LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

PARA EL TERCER Y CUARTO TRIMESTRE DEL 2016

EL PUEBLO DE DIOS EN LOS ÚLTIMOS DÍAS

INTRODUCCIÓN

El pueblo de Dios en los últimos días

Mientras consideraba los últimos días, el apóstol Pablo vio claramente cómo sería y escribió: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos” (2 Timoteo 3:1). Otras versiones traducen la palabra “peligrosos” como “difíciles.”

El mensaje de Jesús para los últimos días también es muy impresionante: “…Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24:12). ¿Qué es el mundo sin amor? ¿Quién puede ser feliz sin él en la familia, en la iglesia, y en la sociedad?

Su próxima descripción de nuestros últimos días está relacionada a la fe: “…Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?” (Lucas 18:8). Esta frase es muy corta, pero también muy significativa. Menos y menos personas creen en Dios, en su palabra, en sus milagros, en su resurrección, y en su segunda venida. ¿Qué queda de espiritualidad para muchas personas? Sólo “apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella” (2 Timoteo 3:5). Cada día muestra que el fin se acerca.

Recordando la historia, la sierva del Señor escribe: “La imagen revelada a Nabucodonosor, mientras que representa el deterioro de los reinos en poder y gloria, también representa apropiadamente el deterioro de la religión y moralidad entre las personas de estos reinos. En la medida que las naciones olvidan a Dios, en la misma proporción se vuelven débiles moralmente.

“Babilonia desapareció porque en su prosperidad se olvidó de Dios, y atribuyó la gloria de su prosperidad al logro humano.

“El reino medo persa fue visitado por la ira del cielo porque en este reino la ley de Dios fue pisoteada. El temor del Señor no halló lugar en los corazones de las personas. Las influencias predominantes en Medo-Persia eran maldad, blasfemia, y corrupción.

“Los reinos que prosiguieron fueron aun más vulgares y corruptos. Se deterioraron porque abandonaron su lealtad a Dios. Mientras se olvidaban de Él, se perdían cada vez más en la escala del valor moral” (The Youth’s Instructor, 2 de Septiembre de 1903).

Luego, cambiando su opinión a sus días, ella añadió: “Hemos llegado a un tiempo en el que la obra sagrada de Dios es representada por los pies de la imagen en la cual el hierro fue mezclado con el barro cocido. Dios tiene un pueblo, un pueblo elegido, cuyo entendimiento deber ser santificado, quienes no deben volverse profanos colocando sobre el fundamento madera, paja y rastrojo. Toda alma que es fiel a los mandamientos de Dios verá que la característica distintiva de nuestra fe es el séptimo día sábado. Si el gobierno honrara al sábado como Dios ha mandado, resistiría en la fuerza de Dios y en defensa de la fe una vez entregada a los santos. Pero los estadistas defenderán el sábado espurio y mezclarán su fe religiosa con la observancia de este hijo del papado, colocándolo por encima del sábado que el Señor ha santificado y bendecido, apartándolo para que el ser humano se conserve santo, como una señal entre Él y su pueblo para miles de generaciones. La combinación de las artimañas de la iglesia y las artimañas del estado es representada por el hierro y el barro. Esta unión está debilitando todo el poder de las iglesias. Esto de investir la iglesia con el poder del estado traerá malos resultados. Los seres humanos casi han sobrepasado el límite de la paciencia de Dios. Han invertido su fuerza en la política, y se han unido con el papado. Pero llegará el tiempo cuando Dios castigará a todos los que han anulado su ley, y su obra perversa recaerá sobre ellos mismos” (Manuscript 63, 1899; Comentario Bíblico Adventista, tomo 4, págs. 1168, 1169).

Los eventos venideros serán mucho más estremecedores y severos de lo que podemos imaginar, pues todo lo que no está firmemente establecido será conmovido (Hebreos 12:27). Por lo tanto, en vista de la prueba futura, el Espíritu de profecía aconseja: “Una seria obra de preparación ha de ser hecha por los adventistas del séptimo día si desean permanecer firmes en las angustiosas pruebas que tienen ante ellos. Si se mantienen leales a Dios en la confusión y la tentación de los últimos días, deben buscar al Señor con humildad de corazón para obtener sabiduría a fin de resistir los engaños del enemigo…

“Siempre hemos de tener presente el solemne pensamiento del pronto regreso del Señor, y en vista de ello reconocer la obra individual que debe hacerse. Mediante la ayuda del Espíritu Santo hemos de resistir las inclinaciones naturales y las tendencias al mal, y desarraigar de la vida todo elemento que no se asemeje a Cristo. Así prepararemos nuestros corazones para la recepción de la bendición de Dios, la que nos impartirá gracia y nos pondrá en armonía con la fe de Jesús. Para esa obra de preparación se le han concedido a este pueblo grandes ventajas en la luz que se le ha otorgado, en los mensajes de advertencia e instrucción, enviados por medio de la operación del Espíritu de Dios” (En los Lugares Celestiales, pág. 349).

Estas Lecciones de Escuela Sabática, “El Pueblo de Dios en los Últimos Días” han sido preparadas en vista de lo que está sucediendo ahora y lo que está justo adelante. Es el deseo y sincera oración del escritor así como también de todos los hermanos de la Conferencia General y el Departamento Ministerial que los alumnos consideren estos asuntos con la gran seriedad que estos tiempos ameritan. Que la lección de cada semana sea una gran bendición para todos nuestros hermanos y hermanas, jóvenes, y almas interesadas.

–Los hermanos y hermanas de la Conferencia General y el Departamento Ministerial

TABLA DE CONTENIDOS

  1. El Libros de Daniel y el Apocalipsis
  2. Los Tres Mensajes Angélicos
  3. El Pueblo de Dios y la Doctrina del Santuario
  4. El Juicio Investigador
  5. Laodicea–Juicio del Pueblo
  6. Muestra al Pueblo Sus Transgresiones
  7. “¡Sé Pues Celoso, y Arrepiéntete!”
  8. La Cizaña y la Buena Semilla
  9. El Zarandeo
  10. Una Cabeza, Un Cuerpo
  11. El Pueblo Remanente de Dios
  12. La Historia de Israel, una Advertencia para el Pueblo de Dios Hoy
  13. El Pueblo de Dios en el Mundo Pero No del Mundo
  14. Reparadores de Portillos
  15. Centinelas
  16. La Misión del Pueblo de Dios en los Últimos Días
  17. Advertencia contra el Grito de “Paz y Seguridad”
  18. Advertencia contra el Espiritismo y las Falsas Doctrinas
  19. Advertencia contra la Marca de la Bestia y Su Imagen
  20. Los Que Reciben el Sello de Dios
  21. La Lluvia Tardía
  22. El Fuerte Clamor
  23. El Pueblo de Dios Perseguido pero Unido
  24. El Pueblo de Dios Acusado y Condenado
  25. El Pueblo de Dios Durante el Tiempo de Angustia
  26. El Pueblo de Dios Liberado

EN OTROS IDIOMAS

9104 9037