Mes: enero 2015

¿Habrá un día de descanso en el paraíso restaurado?

La respuesta es un rotundo e inequívoco sí. El profeta Isaías nos predice: ” Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová.” Isaías 66:23-23

Diez-mandamientos-y-el-sello-de-Dios“Se me mostró que la ley de Dios permanecerá inalterable por siempre y regirá en la nueva tierra por toda la eternidad. . . . Dios reposó en el séptimo día, lo bendijo y lo santificó. Vi que el sábado nunca será abolido, sino que los santos redimidos y toda la hueste angélica lo observarán eternamente en honra del gran Creador.” –Primeros Escritos, pág. 217.

Nuestro tema de estudio cada sábado, será: “ para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios.” Efesios 3:17-19

“Y a medida que los años de la eternidad transcurran, traerán consigo revelaciones más ricas y aún más gloriosas respecto de Dios y de Cristo. Así como el conocimiento es progresivo, así también el amor, la reverencia y la dicha irán en aumento. Cuanto más sepan los hombres acerca de Dios, tanto más admirarán su carácter.” –El Conflicto de los Siglos, págs. 736, 737.

¿Es cierto que en la eternidad podremos visitar otros mundos?

Por la luz que tenemos en la Biblia y en los Testimonios, sabemos que existen otros mundos habitados por seres no caídos. La Palabra de Dios nos dice que antes de la caída del hombre, Adán era llamado “hijo de Dios.” Lucas 3:38 A Adán le fue dado el dominio de la tierra y era su representante. (Ver Gén 2-3)

Posteriormente, dicho dominio le fue quitado por sus transgresión y Satanás, se apoderó del mismo, llegando a ser considerado como “el dios de este mundo” II Corintios 4:4.

La Biblia, registra que existen concilios celestiales, donde asisten representantes de los planetas habitados. “Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás.  Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella.” Job 1: 6-7

“El Señor me mostró en visión otros mundos. Me fueron dadas alas y un ángel me acompañó desde la ciudad a un lugar brillante y glorioso. La hierba era de un verde vivo y las aves gorjeaban un dulce canto. Los moradores de aquel lugar eran de todas estaturas, eran nobles, majestuosos y hermosos. Llevaban la manifiesta imagen de Jesús, y su semblante refulgía de santo júbilo, como expresión de la libertad y dicha que en aquel lugar disfrutaban. Pregunté a uno de ellos por qué eran mucho más bellos que los habitantes de la tierra, y me respondió: ‘Hemos vivido en estricta obediencia a los mandamientos de Dios, y no incurrimos en desobediencia como los habitantes de la tierra’. –Primeros Escritos, págs. 39, 40.

enocEl Registro sagrado nos informa de que Enoc fue trasladado de la tierra. “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.” Génesis 5:24

Sabemos por los testimonios, que Enoc fue llevado a otro planeta. “Después me transportaron a un mundo que tenía siete lunas; donde vi al anciano Enoc, que había sido trasladado. Llevaba en su brazo derecho una esplendente palma, en cada una de cuyas hojas se leía escrita la palabra: ‘Victoria’. Ceñía sus sienes una brillante guirnalda blanca con hojas, en el centro de cada una de las cuales se leía: ‘Pureza’. Alrededor de la guirnalda había piedras preciosas de diversos colores que resplandecían más vivamente que las estrellas y, reflejando su fulgor en las letras, las magnificaban. En la parte posterior de la cabeza llevaba un moño que sujetaba la guirnalda, y en él estaba escrita la palabra: ‘Santidad’. Sobre la guirnalda ceñía Enoc una corona más brillante que el sol. Le pregunté si aquel era el lugar adonde lo habían transportado desde la tierra. Él me respondió: ‘No es éste. Mi morada es la ciudad, y he venido a visitar este sitio’. Andaba por allí como si estuviese en casa.” –Primeros Escritos, pág. 40.

Existen una serie de promesas para los hijos de Dios redimidos. Entre ellas: “antes bien, como está escrito: cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman.” I Corintios 2:9 También nos dice que “el misterio que había estado oculto desde los siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos” Colosenses 1:26

El apóstol Pablos nos habla de su propia experiencia y comenta: ” Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar.” II Corintios 12:2-4

 “Todos los tesoros del universo se ofrecerán al estudio de los redimidos de Dios. Libres de las cadenas de la mortalidad, se lanzan en incansable vuelo hacia los lejanos mundos –mundos a los cuales el espectáculo de las miserias humanas causaba estremecimiento de dolor, y que entonaban cantos de alegría al tener noticia de un alma redimida. Con indescriptible dicha los hijos de la tierra participan del gozo y de la sabiduría de los seres que no cayeron. Comparten los tesoros de conocimientos e inteligencia adquiridos durante siglos y siglos en la contemplación de las obras de Dios. Con visión clara consideran la magnificencia de la creación –soles y estrellas y sistemas planetarios que en el orden a ellos asignado circuyen el trono de la Divinidad.” –El Conflicto de los Siglos, pág. 736.

Se nos invita, en vista de tan hermosas promesas a  que “alcemos los ojos y dejemos que nuestra fe aumente de continuo. Dejemos que esta fe nos guíe a lo largo de la senda estrecha que ha de llevarnos por las puertas de la ciudad al gran más allá, al amplio e ilimitado futuro de gloria que espera a los redimidos. ‘Pues, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia, hasta que reciba la lluvia temprana y tardía. Tened también vosotros paciencia: confirmad vuestros corazones: porque la venida del Señor se acerca’ (Santiago 5:7, 8).” –Profetas y Reyes, pág. 541

¿Qué cosas harán los redimidos en la eternidad?

La Biblia, claramente nos enseña que el ser humano restaurado al estado edénico, no estará desocupado. Por ejemplo el libro de Isaías, relata: “Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas.” 66:21

Nos continúa diciendo el mismo profeta: “Y mi pueblo habitará en morada de paz, en habitaciones seguras, y en recreos de reposo.” 32:18

edificaran casaComentando al respecto, el Espíritu de Profecía indica: “En la tierra renovada, los redimidos participarán en las ocupaciones y los placeres que daban felicidad a Adán y Eva en el principio. Se vivirá la existencia del Edén, en huertos y campos. ‘Y edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No edificarán, y otro morará; no plantarán, y otro comerá: porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos perpetuarán las obras de sus manos’ (Isaías 65:21, 22).” –Profetas y Reyes, pág. 540.

Sin embargo, el mayor deleite de los redimidos, será el adquirir constantemente conocimiento del Redentor y del plan de redención que Dios trazó para la humanidad.

Zacarías, nos presenta una escena conmovedora: “Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.” Zacarías 13:6

“Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios… El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” Apocalipsis 21:3,7

“[En la Nueva Jerusalén los] intelectos inmortales contemplarán con eterno deleite las maravillas del poder creador, los misterios del amor redentor. Allí no habrá enemigo cruel y engañador para tentar a que se olvide a Dios. Toda facultad será desarrollada, toda capacidad aumentada. La adquisición de conocimientos no cansará la inteligencia ni agotará las energías. Las mayores empresas podrán llevarse a cabo, satisfacerse las aspiraciones más sublimes, realizarse las más encumbradas ambiciones; y sin embargo surgirán nuevas alturas que superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos que agucen las facultades del espíritu, del alma y del cuerpo.” –El Conflicto de los Siglos, pág. 736.

“[En la tierra hecha nueva] toda facultad será desarrollada, toda capacidad aumentada. Las mayores empresas podrán llevarse a cabo, satisfacerse las aspiraciones más sublimes, realizarse las más encumbradas ambiciones. Y sin embargo surgirán nuevas alturas que superar, nuevas maravillas que admirar, nuevas verdades que comprender, nuevos objetos de estudio que agucen las facultades del espíritu, del alma y del cuerpo.

“Los profetas a quienes fueron reveladas estas grandiosas escenas anhelaron comprender todo su significado. ‘Han inquirido y diligentemente buscado, escudriñando cuándo y en qué punto de tiempo significaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos. . . . A los cuales fue revelado, que no para sí mismos, sino para nosotros administraban las cosas que ahora os son anunciadas’ (1 Pedro 1:10–12). A nosotros que estamos a punto de ver su cumplimiento, ¡de cuánto significado, de cuán vivo interés, son estos delineamientos de las cosas por venir, acontecimientos por los cuales, desde que nuestros primeros padres dieron la espalda al Edén, los hijos de Dios han estado velando y aguardando, anhelando y orando!” –Profetas y Reyes, pág. 540.

Cuán grande privilegio nos espera… si somos fieles hasta el fin.

Albóndigas de quinoa roja en salsa de tomate

INGREDIENTES:

Para las albóndigas

  • 1 taza de quinoa roja
  • 1 taza de garbanzos cocinados y escurridos
  • 1/2 taza de avena integral
  • 1 cebolla
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 chile dulce
  • especies (romero, tomillo, cúrcuma y cualquier otra que sea conforme a nuestra fe)
  • orégano o perejil en polvo al gusto
  • sal marina al gusto

Para la salsa

  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 2 ramas de apio con sus hojas picadas grande
  • 1 cebolla grande en trozos
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 chile dulce en trozos
  • 2 cucharaditas de azúcar cruda
  • 10 tomates medianos en trozos
  • sus hiervas y especies favoritas
  • sal marina al gusto

PREPARACIÓN:

De las albóndigas

  1. En una olla, cocine la quinoa (se pone en dos tazas y media de agua a fuego medio hasta que empiecen a “abrirse” las semillitas)
  2. Escurra bien y reserve.
  3. En un procesador o una licuadora, ponga todos los otros ingredientes (excepto la avena integral) hasta alcanzar una textura homogénea pegajosa.
  4. Agregue la quinoa y mezcle. Poco a poco agregue la avena integral y forme bolitas.
  5. Corrija la sal y el sabor.

De la salsa

  1. En una olla ponga el aceite a fuego alto, agregue la cebolla, el apio, los ajos y el chile, espere a que empiecen a caramelizar, junto con sus hiervas preferidas.
  2. Agregue el azúcar, revuelva bien.
  3. Agregue el tomate, revuelva de vez en cuando hasta que el tomate empiece a deshacerse.
  4. En una licuadora con mucho cuidado, por lo caliente, licúe, la salsa.
  1. Lleve la salsa al fuego a temperatura media.
  2. Agregue las albóndigas, trate de no revolver mucho para no deshacerlas.
  3. Agregue un poco de agua, al punto que la salsa cubra las albóndigas.
  4. A fuego bajo, espere que la salsa se reduzca y espese.
  5. Sirva y disfrute. No olvide dar gracias a Dios por los alimentos.

 

Veganesa de ajo y gengibre

INGREDIENTES:

  • 1 taza de aceite vegetal (preferible de oliva)
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 trozo pequeño de jengibre (unos tres centímetros de largo por dos de ancho)
  • 1 rollo de culantro
  • 3 limones (jugo)
  • sal marina al gusto
  • aceitunas para decorar.

PREPARACIÓN:

  1. Ponga en una licuadora o procesador todos los ingredientes y procese hasta conseguir la textura de mayonesa.
  2. Sirva ojalá inmediatamente con ensaladas, tortas o lo que desee. Debe conservarse en refrigeración lo que no se utilice.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén