de elegir; depende de ellos el ejercerlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos sus afectos a Dios; pero podéis elegir servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que él obre en vosotros, tanto el querer como el hacer, según su voluntad. De ese modo vuestra naturaleza entera estará bajo el dominio del Espíritu de Cristo, vuestros afectos se concentrarán en él y vuestros pensamientos se pondrán en armonía con él”. –El camino a Cristo, págs. 47, 48

 ¿Qué terrible ejemplo tenemos de hombres que no tomaron en serio los mandamientos de Dios? Levítico 10:1, 2; Números 3:4.

Los que ignoran el día de reposo del Señor para santificar el primer día de la semana, ofrecen fuego extraño a Dios. Es un día extraño, que él no les ha ordenado. ¿Lo aceptará él de sus manos? Los hombres se han buscado muchas invenciones. Han tomado un día común al cual Dios no le ha concedido santidad, y lo han revestido con prerrogativas sagradas. Lo han declarado un día santo, pero esto no le concede ni el menor vestigio de santidad. Deshonran a Dios aceptando instituciones humanas y presentando al mundo como el sábado cristiano, un día que no posee un ‘Así dice el señor’ para su autoridad. Como hicieron Nadab y Abihú, ofrecen lo común por lo sagrado”. –The Signs of the Times, 31 de marzo de 1898.

“El castigo que cayó sobre los hijos de Aarón por su pecado al apartarse del mandamiento de Dios, debería ser una advertencia para quienes violan el cuarto mandamiento de Jehová, que es muy claro”. –The Signs of the Times, 8 de julio de 1880.

¿Qué decisión deberá tomar cada individuo en esta tierra? Apocalipsis 14:1, 9

“La guerra contra la ley de Dios, que empezó en el cielo, continuará hasta el fin del tiempo. Cada hombre será probado. El mundo entero ha de decidir si quiere obedecer o desobedecer. Todos serán llamados a elegir entre la ley de Dios y las leyes de los hombres. En esto se trazará la línea divisoria. Habrá solamente dos clases. Todo carácter quedará plenamente definido; y todos demostrarán si han elegido el lado de la lealtad o el de la rebelión”. –El Deseado de todas las gentes, pág. 712.

“En el asunto del gran conflicto, dos clases, distintas y opuestas, se desarrollan. Una clase ‘adora a la bestia y a su imagen y recibe su marca’ y de este modo atrae sobre sí los terribles juicios amenazadores del tercer ángel. La otra clase en marcado contraste con el mundo ‘guarda los mandamientos de Dios y la fe de Jesús’ (Apocalipsis 14:9, 12). Aunque los poderes de la tierra unen sus fuerzas para obligar a ‘todos, grandes o pequeños, ricos y pobres, libres y esclavos’ a recibir la marca de la bestia, el pueblo de Dios no la recibe. El profeta de Patmos contempló a ‘los que habían obtenido la victoria sobre la bestia, y sobre su imagen, y su marca, y el número de su nombre, en pie sobre el mar de vidrio, con las arpas de Dios’ (Apocalipsis 15:2), y cantando el himno de Moisés y del Cordero”. –The Spirit of Prophecy, tomo 4, págs. 282, 283.

El día de la expiación

Texto de meditación: “Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan”.” – Hebreos 9:28

UNA VEZ AL AÑO

¿Cada cuánto debía entrar el sumo sacerdote al Lugar Santísimo? Levítico 16:2; 23:26-27; Hebreos 9:7

“Una vez al año, en el gran día de la expiación, el sacerdote entraba en el lugar santísimo para limpiar el santuario. La obra que se llevaba a cabo allí completaba el ciclo anual de ceremonias.”— Patriarcas y Profetas, pág. 368.

“Bajo el régimen mosaico, la purificación del santuario, o sea el gran día de la expiación, caía en el décimo día del séptimo mes judío (Levítico 16:29–34), cuando el sumo sacerdote, habiendo hecho expiación por todo Israel y habiendo quitado así sus pecados del santuario, salía a bendecir al pueblo.”— El Conflicto de los Siglos, pág. 451.

¿Quién es nuestro sumo sacerdote en el santuario celestial? Hebreos 8:1-2; 9:11

“El pueblo de Dios debería comprender claramente el tema del santuario y el Juicio Investigador. Todos necesitan entender por sí mismos el ministerio de su gran sumo sacerdote que está en el cielo. De otro modo, les será imposible ejercer la fe que es esencial en nuestros tiempos u ocupar el puesto al que Dios los ha llamado.” — Cristo en su santuario, pág. 139

 “El santuario en el cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres. Concierne a toda alma que vive en la tierra. Nos revela el plan de la redención, nos conduce hasta el fin mismo del tiempo y anuncia el triunfo final de la lucha entre la justicia y el pecado. Es de la mayor importancia que todos investiguen a fondo estos asuntos, y que estén siempre prontos a dar respuesta a todo aquel que les pidiere razón de la esperanza que hay en ellos.” — El Conflicto de los Siglos, pág. 543.

DEBE SER PURIFICADO

¿Debe ser purificado el santuario celestial? Hebreos 9: 23-24

“Así como en la antigüedad los pecados del pueblo eran puestos por fe sobre la ofrenda por el pecado, y por su sangre se transferían figurativamente al Santuario terrenal, así también, en el nuevo pacto, los pecados de los que se arrepienten son puestos por fe sobre Cristo y transferidos, de hecho, al Santuario celestial. Y así como la purificación típica de lo terrenal se efectuaba por medio de la remoción de los pecados con los cuales había sido contaminado, así también la purificación real de lo celestial debe efectuarse quitando o borrando los pecados registrados en el cielo. Pero antes que esto pueda realizarse deben examinarse los libros de registros para determinar quiénes son los que, por su arrepentimiento del pecado y su fe en Cristo, tienen derecho a los beneficios de la expiación hecha por él. Por tanto, la purificación del Santuario implica una obra de investigación, una obra de juicio.” — Cristo en su santuario, pág. 97

Mientras el sumo sacerdote ministraba en el lugar santísimo en el Día de la Expiación, ¿qué debía hacer el pueblo? Levítico 23:27–32. ¿Qué debemos hacer nosotros?

“Cuando la obra de expiación era realizada por el sumo sacerdote en el lugar santísimo del santuario terrenal, se demandaba que el pueblo afligiera su alma delante de Dios y confesara sus pecados para que pudieran ser expiados y borrados. ¿Se requerirá algo menos de nosotros en este día real de expiación, cuando Cristo, en el santuario de lo alto, está intercediendo a favor de su pueblo, y se ha de pronunciar en cada caso una decisión final e irrevocable?” — Mensajes Selectos, tomo 1, págs. 145, 146.

LAS 2300 TARDES Y MAÑANAS 

¿Cuándo debía ser purificado el santuario celestial? Daniel 8:14

“Acompañado por ángeles celestiales, nuestro gran Sumo Sacerdote entra en el lugar santísimo, y allí, en la presencia de Dios, da principio a los últimos actos de su ministerio en beneficio del hombre, a saber, cumplir la obra del juicio y hacer expiación por todos aquellos que resulten tener derecho a ella.” – Conflicto de los siglos, pág. 534

¿A qué equivale un día en profecía? Números 14:34; Ezequiel 4:6

“Siguiendo la regla que se había impuesto, de dejar que las Sagradas Escrituras se interpretasen a sí mismas, Miller llegó a saber que un día en la profecía simbólica representa un año (Números 14:34; Ezequiel 4:6); vio que el período de los 2.300 días proféticos, o años literales, se extendía mucho más allá del fin de la era judaica, y que por consiguiente no podía referirse al santuario de aquella economía” – El Conflicto de los Siglos, pág. 324.

¿Qué sub-periodo fue cortado de las 2300 tardes y mañanas? Daniel 9:24.

“El ángel delineó entonces detalladamente el período de las setenta semanas”. —The Review and Herald, 21 de marzo de 1907.

“Después de mandar a Daniel que “entienda” “la palabra” y que alcance inteligencia de “la visión,” las primeras palabras del ángel son: “Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad.” La palabra traducida aquí por “determinadas,” significa literalmente “descontadas.” El ángel declara que setenta semanas, que representaban 490 años, debían ser descontadas por pertenecer especialmente a los judíos. ¿Pero de dónde fueron descontadas? Como los 2.300 días son el único período de tiempo mencionado en el capítulo octavo, deben constituir el período del que fueron descontadas las setenta semanas; las setenta semanas deben por consiguiente formar parte de los 2.300 días, y ambos períodos deben comenzar juntos.” – Conflicto de los Siglos, págs. 372-

INICIO

¿Cuándo iniciaron las 70 semanas y por ende, las 2300 tardes y mañanas? Daniel 9:25 primera parte

“Ese decreto se encuentra en el capítulo séptimo de Esdras. Vers. 12-26. Fue expedido en su forma más completa por Artajerjes, rey de Persia, en el año 457 ant. de J. C. Pero en (Esdras 6:14) se dice que la casa del Señor fue edificada en Jerusalén “por mandamiento de Ciro, y de Darío y de Artajerjes rey de Persia.” Estos tres reyes, al expedir el decreto y al confirmarlo y completarlo, lo pusieron en la condición requerida por la profecía para que marcase el principio de los 2.300 años.” – El Conflicto de los Siglos, pág. 373

¿Cómo se cumplieron las setenta semanas? Daniel 9:25-27

“Se había comprobado que los 2.300 días principiaron cuando entró en vigor el decreto de Artajerjes ordenando la restauración y edificación de Jerusalén, en el otoño del año 457 ant. de C. Tomando esto como punto de partida, había perfecta armonía en la aplicación de todos los acontecimientos predichos en la explicación de ese período hallada en Daniel 9:25–27. Sesenta y nueve semanas, o los 483 primeros años de los 2.300 años debían alcanzar hasta el Mesías, el Ungido; y el bautismo de Cristo y su unción por el Espíritu Santo, en el año 27 de nuestra era, cumplían exactamente la predicción. En medio de la septuagésima semana, el Mesías había de ser muerto. Tres años y medio después de su bautismo, Cristo fue crucificado, en la primavera del año 31. Las setenta semanas, o 490 años, les tocaban especialmente a los judíos. Al fin del período, la nación selló su rechazamiento de Cristo con la persecución de sus discípulos, y los apóstoles se volvieron hacia los gentiles en el año 34 de nuestra era. Habiendo terminado entonces los 490 primeros años de los 2.300, quedaban aún 1.810 años. Contando desde el año 34, 1.810 años llegan a 1844. ‘Entonces—había dicho el ángel—será purificado el Santuario.’ Era indudable que todas las anteriores predicciones de la profecía se habían cumplido en el tiempo señalado.”—El Conflicto de los Siglos, pág. 462.

FIN

 ¿Cuándo terminaron las 2300 tardes y mañanas?

Este ministerio siguió efectuándose durante dieciocho siglos en el primer departamento del santuario. La sangre de Cristo, ofrecida en beneficio de los creyentes arrepentidos, les aseguraba perdón y aceptación cerca del Padre, pero no obstante sus pecados permanecían inscritos en los libros de registro. Como en el servicio típico había una obra de expiación al fin del año, así también, antes de que la obra de Cristo para la redención de los hombres se complete, queda por hacer una obra de expiación para quitar el pecado del santuario. Este es el servicio que empezó cuando terminaron los 2.300 días. Entonces… nuestro Sumo Sacerdote entró en el lugar santísimo, para cumplir la última parte de su solemne obra: la purificación del santuario” – El Conflicto de los Siglos, pág. 473.

“La sangre de Cristo fue derramada entonces e iba a ser ofrecida por él mismo en el santuario celestial. Así como el sacerdote entraba una vez al año en el lugar santísimo para purificar el santuario terrenal, también Jesús entró en el lugar santísimo del celestial al fin de los 2.300 días de Daniel 8, en 1844, para hacer la expiación final por todos los que pudiesen recibir el beneficio de su mediación, y purificar de este modo el santuario” – Primeros Escritos, pág. 252.

¿Cómo sabemos que esa profecía llega hasta el tiempo del fin? Daniel 8:16-17

“Hasta aquí cada uno de los detalles de las profecías se ha cumplido de una manera sorprendente, y el principio de las setenta semanas queda establecido irrefutablemente en el año 457 a.C. y su fin en el año 34 d.C. Partiendo de esta fecha no es difícil encontrar el término de los 2.300 días. Las setenta semanas–490 días–descontadas de los 2.300 días, quedaban 1.810 días. Concluidos los 490 días, quedaban aún por cumplirse los 1.810 días. Contando desde 34 d.C., los 1.810 años alcanzan al año 1844. Por consiguiente, los 2.300 días de Daniel 8:14 terminaron en 1844. Al fin de este gran período profético, según el testimonio del ángel de Dios, ‘el santuario’ debía ser ‘purificado.’ De este modo la fecha de la purificación del santuario–la cual se creía casi universalmente que se verificaría en el segundo advenimiento de Cristo–quedó definitivamente establecida” –  El Conflicto de los Siglos, pág. 328.

RESULTADOS

¿Qué obra está haciendo Cristo desde 1844? Hebreos 4:14-16; 9:23

“En lugar de venir a la tierra al fin de los 2.300 días, en 1844, Cristo entró entonces en el lugar santísimo del santuario celestial para cumplir la obra final de la expiación preparatoria para su venida”. —El Conflicto de los Siglos, págs. 474-475

“El fin de los 2.300 días, en 1844, había marcado una crisis importante. Pero si bien era cierto que se había cerrado la puerta de esperanza y de gracia por la cual los hombres habían encontrado durante mil ochocientos años acceso a Dios, otra puerta se les abría, y el perdón de los pecados era ofrecido a los hombres por la intercesión de Cristo en el lugar santísimo. Una parte de su obra había terminado tan sólo para dar lugar a otra. Había aún una ‘puerta abierta’ para entrar en el santuario celestial donde Cristo oficiaba en favor del pecador.” —El Conflicto de los Siglos, págs. 482-483

 ¿Qué se oirá al final del ministerio de Cristo en el Lugar Santísimo? Apocalipsis 22: 11 ¿Qué periodo iniciará entonces? Daniel 12:1

“Cuando termine el mensaje del tercer ángel la misericordia divina no intercederá más por los habitantes culpables de la tierra. El pueblo de Dios habrá cumplido su obra; habrá recibido “la lluvia tardía”, el “refrigerio de la presencia del Señor”, y estará preparado para la hora de prueba que le espera. Los ángeles se apuran, van y vienen de acá para allá en el cielo. Un ángel que regresa de la tierra anuncia que su obra está terminada; el mundo ha sido sometido a la prueba final, y todos los que han resultado fieles a los preceptos divinos han recibido “el sello del Dios vivo”. Entonces Jesús dejará de interceder en el santuario celestial. Levantará sus manos y con gran voz dirá “Hecho es”, y todas las huestes de los ángeles depositarán sus coronas mientras él anuncia en tono solemne: “¡El que es injusto, sea injusto aún; y el que es sucio, sea sucio aún; y el que es justo, sea justo aún; y el que es santo, sea aún santo!” Apocalipsis 22:11 (VM). Cada caso ha sido fallado para vida o para muerte. Cristo ha hecho propiciación por su pueblo y borrado sus pecados. El número de sus súbditos está completo; “el reino, y el señorío y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo” van a ser dados a los herederos de la salvación y Jesús va a reinar como Rey de reyes y Señor de señores.

Cuando él abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes de la tierra. Durante ese tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a la vista del santo Dios… La paciencia de Dios ha concluido.” —El Conflicto de los Siglos, págs. 599-600

¿Qué se hacía en el día de la expiación antiguo, con dos machos cabríos? Levítico 16:7-8,16,20-22 ¿Qué representan esos animales para nosotros?

“En el día de las expiaciones se llevaban dos machos cabríos a la entrada del tabernáculo y se echaban suertes sobre ellos, ‘la una suerte para Jehová y la otra para Azazel’ (Levítico 16:8). El macho cabrío sobre el cual caía la suerte para Jehová debía ser inmolado como ofrenda por el pecado del pueblo.”—El Conflicto de los Siglos, pág. 471.

“La obra de Cristo en favor de la redención del hombre y la purificación del pecado del universo, será concluida quitando el pecado del santuario celestial y colocándolo sobre Satanás, quien sufrirá el castigo final”.  —Patriarcas y Profetas, pág. 372.

“Una vez terminado el servicio que se cumplía en el lugar santísimo, y cuando los pecados de Israel habían sido quitados del santuario por virtud de la sangre del sacrificio por el pecado, entonces el macho cabrío emisario era ofrecido vivo ante el Señor. . . Asimismo, cuando el servicio de propiciación haya terminado en el santuario celestial, entonces, en presencia de Dios y de los santos ángeles y de la hueste de los redimidos, los pecados* del pueblo de Dios serán puestos sobre Satanás; se le declarará culpable de todo el mal que les ha hecho cometer. Y así como el macho cabrío emisario era despachado a un lugar desierto, así también Satanás será desterrado en la tierra desolada, sin habitantes y convertida en un desierto horroroso.”—El Conflicto de los Siglos, pág. 716.

Y me harán un santuario

Texto de meditación: “Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos.” – Éxodo 25:8

PROPÓSITO

 ¿Qué hace el pecado con la relación entre Dios y el hombre? Isaías 59:2

“El pecado no solamente nos separa de Dios, sino que destruye en el alma humana tanto el deseo como la capacidad de conocerle. Por medio del pecado, queda desordenado todo el organismo humano, la mente se pervierte, la imaginación se corrompe; las facultades del alma se degradan. Hay en el corazón ausencia de religión pura y santidad. El poder convertidor de Dios no obró para transformar el carácter. El alma queda débil, y por falta de fuerza moral para vencer, se contamina y se degrada.” – Profetas y reyes, pág. 175

¿Qué evidencias tenemos de que Dios quiere habitar entre su pueblo fiel? Éxodo 25:8; Mateo 1:23; Apocalipsis 21:3

“Cuando Moisés estaba por construir el santuario como morada de Dios, se le indicó que hiciese todas las cosas de acuerdo con el modelo que se le mostrara en el monte. . . Así también Dios, deseoso de hacer de Israel su morada, le había revelado su glorioso ideal del carácter. Le mostró el modelo en el monte cuando le dio la ley desde el Sinaí.”— El Deseado de Todas las Gentes, pág. 179.

“Dios ordenó a Moisés respecto a Israel: ‘Hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos (Éxodo 25:8), y moraba en el santuario en medio de su pueblo.” — El Deseado de Todas las Gentes, pág. 15.

CONFORME AL MODELO

¿Qué se le mostró a Moisés? Éxodo 25:40; Hechos 7:44 ¿Le fue mostrado también a David? I Crónicas 28:19-20

“[Dios] presentó ante Moisés un modelo en miniatura del santuario celestial y ordenó que él hiciera todas las cosas según el modelo que le fue mostrado en el monte.” — The Signs of the Times, 24 de junio de 1880.

¿Dónde está el verdadero santuario que sirvió de modelo? Hebreos 8:1-2; 9:11

“Las Escrituras contestan con claridad a la preguntita: ¿Qué es el santuario? La palabra ‘santuario,’ tal cual la usa la Biblia, se refiere; en primer lugar, al tabernáculo que construyó Moisés, como figura o imagen de las cosas celestiales; y, en segundo lugar, al ‘verdadero tabernáculo’ en el cielo, que era prefigurado por el santuario terrenal. Muerto Cristo, terminó el ritual típico. El ‘verdadero tabernáculo’ en el cielo es el santuario del nuevo pacto.”— La Fe Por la Cual Vivo, pág. 204.

“El santuario celestial, en el cual Jesús ministra, es el gran modelo, del cual el santuario edificado por Moisés no era más que trasunto”. —El Conflicto de los Siglos, pág. 466.

DOS DEPARTAMENTOS

¿Cómo estaba dividido? Hebreos 9:2–5; Éxodo 26:33

“El edificio se dividía en dos secciones mediante una bella y rica cortina, o velo, suspendida de columnas doradas; y una cortina semejante a la anterior cerraba la entrada de la primera sección. . .

“Más allá del velo interior estaba el lugar santísimo que era el centro del servicio de expiación e intercesión, y constituía el eslabón que unía el cielo y la tierra. En este departamento estaba el arca, que era un cofre de madera de acacia, recubierto de oro por dentro y por fuera, y que tenía una cornisa de oro encima. Era el repositorio de las tablas de piedra, en las cuales Dios mismo había grabado los diez mandamientos. Por consiguiente, se lo llamaba arca del testamento de Dios, o arca de la alianza, puesto que los diez mandamientos eran la base de la alianza hecha entre Dios e Israel.

“La cubierta del arca sagrada se llamaba ‘propiciatorio’. . .

“Encima del propiciatorio estaba la ‘shekinah,’ o manifestación de la divina presencia; y desde en medio de los querubines Dios daba a conocer su voluntad”. — Patriarcas y Profetas, págs. 358–360.

¿Qué contenía el lugar santo? Hebreos 9:2

“En el lugar santo se encontraba hacia el sur el candelabro, con sus siete lámparas que alumbraban el santuario día y noche; hacia el norte estaba la mesa de los panes de la proposición; y ante el velo que separaba el lugar santo del santísimo estaba el altar de oro para el incienso, del cual ascendía diariamente a Dios una nube de sahumerio junto con las oraciones de Israel.” — El Conflicto de los Siglos, pág. 464.

Por su parte, ¿qué estaba en el lugar santísimo? Hebreos 9:3–5.

“En el lugar santísimo se encontraba el arca, cofre de madera preciosa cubierta de oro, depósito de las dos tablas de piedra sobre las cuales Dios había grabado la ley de los diez mandamientos. Sobre el arca, a guisa de cubierta del sagrado cofre, estaba el propiciatorio, verdadera maravilla artística, coronada por dos querubines, uno en cada extremo y todo de oro macizo. En este departamento era donde se manifestaba la presencia divina en la nube de gloria entre los querubines.” — El Conflicto de los Siglos, pág. 464.

¿Dónde se manifestaría Dios a su pueblo? Éxodo 25:22

“La ‘shekinah,’ [era la] manifestación de la divina presencia; y desde en medio de los querubines Dios daba a conocer su voluntad. Los mensajes divinos eran comunicados a veces al sumo sacerdote mediante una voz que salía de la nube. Otras veces caía una luz sobre el ángel de la derecha, para indicar aprobación o aceptación, o una sombra o nube descansaba sobre el ángel de la izquierda, para revelar desaprobación o rechazo…

“No hay palabras que puedan describir la gloria de la escena que se veía dentro del santuario, con sus paredes doradas que reflejaban la luz de los candeleros de oro, los brillantes colores de las cortinas ricamente bordadas con sus relucientes ángeles, la mesa y el altar del incienso refulgentes de oro; y más allá del segundo velo, el arca sagrada, con sus querubines místicos, y sobre ella la santa ‘shekinah,’ manifestación visible de la presencia de Jehová; pero todo esto era apenas un pálido reflejo de las glorias del templo de Dios en el cielo, que es el gran centro de la obra que se hace en favor de la redención del hombre.” — Patriarcas y Profetas, págs. 360, 361.

SACERDOTES Y SUMO SACERDOTE

¿A quiénes escogió Dios para ser sacerdotes del santuario? Éxodo 28:1 ¿Cada cuánto debían ofrecer sacrificios? Éxodo 29:39

“Ayudado por sus hijos, Aarón ofreció los sacrificios que Dios estipulaba, y alzó sus manos y bendijo al pueblo. Todo se había hecho conforme a las instrucciones de Dios, y el Señor aceptó el sacrificio y reveló su gloria de una manera extraordinaria: descendió fuego de Dios y consumió la víctima que estaba sobre el altar.”— Patriarcas y Profetas, pág. 373.

“Mientras de mañana y de tarde los sacerdotes entraban en el lugar santo a la hora del incienso, el sacrificio diario estaba listo para ser ofrecido sobre el altar de afuera, en el atrio. Ésta era una hora de intenso interés para los adoradores que se congregaban ante el tabernáculo. Antes de allegarse a la presencia de Dios por medio del ministerio del sacerdote, debían hacer un ferviente examen de sus corazones y luego confesar sus pecados. Se unían en oración silenciosa, con los rostros vueltos hacia el lugar santo. Así sus peticiones ascendían con la nube de incienso, mientras la fe aceptaba los méritos del Salvador prometido al que simbolizaba el sacrificio expiatorio.”— Patriarcas y Profetas, págs. 366, 367.

¿A quién seleccionó Dios como sumo sacerdote? Éxodo 29:4–7. ¿Cada cuánto debía ministrar en lugar santísimo? Hebreos 9:25.

“Sólo una vez al año el sumo sacerdote podía entrar en el lugar santísimo después de preparativos sumamente solemnes y cuidadosos. Ningún ojo mortal, salvo el del sumo sacerdote, podía contemplar la sagrada grandiosidad de este compartimiento, porque era la morada especial de la gloria visible de Dios. El sumo sacerdote siempre entraba temblando, mientras la gente aguardaba su regreso en medio del más solemne silencio.”— La Historia de la Redención, tomo 1, pág. 159.

OFRENDAS

¿Qué ofrendas se debían presentar por quebrantar la ley? Levítico 4:2–6; 4:13–15; 4:22–24; 4:27–29.

“Día tras día el pecador arrepentido llevaba su ofrenda a la puerta del tabernáculo, y poniendo la mano sobre la cabeza de la víctima, confesaba sus pecados, transfiriéndolos así figurativamente de sí mismo a la víctima inocente. Luego se mataba el animal. ‘Sin derramamiento de sangre’, dice el apóstol, no hay remisión de pecados. ‘La vida de la carne en la sangre está’ (Levítico 17:11). La ley de Dios quebrantada exigía la vida del transgresor. La sangre, que representaba la vida comprometida del pecador, cuya culpa cargaba la víctima, la llevaba el sacerdote al lugar santo y la salpicaba ante el velo, detrás del cual estaba el arca que contenía la ley que el pecador había transgredido. Mediante esta ceremonia, el pecado era transferido figurativamente, por intermedio de la sangre, al santuario. En ciertos casos, la sangre no era llevada al lugar santo; pero el sacerdote debía entonces comer la carne, como Moisés lo había mandado a los hijos de Aarón, diciendo: ‘Dióla Él a vosotros para llevar la iniquidad de la congregación’ (Levítico 10:17). Ambas ceremonias simbolizaban por igual la transferencia del pecado del penitente al santuario.

Tal era la obra que se llevaba a cabo día tras día durante todo el año. Los pecados de Israel eran transferidos así al santuario, y se hacía necesario un servicio especial para eliminarlos. Dios mandó que se hiciera una expiación por cada uno de los departamentos sagrados.”—El Conflicto de los Siglos, págs. 470, 471.

¿Nació el sistema de sacrificios, en el desierto? Gálatas 3:19; Génesis 3:15; 4:3–5 

“Cuando el hombre cayó a causa de su transgresión, la ley no fue cambiada, sino que se estableció un sistema de redención para hacerle volver a la obediencia. Se le dio la promesa de un Salvador, y se establecieron sacrificios que dirigían sus pensamientos hacia el futuro, hacia la muerte de Cristo como supremo sacrificio. Si nunca se hubiera violado la ley de Dios, no habría habido muerte ni se habría necesitado un Salvador, ni tampoco sacrificios.”— Patriarcas y Profetas, pág. 378.

¿Cuándo quedó abolido ese sistema de sacrificios? Hebreos 10:1–3.

“Después de que Cristo murió en la cruz como una ofrenda por el pecado, la ley ceremonial no podía tener fuerza. Sin embargo, estaba relacionada con la ley moral y era gloriosa. El conjunto llevaba el sello de la divinidad y expresaba la santidad, la justicia y la rectitud de Dios. Y si la ministración de la dispensación que iba a abolirse era gloriosa, ¿cuánto más gloriosa debía ser la realidad, cuando Cristo fuera revelado impartiendo su Espíritu que da vida y santifica a todos los que creen?”— Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 280.

EL ARCA DEL PACTO

¿Qué objetos contenía el Arca que estaba en el Lugar Santísimo? Hebreos 9:4; Éxodo 31:18; 40:20; Números 17:10; Éxodo 16:33-35

“La ley de Dios, guardada como reliquia dentro del arca, era la gran regla de la rectitud y del juicio. Esa ley determinaba la muerte del transgresor; pero encima de la ley estaba el propiciatorio, donde se revelaba la presencia de Dios y desde el cual, en virtud de la expiación, se otorgaba perdón al pecador arrepentido.” —Patriarcas y Profetas, pág. 361.

“El maná que caía del cielo para el sustento de Israel era un símbolo de Aquel que vino de Dios a dar vida al mundo.” —Patriarcas y Profetas, pág. 303.

“’La vara de Aarón de la casa de Leví [que] había brotado’… El milagro decidió definitivamente el asunto del sacerdocio. Quedó plenamente probado que Moisés y Aarón habían hablado por autoridad divina.” — Patriarcas y Profetas, págs. 426, 427.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén