Mes: septiembre 2017

La ley de Dios, el centro del conflicto

Texto de meditación: “Tu justicia es justicia eterna, y tu ley la verdad.” – Salmo 119:142

ETERNA

¿Desde cuándo existía la santa Ley de Dios? Salmo 111:7-8

“La ley de Dios existía antes que el hombre fuera creado. Los ángeles eran gobernados por ella.” – The Spirit of Prophecy, tomo 1, pág. 261.

“Los ángeles fueron creados llenos de bondad y amor. Ellos tenían un amor supremo a su Dios y desinteresado entre sí, y eran impulsados a complacerlo mediante este amor. La ley de Dios no era un yugo penoso para ellos, sino que se deleitaban cumpliendo sus mandamientos, escuchando la voz de su Palabra.”–The Signs of the Times, 28 de abril de 1890.

“La ley de Dios es inmutable; y aunque los seres humanos la han despreciado, desdeñado y rechazado, estará por siempre tan firme como el trono de Jehová.” – The Review and Herald, 24 de septiembre de 1901.

¿Cómo se define el pecado? I Juan 3:4 ¿Cuál fue el origen del pecado en el enemigo de Dios?

“El mal se originó con la rebelión de Lucifer. Se introdujo en el cielo cuando él rehusó lealtad a la ley de Dios. Satanás fue el primer transgresor de la ley.”– The Review and Herald, 4 de junio de 1901.

¿Cómo define Dios mismo su santa ley? Salmo 19:7

“Como Creador de todo, Dios gobierna, sobre todo, y sin duda, hace cumplir su ley a lo largo del universo. Exigir de sus criaturas algo menos que la obediencia a su ley sería abandonarlas a la ruina. No castigar la transgresión de su ley sería dejar el universo en confusión. La ley moral es una barrera de Dios entre el agente humano y el pecado. De ese modo, la sabiduría infinita ha puesto ante los hombres la distinción entre el bien y el mal, entre el pecado y la santidad.”– The Signs of the Times, 5 de junio de 1901.

“Por su propio curso de acción Satanás ha forjado una cadena con la cual será sujetado. Los habitantes del universo celestial serán testigos de la justicia de Dios en su destrucción. El cielo ha visto por si mismo qué cielo habría, si se le permitiera permanecer en él. Todos los seres no caídos están ahora unidos: que la ley de Dios es inmutable.”– The Signs of the Times, 27 de agosto de 1902.

DADA AL HOMBRE

¿Quiénes fueron un claro ejemplo de obediencia a los mandamientos de Dios, antes del Sinaí? Génesis 7:5; 26:5

“Cada paso que Noé y Abrahán alcanzaron en la obediencia a la palabra de Dios fue un paso de victoria. Un ‘Así dice el Señor’ fortaleció a Noé haciendo su obra de advertir al mundo. El testimonio con respecto a Noé es: ‘E hizo Noé conforme a todo lo que le mandó Jehová’ (Génesis 7:5). El camino de la obediencia es el camino en que se halla nuestra seguridad; porque son los de buena voluntad y los obedientes que comerán el bien de la tierra. Si guardamos los mandamientos de Dios, podemos reclamar sus promesas en toda su plenitud.” – The Signs of the Times, 31 de marzo de 1890.

¿Quiénes proclamaron la ley en el Sinaí? Éxodo 19:20; 20:1

“Cuando fue promulgada la ley, el Señor el Creador del cielo y de la tierra, estuvo al lado de su Hijo, rodeado por el fuego y el humo del monte. No fue aquí donde la ley fue dada primero, sino que fue proclamada para que los hijos de Israel, cuyas ideas se habían vuelto confusas en su relación con los idólatras de Egipto, pudieran recordar sus términos y entender lo que constituye el verdadero culto de Jehová.”— La Fe Por la Cual Vivo, pág. 204.

¿Qué obra no permitió Dios, hacer a ningún hombre? Éxodo 24:12; 31:18; Deuteronomio 4:13.

“[El Señor] no confió… sus preceptos a la memoria de un pueblo inclinado a olvidar sus requerimientos, sino que los escribió sobre tablas de piedra. Quiso alejar de Israel toda posibilidad de mezclar las tradiciones paganas con sus santos preceptos, o de confundir sus mandamientos con costumbres o reglamentos humanos…

“Si el hombre hubiera guardado la ley de Dios, tal como le fue dada a Adán después de su caída, preservada por Noé y observada por Abrahán, no habría habido necesidad del rito de la circuncisión. Y si los descendientes de Abrahán hubieran guardado el pacto del cual la circuncisión era una señal, jamás habrían sido inducidos a la idolatría, ni habría sido necesario que sufrieran una vida de esclavitud en Egipto; habrían conservado el conocimiento de la ley de Dios y no habría sido necesario proclamarla desde el Sinaí, o grabarla sobre tablas de piedra.” – Patriarcas y Profetas, pág. 379.

UNA PRUEBA DE AMOR

¿Cómo demostramos nuestro amor por Dios? Juan 14:15

“El camino de la obediencia es el camino en que se halla nuestra seguridad; porque son los de buena voluntad y los obedientes que comerán el bien de la tierra. Si guardamos los mandamientos de Dios, podemos reclamar sus promesas en toda su plenitud. Muchos se sienten tan indignos que no se atreven siquiera a elevar sus ojos al cielo, como el pobre publicano. Deben reanimar la fe. Debemos tener una fe inteligente; no sólo debemos decir que creemos, sino que con mansedumbre y confianza debemos ser capaces de definir qué creemos, y por qué lo hacemos. Debemos ejercer una fe viva, no una ciega credulidad. Todo el cielo está a disposición de los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús.

“Necesitamos ascender a una norma más elevada, ir hacia adelante y reclamar nuestros elevados privilegios. Debemos caminar humildemente con Dios, sin jactarnos orgullosamente de la perfección de carácter, reclamando con fe sencilla cada promesa de la palabra de Dios; porque ellas no son para los transgresores de la ley de Dios, sino para los obedientes. Debemos creer sencillamente el testimonio de Dios y tener completa dependencia de Él, y cualquier posibilidad de ensalzamiento u orgullo será quitada. Indudablemente somos salvos por la fe, no por una fe pasiva, sino por la fe que obra por el amor, y purifica el alma. La mano de Cristo puede alcanzar al mayor pecador y devolverlo de la transgresión a la obediencia; pero ningún cristianismo es tan elevado que pueda superar los requisitos de la santa ley de Dios. Esto estaría más allá del poder de Cristo para ayudar, estaría fuera de sus enseñanzas y de su ejemplo; porque Él dice: ‘yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor’ (Juan 15:10), y todos los que siguen a Cristo rendirán obediencia a la santa ley de Dios.”– The Signs of the Times, 31 de marzo de 1890.

¿Qué se puede ver fácilmente? Malaquías 3:18; I Juan 2:3-6

“La ley de Dios es la gran norma de justicia, y medirá la profesión y el progreso de cada hombre. Es un espejo que descubre los defectos de nuestros caracteres y nos muestra los requerimientos de Dios. Es santa, justa y buena.” – The Signs of the Times, 30 de marzo de 1888.

¿Cómo se reconoce al verdadero cristiano? I Juan 5:2-3

“Los que deshonran a Dios transgrediendo su ley pueden hablar de santificación; pero es del mismo valor, y tan aceptable, como lo fue la ofrenda de Caín. La obediencia a los mandamientos de Dios es la única verdadera señal de santificación… Nuestro Salvador habla tan sencillamente que nadie puede dejar de entender que el verdadero amor siempre producirá obediencia. La obediencia es la señal del verdadero amor. Cristo y el Padre son uno y los que en verdad reciben a Cristo amarán a Dios como el gran centro de su adoración y también se amarán unos a otros; y haciendo así guardarán la ley.” – The Review and Herald, 26 de octubre de 1897.

“La religión que proviene de Dios es la única que conducirá a Dios. A fin de servirle debidamente, debemos nacer del Espíritu divino. Esto purificará el corazón y renovará la mente, dándonos una nueva capacidad para conocer y amar a Dios. Nos inspirará una obediencia voluntaria a todos sus requerimientos. Tal es el verdadero culto.”– El Deseado de Todas las Gentes, pág. 159.

SIERVOS DE SATANÁS

 ¿Cómo llaman las Escrituras a la iglesia desobediente? Apocalipsis 3:9; Efesios 2:2; 2 Timoteo 3:13.

 “Satanás tiene una gran confederación, su iglesia. Cristo la llama la sinagoga de Satanás, porque sus miembros son los hijos del pecado. Los miembros de la iglesia de Satanás han estado constantemente trabajando para desechar la ley divina, y confundir la distinción entre el bien y el mal. Satanás está trabajando con gran poder en los hijos de desobediencia y por medio de ellos para exaltar la traición y la apostasía como verdad y lealtad.” – Testimonios para los Ministros, pág. 16.

 “La obra de Satanás en nuestro mundo actual es destruir la imagen moral de Dios en el hombre, invalidando la ley divina; y nuestros enemigos son inspirados por su espíritu. Al desechar la gran norma del carácter de Dios, puede pervertir la naturaleza humana y conquistar a hombres y mujeres bajo su estandarte; porque ‘donde no hay ley, tampoco hay transgresión’ (Romanos 4:15). Con qué triunfo, mira entonces, al profeso mundo cristiano, cuando hacen con empeño la misma obra que él está haciendo.” – The Review and Herald, 26 de enero de 1897.

¿Qué grave equivocación comenten muchos líderes religiosos? Isaías 4:1; Mateo 5:19

“Hay muchos que dicen: ‘Denme a Cristo, pero no quiero saber nada de la ley.’ Hablan de la gracia de Cristo, pero no conocen el significado de gracia; porque Dios no usa su gracia para invalidar la ley. Satanás ha confundido sus mentes, llevándolos a mirar a la ley como un yugo de esclavitud, un obstáculo a la espiritualidad. Hablan de fe, pero no distinguen el significado de la palabra; porque la fe nunca es hallada prescindiendo de la verdad. La paz de la cual se jacta su fe es impartida por la confianza de su justicia propia. Nadie puede afirmar que ha sido acepto por Cristo y vive sin pecado, mientras al mismo tiempo está, como Lucifer, emprendiendo la guerra contra la ley de Dios, ayudando al enemigo en la misma obra que él comenzó en el cielo y lleva adelante en esta tierra.

“Millares están transgrediendo hoy la ley de Dios, defendiendo ideas que por generaciones Satanás ha estado elaborando. A semejanza de los orgullosos fariseos, son ignorantes tanto de las Escrituras como del poder de Dios.”– The Signs of the Times, 31 de julio de 1901.

UNA NORMA VIGENTE

¿Qué rol a determinado Dios para su santa ley? Eclesiastés 12:13-14; Santiago 2:12

“Dios tiene una ley, y ésta es la gran norma de justicia. Todo el que ha abusado de la misericordia de Dios, y ha practicado la iniquidad, será juzgado de acuerdo con sus obras. Dios nos ha amonestado a apartarnos de toda iniquidad. Él os ha ordenado individualmente que resistáis al diablo, no que lo alojéis como un huésped honrado.” –Testimonios para los Ministros, pág. 448.

“Los hombres pueden cerrar sus ojos a las claras verdades de la Palabra de Dios, pueden pisotear su ley bajo sus pies; pero la ley, instituida al principio, proclamada desde el Sinaí y grabada en las tablas de piedra, los juzgará en el día final.” –The Signs of the Times, 5 de agosto de 1886.

“La ley de Dios es la regla por la cual los caracteres y las vidas de los hombres serán probados en el juicio.” –El Conflicto de los Siglos, pág. 536.

¿Cómo sabemos que la ley no fue abolida? Romanos 3:31; Lucas 16:17

“Satanás declaró que la misericordia destruía la justicia, que la muerte de Cristo abrogaba la ley del Padre. Si hubiese sido posible que la ley fuera cambiada o abrogada, Cristo no habría necesitado morir. Pero abrogar la ley sería inmortalizar la transgresión y colocar al mundo bajo el dominio de Satanás. Porque la ley era inmutable, porque el hombre podía ser salvo únicamente por la obediencia a sus preceptos, fue levantado Jesús en la cruz.” – El Deseado de Todas las Gentes, pág. 711.

“Si Dios pudiera cambiar una jota de su ley, no hubiera sido necesario que Jesús viniera a nuestro mundo para morir. Pero nuestro Salvador, que era igual que el mismo Dios, vino a nuestro mundo y sufrió la muerte en la cruz, para dar al hombre otra oportunidad.” – The Review and Herald, 10 de junio de 1890.

“Cristo depuso su vida para expiar la transgresión que el hombre hiciera de la ley. Si la ley pudiera haber sido cambiada o puesta a un lado, entonces Cristo no habría necesitado ser muerto. Por su vida sobre la tierra, Él honró la ley de Dios. Por su muerte, la estableció. Él dio su vida como sacrificio, no para destruir la ley de Dios, no para crear una norma inferior, sino para que la justicia pudiera ser mantenida, para demostrar la inmutabilidad de la ley, para que permaneciera para siempre.” –Palabras de Vida del Gran Maestro, pág. 255.

UN ASUNTO DE VIDA ETERNA

¿Podemos salvarnos siendo desobedientes? Mateo 19:16-17; Lucas 18:18-20
“La condición para alcanzar la vida eterna es ahora exactamente la misma de siempre, tal cual era en el paraíso antes de la caída de nuestros primeros padres: la perfecta obediencia a la ley de Dios, la perfecta justicia. Si la vida eterna se concediera con alguna condición inferior a ésta, peligraría la felicidad de todo el universo.” – El Camino a Cristo, pág. 62.

“Hemos de buscar la perla de gran precio, pero no en los emporios del mundo y por medio de los métodos mundanos. El precio que se nos exige no es oro ni plata, porque estas cosas pertenecen a Dios. Abandonad la idea de que las ventajas temporales o espirituales ganarán vuestra salvación. Dios pide vuestra obediencia voluntaria. Él os pide que abandonéis vuestros pecados.” – Palabras de Vida del Gran Maestro, pág. 89.

¿Qué siente el enemigo por los hijos de Dios obedientes? Apocalipsis 12:17

“Satanás, con todo su poder magistral, se ha interpuesto entre el hombre y la ley de Dios, a fin de poder inspirar en los hombres mediante la falsedad y los sofismas la misma rebelión contra Dios y su ley que le motivó a él. Odia a quienes no puede engañar.” – The Signs of the Times, 14 de noviembre de 1895.

“Hay enemistad contra los mandamientos de Dios en los corazones de los que pretenden la santificación y se niegan a reconocer la fuerza obligatoria de la ley. Se levanta el odio en sus corazones en cuanto se menciona la ley. Profesan creer que la ley fue abolida. Pero si la ley fue abolida, ¿cuál es la norma por la cual seremos juzgados ante el trono de juicio de Cristo? Esta obra de empequeñecer la ley es la obra del gran engañador. Si Satanás puede persuadir a los hombres que el Dios del universo no tiene ley alguna por la cual gobernarlos, entonces puede establecer una norma propia y convertir a los hombres al camino de la transgresión y destrucción.” – The Signs of the Times, 10 de febrero de 1888.

Y el verbo se hizo carne

Texto de meditación: “y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” – Filipenses 2:8

UNA HUMILLACIÓN
¿Cuál era la posición del Verbo en la eternidad? Juan 1:1-2

“Cristo, el Verbo, el Unigénito de Dios, era uno solo con el Padre eterno, uno solo en naturaleza, en carácter y en propósitos; era el único ser que podía penetrar en todos los designios y fines de Dios.”– Patriarcas y Profetas, pág. 12.

“Desde los días de la eternidad, el Señor Jesucristo era uno con el Padre; era ‘la imagen de Dios,’ la imagen de su grandeza y majestad, ‘el resplandor de su gloria.’ Vino a nuestro mundo para manifestar esta gloria.”– El Deseado de Todas las Gentes, pág. 11.

“Al hablar de su preexistencia, Cristo transporta la mente al pasado de las edades sin fin. Nos ofrece la certeza de que nunca hubo un tiempo cuando él no estuviera en compañerismo eterno con Dios.”– Exaltad a Jesús, pág. 11.

En cumplimiento del plan de redención ¿qué hizo por rescatarnos? Filipenses 2: 5-7; Juan 1:14

“La humanidad del Hijo de Dios es todo para nosotros. Es la cadena áurea que une nuestra alma con Cristo, y mediante Cristo, con Dios. Esto ha de ser nuestro estudio. Cristo fue un verdadero hombre. Dio prueba de su humildad al convertirse en hombre.” – Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 286 

“Jesús aceptó la ley de su Padre, cuyos principios puso en práctica en su vida, manifestó su espíritu, y demostró su poder benéfico en el corazón del hombre. Dice Juan: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad; y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre”. Juan 1:14. Los seguidores de Cristo deben participar de su experiencia. Deben recibir y asimilar la Palabra de Dios para que se convierta en el poder que impulse su vida y sus acciones. Mediante el poder de Cristo, deben ser transformados a su imagen, y deben reflejar los atributos divinos. Necesitan comer la carne y beber la sangre del Hijo de Dios, o no habrá vida en ellos. El espíritu y la obra de Cristo deben convertirse en el espíritu y la obra de sus discípulos.” – Patriarcas y profetas, pág. 250

EL ESPÍRITU DEL ANTICRISTO

¿Cómo llama la Biblia a los que niegan que Jesús fue un verdadero hombre? II Juan 7 

 “Me han llegado cartas que afirman que Cristo no podría haber tenido la misma naturaleza que el hombre, pues si la hubiera tenido, habría caído bajo tentaciones similares. Si no hubiera tenido la naturaleza del hombre, no podría ser nuestro ejemplo. Si no hubiera sido participante de nuestra naturaleza, no podría haber sido tentado como lo ha sido el hombre. Si no le hubiera sido posible rendirse ante la tentación, no podría ser nuestro ayudador. Fue una solemne realidad que Cristo vino para reñir las batallas como hombre, en lugar del hombre.” –Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 286 

¿Por qué odia Satanás, el hecho de que Cristo se haya hecho hombre? Romanos 8:3; Mateo 1: 21

“Cristo llevó los pecados y las debilidades de la raza humana tal como existían cuando vino a la tierra para ayudar al hombre.  Con las debilidades del hombre caído sobre él, en favor de la raza humana había de soportar las tentaciones de Satanás en todos los puntos en los que pudiera ser atacado el hombre.” – Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 314

“Estuvo sometido a las debilidades y flaquezas por las cuales está rodeado el hombre, “para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias”.  Él se compadeció de nuestras debilidades, y en todo fue tentado como lo somos nosotros, pero “sin pecado”.” – Comentario Bíblico Adventista, tomo V, p. 1105 (Comentario de EGW).

NO EN APARIENCIA  

¿Tomó realmente nuestra naturaleza? Hebreos 2: 14;

“Cristo no tomó la naturaleza humana en forma aparente. La tomó de verdad. En realidad, poseyó la naturaleza humana. “Por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo” (Heb.2:14). Era el hijo de María; era de la simiente de David de acuerdo con la ascendencia humana. Se declara de él que era hombre, el hombre Cristo Jesús.” – Mensajes Selectos, tomo 1, pág. 290

¿Por su encarnación, qué importante rol desempeña en favor de sus hermanos? I Timoteo 2:5

“Debemos centralizar nuestras esperanzas del cielo únicamente en Cristo, pues Él es nuestro Sustituto y Garante. Hemos transgredido la ley de Dios, y por las obras de la ley ninguna carne será justificada. Los mejores esfuerzos que pueda hacer el hombre con su propio poder son inútiles para responder ante la ley santa y justa que ha transgredido, pero mediante la fe en Cristo puede demandar la justicia del Hijo de Dios como plenamente suficiente. Cristo satisfizo las demandas de la ley en su naturaleza humana. Llevó la maldición de la ley en lugar del pecador, hizo expiación por él, a fin de que “todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. La fe genuina se apropia de la justicia de Cristo y el pecador es hecho vencedor con Cristo, pues se lo hace participante de la naturaleza divina, y así se combinan la divinidad y la humanidad.” – Fe y obras, pág. 97

EN NUESTRA NATURALEZA CAÍDA

¿Dado que su misión era rescatar a la humanidad, qué naturaleza tomó sobre sí? Hebreos 2: 16-17

“En nuestra humanidad, Cristo había de resarcir el fracaso de Adán.  Pero cuando Adán fue asaltado por el tentador, no pesaba sobre él ninguno de los efectos del pecado.  Gozaba de una plenitud de fuerza y virilidad, así como del perfecto vigor de la mente y el cuerpo.  Estaba rodeado por las glorias del Edén, y se hallaba en comunión diaria con los seres celestiales.  No sucedía lo mismo con Jesús cuando entró en el desierto para luchar con Satanás.  Durante cuatro mil años, la familia humana había estado perdiendo fuerza física y mental, así como valor moral; y Cristo tomó sobre sí las flaquezas de la humanidad degenerada.  Únicamente así podía rescatar al hombre de las profundidades de su degradación.” –  Deseado de todas las gentes, págs. 91-92.

 “Habría sido una humillación casi infinita para el Hijo de Dios revestirse de la naturaleza humana, aun cuando Adán poseía la inocencia del Edén. Pero Jesús aceptó la humanidad cuando la especie se hallaba debilitada por cuatro mil años de pecado. Como cualquier hijo de Adán, aceptó los efectos de la gran ley de la herencia. Y la historia de sus antepasados terrenales demuestra cuáles eran aquellos efectos. Mas él vino con una herencia tal para compartir nuestras penas y tentaciones, y darnos el ejemplo de una vida sin pecado.” –  Deseado de todas las gentes, pág. 32

¿Cómo le llaman las Escrituras a la encarnación? I Timoteo 3:16

“Este es el misterio de la piedad. Que Cristo haya tomado la naturaleza humana, y que por una vida de humillación eleve al hombre en la escala del valor moral junto a Dios; que pueda llevar la naturaleza que adoptó junto al trono de Dios, y que allí presente a sus hijos al Padre, confiriéndoles un honor que excede al que les ha otorgado a los ángeles, es la maravilla del universo celestial, el misterio que los ángeles desean contemplar. Este es el amor que quebranta el corazón del pecador.” —Hijos e Hijas de Dios, 24.

FUE TENTADO EN TODO, PERO NO PECÓ

¿Fue realmente tentado Cristo? Hebreos 4:15

“Cristo fue tentado en todo como nosotros; pero jamás contestó al tentador en una manera injuriosa.  A cada tentación, opuso la Palabra de Dios: “¡Escrito está!” Tal fue su arma infalible.  De la misma manera, nosotros, como representantes de Cristo, debemos contestar a cada golpe del adversario con la Palabra del Dios vivo.” – Testimonios Selectos, tomo V, pág. 182.

“Cristo fue tentado en todo como nosotros, pero no pecó.”­ A Fin de Conocerle, pág. 281.

“Si tuviésemos que soportar algo que Jesús no soportó, en este detalle Satanás representaría el poder de Dios como insuficiente para nosotros. Por lo tanto, Jesús fue ‘tentado en todo punto, así como nosotros.’  Soportó toda prueba a la cual estemos sujetos. Y no ejerció en favor suyo poder alguno que no nos sea ofrecido generosamente. Como hombre, hizo frente a la tentación, y venció en la fuerza que Dios le daba.” –  Deseado de todas las gentes, págs. 15­16.

¿Podía haber caído? Hebreos 2:18

“Muchos sostienen que era imposible para Cristo ser vencido por la tentación. En tal caso, no podría haberse hallado en la posición de Adán; no podría haber obtenido la victoria que Adán dejó de ganar. Si en algún sentido tuviésemos que soportar nosotros un conflicto más duro que el que Cristo tuvo que soportar, él no podría socorrernos. Pero nuestro Salvador tomó la humanidad con todo su pasivo. Se vistió de la naturaleza humana, con la posibilidad de ceder a la tentación. No tenemos que soportar nada que él no haya soportado.” –  Deseado de todas las gentes, pág. 92

“Si no hay una posibilidad de ceder, la tentación no es tentación. La tentación se resiste cuando el hombre se ve poderosamente persuadido a cometer la acción errónea; y, sabiendo que él puede cometerla, resiste por la fe, aferrándose firmemente del poder divino. Esta fue la prueba por la cual Cristo pasó. No podía haber sido tentado en todos los puntos como el hombre es tentado, si no existiera la posibilidad de fallar. Él era un agente libre, puesto a prueba, como lo fue Adán, y como lo es todo hombre. En sus horas finales, mientras colgaba en la cruz, experimentó en mayor grado lo que el hombre debe experimentar al luchar contra el pecado.” –  The Youth’s Instructor, 20 de julio de 1899.

NUESTRO EJEMPLO

¿Qué distingue a un verdadero cristiano? 1 Juan 2:6

“El ideal del carácter cristiano es la semejanza con Cristo. Como el Hijo del hombre fue perfecto en su vida, los que le siguen han de ser perfectos en la suya. Jesús fue hecho en todo semejante a sus hermanos. Se hizo carne, como somos carne. Tuvo hambre y sed, y sintió cansancio. Fue sostenido por el alimento y refrigerado por el sueño. Participó de la suerte del hombre, aunque era el inmaculado Hijo de Dios. Era Dios en la carne. Su carácter ha de ser el nuestro. El Señor dice de aquellos que creen en él: “Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo. II Corintios 6:16”  – Deseado de todas las gentes, pág. 278

Mediante su vida y ministerio en el santuario celestial ¿a qué naturaleza nos da acceso el Redentor? II Pedro 1:4

“Tomó nuestra naturaleza y venció, a fin de que nosotros, tomando su naturaleza, pudiésemos vencer. Hecho “en semejanza de carne de pecado,” Romanos 8:3 vivió una vida sin pecado. Ahora, por su divinidad, echa mano del trono del cielo, mientras que por su humanidad llega hasta nosotros. Él nos invita a obtener por la fe en él la gloria del carácter de Dios. Por lo tanto, hemos de ser perfectos, como nuestro “Padre que está en los cielos es perfecto.” – Deseado de todas las gentes, pág. 278

¿Estamos obligados a pecar? I Corintios 10:13

“Ningún hombre puede ser obligado a pecar.  Primeramente, debe ser ganado su propio consentimiento; el alma debe proponerse el acto pecaminoso antes de que la pasión pueda dominar a la razón o la iniquidad triunfar sobre la conciencia.  La tentación, por fuerte que sea, no es nunca excusa para pecar.” ­ Mensajes para los Jóvenes, pág.65.

“No tenemos motivo para conservar nuestras tendencias pecaminosas… A medida que nos hagamos partícipes de la naturaleza divina, se irán eliminando del carácter las tendencias al mal hereditarias y cultivadas, y nos iremos transformando en un poder viviente para el bien. Al aprender constantemente del Maestro divino, al participar diariamente de su naturaleza, cooperamos con Dios en vencer las tentaciones de Satanás.  Dios y el hombre obran de común acuerdo a fin de que éste pueda ser uno con Cristo, así como Cristo es uno con Dios.  Entonces nos sentaremos juntamente con Cristo en los lugares celestiales, y nuestra mente reposará en paz y seguridad en Jesús.” – Maranata, pág. 223.

El Plan de Redención

Texto de meditación: “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” – I Corintios 15:57

Nada por nosotros mismos

 1 ¿Cuál es la condición para alcanzar la vida eterna? Mateo 19: 16-17

“Dios requirió de Adán antes de su caída una obediencia perfecta a su ley. Dios requiere ahora lo mismo que requirió de Adán: una obediencia perfecta, una rectitud sin defectos y sin fallas ante su vista. Que Dios nos ayude a darle todo lo que su ley requiere. Pero no podemos hacer esto sin esa fe que lleva la justicia de Cristo a la práctica diaria.” –  Mensajes selectos, tomo 2, pág. 437

2 ¿Cuál es la posición del hombre sin Dios? Romanos 3:23 ¿Podemos hacer algo por nosotros mismos, para mejorar? Jeremías 2:22; 13:23

“El hombre estaba dotado originalmente de facultades nobles y de un entendimiento bien equilibrado. Era perfecto y estaba en armonía con Dios. Sus pensamientos eran puros, sus designios santos. Pero por la desobediencia, sus facultades se pervirtieron y el egoísmo reemplazó el amor. Su naturaleza quedó tan debilitada por la transgresión que ya no pudo, por su propia fuerza, resistir el poder del mal. Fue hecho cautivo por Satanás, y hubiera permanecido así para siempre si Dios no hubiese intervenido de una manera especial.” – El camino a Cristo, pág. 17

3 ¿Qué es lo único qué podemos hacer? Proverbios 23:26 primera parte

“Dios dio a los hombres el poder de elegir; a ellos les toca ejercerlo. No podéis cambiar vuestro corazón, ni dar por vosotros mismos sus afectos a Dios; pero podéis escoger servirle. Podéis darle vuestra voluntad, para que El obre en vosotros tanto el querer como el hacer, según su voluntad. De ese modo vuestra naturaleza entera estará bajo el dominio del Espíritu de Cristo, vuestros afectos se concentrarán en El y vuestros pensamientos se pondrán en armonía con El.” – El camino a Cristo, págs. 47-48

En los concilios de la eternidad

4 ¿Por qué se llama al evangelio: eterno? Apocalipsis 14:6; I Pedro 1:20;

“Cristo intercedió ante el Padre en favor del pecador, mientras la hueste celestial esperaba los resultados con tan intenso interés que la palabra no puede expresarlo. Mucho tiempo duró aquella misteriosa conversación, el “consejo de paz” (Zacarías 6:13) en favor del hombre caído. El plan de la salvación había sido concebido antes de la creación del mundo; pues Cristo es “el Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo.” Apocalipsis 13:8. Sin embargo, fue una lucha, aun para el mismo Rey del universo, entregar a su Hijo a la muerte por la raza culpable. Pero, “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3:16. ¡Oh, el misterio de la redención! ¡El amor de Dios hacia un mundo que no le amaba!” – Patriarcas y profetas, págs. 48-49

5 ¿Cuál es el propósito de este plan? 2 Corintios 5:19

“Dios se iba a manifestar en Cristo, “reconciliando el mundo a sí.” 2 Corintios 5:19. El hombre se había envilecido tanto por el pecado que le era imposible por sí mismo ponerse en armonía con Aquel cuya naturaleza es bondad y pureza. Pero después de haber redimido al mundo de la condenación de la ley, Cristo podría impartir poder divino al esfuerzo humano. Así, mediante el arrepentimiento ante Dios y la fe en Cristo, los caídos hijos de Adán podrían convertirse nuevamente en “hijos de Dios.” 1 Juan 3:2. El único plan que podía asegurar la salvación del hombre afectaba a todo el cielo en su infinito sacrificio.” – Patriarcas y profetas, pág. 49

Justicia imputada

6- ¿Cómo se puede resumir el plan de redención? I Corintios 15:1-4 ¿Qué promesa se nos da? 1 Juan 1:9

“Como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así” también fue “el Hijo del Hombre… levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:14, 15. Si están conscientes de sus pecados, no dediquen todas sus facultades a lamentarse por ellos, sino miren y vivan. Jesús es nuestro único Salvador, y aunque millones que necesitan ser curados rechacen su misericordia ofrecida, nadie que confía en sus méritos será abandonado para perecer. Al paso que reconozcamos nuestra condición impotente sin Cristo, no debemos desanimarnos. Debemos confiar en un Salvador crucificado y resucitado. Pobre alma, enferma de pecado y desanimada, mira y vive. Jesús ha empeñado su palabra; salvará a todos los que acuden a Él.

“Ven a Jesús, y recibe descanso y paz. Ahora mismo puedes tener la bendición.” – Fe y obras, págs. 36-37

7 ¿Qué resultados se obtienen cuando por la fe, aceptamos la justificación que viene de Dios? Romanos 5:1

“Cuando el pecador penitente, contrito delante de Dios, comprende el sacrificio de Cristo en su favor y acepta este sacrificio como su única esperanza en esta vida y en la vida futura, sus pecados son perdonados. Esto es justificación por la fe. Cada alma creyente debe conformar enteramente su voluntad a la voluntad de Dios y mantenerse en un estado de arrepentimiento y contrición, ejerciendo fe en los méritos expiatorios del Redentor y avanzando de fortaleza en fortaleza, de gloria en gloria.

“El perdón y la justificación son una y la misma cosa. Mediante la fe, el creyente pasa de la posición de un rebelde, un hijo del pecado y de Satanás, a la posición de un leal súbdito de Jesucristo, no en virtud de una bondad inherente, sino porque Cristo lo recibe como hijo suyo por adopción. El pecador recibe el perdón de sus pecados, porque estos pecados son cargados por su Sustituto y Garante” – Fe y obras, pág. 107

Justicia impartida 

8 ¿Cuál es la voluntad de Dios para los creyentes en su Hijo? 1 Tesalonicenses 5:23; Efesios 1:3-5. ¿Cómo define el Espíritu de profecía la verdadera santificación?

“La verdadera santificación es armonía con Dios, unidad con él en carácter. Se recibe obedeciendo a los principios que son el trasunto de su carácter.” – Joyas de los Testimonios, tomo 3, pág. 17

“La verdadera santificación es progresiva. Si crecen en la gracia y el conocimiento de Jesucristo, aprovecharán todo privilegio y oportunidad de obtener más conocimiento de la vida y el carácter de Cristo.” –  Mensajes para los jóvenes, pág. 84

“La muerte entró en el mundo a causa de la transgresión. Pero Cristo dio su vida para que el hombre tuviera otra oportunidad. El no murió en la cruz para abolir la ley de Dios, sino para asegurarle al hombre un segundo tiempo de gracia. No murió para que el pecado llegara a ser un atributo inmortal; murió para asegurar el derecho a destruir a aquel que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Sufrió plenamente la sanción que merecía el quebrantamiento de la ley por parte del mundo entero. Esto lo hizo, no para que los hombres continuaran en la transgresión, sino para que reanudaran su lealtad y guardaran los mandamientos de Dios y su ley como la niña de su ojo.” – Testimonios para los ministros, pág. 134

9 ¿Podemos realmente obedecer la ley de Dios? I Juan 3:8; 2:3-4; Filipenses 4:13

“Son pocos los que comprenden el tema de la responsabilidad personal del hombre. Sin embargo, es un asunto de máxima importancia. Todos podemos obedecer y vivir, o podemos transgredir la ley de Dios, desafiar su autoridad y recibir el castigo consiguiente. De modo que a cada alma le incumbe decididamente la pregunta: ¿Obedeceré la voz del cielo, las diez palabras pronunciadas en el Sinaí, o iré con la multitud que pisotea esta ígnea ley? Para los que aman a Dios, será la máxima delicia observar los mandamientos divinos y hacer aquellas cosas que son agradables a la vista de Dios. Pero el corazón natural odia la ley de Dios y lucha contra sus santas demandas.” – Reavivamientos modernos, pág. 30

“Ningún pecado puede tolerarse en aquellos que andarán* con Cristo en ropas blancas. Las vestiduras sucias han de ser sacadas, y ha de ponerse sobre nosotros el manto de la justicia de Cristo. Por el arrepentimiento y la fe, somos habilitados para prestar obediencia a todos los Mandamientos de Dios, y somos hallados sin culpa delante de él.” – Testimonios para la iglesia, tomo 5, pág. 447

Un balance 

10 ¿Cómo podemos entender la justificación y la obediencia? Efesios 2:8-9; Santiago 2:20

“Mientras una clase pervierte la doctrina de la justificación por la fe y deja de cumplir con las condiciones formuladas en la Palabra de Dios –“Si me amáis, guardad mis mandamientos”-, igualmente cometen un error semejante los que pretenden creer y obedecer los mandamientos de Dios pero se colocan en oposición a los preciosos rayos de luz -nuevos para ellos- que se reflejan de la cruz del Calvario. La primera clase no ve las cosas maravillosas que tiene la ley de Dios para todos los que son hacedores de su Palabra. Los otros cavilan sobre trivialidades y descuidan las cuestiones de más peso -la misericordia y el amor de Dios.”  – Fe y obras, pág. 12

11 ¿Qué es justifica imputada y qué justicia impartida?

“La justicia por la cual somos justificados es imputada; la justicia por la cual somos santificados es impartida. La primera es nuestro derecho al cielo; la segunda, nuestra idoneidad para el cielo.—The Review and Herald, 4 de junio de 1895.

Redención completa

12 ¿Qué pide Dios de un cristiano justificado? 1 Pedro 1:16; Mateo 5:48

“La justicia imputada de Cristo significa santidad, rectitud y pureza. A menos que la justicia de Cristo nos haya sido imputada, nuestro arrepentimiento no podrá ser aceptado. La justicia que mora en nosotros por la fe consiste en amor, paciencia, mansedumbre y las demás virtudes cristianas. Nos tomamos de la justicia de Cristo y ella llega a ser parte de nuestro ser. Todos los que posean esa justicia obrarán las obras de Dios…

Pero la justicia de Cristo jamás cubrirá pecados acariciados. Nadie podrá participar de la cena de las bodas del Cordero sin el vestido de bodas, que es la justicia de Cristo. Sin santidad, nadie verá al Señor. Dios está deseoso de conferir a cada alma su poder divino para que lo combine con el esfuerzo humano. “Ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad”. Filipenses 2:12, 13.”

“Cristo es la perfección del carácter divino. Es el modelo que debemos seguir. Las palabras de Pedro están cargadas de significado: “Como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo”. 1 Pedro 1:14-16.” – Patriarcas y profetas, pág. 47

13 ¿Además del hombre, que recibe redención?

“El propósito que Dios tenía originalmente al crear la tierra se cumplirá cuando llegue a ser la morada eterna de los redimidos. “Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella.” Habrá llegado el tiempo hacia el cual los santos miraban con anhelo desde que la espada flamígera echó del Edén a la primera pareja, el tiempo de “la redención de la posesión adquirida.” La tierra originalmente dada al hombre como reino suyo, entregada alevosamente por él a las manos de Satanás, y durante tanto tiempo dominada por el poderoso enemigo, será recobrada por el gran plan de redención”  El Hogar Adventista, pág. 489

El largo del vestido de las hermanas

¿Por qué enseñan ustedes que el largo del vestido debe ser a 5 centímetros del piso? ¿No es cierto, que el vestido de las hermanas debe ser a media pantorrilla?

Antes de responder, no nos referiremos al tema del vestido en la grande iglesia adventista, porque es claro, que en esa denominación ya no se practica más la Reforma en el vestido. Sí lo haremos, con respecto a los reformistas.

A manera de ilustración de los queridos hermanos y para que comprendan por qué existe una diferencia entre el pueblo reformista sobre el largo del vestido, presentamos a continuación las resoluciones adoptadas por las respectivas conferencias generales.

Eso sí, llamamos la atención a los hermanos sobre la siguiente cita: “Pero Dios tendrá en la tierra un pueblo que sostendrá la Biblia y la Biblia sola, como piedra de toque de todas las doctrinas y base de todas las reformas. Ni las opiniones de los sabios, ni las deducciones de la ciencia, ni los credos o decisiones de concilios tan numerosos y discordantes como lo son las iglesias que representan, ni la voz de las mayorías, nada de esto, ni en conjunto ni en parte, debe ser considerado como evidencia en favor o en contra de cualquier punto de fe religiosa. Antes de aceptar cualquier doctrina o precepto debemos cerciorarnos de si los autoriza un categórico “Así dice Jehová.” Conflicto de los Siglos, pág.653

En el año 1948, estando aún unidas las conferencias de Cedartown y Roanoke, como un solo Movimiento de Reforma, en sesión de delegados se tomó, la siguiente resolución: “1948-44 Moda e indumentaria: Con respecto a la vestimenta usada por las hermanas, es necesario, para excluir la moda de la iglesia, que las hermanas sean instruidas por los ministros y los ancianos de iglesia para que bajen el largo de sus vestidos. Las pantorrillas deben estar totalmente cubiertas. También los brazos de las hermanas deberían estar cubiertos durante los servicios religiosos.”

El grupo de Roanoke, en 1955, adoptó la siguiente resolución: “64.- Reforma en el Vestuario: Fueron discutidos varios puntos de la reforma en el vestuario: a. Fue propuesto y apoyado que los vestidos de nuestras hermanas deben estar aproximadamente a nueve pulgadas del suelo, suficientemente largos como para cubrir las pantorrillas. b. Que el largo de las mangas sea completo en el vestido de nuestras hermanas cuando acudan a los servicios y reuniones de la iglesia y para las visitas misioneras. c. Que en las tareas domésticas, tanto dentro como fuera, el largo de las mangas llegue al codo. d. Que, en el asunto de la reforma en el vestuario, en general, sean considerados la edad, el clima, las circunstancias y el lugar. Se citaron las siguientes referencias: Ministerio de Curación 292; 4 Testimonies142; 2 Testimonies 610. e. Todas las demás cuestiones relacionadas con la reforma en el vestuario serán consideradas en el folleto a ser preparado por la Conferencia General.

Para el año 1966, la facción de la Sociedad Misionera Internacional, relaja un poco el asunto, mediante la siguiente resolución: “1966-21 Moda 19 de septiembre de 1966: Al considerar la resolución del año 1960 reprobamos todas las necedades de la moda que sean inmorales o insanas. Por ello, el largo del vestido debe cubrir la mitad de la pantorrilla. No es conveniente asistir al servicio religioso ni presentarse en público con vestido sin mangas. Por lo menos tres cuartas parte del brazo debe estar cubierto. Si no se tiene éxito con las amonestaciones con respecto al vestuario que atentan contra el pudor y la modestia se debe aplicar la disciplina de iglesia. Ver Joyas de los Testimonios, tomo 1, págs. 600-601.”

Sin embargo, nosotros creemos que todo asunto debe ser resuelto por la iglesia, no por decisiones de hombres, si no, por un claro escrito está. En nuestro caso, nosotros nos apegamos a lo revelado en los Testimonios.

¿Cuál debe ser el largo del vestido de las hermanas, según el Espíritu de Profecía?

Nuestra creencia que el vestido debe ser más o menos a la altura del tobillo se basa en el siguiente Testimonio: “Si las mujeres usan vestidos cuyo extremo quede de tres a cinco centímetros del suelo, para no tocar la suciedad, estos serán modestos y podrán mantenerse limpios con más facilidad que si fueran excesivamente largos. Esa clase de vestidos estarían de acuerdo con nuestra fe.” Consejos sobre la salud, pág. 608

Sabemos, que quienes abogan por un vestido más corto, con habilidad de manipular los Testimonios, se han atrevido a justificar su deseo mundanal, señalando que, si se usan botas, el vestido puede ir tan alto, como hasta llegue dicho zapato, pero, como se verá, esta es una falsa enseñanza.

“Mis conceptos tenían el objeto de corregir la moda actual, el vestido extremadamente largo que arrastra por el suelo, y también corregir el uso de vestido exageradamente corto que llega hasta las rodillas, que es usado por cierta clase de mujeres. Se me mostró que debemos evitar ambos extremos. Al usar un vestido que llegue hasta la parte superior del botín de mujer eludiremos los males del vestido extremadamente largo, y también los males y la notoriedad del vestido exageradamente corto.” Testimonios para la iglesia, tomo 1, pág. 408

Al respecto, la misma mensajera del Señor comenta:

“En mi artículo sobre la vestimenta publicado en How to Live procuré presentar un estilo de vestir saludable, conveniente, económico pero decoroso y que sienta bien a las mujeres cristianas, si es que lo eligen. Traté, tal vez en forma imperfecta, de describir esa clase de vestido. ‘El vestido debiera llegar hasta poco más abajo de la parte de arriba de la botapero debiera ser suficientemente corto para evitar el sucio suelo de la vereda y la calle, sin que sea necesario levantarlo con la mano’. Algunos han sostenido que cuando digo ‘la parte de arriba de la bota’ quiero decir la parte de arriba de las botas como las que usan los hombres. Pero al hablar de ‘la parte de arriba de la bota’ me refería a la parte superior de la bota de mujer o botín. Si hubiera pensado que se me interpretaría mal habría escrito con más detalle. Si las mujeres tuvieran la costumbre de usar botas altas como las de los hombres, podría ver excusa suficiente para esta equivocación. Creo que la redacción del texto es muy clara, de modo que nadie necesita confundirse. Tenga la bondad de volver a leer: ‘El vestido debiera llegar hasta poco más abajo de la parte superior de la bota’. Y ahora considere la frase que completa lo anterior: ‘Pero debiera ser suficientemente corto para evitar el sucio suelo de la vereda y la calle, sin que sea necesario levantarlo con la mano. Un vestido aún más corto que esto sería decoroso, conveniente y saludable para las mujeres cuando realizan los trabajos hogareños, y especialmente para las que tienen que hacer trabajos al aire libre’.

“No puedo ver excusa alguna para que personas razonables entiendan mal y perviertan el significado de mis palabras. Al hablar del largo del vestido, si me hubiera referido a las botas de caña alta que casi llegan hasta las rodillas, ¿qué necesidad tenía de añadir ‘pero [el vestido] debiera ser suficientemente corto para evitar el sucio suelo de la vereda y la calle, sin que sea necesario levantarlo con la mano’? Si hubiera querido decir botas de caña alta, el vestido ciertamente ya sería suficientemente corto para evitar la suciedad de la calle sin que fuera necesario levantarlo, y sería suficientemente corto para usarlo en cualquier clase de trabajo.” Testimonios para la iglesia, tomo 1, págs. 407-408

Como se ve, de ninguna manera, ella está hablando de botas de talle alto, si no, de botines bajos de mujer. Basados en el Testimonio anterior, creemos que en las labores diarias y en el trabajo, las hermanas pueden usar una falda un poco más corta, por cuestiones de comodidad. Conforme a lo señalado en el siguiente Testimonio, creemos que en esos casos el vestido debe estar a unos 22 centímetros del piso.

“La altura apropiada a la cual debe estar el ruedo del vestido del suelo no me fue dada en pulgadas… Pero tres grupos de mujeres pasaron delante de mí, con sus vestidos de la siguiente manera con respecto a su largo:

“El primer grupo llevaba un largo a la moda, que estorbaba los miembros inferiores, impidiendo caminar, y que barría la calle y recolectaba su suciedad; los malos resultados de este tipo [de vestido] los he declarado plenamente. Esta clase, compuesta de esclavas de la moda, aparecían débiles y lánguidas.

“El vestido de la segunda clase de mujeres que pasaron delante de mí era, en muchos aspectos, como debía ser. Los miembros [piernas] estaban bien abrigadas. Estaban libres de la carga que el tirano Moda había impuesto sobre la primera clase. Pero ellas habían ido a tal extremo en lo corto del vestido, que éste producía disgusto y creaba prejuicios en las personas buenas, y destruía en gran medida su propia influencia. Este es el estilo y la influencia de la “moda americana”, enseñada y usada por muchos en la revista Our Home (Nuestro Hogar), de Dansville, Nueva York. El vestido no llega a la rodilla. Tengo que decir que este estilo de vestido se me mostró que era demasiado corto.

“Una tercera clase de mujeres, con una disposición gozosa, con paso libre y elástico, pasó delante de mí. Sus vestidos eran del largo que he descrito como adecuado, modesto y saludable. En todas las circunstancias, tales como subiendo o bajando escaleras, etcétera, se hallaba a unas pocas pulgadas por encima de la suciedad de la calle y de las veredas…

“Yo me puse un vestido cuyo largo era tan parecido al que había visto y descrito, según yo lo podía juzgar. Mis hermanas en el norte de Míchigan también lo adoptaron. Y cuando se llegó al tema de las pulgadas [altura] a fin de asegurar la uniformidad en cuanto al largo en todas partes se usó una regla, y se halló que el largo de los vestidos fluctuaba a una altura del piso, entre 20 y 24 cm (8 a 10″) Algunos de éstos eran un poco más largos que la muestra que me fue presentada, mientras que otros eran un poco más cortos (The Review and Herald, 8 de octubre de 1867).” Mensajes Selectos, tomo 3, págs. 316-317.

La Santa Cena ¿copa única o copas individuales?

Algunos hermanos muy queridos de la Sociedad Misionera Internacional, nos han preguntado por qué en la Iglesia de los Reformadores Adventistas del Séptimo Día, creemos que la santa cena debe realizarse con una única copa.

Contexto histórico

Lo primero que deseamos resaltar, es que esta es una creencia, que no nació con nosotros, hasta mediados de los años 1990, la misma Sociedad Misionera Internacional, practicaba la repartición del vino, de la misma manera.

Cuando el Movimiento de Reforma estaba unificado, en el año 1948, se tomó la siguiente resolución: “La Sagrada Comunión: Sólo hermanos consagrados pueden pedir la bendición sobre la copa y el pan. El pan se preparará solamente con la mejor harina, agua, un poco de sal, y grasa o aceite vegetal. No se debe usar leche.” (Énfasis suplido) Tomado del libro: Resumen de las resoluciones tomadas por las sesiones de delegados de la Asociación General 1921-2007 organizadas por tema, pág. 35 publicado por la Conferencia General de la Sociedad Misionera Internacional de los Adventistas del Séptimo Día, Movimiento de Reforma.

Como se nota, se habla de una copa individual. Sin embargo, en el año 1993, en congreso de su Asociación General, decidieron: “1993-07 Copas múltiples 5 de abril de 1993. Debido a las preocupaciones con respecto al peligro de contraer el virus del SIDA, la iglesia es libre de usar copas individuales.” Ibíd. pág. 36

Desde 1914 hasta 1993, es decir por casi 80 años, la SMI utilizó una única copa para la repartición del vino en la santa cena.  Para el año 1997, las cosas no estaban aún claras y tuvieron que volver a examinar el tema y finalmente resolvieron: “1997-21 La Cena del Señor y el uso de copas individuales 24 de julio de 1997 Esta propuesta dice: “¿Tiene derecho un miembro o una iglesia local de pedir el uso de copas individuales durante la Cena del Señor como medida preventiva?”. La propuesta sobre las copas individuales en la Cena del Señor quedó como sigue: “Si los miembros de las iglesias locales eligen servir el vino en una copa, están autorizados para hacerlo. Aquellos que deciden o desean usar copas individuales en el servicio de la Cena del Señor están libres para hacerlo”. La mayoría, por voto abierto, estuvo de acuerdo con esta nueva redacción de la propuesta.” Ibíd.

Nótese que la norma no debía ser, usar copas indiduales, si no, que bajo petición de un miembro, se le podía la cena en copa individual, sin embargo, en la práctica, la norma es que en todas las iglesias, hasta donde conocemos, se usan copas individuales.

Por su parte, el grupo con sede de Roanoke, no ha escapado de la controversia. En el libro Decisiones doctrinales de las Asambleas de la Conferencia General, publicado por la Asociación Ecuatoriana de los Adventistas Movimiento de Reforma, en la pág. 41, vemos que ya en el año 1959, el tema entra en consideración, bajo la resolución ” 32.- Copa Única en la Santa Cena: Se preguntó si podría haber alguna modificación en cuanto al uso de la copa única en los Ritos Sagrados y qué debería hacerse con quienes se oponen al uso de la copa única por razones higiénicas u otras razones.

Hubo algunas discusiones sobre estos puntos y varias referencias fueron leídas para confirmar nuestra posición. 1 Corintios 10:16; Mateo 26:27.

Se resuelve:

  1. Qué nuestra posición referente a la copa única permanezca como ha sido desde el inicio de nuestro movimiento.
  2. Que aconsejamos, en tal caso, no excluir a un miembro solamente por esta razón, pues habrá sin dudas otras razones que finalmente harán que la persona deje la iglesia o harán necesario el aplicar la disciplina. Juan 6:53,66″

En 1983, se vuelve a tocar el tema. “34.- Copas individuales: Una pregunta a nuestras Asociaciones dice: “¿Por qué no utilizamos copas individuales en la Santa Cena, siendo que esto sería una forma de prevenir enfermedades contagiosas?”

Respuesta: Reafirmamos la resolución 32/59. El uso de copa única ha sido nuestra práctica desde el mismo inicio de nuestro movimiento. 1Corintios 10:16; Mateo 26:27; 1Corintios 11:25; Lucas 22:17; Marcos 14:23.” Ibíd.

Para 1991, decidieron: ” 54.- La Copa en Cena del Señor: Considerando que el material y las propuestas presentadas por la Comisión Doctrinaria permanente de la Conferencia General, referente al uso de una copa común o copas individuales  fueron examinadas por nosotros, en  calidad de Comisión Doctrinaria Temporal queda resuelto: Que consideramos que el material producido por la Comisión Doctrinaria Permanente es insuficiente para cambiar nuestra práctica. Por lo tanto recomendamos reconfirmar nuestra posición original, a saber, una copa común, como siempre ha sido, en calidad de iglesia desde 1925 hasta la presente fecha.” Ibíd.

En 1995, regresa a colación. “69.- Copa común: Considerando que después de que varios hermanos presentaron sus opiniones sobre la copa en la Santa Cena, y que como tenemos resoluciones sobre esa materia desde el inicio del Movimiento de Reforma, posiciones que fueron confirmadas en 1959, resolución 32; 1983, resolución 34 y 1991, resolución 54;

Se resuelve: Que votemos por aceptar  la recomendación de la Comisión Doctrinaria temporaria, que reafirma el continuar con nuestra práctica como antes.

La recomendación textual de la comisión dice: “Considerando que ha sido examinada la cuestión del uso de la copa común, y después de extensa discusión se decidió recomendar que continuemos con nuestra práctica” Ibíd. págs. 41-42

Increíblemente, en 1999, regresa el mismo punto. “100.- Cena del Señor: Considerando que el comité especial designado para recomendar el método de distribución del vino en la Cena del Señor trajo su consejo a la delegación,

Se resolvió que su recomendación sea aceptada como sigue:

  1. Que la ordenanza de la Cena del Señor es una doctrina;
  2. Que el procedimiento para la distribución del vino se ha basado en nuestra comprensión de Mateo 26:27-30; Marcos 14:23,24; 1 Corintios 11:23-30; Deseado de Todas las Gentes 656, 657.

Se recomendó realizar un estudio más profundo sobre esta cuestión y preparar  materiales a ser enviados a todas las Uniones, Campos y Misiones. Además se recomendó que sigamos siendo como somos, y por lo tanto: no votar o dar lugar al debate.” Ibíd. pág. 42

Pero, a pesar, de que está última resolución, dice claramente que acuerdan no votar o dal lugar al debate sobre este tema, en la sesión llevada a cabo en Roanoke, Estados Unidos en el 2015, se vuelve a tomar una votación, con un resultado muy interesante: 86 delegados votaron contra el cambio y 85 a favor de empezar a utilizar copas individuales.

Es sabido, que en Brasil, Estado Unidos y en otros países, hay congregaciones del grupo de Roanoke, que a pesar, del voto de la asociación general, ya toman la cena en copas individuales.

Fundamento bíblico y en los Testimonios

El asunto se debe resolver de una manera muy simple. Las Escrituras y los Testimonios, deben decir cuál fue la forma en que se celebró la primera santa cena y cómo la celebró la primitiva iglesia y de allí, será claro, cuál es la forma en que la Iglesia fiel del Señor debe continuar haciéndolo.

Mateo 26: 27-29:

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.”

¿Cuántas copas usó Jesús? “Y tomando la copa” ¿De cuántas copas bebieron los discípulos? “Bebed de ella todos.”  Entonces Mateo 26:27-29 una sola copa.

Marcos 14:23-25:

“Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio; y bebieron de ella todos. Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada. De cierto os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.”

¿Cuántas copas usó Jesús? “Y tomando la copa” ¿De cuántas copas bebieron los discípulos? “Bebieron de ella todos.” Entonces Marcos 14:23-25 una sola copa.

Lucas 22:17-18:

“Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.”

¿Cuántas copas usó Jesús? “habiendo tomado la copa” ¿De cuántas copas bebieron los discípulos? “Tomad esto, y repartidlo entre vosotros.” Entonces Lucas 22:17-18 una sola copa.

Es claro que en los Evangelios, únicamente se utilizó una única copa. Ahora bien, veamos el caso de la Iglesia Primitiva. Pablo en el libro de Gálatas, nos dice claramente: “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.” Gálatas 1:11-12

Si Pablo recibió la enseña directa del Jesucristo, debemos ver qué fue lo que el enseñó sobre este tema.

I Corintios 11:23-26:

“Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;  y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”

Estos textos son muy importantes, para resolver este asunto. Pablo está recitando la enseñanza que el recibió y nos habla que debemos seguir el ejemplo de Jesús en esta materia. Entonces, ¿cuántas copas usó Jesús? “Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;” ¿Qué orden se nos da? ” haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí.” ¿Cuántas copas debemos usar? “y bebiereis esta copa”

I Corintios 10:16:

La copa de bendición que bendecimos ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?

¿Cuántas copas se bendicen? “La copa de la bendición.”

LOS TESTIMONIOS

“Cristo se hallaba en el punto de transición entre dos sistemas y sus dos grandes fiestas respectivas. El, el Cordero inmaculado de Dios, estaba por presentarse como ofrenda por el pecado, y así acabaría con el sistema de figuras y ceremonias que durante cuatro mil años había anunciado su muerte. Mientras comía la pascua con sus discípulos, instituyó en su lugar el rito que había de conmemorar su gran sacrificio. La fiesta nacional de los judíos iba a desaparecer para siempre. El servicio que Cristo establecía había de ser observado por sus discípulos en todos los países y a través de todos los siglos

El rito de la cena del Señor fué dado para conmemorar la gran liberación obrada como resultado de la muerte de Cristo. Este rito ha de celebrarse hasta que él venga por segunda vez con poder y gloria. Es el medio por el cual ha de mantenerse fresco en nuestra mente el recuerdo de su gran obra en favor nuestro.

“Y comiendo ellos, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dió a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed, esto es mi cuerpo. Y tomando el vaso, y hechas gracias, les dió, diciendo: Bebed de él todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Y os digo, que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día, cuando lo tengo de beber nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.” Deseado de todas las gentes, págs. 608-609

“El ejemplo de Cristo prohíbe la exclusividad en la cena del Señor. Es verdad que el pecado abierto excluye a los culpables. Esto lo enseña claramente el Espíritu Santo ver. 1 Corintios 5:5. Pero fuera de esto, nadie ha de pronunciar juicio. Dios no ha dejado a los hombres el decidir quiénes se han de presentar en estas ocasiones, Porque, ¿quién puede leer el corazón? ¿Quién puede distinguir la cizaña del trigo? “Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa”. Porque “cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor”. “El que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para él”. 1 Corintios 11:28, 27, 29…

“El rito de la comunión señala la segunda venida de Cristo. Estaba destinado a mantener esta esperanza viva en la mente de los discípulos. En cualquier oportunidad en que se reuniesen para conmemorar su muerte, relataban como él “tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de pecados. Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre”. Mateo 26:27-29. En su tribulación hallaban consuelo en la esperanza del regreso de su Señor. Les era indeciblemente precioso el pensamiento: “Todas las veces que comiéreis este pan, y bebiéreis esta copa, lamuerte del Señor anunciáis hasta que venga”. 1 Corintios 11:26.” Consejos para la iglesia, págs. 542,549

“Mientras estaban quietos en torno a la mesa, Jesús tomó el pan, y habiendo dado gracias, lo partió, y les dio diciendo: “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. “De igual manera, después de haber cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama”. Lucas 22:19, 20. La Biblia dice: “Así pues, todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga”. 1 Corintios 11:26. El pan y el mosto representan el cuerpo y la sangre de Cristo. Así como el pan fue quebrado, y el vino vertido, sobre la cruz el cuerpo de Cristo fue quebrantado y su sangre derramada para salvarnos. De manera que al comer el pan y beber el vino, expresamos que creemos en esto, que nos arrepentimos de nuestros pecados y que recibimos a Cristo como nuestro Salvador.” La única esperanza, págs. 89-90

De esta manera, es claro que no existe ni en la Biblia ni en los Testimonios, motivo alguno, para repartir el jugo de uva en copas individuales. AL respecto, nuestra Declaración de fe, dice: “Conforme a la Escritura, creemos que se debe usar una sola copa para todos los hermanos. En caso, de que exista un miembro enfermo, por su condición, se le dará la santa cena, de manera privada.”

Pero, nos queda una pregunta por responder ¿Es justificante celebrar la santa cena en copas individuales por salud?

Nosotros nos aferramos por fe a lo que dicen las Escrituras: ” tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.” Marcos 16:18

¿Se transmite el SIDA por beber del mismo vaso?

El Gobierno de la Rioja en España, en su sitio de la Comisión Antisida reseña: ” ¿Cómo NO se transmite el VIH? El virus del VIH no se trasmite por las actividades de la vida cotidiana: apretones de manos, besos, abrazos, bebiendo del mismo vaso o comiendo del mismo plato o con los mismos cubiertos. Tampoco se transmite por compartir duchas, piscinas, gimnasios, teléfonos públicos, aseos o transportes. Las donaciones de sangre son totalmente seguras y los animales no trasmiten el VIH.” http://www.antisidalarioja.org/informacion-basica-sobre-la-infeccion-por-vihsida/vias-de-transmision/

El sitio Medicina 21 señala: ” MITO Puedo contagiarme del VIH por contactos casuales como dar la mano, dar una brazo, usar un lavabo público, beber del mismo vaso que alguien que está infectado por el VIH o por estar cerca de una persona infectada que tose o estornuda.

REALIDAD El VIH no se transmite por el contacto diario casual en el entorno social ni en el trabajo. Uno no se infecta por darla mano a alguien, abrazar a alguien, usar el mismo lavabo ni beber del mismo vaso que una persona infectada por el VIH, ni por estar expuesto a la tos o los estornudos de una persona infectada por el VIH.

El VIH se transmite a través del sexo vaginal, anal y oral; la una transfusión de sangre contaminada; por compartir agujas contaminadas en el entorno médico asistencial y entre los que se inyectan drogas intravenosas; y de la madre al hijo, durante el embarazo, el parto y la lactancia.”https://www.medicina21.com/especialidades/ver2/2291

Usar ese argumento para el abandono de la copa única, creemos no es válida, según nuestra comprensión de la Verdad Presente.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén